Dieta Para El Lupus: Beneficios, Plan De Alimentación E Ideas Para Recetas

Existe un gran número de personas que sufren de lupus y otras enfermedades autoinmunes, que no siempre saben manejar más allá de la medicación que reciben.

Este artículo pretende orientar a estos pacientes y a sus familiares, a tomar conciencia de sus hábitos alimenticios y de vida en general, que los lleve a optar por alternativas más saludables, para favorecer una mejor calidad de vida.

Muchos estudios científicos ponen en evidencia lo fundamental de la alimentación sana para favorecer el funcionamiento adecuado del intestino y mejorar la sintomatología de los trastornos autoinmunes, como el lupus.

¿Qué Es El Lupus?

Es una enfermedad autoinmune crónica (que dura de por vida) y sistémica, es decir, que puede afectar a cualquier órgano y sistema del cuerpo. Su sintomatología es muy diversa y muchas veces dificulta el diagnóstico.

El sistema inmune ataca a las propias células del organismo, causando inflamación y grados variables de daño tisular, afectando especialmente el corazón, articulaciones, riñones, pulmones, cerebro y glándulas endocrinas (páncreas, tiroides, etc.).

El lupus presenta períodos de exacerbación y remisión de los síntomas y existen grados variables de la enfermedad, desde la manifestación cutánea, hasta la afectación multisistémica (1, 2).

Factores de Riesgo O Predisponentes Para El Lupus:

Aunque se desconoce la causa del lupus, se ha asociado a factores como:

  • Susceptibilidad genética, por algún antecedente familiar de lupus u otra enfermedad autoinmune.
  • El 90% de los afectados son mujeres.
  • Mujeres con edades entre 15 a 45 años es el grupo con mayor propensión a desarrollar esta enfermedad.
  • Etnias afroamericana, asiática o nativa americana, desarrollan lupus de dos a tres veces más que la raza caucásica.
  • Tener una dieta deficitaria en nutrientes.
  • Síndrome del intestino permeable.
  • Alergias a ciertos alimentos.
  • Haber estado expuesto a tóxicos.

Lo que sí se sabe es que la inflamación presente en el lupus y otras patologías autoinmunes se deben a un sistema inmunológico hiperreactivo y a una deficiente salud intestinal.

El síndrome del intestino permeable se puede presentar en personas afectadas con lupus, con formación de pequeñas aberturas en su revestimiento interno, a través de las cuales se filtran partículas alergénicas al torrente sanguíneo.

Todo este proceso inflamatorio aumenta el riesgo a desarrollar enfermedades cardíacas e hipertensión arterial, aumento de peso, daño articular y pérdida ósea, entre otras.

Se han identificado otros agentes causales del intestino permeable, donde el gluten aparece encabezando la lista, así como algunos alimentos como el azúcar refinado, el exceso de alcohol, causas infecciosas y estrés (3, 4, 5)

Signos y Síntomas Del Lupus

Pueden ser muy variados, según la afectación de órganos o sistemas de lupus que involucre, y puede incluir:

  • Debilidad o fatiga.
  • Cefaleas.
  • Dolor articular.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Problemas digestivos.
  • Erupciones cutáneas, especialmente en forma de “alas de mariposa”, sobre mejillas y nariz.
  • Pueden sufrir efectos emocionales secundarios que se traducen en estrés, ansiedad, depresión, insomnio e inclusive, pérdida de la memoria.

Cómo Se Trata El Lupus

Se utilizan varios fármacos de ingesta diaria para controlar la sintomatología, que incluyen corticoides, analgésicos y antinflamatorios, además de medicación para la tiroides que puede incluir hormonas sintéticas para suplir su déficit.

La medicación se complementa con modificaciones en el estilo de vida, mejoras en la dieta, ejercicio adecuado y manejo del estrés, que redundan en una disminución de la respuesta inflamatoria y la sintomatología concomitante.

Dieta Para Pacientes Con Lupus: Porqué Debes Cambiar La Forma Como Comes Si Tienes Lupus

¿Por Qué El Paciente Con Lupus Debe Cuidar Su Alimentación?

En el intestino grueso habitan una enorme cantidad de bacterias (microflora intestinal), que producen nutrientes valiosos que facilitan la digestión de los alimentos y degradan los restos para su posterior eliminación.

Hay alimentos que favorecen la proliferación de bacterias benéficas, como la fibra, representada por frutas y verduras, hierbas, frutos secos y probióticos.

