7 Beneficios De La Semilla De Moringa Para Tu Salud

La moringa proviene del árbol Moringa oleifera, que se encuentra en el sur de Asia y en el trópico y ha sido consumida por poblaciones indígenas de todo el mundo desde hace más de 4000 años. Las semillas de moringa presentan virtudes antioxidantes, antiinflamatorias y ayudan a reducir el colesterol (1, 2).

Dicho árbol es resistente, se adapta a cualquier lugar y crece en poco tiempo, lo cual es de gran ayuda en países con altas tasas de deficiencias nutricionales. En países en desarrollo, tales como Malawi, Senegal e India, se ha empleado como un alimento completo para combatir la desnutrición, porque aporta gran cantidad de proteínas y grasas saludables (como el ácido oleico) y sirve para tratar la deficiencia de vitamina A.

La moringa se ha comparado con la semilla de chía por sus importantes propiedades nutricionales.

Se utiliza también en la potabilización de agua para consumo animal y humano, los extractos de las hojas y semillas tienen actividad biopesticida.

Las semillas de moringa son globulares y miden aproximadamente 1 cm, siendo el aceite el mayor componente de su peso. Tienen propiedades nutricionales importantes: alto contenido de vitamina A, vitamina C, calcio, potasio, en relación con zanahoria, naranja, leche de vaca y plátano respectivamente (tabla 1); también contienen fibra y las hojas de moringa poseen 6,7 g de proteínas, lo mismo que un huevo y dos veces más que la leche.

¿Por qué comer semillas de moringa?

El contenido nutricional (tabla 2) de las semillas de moringa renueva la energía, mejora la calidad del sueño, la presión sanguínea y equilibra los niveles de glucemia, fortalece el pelo y da firmeza a la piel.

En un estudio se investigó el efecto anticancerígeno de las hojas, la corteza y los extractos de semillas de Moringa oleifera. Los extractos de hojas y corteza mostraron propiedades anticancerígenas notables, especialmente para cáncer de pecho y colon, mientras que, sorpresivamente, los extractos de semillas no exhibieron ninguna de tales propiedades (3).

Estos beneficios se deben a la presencia de antioxidantes, también útiles para retrasar el envejecimiento.

La utilidad de las hojas de moringa según el Ayurveda

Esta ciencia tradicional de la India utiliza las hojas de moringa para prevenir y tratar 300 enfermedades, por sus propiedades antihipertensivas, diuréticas, antidiarreicas, ansiolíticas, antidiabéticas y contra la colitis.

Veamos a continuación 7 importantes beneficios de la moringa para tu salud.

1. Baja la presión arterial

Se necesitan más investigaciones para asegurar esta virtud de las semillas de moringa. Sin embargo, el aceite de moringa, al contener aceite oleico, tiene un efecto cardioprotector. Además, la moringa tiene un efecto sedante y por la presencia de antioxidantes regula la presión arterial. Los antioxidantes previenen la oxidación causada por los radicales libres, sustancias tóxicas responsables de ocasionar enfermedades y envejecimiento (4).

Lee nuestra guía sobre las 15 formas naturales para bajar la presión arterial

2. Mejora el sueño

Bebe antes de acostarse una infusión echa con hojas de moringa remojadas en agua caliente por 15 minutos. La moringa potencia el sueño y es sedante (5).

Lee nuestra guía sobre los 5 alimentos que sirven para el tratamiento del insomnio y ayudan a mejorar el sueño.

3. Aumenta la energía

La moringa provee cantidades importantes de hierro, el cual se encarga de transportar el oxígeno en el cuerpo y en la moringa además esta combinado con vitamina C, lo que favorece su absorción. De modo que si eres vegetariano o presentas anemia, considera tomarla.

Por otra parte, el aceite de moringa fortalece tus defensas naturales (6).

4. Disminuye los valores de glucemia

Escasos estudios avalan esto y otros se encuentran en etapa de investigación en ratas, por lo que debemos aguardar los resultados en seres humanos. No obstante, se ha probado un posible efecto de reducción de la resistencia a la insulina, pero también podría deberse a los flavonoides, sustancias antioxidantes presentes en la moringa (7).

No está aprobada la moringa para la utilización en diabéticos porque aún no se conoce la dosis diaria recomendada.

5. Aporta gran cantidad de fibra

La fibra mejora tu tránsito intestinal y ayuda a reducir el colesterol y los valores de glucemia, así como a proteger el sistema inmune (8).

