TOP 12 Beneficios Del Aceite De Argán Para El Cabello Y La Piel

Si el elixir de la juventud existe, definitivamente se llama aceite de argán, y es que el árbol del que se extrae este oro líquido recibe nombres tan significativos como árbol de la vida o árbol sagrado, nombres que describen a la perfección los poderes mágicos de este regalo de la naturaleza.

¿De dónde proviene y para qué sirve el aceite de argán?

El aceite de argán proviene de un árbol espinoso que crece al suroeste de Marruecos, del cual se extrae un aceite tan particular y precioso que en 1998 la UNESCO declaró el área donde crece este árbol como zona protegida de la biosfera.

En el país africano este aceite se ha utilizado por miles de años, pero el resto del mundo conoció y comenzó a aprovechar las propiedades de este maravilloso aceite hace apenas unas cuantas décadas.

Aunque tiene beneficios nutricionales como complemento en tratamientos para bajar de peso o recuperar la salud gástrica, el aceite de argán se usa principalmente como ingrediente cosmético para humectar, embellecer, fortalecer y rejuvenecer la piel, las uñas y el cabello.

El argán y la piel

Este aceite puedes usarlo para prevenir y tratar el acné, las arrugas y las heridas leves en cualquier tipo de piel, grasas, mixtas o secas.

Esto es gracias a su alto contenido de vitaminas A y E, nutrientes que ayudan a combatir los signos del envejecimiento, a regenerar las marcas producidas por el acné, el sol u otro tipo de cicatrices, y a hidratar profundamente el cuerpo.

Sólo necesitas ponerte unas cuantas gotas de aceite de argán en rostro, manos o cuerpo después del baño y preferentemente por las noches para empezar a disfrutar de estos beneficios. Y si estás embarazada, entonces estás de suerte porque el argán será tu gran aliado en el combate de las estrías.

El argán y el cabello

Además de ser rico en vitamina E, el aceite de argán se compone en un 80% de ácidos grasos esenciales, como son ácido linoleico, oleico y araquidónico, los cuales poseen propiedades antioxidantes, humectantes y regenerativas, con las cuales tu cabello quedará brilloso, sedoso y fuerte.

Si una vez por semana te aplicas una mascarilla capilar de aceite de argán antes de lavarte el cabello, no habrá duda que empezarás a lucir tu mejor cabellera todos los días. Sólo basta que masajees suavemente unas gotas del aceite directamente en el cuero cabelludo y recorrer el producto hasta las puntas para luego dejar actuar de 30 minutos a una hora y después aclarar con agua tibia.

Veamos ahora cuáles son los 12 beneficios de este preciado aceite.

1. Huméctate todas las noches

Gracias a que el aceite de argán se absorbe rápidamente y no deja ningún residuo en la piel, es un excelente humectante natural. Aplica una o dos gotas en la palma de tu mano y masajea de manera circular en tu cara y cuello.

En los meses de invierno o si te encuentras en un ambiente muy seco, puedes aplicar más gotas, sólo tienes que tener cuidado porque se trata de un aceite y puede alterar el pH de tu piel y generar más grasa.

Además, su contenido de vitaminas A y E puede ayudar a reducir las arrugas y pequeñas líneas de expresión, y por ser un aceite muy delicado es seguro usarlo alrededor de los ojos.

2. Haz tu propia loción tonificante

Tonificar la piel debe ser parte importante dentro de tu rutina de cuidado personal. Si no quieres comprar los tónicos llenos de químicos que hay en el mercado, haz tu propio tónico 100% natural: diluye una bolsa de té verde en una taza de agua hirviendo, déjala enfriar y agrega algunas gotas de tu esencia favorita (naranja, limón, tea tree) y 2-4 gotas de aceite de argán, guarda en un recipiente con tapa.

Aplica este tónico dos veces al día, mañana y noche, después de lavar la cara y antes de humectarla.

3. El mejor exfoliante

Exfoliar la piel es muy sencillo y hay muchos ingredientes que puedes utilizar: bicarbonato de sodio, azúcar, sal, café, avena, etcétera, y si a cualquier preparación exfoliante le agregas unas gotas de argán entonces también podrás disfrutar de los beneficios anti edad de este aceite, perfecto para todas las zonas resecas del cuerpo.

Para obtener los mejores resultados, mezcla una cuchara de azúcar morena con unas 3-4 gotas de aceite de argán. Aplica sobre tu cara de manera circular y masajea de 2 a 4 minutos, poniendo especial atención a las zonas con acné o las zonas muy secas. Luego enjuaga con agua tibia y seca.

