Como Bajar La Panza Rápido Y Naturalmente En Hombres

“¿Como bajo la panza? Lo he intentado todo pero nada funciona”

A veces, esa grasa abdominal se resiste sorprendentemente a desaparecer, por más dieta, ejercicios cardio, un millón de abdominales por día, quemadores de lípidos y todos los incontables sacrificios que hagas. No te desesperes, aquí te voy a dar diez consejos para que pierdan esa grasa abdominal que tanto te fastidia.

1.- Deja de Hacer Tantas Abdominales:

Indudablemente, los músculos abdominales se beneficiarán con este ejercicio, mejorarán su tono y estarán más firmes, pero para perder grasa de esta zona, ni con doscientas o mil abdominales lo lograrás. La verdadera forma para quemar grasa, es fortaleciendo los músculos más grandes de tu cuerpo, no los mas pequeños (como los del vientre). Además, si te fanatizas con la práctica de las abdominales, terminarás con dolor de cuello y espalda, y con mayor razón, si no las haces correctamente.

2.- Aumenta tu Masa Muscular:

El entrenamiento de fuerza aumenta la masa muscular, incrementa y mantiene la densidad ósea, y ayuda a perder grasa. La posición en cuclillas y peso muerto son las más efectivas para el aumento de fuerza.

Haz sentadillas.

Las sentadillas te permiten realizar un trabajo muscular global importante, de los pies a la cabeza, y obviamente, en la zona central, que es el objetivo de esta práctica.

Al bajar y quedarte en cuclillas, manteniendo la espalda en posición vertical, los músculos abdominales se fortalecerán.

Al aumentar la masa muscular de la zona abdominal, las piernas y la espalda; se produce un aumento del metabolismo, con el consiguiente consumo de grasa, disminución del abdomen y cintura.

Un ejercicio altamente recomendado por su efectividad, es el StrogLifts 5×5, que se realiza 3 veces por semana, durante 45 minutos y trabaja la musculatura de todo el cuerpo (1, 2, 3).

3.- Comer de Manera Saludable:

No sirve de nada que ganes musculatura con el entrenamiento, si llegas a tu casa y comes chatarra junto con alimentos que engordan. Para que valga la pena el esfuerzo, hay que disminuir drásticamente los alimentos industrializados, los hidratos de carbono simples y los productos de bollería en general, que solo aumentan los niveles de insulina y glucosa en tu sangre, ocasionando mayor acumulación de grasa.

  • Debes optar por alimentos proteicos de calidad, como carnes magras, aves, pescados, huevos y queso cottage.
  • Las verduras son grandes aliadas en la reducción de peso y grasa corporal. Algunos ejemplos deliciosos, nutritivos y ricos en antioxidantes, son las espinacas, el brócoli y la col rizada.
  • Las frutas, con moderación, aparte de ser saciantes y calmar las ganas de comer golosinas, colaboran con el importante rol antioxidante de los vegetales y optimizan el metabolismo quemador de grasa. Algunos ejemplos son las manzanas, piñas y bananas.
  • Come grasas saludables, como el aceite de oliva, frutos secos (nueces y almendras) y semillas (de girasol, lino o zapallo).
  • Consume carbohidratos complejos o integrales, como el arroz integral, quinoa, amaranto y fideos de arroz integral.
  • En cuanto a la limitación de la comida chatarra, puedes restringirla a un 10% como máximo.

4.- Limitar el Consumo de Alcohol:

Tan importante como lo que se come, es lo que se bebe. No tiene sentido restringir el consumo y calidad de la alimentación, si tomas cócteles y cervezas como si se fuera a acabar el mundo.

Además, con el consumo del alcohol, pierdes la noción de los bocadillos que le vas sumando a las reuniones entre amigos.

En el caso de los bebedores entusiastas de cerveza, existe el clásico cuerpo de pera, con aumento del volumen mamario y la panza cervecera, especialmente al ir envejeciendo.

Hay que recordar que el alcohol envenena al hígado, que se ve sometido a un esfuerzo mayor al depurar al organismo de las toxinas del alcohol y su metabolismo.

