Como aliviar el dolor de rodillas

El dolor de rodillas es uno de los motivos de consulta más frecuentes en todas las edades. Por supuesto que la causa del mismo es extremadamente variable, y en cada rango de edad el motivo más frecuente es diferente; pero es un grave error identificar dolor de rodillas con edad avanzada. Para poder comprender mejor cuales son las causas del dolor de rodillas y como aliviarlo, es importante conocer un poco más a fondo la anatomía y fisiología de la rodilla.

hombre-con-dolor-de-rodillas

Anatómica y fisiológica de la rodilla

La rodilla es una articulación extremadamente importante del organismo. De hecho es la mayor en tamaño y soporta casi todo el peso del cuerpo. Básicamente la rodilla articula tres huesos: el fémur (es el hueso del muslo) con la tibia (es uno de los dos huesos de la pierna, el otro es el peroné) y la rótula (es un pequeño hueso que se encuentra en el interior del tendón del cuádriceps, el voluminoso músculo del muslo). En alguna forma la rótula protege la rodilla. Como aliviar el dolor de rodillas

Estos huesos articulan entre si dentro de una cápsula articular, en cuyo interior hay un poco de líquido, que es algo así como un lubricante que evita el desgaste de los huesos al rozar entre si. En el interior de esa articulación también se encuentran unos pequeños cartílagos, que amortiguan el impacto de los huesos cuando se mueven, y que son los meniscos. Por fuera de la cápsula articular se encuentran los ligamentos, que son estructuras muy firmes, que mantienen en su lugar la articulación evitando los movimientos que la misma no puede realizar. Los ligamentos son los laterales (interno y externo) y los cruzados (anteriores y posteriores). Además de los ligamentos hay fuertes tendones que protegen también la rodilla, además de cumplir su función propia al insertar el músculo del que provienen, con el hueso.

Desde el punto de vista fisiológico, la rodilla realiza movimientos de extensión y flexión de la pierna con el muslo. Existen limitados movimientos rotatorios, pero que solo se pueden producir en determinadas posturas (flexión).

Ver también:

Como se comprenderá, en el dolor de rodillas, son muchos los posibles focos de lesión o patología en una estructura con este nivel de complejidad. Se pueden afectar uno, todos o algunos de los elementos que componen esta articulación. Desde traumatismos, procesos infecciosos, procesos inflamatorios, fracturas, etc., son muchas las causas posibles de dolor de rodillas. Sin embargo, si bien algunas de las posibles causas de problemas no son evitables, veamos como cuidarlas  mejor.

Como mantener las rodillas sanas y prevenir el dolor de rodillas

1. Evitar el sedentarismo.

Nada más peligroso para nuestra salud en general y para nuestro sistema locomotor en particular, que hacer una vida sedentaria. Una caminata de 40 a 50 minutos 4 veces a la semana es un ejercicio ideal. Si ya tenemos algún problema en la rodilla, es muy buena idea realizar ejercicios que la mantengan en movimiento (si el médico lo autoriza) pero sin cargar peso. Para eso, la bicicleta tanto fija como convencional, son ideales. Otra opción que nos permite trabajar todas las articulaciones sin que reciban ningún impacto es la natación. En el medio acuático la gravedad no influye recargando peso.

2. Evitar el sobrepeso.

Cada kilo de sobrepeso es un esfuerzo extra para al articulación. Si ya tenemos algún problema en la misma y tenemos peso extra, bajar de peso es la primera y fundamental medida.

3. Evitar los tacones tanto como sea posible.

No se trata de uno usarlos nunca, pero que no sean el calzado de todos los días.

4. Evitar estar de rodillas

Evita estar en posición sobre tus rodillas por un tiempo prolongado, ya que se carga demasiado peso sobre la articulación.

rodillasSíntomas de problemas en la articulación de la rodilla

1. Dolor en la región.

Puede ser un dolor intenso o leve, puede aparecer con el movimiento o estar aún en reposo. El punto es que es un síntoma que no hay que descuidar sea cual sea su magnitud porque siendo muy leve puede revelar un problema simple de resolver, pero si lo dejamos agravar tal vez no. Lo importante es la consulta precoz siempre.

