Conjuntivitis Alérgica: Causas, Síntomas Y Tratamiento

La conjuntivitis alérgica es una condición que generalmente no cursa con dolor ni fotofobia.

Este tipo de conjuntivitis se caracteriza por producir ojos rojos, lagrimeo y sensación arenosa o comezón.

El origen de este mal se debe a procesos alérgicos producidos por el polen durante la primavera o el otoño (denominada rinitis alérgica o fiebre del heno).

Este es uno de los problemas alérgicos más comunes, y afecta principalmente los ojos y la nariz. Otras causas incluyen la alegría al polvo, a los ácaros, polvos cosméticos y al uso de lentes de contacto. Esta condición se exacerba por el humo del tabaco, vapores químicos, solventes y contaminación ambiental.

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis no es más que la inflamación de la conjuntiva, la cual es una capa fina que recubre la parte blanca de los ojos y el interior de los párpados.

Como bien sabemos, la causa más frecuente de conjuntivitis es la infección, que puede ser viral o bacteriana. Generalmente, cursa con enrojecimiento, picazón y secreción pegajosa de la conjuntiva palpebral. También existe un tipo de conjuntivitis producida por agentes químicos irritantes (denominada conjuntivitis química / irritativa).

¿Qué causa la conjuntivitis alérgica?

Ocurre cuando una persona está en contacto con alguna sustancia a la que es sensible, produciendo irritación conjuntival y molestias nasales. La exposición al polvo, moho, desinfectantes, humo de tabaco y otros, son ejemplos de algunas causas. Frecuentemente se manifiesta en forma de infección que puede ser causada por virus o bacterias.

En ocasiones, la conjuntivitis es producida por agentes irritantes (como el champú, cloro de piscina, medicamentos, etc.) que producen enrojecimiento e inflamación de la conjuntiva. En estos casos la conjuntivitis suele ser leve.

Como sabemos, las alergias son una causa frecuente de conjuntivitis. Además, en la mayoría de los casos no estamos seguros de cómo tratarla o si es necesario acudir a un especialista.

Es por ello que en el presente artículo te explicamos en detalle cómo identificar la conjuntivitis alérgica, por qué ocurre, sus síntomas y cómo combatirla.

¿Cómo se produce la conjuntivitis alérgica?

Se origina principalmente por una exposición a agentes alérgenos, como el polen, moho, el humo de tabaco y sustancias químicas. Estos agentes activan nuestro sistema inmunológico y median respuestas de tipo humoral y celular. Esto quiere decir que una vez que ocurre la exposición, las personas desarrollan anticuerpos de tipo IgE, que son proteínas que produce el cuerpo a modo de defensa cuando detecta sustancias dañinas.

Inicialmente no se producen síntomas. Sin embargo, en una segunda exposición se empiezan a liberar sustancias como histamina y mediadores de la inflamación (prostaglandinas, leucotrienos y tromboxanos). Dichas sustancias son los que producen los síntomas típicos de la conjuntivitis alérgica (enrojecimiento, descamación y picazón de la conjuntiva). Estas son respuestas fisiológicas y mecanismos de defensa del cuerpo hacia esos elementos extraños.

Clasificación de la Conjuntivitis Alérgica

Las conjuntivitis alérgicas pueden ser agudas o crónicas, y cada una de ellas tiene una causa principal. A continuación explicaremos cada una de ellas:

Conjuntivitis Aguda

  • Conjuntivitis alérgica estacional: Ocurre en el 50% de los casos y la sintomatología se limita a ciertas estaciones del año (es más frecuente en climas cálidos y secos). En la mayoría de los casos se produce por exposición directa de la conjuntiva al medio ambiente (contacto con el polen y en la temporada de fiebre del heno). El polen de los árboles puede causar síntomas tempranos en los meses de febrero o marzo, e incluso en septiembre. Otros tipos de polen y mohos pueden producir síntomas en el mes de verano. Los síntomas son habitualmente bilaterales y se caracteriza por síntomas oculares, como enrojecimiento, picazón, edema conjuntival y lagrimeo ocasional; síntomas nasales (secreción nasal) y síntomas faríngeos (enrojecimiento y dolor de garganta).
  • Conjuntivitis perenne: Persiste durante todo el año, y comúnmente es producida por ácaros presentes en el polvo, caspa de animales y plumas. El ácaro que vive en el polvo de la casa es un insecto diminuto que vive en cada hogar, y se localiza principalmente en los dormitorios, los colchones, almohadas o toallas. Generalmente las personas que sufren de conjuntivitis perenne también experimentan rinitis alérgica perenne, causando síntomas como estornudos y secreción nasal. Los síntomas tienden a empeorar por la mañana, cuando la persona se despierta por primera vez.

