Dolor De Costillas: Causas Y Cuando Es Peligroso

El dolor torácico o de la zona costal, mejor conocido como dolor de costillas, corresponde a cualquier molestia, incomodidad o sensación anormal que se evidencie en la región del tórax. Es un síntoma de frecuente consulta médica, pues nada más en los servicios de urgencias representa alrededor del 4-6% de las consultas totales que solicitan los pacientes.

Qué es la caja torácica

Es una especie de armazón que protege al corazón y los pulmones. En ella, las costillas se unen al esternón por la parte delantera a través de un cartílago. En la parte posterior, las costillas se unen a la columna vertebral.

El hígado está ubicado en el extremo derecho-inferior de la caja torácica, mientras que el bazo está del lado izquierdo. La vesícula biliar y los riñones están justo debajo de la caja torácica.

Si algún constituyente de la caja torácica (huesos, cartílagos u órganos cercanos) sufre alguna enfermedad o lesión, se experimentará un dolor en la zona de la caja torácica o en algún punto cercano a ella.

Dolor en la caja torácica

El dolor o malestar de la caja torácica puede incluir la zona del pecho o debajo de las costillas.

Puesto que existe una gran variedad de causas que provocan dolor en esta zona anatómica, los síntomas que se evidencien pueden variar. Como resultado, el dolor puede manifestarse de forma:

  • Aguda.
  • Repentina.
  • Constante.
  • Lenta en su manifestación.
  • Intermitente.
  • Empeorar al respirar o realizar algún movimiento, toser o reír.

Otros síntomas que afectan la zona pueden incluir sensibilidad, moretones y dificultad al respirar. Cuando el dolor de la caja torácica aparece, suele representar una gran angustia y preocupación para quien lo sufre, ya que puede tener diversas etiologías, desde una fractura o fisura costal hasta un cáncer pulmonar.

Este dolor puede tener una manifestación muy repentina y aguda o, por el contrario, constante y de poca intensidad. Algunas molestias se resuelven espontáneamente, otras requieren una atención médica urgente.

6 posibles causantes de dolor en la caja torácica

Si bien existen muchas causas que pueden ocasionar un dolor en la zona de las costillas, las más habituales son:

1.- Lesiones

Una lesión en el pecho puede ser ocasionada por caídas, accidentes de tráfico, golpes o contactos bruscos en los deportes, e incluye:

  • Fracturas costales
  • Contusión en zona de costillas
  • Distensión muscular

En caso de dolor en la caja torácica después de una lesión, puede ser necesario realizar un diagnóstico a través de una radiografía, para detectar alguna fisura o fractura.

En caso de sospecharse una lesión de partes blandas, se puede utilizar una resonancia magnética nuclear y otro tipo de exploraciones imagenológicas (1, 2).

2.- Costocondritis

La costocondritis o síndrome de Tietze puede ser una causa común de dolor en la zona costal. Esta dolencia se manifiesta con una inflamación de algún cartílago que se encuentra formando parte de la articulación costoesternal, entre las costillas superiores y el esternón.

El dolor debido a esta condición varía de leve a intenso. La sensibilidad y el dolor pueden presentarse ante la palpación de la zona del pecho o incluso se irradian por las extremidades superiores, interfiriendo con la actividad habitual.

Existen casos cuya resolución se produce sin mediar tratamiento médico alguno, mientras que otros requieren la visita a un especialista.

3.- Pleuritis

La pleuritis o pleuresía es una inflamación que afecta a la membrana llamada pleura que reviste los pulmones y el tórax y se manifiesta con dolor torácico al inspirar o toser.

La pleura cumple la función de facilitar el deslizamiento suave y sin dificultades de los pulmones durante el proceso de la respiración, que implica los movimientos de inhalación y exhalación, sin que experimenten frotamiento alguno.

La pleuresía puede causar una acumulación de líquido dentro de la cavidad torácica, que dificulta la respiración y ocasionar además la siguiente sintomatología: tos, respiración corta y rápida, además de difícil.