2. Sensación de ardor:

esto se ve como hinchazón o edema, con aumento de la temperatura de la rodilla y enrojecimiento. Igual que con el dolor, no hay que esperar a que todo se de junto para consultar. Tal vez sea solo un poco de temperatura en la zona, y un poco de enrojecimiento, sin dolor o solo con dolor al esfuerzo. Siempre consultar precozmente.

3. Impotencia funcional.

Esto quiere decir no poder mover la rodilla. Puede ser también una limitación dolorosa: el movimiento es posible pero el dolor es tan intenso que no lo podemos completar. Las dos situaciones hablan de un compromiso articular, por lo que se debe consultar.

4. Inestabilidad.

Al estar de pie o en movimiento, la rodilla “se va” por su cuenta, perdiendo estabilidad. No necesariamente produce caídas, pero puede ocurrir.

5. Postura incorrecta.

La rodilla se ha salido de su lugar. No es tan frecuente pero se ve. Es el caso de las luxaciones y se acompaña de dolor intenso.

Causas de problemas en la rodilla

1. Traumatismos y lesiones.

Son muy frecuentes. Pueden ser directos o indirectos, pueden lesionar uno o más elementos de la rodilla. Una fractura pequeña de la rótula puede no ser tan evidente en el primer momento, por lo que siempre hay que consultar. Hay lesiones que se producen por malas rotaciones y lesionan los ligamentos. La actividad deportiva suele ser buena fuente de lesiones de rodilla.

2. Inflamaciones.

Existen gran cantidad de enfermedades que producen inflamación articular. La osteoatrosis, artritis son ejemplos de patologías que causan inflamación, pero existen gran cantidad de enfermedades de este tipo.

3. Infecciones.

Las infecciones dentro de la rodilla son relativamente frecuentes y requieren atención médica inmediata.
4. Tumores.

Nos son frecuentes, pero existen tumores óseos muy próximos a la rodilla que la pueden afectar.

En todos los casos siempre será el médico el que confirme el diagnóstico y que indique el tratamiento. El tratamiento puede ser con medidas físicas (frio, calor, inmovilidad, etc.) con medicamentos (en general antiinflamatorios) o con cirugía. En ese caso puede ser a cielo abierto (cirugía tradicional) o intra articular con artroscopio.

Sin embargo, existen muchos tratamientos caseros para aliviar el dolor de rodillas que puedes usar mientras acudes el médicos, debes de acudir con tu médico. Veamos de qué se trata.

Remedios para aliviar el dolor de rodillas

1. Frio.

Luego de una lesión de leve a moderada, especialmente en los dos primeros días de evolución las compresas frías son de gran ayuda, las vamos a aplicar por 15 minutos al menos 4 veces al día. Sin embargo hay que tener en cuenta siempre que no se puede aplicar hielo directo, porque se pueden producir quemadura por frío en la piel. Esto es algo que ocurre con frecuencia si no  se tiene en cuenta ser cautos.

2. Posición elevada.

Cuando la rodilla se ve inflamada y con dolor, colocarla  más alto que el pie es una buena medida. Si estamos en la cama se puede colocar un almohadón debajo de la misma o si estamos sentados, apoyamos la rodilla en otro banco o superficie elevada. Esto ayuda a desinflamar y disminuye el dolor.

3. Calor.

Al igual que el frío, el calor puede ayudar y mucho. Es bueno especialmente en los casos de dolor y rigidez. Si tenemos una manta térmica, rodeamos la rodilla con la misma, en una temperatura moderada. En caso de no contar con una manta térmica unas simples compresas pueden ayudar mucho. Se aplica al menos 4 veces al día, con cuidado de no dañar la piel, por lo que no hay que exagerar con al intensidad del mismo. Cada sesión de calor debe durar unos 15 o 20 minutos.

4. Alternar frio y calor.

Alternar frio y calor, cambiando compresas, alivia mucho en gran cantidad de situaciones. Siempre conviene posicionar la rodilla para aplicar frio o calor, en forma elevada.

