Camarón: ¿Nutrición Y Es Bueno O Malo El Camarón Para Tu Salud?

El camarón es un crustáceo de amplia distribución a nivel mundial. Se encuentra en distintos hábitats, desde aguas marinas tropicales, templadas y frías; hasta ríos, lodos y zonas rocosas, poco profundas y abisales.

Es el crustáceo más comercializado en el mundo y su popularidad es notable en Estados Unidos, donde el 25% de los mariscos y crustáceos consumidos, corresponde al camarón.

Esta cifra indica que un norteamericano promedio consume unos 1.800 gramos por año (4 libras). Triplicando lo que se consumía hace treinta y cinco años.

Los consumidores consideran que este producto es altamente nutritivo, hipocalórico y sano en general, desconociendo los manejos de la trastienda de las granjas camaronícolas, que tienen sus inconvenientes.

El objetivo de este artículo es informarte sobre los pros y contras que tiene el consumo del camarón, tanto en aspectos de riesgos para tu salud, como en los nutrientes que te aporta, para que decidas, de manera consciente, si vas a seguir consumiéndolo.

Aportes Nutricionales Del Camarón

El camarón contiene una buena cantidad de proteínas, con una adecuada proporción del aminoácido esencial llamado triptófano. Tiene un alto contenido vitamínico, especialmente del complejo B, como la niacina, que favorece al Sistema Nervioso Central (1, 2, 3). También aporta minerales antioxidantes como el selenio.

Es bajo en calorías, si bien la cantidad de triglicéridos que aporta es mínima, el colesterol que contiene es muy significativo, siendo catalogado como uno de los alimentos más ricos en este lípido (1,2,3). Como ejemplo ilustrativo, te contaré que cuatro a cinco camarones contienen algo más de 150 miligramos de colesterol, que corresponde al 50% de la Ingesta Diaria Recomendada (1). Los estudios han demostrado que el consumo moderado del camarón no aumenta los niveles de colesterol sanguíneo, pero las personas que sufren algún tipo de dislipedemia, deberían ser cautas al ingerir este crustáceo.

Aspectos Negativos Del Camarón Cultivado En Granjas Artificiales

Hace tiempo se vienen analizando cuestiones sensibles de salud pública, que involucran análisis de condiciones higiénicas de la crianza y de la manipulación del camarón para su envasado.

Acá te expongo los motivos por los cuales el consumo del camarón de granja puede ser perjudicial para tu salud:

Condiciones Deficientes En Las Granjas Camaronícolas

Si bien este crustáceo puede provenir de fuentes naturales, el grueso del volumen que se consume es producido y envasado en granjas artificiales.

El 90% del camarón que consumimos proviene del extranjero. Los principales países productores y exportadores de camarón, en orden decreciente de importancia son: Tailandia, Ecuador, Indonesia, China, México y Vietnam (45).

Al realizar la crianza intensiva, con el fin de producir y exportar una gran cantidad de camarones, mantienen en sus estanques a una enorme población, llegando a producir unos 40.406 kilogramos (89.000 libras) por media hectárea (1 acre). En contraste, las granjas tradicionales rinden unos 198 kilogramos (445 libras) por media hectárea.

Debido a esta superpoblación de camarones, las aguas se contaminan rápidamente. Este exceso de materia orgánica indeseada produce cambios físico-químicos en las variables sensibles como pH (acidez), salinidad, cantidad de oxígeno disuelto en el agua y temperatura (6, 7, 8).

Todo esto repercute negativamente en el sistema inmune del camarón, predisponiéndolo a diversas patologías virales y bacterianas. Como consecuencia, se han presentado brotes infecciosos que  han causado un elevadísimo fracaso en la crianza, con cifras tan alarmantes como del 70 a 80% de mortalidad (7).

Uso De Sustancias Tóxicas Y Antibióticos

Para disminuir la mortalidad de los camarones, los productores de Asia, América Central y del Sur utilizan altas dosis de antibióticos, pesticidas y desinfectantes, muchos de los cuales están prohibidos en Estados Unidos y se consideran ilegales.

Uso De Químicos Tóxicos

El único plaguicida aceptado por las normas estadounidenses es la formalina o formaldehido, aunque se ha asociado recientemente a carcinogénesis en animales.