Lee nuestra guía sobre los 50 alimentos ricos en fibra que debes probar

6. Reduce el colesterol

El aceite de moringa es rico en ácido oleico, el cual contribuye a disminuir los niveles de colesterol y para ello las flores también son útiles, pues reducen el colesterol, los fosfolípidos y triglicéridos, así como las grasas en hígado y corazón (9).

La utilización de la moringa en animales demostró ser igual de efectiva que los medicamentos prescritos para el colesterol y para prevenir la formación de plaquetas que provocan problemas circulatorios y cardiacos. En estos estudios las hojas de moringa disminuyeron el colesterol total, aumentando el colesterol bueno.

Otros estudios también realizados en animales revelaron que las hojas de moringa lograron mejorar los daños del hígado producidos por medicamentos, pero aún se requieren mayores investigaciones en humanos.

Lee nuestra guía sobre los 11 alimentos para reducir el colesterol

7. Embellece la piel

El aceite de semillas de moringa contiene antioxidantes, por lo que repara los tejidos dañados y se utiliza como hidratante y antiséptico por su alto contenido de ácido oleico.

Las crema de moringa revitaliza la piel de los efectos dañinos producidos por la exposición solar y tiene un efecto antienvejecimiento (10).

Formas de uso de la moringa

Todas las partes de la planta son comestibles: las vainas verdes, hojas, flores, semillas y raíces.

  • Aceite: se utiliza en cosméticos y también es comestible. Se encuentra en perfumes, jabones, productos para el cabello. También puedes agregarlo como aliño de ensaladas. Es 15 veces más caro que el aceite de oliva.
  • Raíces: se muelen para usarlas en cápsulas como suplemento. Nos aportan beneficios importantes, pues son antiinflamatorias, estimulan la circulación y alivian dolores de reumatismo y articulaciones.
  • Hojas: sécalas y úsalas para preparar infusiones, ensaladas, salsas, sopas, cremas, guisos, arroz y aliños en general. Puedes mezclarlas en diferentes platillos, como tortillas y purés. También hay hojas en polvo que puedes agregar al yogur, batidos o jugos. Por otra parte, los fomentos y cataplasmas hechos con las hojas se usan en pacientes con cefalea, bronquitis, infecciones oculares e infecciones de la piel.
  • Flores: las puedes consumir crudas o cocidas, acompañando ensaladas, sopas e infusiones. Son ricas en calcio y potasio. El calcio es necesario para la formación y mantenimiento de los huesos y el potasio regula el equilibrio hidroelectrolítico y la contracción muscular. También se utilizan para tratar inflamaciones, enfermedades de los músculos y tumores.
  • Semillas: las puedes consumir como frutos secos y junto con granola o con semillas de cáñamo para aumentar tu energía. Si las semillas son frescas, puedes hervirlas y consumirlas al igual que las legumbres. Las semillas de moringa son altas en vitamina C, que es un poderoso antioxidante y ayuda a fijar el hierro. También tienen efecto antiepiléptico y antiespasmódico.

La moringa en la industria de los alimentos

En Bangladesh se elaboró una saludable sopa de verduras en polvo suplementada con harina de soya, hongos y hojas de moringa. En comparación con otros polvos para sopa localmente disponibles, en este polvo se encontró un contenido más alto de vitamina D, minerales, proteínas y fibra y el contenido más bajo de humedad, grasa e hidratos de carbono. La vitamina C también fue significativamente mayor que en otros polvos para sopa.

Además se han elaborado yogures para la suplementación de mujeres embarazadas propensas a desnutrición. Se encontró que este yogur mejoró la flora intestinal, que tiene un papel importante en nuestra defensa inmune (11).

Dosis de las semillas de moringa

Los estudios realizados en ratas permiten estimar las dosis de consumo diario en adultos según el peso. Se sugiere comenzar con dosis bajas y aumentar diariamente según la respuesta del cuerpo. Se calculan de 1600 a 2000 mg para una persona de 150 libras (70 kg). El límite de la dosis que debemos consumir es de 2000 mg/kg.

Por otra parte, estudios realizados del aceite de moringa muestran que no es tóxico en las cantidades presentes en productos alimentarios y cosméticos. No se han encontrado efectos adversos en los estudios realizados en humanos.

En suma, las distintas formas de consumo de la moringa nos brindan energía, mejoran la calidad del sueño, disminuyen la tensión y otorgan turgencia a la piel por su alto contenido de antioxidantes, aceites saludables y fibra. Anímate a probar algunas de las opciones de esta planta.

Recursos de salud:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here