Apendicitis: Porque Da, Síntomas Y Como Se Trata

¿Qué es la Apendicitis?

El apéndice es una estructura pequeña, en forma de bolsa, que se conecta con el intestino grueso a través del ciego y mide de 6 a 12 cm de longitud por 5mm de diámetro. Generalmente se ubica en la fosa ilíaca derecha, pero también puede localizarse a nivel lumbar hacia la derecha, en una posición cercana a los riñones, la cavidad pelviana y, en casos muy raros, en la fosa ilíaca izquierda.

La apendicitis es una condición donde el apéndice se hincha y produce una infección en el abdomen. Estadísticamente afecta con mayor frecuencia a personas entre 10 y 20 años, y afecta en mayor medida a los hombres (20% más frecuente que en mujeres). Ciertos factores de riesgo se han asociado a su aparición, entre ellos:

  • Comidas copiosas y excesivas.
  • Estreñimiento.
  • Consumo excesivo de carnes.

Cada año, en EE.UU, se realizan más de 250.000 apendicectomías (cirugías para eliminar el apéndice).

¿Cuáles son las Causas de la Apendicitis?

Etiológicamente, el principal mecanismo de la apendicitis es la obstrucción de la luz apendicular, produciendo un aumento de presión, debido a la presencia de secreciones mucosas. Dicha condición puede desarrollarse como consecuencia de diversos factores:

  • Aumento de los vasos linfáticos regionales.
  • La presencia de cuerpos extraños en la luz apendicular, como fecalito (masa fecal orgánica formada por fosfatos y carbonatos).
  • Ciertas parasitosis, como las causadas por Ascaris Lumbricoides, Enterobius Vermiculares y algunas especies de Taenias.
  • Cuerpos extraños, como las bridas y adherencias.
  • Algunas enfermedades, como tuberculosis peritoneal, tumores y linfomas.

¿Cuál es la Etiopatogenia de la Apendicitis?

La apendicitis comienza con inflamación del apéndice que lleva a una obstrucción de su luz.

Cuando esto ocurre, se empiezan a producir secreciones mucosas que llevan a un aumento de la presión intraluminal. Una vez que el cuadro persiste y la obstrucción no se resuelve, empiezan a comprimirse las venas y arterias apendiculares, generando isquemia a nivel de sus paredes y resultando en una pérdida de la integridad del epitelio, permitiendo la invasión bacteriana y progresión de la infección.

Cuando el cuadro no se resuelve con prontitud, puede ocasionar la trombosis de las arterias y venas que irrigan el apéndice, perforándo y gangrenándolo. Si la infección no se trata, puede conducir a la peritonitis.

¿Cuáles son los Síntomas de la Apendicitis?

El síntoma principal es el dolor abdominal que empeora progresivamente a medida que se extiende la infección. En principio, el dolor es difuso (se siente en todo el abdomen), pero, al ir progresando, adquiere una localización más específica a nivel del cuadrante inferior derecho del abdomen (punto de McBurney). Este dolor dura aproximadamente 6 horas y suele acompañarse de síntomas como:

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor al toser o estornudar.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Fiebre.
  • Pérdida del apetito.

¿Cómo se Diagnostica la Apendicitis?

En ocasiones, el diagnóstico puede ser un reto, debido a que la mitad de los pacientes no experimentan síntomas, o la localización de su apéndice no es la más frecuente. Otras enfermedades como la gastroenteritis, infecciones urinarias, embarazo ectópico, cálculos renales y enfermedad de Crohn cursan con síntomas similares. Por ello, el diagnóstico precoz y la apendicectomía temprana son las bases fundamentales en el tratamiento de la apendicitis.

El examen físico, realizado por un médico, es importante al momento del diagnóstico para descartas otras causas. Generalmente, el doctor aplica técnicas de palpación del abdomen para evaluar las características del dolor y confirmar la presencia de signos que sugieren la apendicitis.

El médico también evalúa las condiciones gastroenterológicas, genitourinarias, pulmonares e incluso la historia ginecológica en las mujeres.

En este sentido toda paciente con dolor abdominal debe ser explorada ginecológicamente (examen pélvico completo), y a todo paciente con un diagnóstico dudoso se le debe practicar un examen rectal.

Exámenes Complementarios

  • Análisis de sangre: Es un estudio utilizado para confirmar la presencia de infección, ya que la apendicitis causa un aumento en el recuento de los leucocitos (glóbulos blancos). También pueden ser útiles otras pruebas o marcadores sanguíneos de inflamación aguda, como la proteína C reactiva (PCR).
  • El análisis de orina: Se utiliza para descartar otras causas de infección.
  • Radiografía de tórax: Es un estudio para descartar enfermedades cardiorrespiratorias que expliquen el proceso infeccioso. La más solicitada es la radiografía de abdomen, la cual puede ser normal o mostrar signos clínicos de apendicitis (como la dilatación de las asas intestinales y la presencia de fecalito ubicada en fosa ilíaca derecha).
  • Ecografía: La ecografía permite ver el apéndice inflamado o la presencia de líquido en la cavidad abdominal. En ocasiones, no se encuentran hallazgos ecográficos que sugieran la apendicitis.
  • Tomografía computarizada (TAC): Este es un método confiable para confirmar la presencia de apendicitis y es muy utilizado en casos dudosos.
  • Laparoscopia: Es un estudio donde el diagnóstico es difícil y es utilizado en pacientes en edad fértil, obesos y ancianos.

Posibles Complicaciones de la Apendicitis

  • Peritonitis: Es una infección que se produce cuando el apéndice inflamado se perfora y libera todas las secreciones en el interior de la cavidad abdominal, irritando el peritoneo (membrana que cubre la cavidad abdominal junto a los órganos abdominales).
  • Absceso Intrabdominal: Ocurre cuando la infección se extiende fuera del apéndice y junto con el contenido intestinal se forma un absceso, si este último se no resuelve con prontitud, puede llevar a la peritonitis. En ocasiones el tratamiento antibiótico puede funcionar, sin embargo el drenaje quirúrgico es más efectivo.

Tratamiento de la Apendicitis

En casos muy leves, algunos médicos suelen tratar a los pacientes con antibióticos.

No obstante, el tratamiento definitivo es la cirugía, que consiste en la extirpación del apéndice mediante laparoscopia, que es un procedimiento mínimamente invasivo donde se inserta un tubo delgado (laparoscopio) en el abdomen, a través de pequeñas incisiones, y mediante un monitor e instrumental especializado se remueve el apéndice.

El otro método más utilizado es la apendicectomía abierta.

Te invitamos a que sigas leyendo nuestros artículos y compartas esta información con tus conocidos.

Hasta la vista.


Agrega un cometario