El resto de sustancias que normalmente se detectan son ilegales. Estas sustancias químicas incluyen: dioxinas, P.C.B. (bifenilo policlorado), compuestos organofosforados como el carbaril o carbarilo, que es usado como plaguicida. Este compuesto no sólo se ha relacionado con cefaleas (dolor de cabeza) y pérdida de memoria, sino que se ha demostrado que es abiertamente neurotóxico. También ha mostrado toxicidad para la mujer gestante y subsiguiente muerte fetal.

La rotenona es un compuesto de origen natural, producido por algunas especies de plantas tropicales, que se utiliza para eliminar a los peces que pueblan un estanque, para posteriormente repoblar con camarones. Su inhalación causa parálisis respiratoria. Además, un estudio realizado con ratones, asoció la rotenona con síntomas de Parkinson.

También se ha detectado la presencia de malaquita verde, un agente antifúngico y antiparasitario que se utiliza en los huevos de camarón. Este compuesto ha sido vinculado a tumores cancerosos en ratones de laboratorio.

Otros antimicóticos detectados incluyen a la violeta genciana.

Utilización De Antibióticos

Los criadores utilizan antibióticos todos los días, mezclados con los pellets que le dan como alimento a los camarones, como medida para combatir a las bacterias patógenas que atacan a estos crustáceos. Los antibióticos más administrados son oxitetraciclina y ciaprofloxacino, que son muy utilizados para tratar infecciones humanas. El uso excesivo e indiscriminado de este tipo de fármacos puede aumentar la resistencia a los antibióticos y causar la aparición de cepas multirresistentes y difíciles de erradicar, aún con bacterias que respondían muy bien a las terapias convencionales, teniendo que utilizar antibióticos cada vez más potentes y en mayores dosis.

Una de las enfermedades más difundidas corresponde al síndrome de mortalidad temprana (EMS, por sus siglas en inglés), causada por una cepa patógena de la bacteria marina Vibrio parahaemolyticus, que puede arrasar con producciones enteras en una granja camaronícola (6).

Esta persistencia de antibióticos en los sedimentos acuáticos, por tiempo prolongado, pueden afectar a la microbiota sedimentaria y alterar la circulación en los ciclos biogeoquímicos del carbono, fósforo, azufre y nitrógeno. Como consecuencia se hace más lenta la velocidad de la degradación de la materia orgánica y el retorno de estos materiales a la atmósfera y la tierra circundante.

Un estudio del año 2004 publicado en el Marine Pollution Bulletin, encontró residuos de los antibióticos trimetosprim, sulfametoxazol, norfloxacina y ácido oxolínico. Estos hallazgos fueron realizados en el agua y el barro de los estaques de camarón en las zonas sur y norte de los manglares de Vietnam.

Otro estudio, esta vez del Journal of Hazardous Materials, reportó la presencia de 47 antibióticos en camarones adquiridos en Estados Unidos (también hallados en salmones, bagres, truchas y tilapias).

Aparte de este uso masivo e indiscriminado de antibióticos, resulta irónico constatar que la mayoría de los patógenos que más afectan a los camarones son virus, los cuales no son afectados en lo más mínimo por los antibióticos o agentes antifúngicos (7, 8).

Falta De Higiene En La de Manipulación Y Empacamiento De Los Camarones

Análisis microbiológicos practicados a muestras de camarones, crudos y cocidos, mostraron la presencia de diversos patógenos como Vibrio cholerae, Staphylococcus aureus, Escherichia coli, Listeria o Salmonella, bacterias que pueden provocar intoxicación alimentaria (10).

En una planta de Vietnam, un grupo de reporteros de una revista no mencionada, encontraron que los sitios de empaque estaban repletos de basura y moscas en las inmediaciones. El camarón era empacado con hielo de agua no potable, siendo que ésta debía hervirse previamente. Además advirtieron que los camarones no eran almacenados a temperaturas adecuadas, poniendo así en riesgo la cadena de frío y favoreciendo la proliferación bacteriana (10, 11, 12) .

Escaso Control Sobre Los Camarones Importados Que Ingresan Al País

Pese a todos estos alarmantes hallazgos, el gobierno de Estados Unidos a través de la F.D.A. (Food and Drug Administration: Agencia de Drogas y Alimentos) sólo inspecciona el 2% de los mariscos y crustáceos importados al país. Esto significa que la mayoría de los camarones, y alimentos importados en general, podrían no estar en condiciones higiénico-sanitarias adecuadas para llegar hasta las mesas de los consumidores (8).