 Conjuntivitis Crónica

  • Conjuntivitis Papilar Gigante: Se caracteriza por inflamación de la conjuntiva que recubre el párpado superior. Causa picazón, sensación de cuerpo extraño, secreción mucosa y caída del párpado superior. La conjuntivitis papilar gigante curre mayormente en personas que utilizan lentes de contacto, afectando aproximadamente a 1 de cada 100 usuarios. La causa no es bien conocida, pero se presume que ocurre por partículas atrapadas detrás del lente o mala higiene del mismo. Rara vez se produce posterior a una cirugía ocular.

Otros tipos de conjuntivitis alérgica

  • Conjuntivitis por alergia a los animales: Bien sea por contacto con el pelo o con la caspa del animal.
  • Conjuntivitis de contacto o dermatoconjuntivitis: Se produce por sensibilización a productos como el maquillaje, cosméticos, gotas para ojos y productos químicos que estén en contacto con la conjuntiva. Se caracteriza por una respuesta alérgica y síntomas típicos de conjuntivitis (enrojecimiento, inflamación del párpado, picazón, etc.)

¿Cuáles son los síntomas de la conjuntivitis alérgica?

                La conjuntivitis alérgica se caracteriza por:

  • Afectación de ambos ojos, con rápido desarrollo de los síntomas.
  • Sensación de picazón o de cuerpo extraño en el ojo.
  • Inflamación, enrojecimiento y dolor en la conjuntiva que recubre los párpados.
  • La parte blanca del ojo adquiere un color rojo o rosado (ojo rojo).
  • Sensación de ardor en ambos ojos.
  • Hinchazón a nivel de los párpados (edema palpebral).
  • Lagrimeo excesivo
  • No afecta la visión
  • En casos severos la conjuntiva es irregular y edematosa.

¿Qué complicaciones producen la conjuntivitis alérgica?

Aunque la conjuntivitis estacional y perenne pueden ser desagradables y algo molestas, no producen complicaciones. Por otra parte, la dermatoconjuntivitis y la conjuntivitis papilar gigante pueden cursar con inflamación y ulceración de la córnea (conocida como queratitis), que si no se tratan a tiempo, pueden producir ceguera permanente.

 ¿Cuál es el tratamiento de la conjuntivitis alérgica?

Medidas Generales

Las siguientes recomendaciones son útiles para tratar las conjuntivitis alérgicas, independientemente de las causas. Entre ellas las siguientes:

  • Si usas lentes de contacto y tienes conjuntivitis, es recomendable suspender el uso de los mismos mientras se resuelve el cuadro y un día después de culminar el tratamiento (bien sea en gotas o ungüento para ojos). Es importante que consultes con tu oftalmólogo para ver si es recomendable usar lentes de contacto con medicamentos que lo permitan.
  • Evita frotarte los ojos, ya que esto empeora la inflamación y genera mayor contaminación del ojo.
  • Utilizar compresas frías en los ojos puede ayudarte a aliviar los síntomas.
  • Evita estar en contacto con todas las sustancias que te produzcan alergia, especialmente durante la temporada de fiebre del heno. Evita el contacto con el polen, cierra las ventanas de tu casa y cada vez que salgas a la calle usa lentes de sol.

Si sufres de conjuntivitis estacional, perenne o relacionada al contacto con animales puedes aplicar las medidas anteriores (si los síntomas son leves). Además, puedes combinar el uso de gotas oftálmicas, lágrimas artificiales o comprimidos prescritos por tu oftalmólogo o médico tratante.  Generalmente se recomiendan gotas antihistamínicas, que reducen la inflamación y los síntomas. Si de entrada el medicamento no te funciona, es posible que necesites uno distinto.

Medicamentos para combatir la conjuntivitis

Entre los medicamentos más utilizados para tratar la conjuntivitis alérgica se encuentran:

  • Antihistamínicos en gotas para los ojos (Azelastina, Afluon o Colirio en gotas). Generalmente se utilizan dos veces al día, y tienen pocos efectos adversos.
  • Antihistamínicos combinados con estabilizadores de mastocitos tópicos o en gotas (Cromoglicato de sodio en gotas). Se utilizan hasta cuatro veces al día (acción corta) y no se asocian a efectos secundarios.
  • Antihistamínicos combinados con vasoconstrictores tópicos (Antazolina y Xilometazolina). La Antazolina es un antihistamínico y la Xilometazolina es un vasoconstrictor. Esta función vasoconstrictora permite que los pequeños vasos sanguíneos del ojo se estrechen e impidan que los productos químicos productores de alergia lleguen al sitio de mayor irritación. Estas gotas están contraindicada en niños menores de 12 años y en pacientes con glaucoma (presión ocular elevada). Es importante que consultes con tu médico oftalmólogo cuál es el mejor medicamento para ti.
  • Antihistamínicos Orales (Comprimidos de Clorfeniramina o Loratadina). Aunque no son tan eficaces para tratar las conjuntivitis, pueden ayudar con los síntomas asociados a la fiebre del heno. Recuerda que estos medicamentos producen efectos adversos como la somnolencia, por lo cual debe tomar las precauciones si vas a conducir. Estos medicamentos se toman una vez al día (preferiblemente en la noche). La Clorfeniramina se puede tomar hasta cuatro veces en el día.
  • Gotas esteroides para los ojos (Betametasona en gotas), las cuales son eficaces en casos de irritación ocular e inflamación. Sin embargo, hay que tener precaución al momento de utilizarlo, ya que el uso prolongado de esteroides conduce a glaucoma. Por lo tanto su uso debe ser bajo estricta vigilancia médica.
  • Comprimidos de esteroides: Los cuales se utilizan por 5 días cuando los síntomas son graves. Igualmente no se recomienda su uso prolongado debido a la gran cantidad de efectos adversos que produce.

¿Cómo se trata la conjuntivitis papilar gigante?

Debido a que este tipo de conjuntivitis es causada por el uso de lentes de contacto, el tratamiento consiste en eliminar el uso de éstos hasta que los síntomas se resuelvan. Otras medidas consisten en realizar una mejor limpieza de los lentes o cambiar el tipo. Incluso, el uso de gotas oftálmicas estabilizadoras de mastocitos puede ayudarte a aliviar los síntomas antes de volverte a colocar lentes de contacto.

¿Qué tratamientos hay disponibles para la dermatoconjuntivitis?

En estos casos, con solo evitar o eliminar aquellas sustancias que te producen la reacción alérgica es suficiente. Si por ejemplo, la conjuntivitis ocurrió posterior al uso de cosméticos, es importante dejar que los síntomas se resuelvan y esperar un tiempo para volver a usar el producto, o en su defecto cambiar por un producto hipoalergénico. Si usas rímel, asegúrate de cambiar el producto cada tres meses. Esto aplica para cualquier producto aplicado en los ojos.

Existen conjuntivitis causadas por ciertos medicamentos (en presentación oftálmica) que producen alergia. Por lo tanto, es importante que consultes con el especialista para ver qué alternativas son mejores para ti.

Es importante que ante cualquier duda que tengas, acudas a tu médico tratante o especialista, ya que ellos pueden orientarte de una manera segura y eficaz. Recuerda, si sufres de este tipo de conjuntivitis, los estabilizadores de mastocitos generalmente no son el tratamiento de elección para resolver el cuadro. En estos casos es importantísimo que acudas al especialista.

¿Cómo diferenciar una conjuntivitis alérgica de una conjuntivitis infecciosa?

Muchas veces resulta difícil diferenciar una conjuntivitis de otra, en especial en temporada de la fiebre del heno, cuando se manifiestan síntomas que pudieran confundirnos con una conjuntivitis infecciosa. Los siguientes son algunos tips que te ayudarán a diferenciar una de otra:

  • La conjuntivitis alérgica frecuentemente es bilateral (afecta a ambos ojos)
  • El inicio de la conjuntivitis infecciosa generalmente es unilateral y luego afecta a ambos ojos, por lo que si tienes un ojo rojo y el otro no, muy probablemente se deba a una conjuntivitis infecciosa.
  • La conjuntivitis alérgica se caracteriza por una sensación de picazón en los ojos, mientras que la conjuntivitis infecciosa se caracteriza por la sensación de un cuerpo extraño.
  • En la conjuntivitis infecciosa puede haber hemorragia conjuntival y descarga, mientras en la alérgica estos síntomas están ausentes.

¿Cuándo acudir al médico?

Es importante que acudas al especialista si comienzas a experimentar cambios como:

  • La sintomatología cambia de forma brusca, por ejemplo si empiezas a experimentar fotofobia y molestias oculares.
  • Dolor en el ojo (el dolor leve es habitual en la conjuntivitis).
  • Aparición de manchas o ampollas en la piel que recubre el ojo (párpados y conjuntiva).
  • Si tu visión se reduce o notas cambios que antes no veías.
  • Si el ojo se enrojece mucho, particularmente si es de un solo lado.

Agrega un cometario