5. Compresas de salvia.

Este es un tratamiento ideal para los golpes en la rodilla, sin lesiones abiertas en la piel y que ya hemos descartado fracturas o lesiones ligamentosas graves. Se preparan las compresas envolviendo unas cuantas hojas de salvia, en una tela suave y limpia. Luego sumergimos este envoltorio en agua caliente (cuidado con las temperaturas demasiado intensas) y lo aplicamos en la piel. Igual que las compresas calientes, dejamos unos minutos y retiramos. Volvemos a calentar y aplicar varias veces al día. Renovamos la salvia cuando notamos que ya se ha perdido su efecto.

rodilla 6. Tratamiento con Aloe Vera (Sábila).

Este es un tratamiento muy fácil de hacer y muy efectivo. Vamos a utilizar una hoja de Aloe Vera, a la cual comenzamos quitándole el borde con espinas, mediante el uso de un cuchillo afilado.

Luego retiramos la piel y nos quedamos con el interior, que es una especie de gelatina trasparente. La vamos a colocar en la licuadora con la piel o cáscara de una naranja.

Luego que está bien homogénea le agregamos barro rojo y un poco de miel. De esta forma obtendremos una pasta que aplicaremos sobre la rodilla. Dejamos media hora y veremos que se seca en forma evidente. Retiramos con agua tibia. Aplicamos una vez al día y veremos que alivia notablemente el dolor.

Ver también:

7. Semilla de aguacate o palta.

En general la palta o aguacate la utilizamos en recetas de todo tipo, porque tiene un valor nutricional muy importante. Lo que nunca usamos, hasta ahora, es la semilla o carozo que hay en su interior. Para que se seque muy bien las vamos a dejar al sol.

Luego de que estamos seguros que han quedado bien secas, las vamos a triturar. Una vez que tenemos un polvo bien fino, lo mezclamos con miel de abeja de buena calidad, la cual calentamos un poco en el microondas (no exagerar con el calor). Aplicamos esa pasta sobre la rodilla y dejamos reposar entre media hora y una hora (se puede dejar más tiempo). Retiramos con agua tibia. Se puede repetir varias veces en la semana.

8. Agua de guayaba.

En este caso no se trata de un tratamiento tópico, sino de una bebida que va a ayudar a desinflamar y aliviar el dolor de las rodillas. Vamos a seleccionar 4 guayabas bien maduras. Las cortamos en trozos (no necesariamente demasiado pequeños) y las sumergimos en agua hirviendo. Dejamos que se enfrié al menos 4 horas. Una vez que transcurre ese tiempo ya podemos comenzar a consumir esta deliciosa y saludable bebida. Se puede beber como si fuera el agua común.

9. Limón.

El maravilloso limón es fuente de vitamina C, antioxidantes, sirve para preparar cremas para eliminar las manchas en la piel de la cara, para limpiar el hogar (en múltiples formas) y hasta para aliviar el reuma. Lo que haremos es partir el limón en dos mitades.

Con cada una de ella daremos un suave y constante masaje sobre las rodillas doloridas. El alivio es claro y casi inmediato. Se puede repetir todas las veces que se nos ocurra, pero con una sola preocupación: como es un excelente blanqueador de la piel, si la aplicamos y luego nos exponemos al sol, pueden aparecer manchas de color más claro que la piel. Solo debemos retirarlo muy bien con agua tibia y jabón y esperar para exponerse al sol. Lo ideal es aplicar en la noche así no tenemos ese problema que nos puede ocasionar una fea molestia.

Conclusiones

Hemos visto varios tratamientos naturales y simples que se pueden aplicar para aliviar el dolor de rodillas. Son efectivos, eficientes y sumamente económicos. Sin embargo debemos recordar siempre consultar al médico cuando tenemos dolor de rodilla o de otra articulación, antes de hacer un tratamiento por nuestra cuenta. Prácticamente en todos los casos, una vez conocida la causa del dolor, el médico va a autorizar la realización de estos tratamientos.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here