Falta De Declaración Fidedigna De La Procedencia del Camarón:

Dentro de las exigencias que establece el Departamento de Agricultura para los productos en los supermercados, se encuentra la declaración del origen, si son silvestres o cultivados y de qué país provienen.

Casi el 50% de los camarones que se encuentran en los supermercados o en las tiendas de comestibles no están etiquetados, porque han sido procesados y agregados a mezclas variadas de mariscos, eximiéndolos de los requisitos de etiquetado de Estados Unidos (9).

Un estudio sobre la procedencia de los camarones, realizado en el 2014 por Oceana, una entidad internacional que se dedica a la conservación y protección de los ecosistemas y especies marinas en peligro, arrojó los siguientes resultados:

  • Los investigadores obtuvieron 143 muestras de productores con camarones de 111 vendedores del país. Encontraron que el 30% estaban mal etiquetados. Por su parte, el 35% de esos 111 vendedores vendieron camarones con etiquetas adulteradas.
  • De los 70 restaurantes visitados, el 31% vendió productos con etiqueta falsificada, mientras que el 41% de los 41 mercados visitados vendieron productos falsificados.
  • Encontraron que la especie del camarón del envase no correspondía con la mencionada en la etiqueta. La sustitución más común de especies fue el camarón de gallina blanca cultivado como camarón “salvaje” y camarón “Golfo”.
  • Sólo la mitad de las muestras rotuladas como “camarón” eran especies silvestres.
  • En la ciudad de Nueva York encontraron la cantidad más alta de camarones fraudulentamente etiquetados, con un 43%.
  • Los productos de Washington D.C. y la región del Golfo de México exhibían etiquetación incorrecta aproximadamente en un 33% de las muestras.
  • En Portland, sólo el 5% de los productos estaban mal etiquetados, la tasa más baja entre las regiones investigadas.
  • En general, en base a los hallazgos realizados, el 30% de los productos de camarón encuestados en las tiendas de comestibles carecían de información sobre el país de origen; el 29% carecía de información sobre si se cultivaba o era silvestre (9).

Cómo Elegir Correctamente Los Camarones

Consumer Reports, una revista estadounidense publicada por la Unión de Consumidores, recomienda comprar camarones cultivados que hayan sido criados sin productos químicos adicionados, como los antibióticos.

Dentro de las recomendaciones se encuentran los provenientes de granjas camaronícolas que contengan los certificados de Naturland, Aquaculture Stewardship Council o Whole Foods Market Responsibly Farmed .

En un informe del año 2014, para aclarar las informaciones tergiversadas que se tiene sobre el camarón, Oceana sugiere las siguientes pautas:

  • Evita el camarón cultivado en granjas, debido a los impactos medioambientales y a la salud pública que implican.
  • Si compras camarones cultivados, evita los camarones capturados en pesquerías que no son manejadas de manera adecuada, que tienen altas tasas de desechos o que están relacionados con abusos a los derechos humanos.
  • Da preferencia a los camarones capturados en las poblaciones silvestres cercanas en los Estados Unidos, en lugar de los camarones importados (12).

Debido a que la mayoría de las etiquetas y menús de los restaurantes no proporcionan información suficiente, y menos fidedigna, sobre la procedencia y origen del camarón, seguir estas pautas es difícil.

En resumen, podemos decir que la inmensa mayoría del camarón que consumimos proviene de granjas camaronícolas extranjeras, con crianza intensiva y manejo higiénico inadecuado.

Una proporción importante de estos crustáceos vienen contaminados con peligrosos tóxicos, que pueden producir severas patologías y ser causantes de multirresistencia para los tratamientos antibióticos en humanos.

Puesto que los riesgos para tu salud y el medio ambiente que implica comer camarones superan ampliamente los beneficios, te sugiero que no los consumas.

Es preferible comer pescados como el salmón, que está lleno de ácidos grasos omega-3 y además tiene una serie de beneficios para tu salud.

Espero que te haya gustado este artículo y sea de utilidad al hacer tus elecciones alimenticias.

Te invito a que compartas esta información con tus familiares y amigos y nos hagas un comentario. Hasta la próxima.


Agrega un cometario