4. Acaba con el acné

¿Te molestan los horribles granitos en la cara? Deja de sufrir con la ayuda del aceite de argán, el cual se ha comprobado que reduce los niveles de sebo y gracias a que es rico en ácido linoleico también ayuda a combatir la inflamación ocurrida por la aparición del acné, ya que repara las células dañadas de la piel.

Este tratamiento es básico para aquellas mujeres que al llegar a los 30 o 40 años de edad comienzan a darse cuenta que la cara grasosa se vuelve un problema. Aplica una o dos gotas del aceite directamente sobre la zona afectada y dejar actuar toda la noche.

 5. Adiós estrías

Añadir 2 o 3 gotas de aceite de argán a una cucharada de azúcar morena y masajear sobre el abdomen, caderas, muslos, brazos o cualquier zona del cuerpo con estrías, ayudará a mejorar la elasticidad de la piel, esto porque las vitaminas A y E la rejuvenecen al mismo tiempo que la humectan, lo cual ayudará a que con el tiempo las marcas disminuyan o desaparezcan por completo.

Lo mejor es realizar este masaje antes del baño y procurar que el aceite se caliente un poco antes de aplicarlo, sólo frota tus manos un momento y listo.

6. No más irritación al rasurarte

Los beneficios del argán no son sólo para mujeres, pues los hombres también pueden prevenir la molesta irritación y sensibilidad después del rasurado, ya que este aceite alivia y cura estas pequeñas e incómodas heridas.

Aplicar el aceite de argán no solamente reducirá el dolor de la irritación y cerrará las pequeñas heridas, pues muchos que han probado este método también aseguran que la aparición de vellos enterrados disminuye considerablemente.

7. Humecta todo tu cuerpo

¿Creíste que con el argán sólo podías humectar tu cara? Pues estabas equivocada porque este aceite es ideal para utilizar en todo el cuerpo. Comienza a aprovechar los beneficios del argán y aplícalo en piernas, brazos, pies, codos, manos, cuello, uñas, etcétera.

La mejor manera de obtener sus beneficios es agregarlo al humectante que ya utilizas, claramente uno natural siempre es la mejor opción, como el aceite de coco, jojoba o almendra.

8. Acondiciona profundamente tu cabello

Así como la piel requiere cuidados, el cabello también necesita que lo apapaches de vez en cuando.

El aceite de argán te ayudará a acondicionar profundamente el cabello seco, áspero y crespo durante la noche; para lograrlo calienta en tus manos de 4 a 10 gotas de aceite y masajea sobre el cuero cabelludo y extiende hacia las puntas, luego coloca una gorra de baño y vete a dormir. Por la mañana lava como de costumbre y sentirás la diferencia.

Algunos indican que usar el aceite de argán también promueve el crecimiento del cabello, sólo tienes que masajear entre 2 y 3 gotas (esto dependiendo del largo y cantidad de cabello que tengas) directamente en el cuero cabelludo y dejar reposar toda la noche.

9. Deshazte de las puntas abiertas

Si tienes problemas para peinar tu cabello y no sabes cómo controlar el frizz, añade a tu rutina diaria una o dos gotas de aceite de argán para así peinarte con más facilidad. Además, protegerá tu cabello del daño de la secadora.

Para esto no necesitas mucho aceite pues no querrás que tu pelo quede grasoso y pesado, puedes incluso usar media gota y si sientes que ya cubriste todo tu pelo y aún sobra en tus manos entonces puedes ponerte el exceso en otra parte del cuerpo, manos, brazos o cara.

10. Tus labios más suaves

Perdiste tu labial y ya comienzas a sentir que tus labios se parten, no dudes en ponerte unas cuantas gotas de argán para recuperar su suavidad: un excelente remedio para la temporada invernal. Sólo ponte una o dos gotas y limpia el exceso, esto ayudará a sanar los labios partidos y a suavizarlos y acondicionarlos como nunca antes los habías sentido.

11. Recupera la fuerza de tus uñas

El cuidado de las uñas no será lo mismo cuando empieces a usar el aceite de argán, verás que tus cutículas y uñas lo agradecerán. Cubre toda la uña con una gota de aceite y deja actuar por unos cuantos minutos, luego lava tus manos y ¡listo!

Antes de cualquier tratamiento recuerda quitar el esmalte que tengas y limpiar muy bien tus manos y uñas, para que el aceite pueda penetrar mejor en los tejidos.

