Bebidas Energéticas: ¿Son Buenas O Malas Para Ti?

Por el ritmo de vida que llevamos hoy, las bebidas energizantes se han vuelto muy populares para mejorar el desempeño y la concentración. Existen varias marcas con componentes muy similares en diferentes concentraciones, pero todas prometen en mayor o menor medida darte la energía necesaria para resistir grandes presiones físicas o mentales.

Ante esta situación, diversos profesionales de la salud están alertando a la comunidad sobre los efectos negativos que puede generar el consumo de estas bebidas, lo que nos hace cuestionar la seguridad, idoneidad y pertinencia de sus componentes.

Te invito a leer este artículo, donde aprenderás si en realidad son buenas o no para ti.

¿Qué son las bebidas energizantes?

Son sustancias que contienen principalmente cafeína, azúcar, vitaminas del complejo B y aminoácidos (como la taurina y la L- Carnitina), además de algunos compuestos herbales como el guaraná y el ginseng, los cuales se han caracterizado por sus efectos diversos sobre el sistema nervioso central y el consumo energético (1).

El guaraná, por ejemplo, es una especie nativa de la Amazonia brasileña, siendo un fruto exótico al que se le atribuyen propiedades medicinales, estimulantes y hasta afrodisiacas. Esto gracias a su contenido de cafeína, taninos y teofilina.

El principal objetivo de las bebidas energizantes es aumentar el rendimiento físico y mental, estimulando la función cerebral e incrementando los estados de alerta.  Este es el caso de la L- Carnitina, cuyo consumo genera mayor resistencia al agotamiento y ayuda a que soportes más los periodos de actividad física, disminuyendo a su vez los dolores musculares causados por el exceso de esfuerzo durante el ejercicio.

Una de las cosas que debes tener en cuenta al consumir bebidas energizantes es el tipo de componentes que contienen. Aunque todos ellos son de uso libre, no todos los organismos tienen la misma reacción, algunos son más sensibles y pueden tener consecuencias físicas adversas.

Efectos en la función cerebral

El cerebro es un órgano muy sensible a las concentraciones en sangre de ciertas sustancias estimulantes, como las que poseen las bebidas energizantes; el resultado es casi inmediato, por eso las personas eligen consumirlas, para recuperar su energía rápidamente y cumplir con sus obligaciones.

Te preguntarás si en realidad estas bebidas pueden mejorar la función cerebral, pues existen diversos estudios que relacionan su consumo con un mejoramiento de la memoria, la concentración y el tiempo de reacción, a su vez que disminuyen la fatiga mental (2).   Algunos atribuyen esto solamente al contenido de cafeína, potente estimulante natural, sin embargo otros argumentan que la combinación de cafeína con azúcar tiene un efecto más poderoso y se  obtienen mejores resultados. (3)

El azúcar además es una fuente de energía inmediata, porque provee a tus células de la glucosa que requiere para realizar alguna actividad sin necesitar de procesos complejos de digestión y su absorción es rápida, de ahí se debe su enorme contribución a los efectos estimulantes de las bebidas energizantes. Sin embargo, también es cierto que el resto de las sustancias que se encuentran presentes en estas bebidas tienen efectos estimulantes o trabajan como intermediarios en el proceso de obtención de energía.

Efecto cuando estás cansado

Las bebidas energizantes también son usadas con frecuencia por personas que se sienten cansadas o han dormido poco y requieren aumentar su energía para realizar algún tipo de actividad, como conducir o trabajar en la noche.

El cansancio es un estado normal del cuerpo que se produce cuando te sometes a un trabajo físico o mental prolongado, cuando realizas actividades que generan un alto gasto calórico o requieren de un alto grado de concentración.

Pero el cansancio empieza a ser un problema cuando supera las capacidades del organismo para realizar dichas actividades e interfiere en tu rendimiento diario, lo que básicamente sucede porque no hay un buen descanso ni una buena alimentación.

Algunos estudios demuestran que el uso de estas bebidas puede ayudar a que tu cerebro funcione mejor cuando estás fatigado, pero puede volverse en tu contra si lo conviertes en un hábito, pues afecta negativamente la calidad del sueño.

En la actualidad hacemos tantas actividades y estamos sometidos a tan altos niveles de estrés que no nos permitimos sentir el cansancio, de ahí el auge de estas bebidas que nos prometen ayudarnos a continuar con nuestra vida a pesar de la fatiga.

Es importante destacar que si organizáramos mejor nuestro tiempo, durmiéramos adecuadamente, nos alimentáramos muy bien y tuviéramos un ritmo de vida más calmado, muy seguramente no dependeríamos del uso de estas bebidas.

Bebidas energizantes y problemas cardiacos

Así como los efectos de las bebidas energizantes en la función cerebral son evidentes, también cabe destacar los diversos estudios que demuestran su impacto negativo en la salud cardiaca y en la presión arterial (4).

Al igual que el cerebro, el corazón también es sensible a este tipo de sustancias que afectan directamente su función, ya que debe bombear más sangre como respuesta al estímulo y esto ocasiona taquicardia.

Precisamente los componentes de estas bebidas buscan poner tu organismo en un estado de alerta, incrementando el flujo sanguíneo e inevitablemente el trabajo cardiaco. Muchos expertos atribuyen estos efectos al exceso de cafeína que contienen, que no sólo está presente en forma libre, sino también como subcomponente de otras sustancias.

Por eso debes tener precaución al consumir bebidas energizantes. Es recomendable que lo hagas de manera ocasional y en cantidades controladas, puesto que consumir 3 o más  al día, o mezclarlas con alcohol, puede afectar seriamente tu función cardiaca.