Por el contrario, los alimentos procesados y las grasas, favorecen el desarrollo de flora bacteriana patógena que dificultan la digestión, favorecen procesos de fermentación y putrefacción intestinal que repercuten en inflamación intestinal y periférica.

Por lo tanto, la alimentación adecuada favorece el buen funcionamiento del intestino, el sistema inmunológico y todos los órganos y sistemas, atenuando la sintomatología inflamatoria, tan característica del lupus y las enfermedades autoinmunes. También evita deficiencias nutricionales, da energía suficiente, sirve como paliativo de los efectos indeseados de los medicamentos y como elemento cardioprotector ( 1, 2).

 Los Mejores Alimentos Que Puedes Comer Si Tienes Lupus

Los alimentos que han mostrado ser bien tolerados y pueden mejorar la patología inflamatoria, son los alimentos orgánicos no procesados (naturales, con toda su fibra y contenido nutricional, que se han mantenido exentos de plaguicidas, aditivos sintéticos, hormonas, medicamentos, metales pesados y otras toxinas).

Vegetales Crudos y Cocidos:

Las verduras, especialmente las crudas, favorecen la formación de un ambiente alcalino en el organismo, que ayuda a mantener la inflamación a un nivel mínimo.

Son ricos en fibra dietética, prebióticos, minerales, gran cantidad de antioxidantes, vitaminas y minerales indispensables como el magnesio, selenio (potente antioxidante) y potasio.
Las mejores son:

  • Verduras de hoja verde (espinaca, lechuga, brócoli, etc.)
  • Ajo, cebolla, aguacate, pimiento, champiñones, alcachofa y remolacha.

Los expertos recomiendan ingesta de distintos vegetales, con un mínimo de cuatro a cinco porciones diarias.

Fruta Fresca:

Es ideal cruda, sin procesar y orgánica, pues mantiene sus nutrientes intactos y sin azúcares o aditivos indeseables. Es valioso su aporte de vitaminas, como la C y E.

Peces Salvajes:

Se recomiendan peces salvajes para evitar la ingesta de los tóxicos, metales pesados (como el mercurio), hormonas y antibióticos que traen los peces de granja. Los más recomendados son el salmón salvaje, las truchas, anchoas, caballa, sardinas y halibut.

Son ricos en omega-3, que ayudan a disminuir la inflamación.

Es aconsejable consumirlos dos o tres veces por semana.

Probióticos:

Los probióticos son alimentos con bacterias vivas adicionadas, cuya función es mejorar la microbiota intestinal benéfica, evitando que gérmenes patógenos colonicen el intestino.
Existen varios alimentos con probióticos naturales, como el yogur, kombucha, chucrut y kimchi.

Caldo de Hueso:

Contiene varios nutrientes que incluyen colágeno, oligoelementos y glutatión (un potente antioxidante). Ayuda a disminuir los síntomas como la indigestión y el dolor articular.

La indicación es consumir 8 a 16 onzas (237 a 474 ml) de caldo de hueso al día, solo o en forma de sopa.

Hierbas, Especias y Té Variados:

Incluye jengibre, albahaca, tomillo, cúrcuma, orégano, etc. Ya sea como aliños o agregados a las comidas y ensaladas. También son altamente recomendables el té verde y el té blanco, poderosos antioxidantes (5, 6).

Alimentos para el Cuidado de la Piel:

La sequedad e irritación de la piel pueden ser comunes en los enfermos de lupus. Por suerte, existen alimentos que ayudan a hidratar la piel y bloquear radicales libres que favorecen erupciones alérgicas, incluyen:

  • Aguacate.
  •  Frutos secos como almendras, pistaches, nueces que son ricos en calcio, fibra, Omega-3, y proteínas de origen vegetal, que no les pueden faltar a los veganos.
  •  Semillas como chía, lino y sésamo.
  •  Aceite de coco y oliva.
  •  Pescado silvestre.
  •  Leche cruda.
  •  Licuados verdes adicionados con poderosas frutas antioxidantes como bayas, pepinos y melón.
  •  Infusiones antioxidantes como té verde y blanco (5).

Los Alimentos Inflamatorios Más Dañinos Que Debes Evitar Si Tienes Lupus

Estos alimentos exacerban la inflamación. Algunos son de lenta digestión y favorecen el desarrollo de dolencias cardíacas y cánceres en general:

Grasas Trans, Grasas Hidrogenadas y Aceites Vegetales Refinados

Estas grasas son de bajo costo y se utilizan en los productos refinados, productos de bollería, para freír alimentos y en la comida rápida. También las incluyen las carnes rojas, margarinas, quesos, etc.