Si tu hígado está saturado con alcohol, se disminuyen otras funciones indispensables, como la regulación del metabolismo de los nutrientes corporales y las grasas.

No decimos que suprimas por completo el alcohol, pero puedes moderarlo. Trata de reservarlo para los viernes y sábados en pequeñas cantidades y sin embriagarte.

Mejor bebe agua pura, agua con limón, té verde, infusiones de hierbas o jugos de frutas, que ayudan a desintoxicar el hígado y a tu cuerpo en general.

5.- Come Menos Carbohidratos:

Sabemos que los carbohidratos son un excelente combustible para nuestras funciones vitales. El problema es el exceso, ya que si comemos más de lo que necesitamos, el sobrante se acumula en forma de  grasa.

Evita los alimentos ricos en almidones como papas, arroz blanco, pastas y pan, que junto con un alto índice glucémico, disparan la insulina, la acumulación de grasa corporal y, por si fuera poco, estimulan el hambre.

Recursos para comer menos carbohidratos:

15 formas de comer menos carbohidratos

Ejemplo de menú de la dieta baja en carobhidratos

33 ideas de recetas bajas en carobohidratos

6.- Come Más, Pero Alimentos De Calidad:

El consumo de alimentos verdaderamente saludables, no aumentará tu grasa corporal, sobre todo, si realizas ejercicio dos o tres veces por semana.

Morirse de hambre es un error garrafal, porque además de ser insostenible, puede provocar el efecto rebote.

La nutrición saludable (en calidad y cantidad) es importante por 3 razones:

  • Proporciona energía: Tu cuerpo usa los alimentos y sus calorías para la actividad física e intelectual. Desde pensar y realizar procesos digestivos, hasta levantar pesas o correr tras el autobús para no perderlo.
  • Colabora en la pérdida de grasa: Existen alimentos que ayudan a quemar y a prevenir la acumulación de grasa. Entre ellos las proteínas, que aparte de su rol estructural, favorecen la saciedad y retardan el vaciado estomacal.
  • Mantiene la masa muscular: Si te mueres de hambre, tu cuerpo empieza a autoconsumirse. La primera fuente de energía son los carbohidratos, después le siguen las grasas y por último las proteínas del músculo.

El hambre es una señal de que no estás comiendo lo necesario o tienes desactivadas las señales de saciedad.

Si desayunas adecuadamente y comes cada tres horas, podrás mantener el hambre bajo control sin aumentar la grasa de tu cuerpo.

7.- Ingiere Más Proteínas:

Las proteínas son una de las sustancias con más poder termogénico, es decir, que colaboran en la quema de grasa y optimizan el consumo de energía. Se trata de ingerir proteínas en cantidad y calidad suficiente, para producir un funcionamiento adecuado en la economía corporal.

8.- Consume Más Grasas Saludables:

Las grasas saludables no engordan, lo que hace que se acumule la grasa, es la mala nutrición y la falta de actividad física.

9.- Disminuye Tu Porcentaje De Grasa Corporal:

Considera que tu vientre es uno de los últimos lugares donde se quema la grasa. Las estrategias para perder grasa abdominal son:

  • Aumenta tu fuerza.
  • Come más saludable.
  • Añade ejercicios cardio.

Mira esta guía para bajar el porcentaje de grasa corporal.

10.- Mantén La Motivación Para Continuar Tu Plan:

No te desanimes si los resultados no son inmediatos.

  • Mide tu grasa corporal cada dos semanas usando un calibrador de grasas. No importa que no sea exacto, sino que tenga una tendencia a la disminución.
  •  Mide tu cintura cada dos semanas.
  • Tómate fotografías cada 2 semanas, con vista frontal, lateral y posterior (4, 5, 6).

Considera que el éxito es acumulativo. A medida que perseveres, los cambios se reflejarán en tu abdomen y tu salud. Recuerda que los milagros no existen, sólo existen los resultados que son fruto de la conducta correcta y mantenida en el tiempo. Persevera y alcanzarás.

Comparte esta valiosa información con los demás, créeme, puede cambiar su vida.

Tus dudas y comentarios son bienvenidos.

Hasta la vista.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here