Es importante tener en cuenta que aunque no lo parezca, es fácil llegar a tener un alto consumo de estas bebidas, por varios aspectos, entre ellos porque sí cumplen los objetivos que prometen y también por su contenido de cafeína, sustancia que puede llegar a ser altamente adictiva.

Igualmente es de gran importancia que limites el consumo de bebidas energizantes si en tu familia existen antecedentes de problemas cardiovasculares, dado que el riesgo que tienes de tener un impacto cardiaco negativo, será mayor (5).

Contenido de azúcar

Como habíamos dicho antes, uno de los principales componentes de las bebidas energizantes es el azúcar, se utiliza junto con la cafeína porque es una fuente de energía inmediata que intensifica los efectos estimulantes propios de la bebida.

Una lata de Red Bull, por ejemplo, puede contener 27 gr de azúcar, lo que es igual a 7 cucharadas, una gran cantidad para una bebida de 200 ml. La principal consecuencia negativa de un consumo exagerado de azúcar es que aumenten tus niveles en sangre, que ya de por sí no es bueno, pues se relaciona con la presencia de estrés oxidativo y de enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2. Pero es más negativo aún si ya eres diabético o tienes dificultades con los niveles de azúcar en sangre.

Eso sin mencionar que estás obteniendo energía a partir de calorías vacías, sin el aporte de otros nutrientes importantes para tu salud lo cual, a su vez, va a provocar el aumento de peso si no eres una persona físicamente activa.

Las bebidas energizantes son consideradas también bebidas azucaradas y el exceso en su consumo no es recomendable por la Organización Mundial de la Salud, por la repercusión negativa que puede tener en el peso corporal y en el perfil lipídico de las personas (6).

Consecuencias de mezclarlas con alcohol

Esta práctica es muy común entre jóvenes y adultos, sin embargo es muy peligrosa, pues los efectos estimulantes de las bebidas energizantes enmascaran los efectos depresores del alcohol.

Además del estrés al que se somete el organismo con dos sustancias cuya acción es completamente contradictoria, es una combinación que de acuerdo a tu sensibilidad puede llegar a ser mortal.

Cuando mezclas estas bebidas tiendes a consumir más alcohol y tu cuerpo no reconoce el estado de intoxicación severo al que se está exponiendo, llevándote a tener comportamientos que ponen en peligro tu vida (7).

Otro de los problemas a los que expones a tu organismo si mezclas estas bebidas con alcohol, es al trabajo acelerado de tu corazón: la taquicardia es un signo característico y peligroso que alerta sobre una sobrecarga que esfuerza el musculo cardiaco.

Por todo esto te recomiendo que no mezcles alcohol con bebidas energizantes, porque puedes poner en riesgo tu salud y tu vida.

Consumo en niños y adolescentes

Según las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría, los niños y adolescentes no deberían consumir bebidas energizantes, dado que su alto contenido de cafeína puede generar dependencia o adicción a esta sustancia. Por otro lado, los niños aún se encuentran en proceso de desarrollo y un exceso de las  sustancias contenidas en estas bebidas puede causar alteraciones principalmente a nivel cerebral y cardiaco (8).

Los expertos recomiendan que los niños y adolescentes no consuman más de 100 mg de cafeína al día. Aunque el contenido de esta sustancia en las diferentes bebidas energizantes es variado, una sola bebida puede sobrepasar este límite fácilmente.

No permitas que tus hijos consuman este tipo de bebidas, no aportan nutrientes importantes y las sustancias que contienen pueden incluso entorpecer su desarrollo. Promueve en ellos un estilo de vida saludable: un adecuado consumo de alimentos, un buen descanso, la realización de alguna actividad deportiva, musical o cultural.

Evita saturarlos, los niños no tendrían que verse en la necesidad de tomar bebidas energizantes, la agenda de un niño no debería estar llena de múltiples actividades que al final no le dejan espacio para disfrutar sanamente de su etapa de desarrollo.

¿Cuánto es seguro consumir?

La mayoría de las consecuencias negativas que puede causar una bebida energizante en tu salud están relacionadas con su alto contenido de cafeína. Las recomendaciones de consumo para adultos son de máximo 400 mg y algunas de estas bebidas sólo en 57 ml  tienen incluso 200 mg.

Es cierto que no todas tienen tanta cantidad de cafeína, algunas sólo aportan 80 mg en 237 ml. Sin embargo, este valor siempre va a estar subestimado, teniendo en cuenta que varias sustancias que también se incluyen en este tipo de bebidas tienen cafeína en su composición natural, por ejemplo el guaraná, que aporta 40 mg de cafeína por mg (9).

Es posible que con una bebida energizante ocasional no tengas inconvenientes en tu salud, sin embargo es preferible que evites tener un consumo habitual de ellas, teniendo en cuenta que dependiendo el tipo de bebida ingerida y la cantidad no es difícil superar las recomendaciones diarias de cafeína.

Si aun así decides consumir bebidas energizantes diariamente, intenta no exceder los 473 ml de una bebida estándar, evitando otro tipo de sustancias que puedan aportar más cafeína a tu dieta.

Igualmente recuerda que, si estás embarazada o amamantando, no deberías consumir ni una bebida energizante porque puede dañar a tu bebé. Tampoco permitas que tus hijos las consuman, pues pueden tener efectos negativos en su desarrollo (10).

En términos generales, son sustancias que aunque sí cumplen los objetivos para los cuales fueron creadas, tienen riesgos potenciales en la salud, lo cual en ocasiones no supera el costo-beneficio de consumirlas. Ten precaución y no te excedas.

Artículos Relacionados de Bebidas


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here