12. Olvídate de los talones y pies secos

La zona del talón es una de las partes del cuerpo que más resequedad presenta, por eso debes prestarle atención. Con unas cuantas gotas podrás sentir cómo la piel comienza a hidratarse y verse mejor que nunca. Masajea tus pies con argán por unos minutos, ponte unos calcetines y deja que el aceite actúe mínimo 20 minutos y de preferencia toda la noche, luego enjuaga y por la mañana los sentirás mucho más suaves y descansados.

Algunos efectos secundarios

Aunque el uso de este aceite lleva años, sólo recientemente los científicos se han puesto a investigar seriamente sus beneficios y efectos en la piel. Y aunque los ingredientes activos que tiene no son agresivos, sí se han reportado algunos efectos secundarios.

Debido a que el argán es un fruto de los que llamamos drupa, un fruto carnoso que en su interior tiene una sola semilla dura, muy similar en composición a las nueces, algunas personas alérgicas a las nueces han presentado reacciones adversas a su uso, presentando una dermatitis alérgica. Por eso, si tienes historial de alergias a las nueces primero prueba el aceite en una pequeña zona de tu piel y si no presentas ningún efecto adverso entonces continúa utilizándolo en el resto del cuerpo.

¿Cómo se elabora el aceite de argán?

Como todo producto orgánico, la producción del aceite de argán lleva años realizándose de manera artesanal, es decir, a mano, pero ahora que su uso se ha popularizado también se han comenzado a utilizar prensas mecánicas para fabricarlo.

De manera tradicional, durante los meses de junio a septiembre se recolectan los frutos de los árboles de argán, época donde están maduros y listos para utilizarse. Después, estos frutos se dejan secar al sol por al menos cuatro semanas, esto para poder retirar más fácilmente sus dos capas de cáscara que guardan la almendra del argán. Para retirar la cáscara, que suele ser dura y gruesa, se requiere una piedra grande y siempre se debe tener cuidado de no romper la semilla, porque esto provocaría que el argán comenzara a oxidarse y perdiera sus beneficios.

Luego, para elaborar el aceite de argán se meten las semillas a un molino de rotación manual, con lo cual se logrará una pasta homogénea opaca y de color oscuro que debe amasarse con las manos agregando un poco de agua tibia. Con este amasado, que puede durar varias horas, se va extrayendo el aceite de argán, que después pasa por un proceso de decantación y tamización para conseguir un aceite limpio y brillante.

¿Dónde comprarlo?

Quizá sea muy difícil para la mayoría de las personas conseguir aceite de argán 100% hecho a mano, porque estos productos tradicionales se hacen casi exclusivamente en Marruecos (lugar de origen del argán) y son exportados en pequeñas cantidades al resto del mundo; y si se logra conseguir este producto probablemente tendrá un precio altísimo.

Pero no te preocupes, en cualquier tienda de productos orgánicos seguro puedes encontrar algún aceite de argán de alta calidad. ¿Cómo encontrarlo? Tendrás que hacer labor de detective y revisar muy bien todas las etiquetas. Lo que tienes que buscar es una alta (si no la totalidad) de concentración de aceite de argán, pues en muchas ocasiones lo rebajan con un aceite más barato pero con menos beneficios.

Así, lo mejor será comprar un aceite con 80 o 100% de concentración de argán, especificando que fue extraído de una prensa hidráulica fría. Claramente estos productos suelen ser los más caros de todos, pero valdrán la pena porque las múltiples ventajas de este poderoso aceite harán que puedas dejar de comprar muchos otros artículos, como cremas de ojos, cremas hidratantes o mascarillas para el cabello.

¿Cómo conservar el aceite de argán?

El aceite de argán que encontramos en los supermercados o tiendas especializadas de belleza suele ser extraído de manera mecánica, es decir, muy probablemente tiene algunos agregados extras para extender su tiempo de vida. Estos productos se pueden conservar de 12 a 18 meses, si está en un envase bien cerrado y se guarda en un lugar con poca luz y temperatura templada. Estos dos últimos requerimientos son básicos porque el calor y la luz del sol oxidan el aceite, alterando su nivel de acidez y su olor, eso sí sus propiedades se mantienen igual.

A pesar de esto, el aceite de argán se conserva mucho mejor que otros aceites orgánicos porque tiene un alto contenido de tocoferoles y vitamina E (cerca del 69% de su composición total), ingredientes antioxidantes que le permiten conservarse mucho más tiempo.

Lo que se recomienda para tener siempre el mejor producto es comprar pequeñas botellas de aceite que alcancen para seguir nuestra rutina de belleza por no más de 6 meses, así te asegurarás de que todas sus propiedades y olor estén en óptimas condiciones.

 

Recursos de Belleza para el Cabello y la Piel


Agrega un cometario