Algunos pacientes pueden padecer algún grado de daño digestivo, lo que les dificulta la metabolización y absorción de las grasas saturadas.

Lácteos Pasteurizados:

Estos procesos desnaturalizan enzimas importantes, por lo que desvirtúan sus propiedades nutricionales y los vuelven más alergénicos. Mejor evitarlos.

Carbohidratos Refinados y Panificados que Contienen Gluten:

Estos productos son bajos en contenido nutricional, aparte de su difícil digestión, causan aumento de peso y estimulan la inflamación.

La mayoría contiene gluten, una proteína altamente inmunógena que se encuentra en el trigo, cebada, centeno y sus derivados.

La sensibilidad o la intolerancia al gluten es común en pacientes con enfermedades autoinmunes y el gluten está reconocido como principal causante del intestino permeable.

Carne Común de Vacuno, Aves y Huevos:

El consumo de productos de origen animal criados en corrales y en granjas avícolas implica un elevado contenido de ácidos grasos Omega-6, ya que los animales reciben alimentos ricos en este lípido, como el maíz y otros ingredientes de bajo costo, los cuales aumentan la inflamación.

Azúcares Refinados Añadidos:

Se sabe que el azúcar común causa marcadas fluctuaciones en la glucemia, que tiene efectos sobre el humor y el nivel energético. Si es consumido en grande cantidades tiene efecto inflamatorio.
Se encuentra en la gran mayoría de los bocadillos envasados, panificados, lácteos saborizados, enlatados, cereales azucarados, etc.

Evita consumir los productos que los contienen y opta por endulzar tus infusiones con menos azúcar, miel, mascabado o stevia.

Alimentos Altos en Sodio:

El sodio es muy elevado en condimentos, carnes procesadas, enlatados, comidas listas para servir y fritos en general.
Especialmente en pacientes con daño renal, una elevada cantidad de sodio puede sobrecargar sus riñones y elevar la tensión arterial.

Es recomendable disminuir su ingesta, y sazonar con hierbas aromáticas.

Bebidas Alcohólicas y Exceso de Cafeína:

Estos compuestos producen una excitación del sistema nervioso, causando ansiedad, irritabilidad e insomnio. Además pueden incrementar la inflamación con el consiguiente aumento del dolor.
Al aumentar la excreción de orina y electrolitos se puede causar deshidratación.

Algunas Leguminosas:

Las semillas y brotes de alfalfa, porotos o judías verdes, cacahuetes y la soja, han sido identificados como desencadenantes de brotes o reagudizaciones en pacientes con lupus. Se adjudica este efecto pernicioso al aminoácido de origen vegetal L-canavanina (7, 8).

Otras Recomendaciones Para Controlar Los Síntomas Del Lupus:

Espaciar las Comidas e Ingerir Pequeñas Cantidades de Grasa por Vez:

Estas medidas tienen por objeto evitar indigestiones y pesadez. Distribuir la comida en seis comidas más pequeñas, en vez de tres con más volumen.

Considera la Posibilidad de Tomar Complementos de Vitamina D:

La vitamina D parece estar involucrada en la regulación del sistema inmune, aparte de sus consabidos efectos sobre el metabolismo óseo, producción hormonal y los procesos cognitivos.
Considera hablar con tu médico para suplementar, especialmente si no pasas mucho tiempo al aire libre con exposición al sol.

Evita Fumar Cigarrillos y Usar Drogas:

Pueden causar problemas respiratorios y al sistema nervioso, entre otros.

Mantente Activo y con Bajos Niveles de Estrés:

Es recomendable que realices alguna actividad física suave, que aparte de revitalizarte, tenga un efecto desestresante sobre el organismo, pues el estrés estimula la inflamación. Esto incluye 20-30 minutos de caminata, Tai Chi, yoga y otros.

Duerme y Descansa lo Suficiente:

Dormir las horas necesarias, no trasnochar y tomar alguna siesta, son ampliamente recomendables (7, 8, 9).

En definitiva, las personas con lupus deben cuidar su alimentación, privilegiando la ingesta de productos crudos como frutas, verduras, alimentos probióticos y evitar panificados, sal y azúcares. Deben procurar un buen descanso, aliviar el estrés y hacer ejercicio moderado.

Todas estas indicaciones están orientadas a mantener un intestino saludable y disminuir la inflamación y el daño tisular consiguiente.

Espero que esta lectura te haya sido útil, y si algún familiar o amigo sufre de lupus, le compartas esta información o lo invites a leer este artículo. Dale “me gusta” y cuéntanos qué te pareció.

Hasta pronto.


Agrega un cometario