Puede presentarse ante una inflamación del tejido pulmonar debido a infecciones de origen viral o bacteriano, como neumonía. También puede ocurrir en enfermedades relacionadas con la inhalación crónica de asbesto, ciertos tipos de cáncer, artritis reumatoidea, algunos traumatismos a nivel torácico, embolismo pulmonar y hasta lupus.

El diagnóstico de la pleuritis se puede hacer, aparte de auscultando los ruidos respiratorios del paciente, que son de gran ayuda, con exámenes de imagenología, como tomografía computarizada y ecografía torácica.

El tratamiento dependerá de la etiología del cuadro. En caso de ser una infección bacteriana se tratará con antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos, aparte de reposo y drenaje del líquido si fuese necesario.

4.- Cáncer

El cáncer pulmonar es el segundo tipo de cáncer más frecuente en Estados Unidos y produce dolor torácico o en el pecho que empeora durante una respiración profunda, así como al reír o toser.

También se puede presentar tos con flema y/o sangre, sibilancias y dificultad de grado variable al respirar, neumonías o bronquitis de repetición, inflamación de cara y/o cuello, acompañada de fatiga y pérdida de peso.

El pronóstico para este tipo de cáncer no es muy auspicioso, aunque depende en gran medida de la etapa en la cual se diagnostique y el tipo de tumor existente.

Existen muchos tipos de cáncer de pulmón, cada uno de ellos prolifera y se disemina por el organismo de una manera diferente. También tienen tratamientos distintos. La terapéutica depende del estadio en que se encuentre, pudiendo incluir quimioterapia, sesiones de radiación e intervenciones quirúrgicas.

Leer nuestra guía de 14 Alimentos Que Causan Cáncer Y Que Nunca Deberías Volver A Poner En Tu Boca Otra Vez

Lee nuestra guía de Vitamina B17 ¿Veneno O Cura Contra El Cáncer?

5.-Fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad de tipo reumatológica en la cual el paciente presenta un dolor crónico y en todo el cuerpo, mayor a tres meses. Habitualmente, el paciente reporta que este dolor afecta su aparato locomotor.

Se estima que esta patología afecta aproximadamente entre un 2-4% de la población general, de la cual un 90% corresponde a pacientes del sexo femenino.

El dolor que se asocia a la fibromialgia puede ser de tipo quemante, punzante o pulsátil. Estos malestares se pueden sentir, aparte del aparato locomotor, en la zona costal.

Algunos estudios señalan al dolor torácico inespecífico como la manifestación más habitual en los pacientes con esta patología y que los lleva a ser hospitalizados.

6.- Embolia pulmonar

Una embolia pulmonar (EP) es cuando una arteria del pulmón se bloquea. La causa más habitual es un coágulo cuyo lugar de origen es una de las piernas, lo que se llama trombosis venosa profunda (TVP), que luego de desprenderse de su lugar de origen y viajar por el torrente sanguíneo, impacta al pulmón.

La embolia pulmonar es un cuadro muy severo que puede ocasionar, de no tratarse oportunamente:

  • Un daño de carácter permanente e irreparable en el pulmón afectado.
  • Presencia de niveles bajos de oxígeno en la sangre (hipoxia).
  • Lesiones irreparables en otros órganos del cuerpo, como en el cerebro, por no recibir una cantidad suficiente de oxígeno.

Además del dolor torácico, la EP puede manifestarse con respiración agitada y dificultosa, tos (incluida presencia de sangre), mareos, ansiedad y agitación, sudoración profusa, latidos cardiacos irregulares.

Esta es una condición muy grave que debe ser atendida de manera rápida y en calidad de urgente, dada su alta mortalidad y graves complicaciones en caso de no ser tratada a tiempo.

Se estima que alrededor del 30% de los pacientes que sufren de EP morirán si no reciben tratamiento oportuno.

Cuándo consultar a tu médico

Como vimos, el dolor en la zona de la caja torácica puede tener varias causas, desde lesiones anatómicas a condiciones médicas de diversa etiología. Ante la eventualidad de sintomatología sin explicación aparente o de gran intensidad, siempre debes consultar a un médico.

Si el tipo de dolor que ya hemos explicado además aparece con opresión de gran magnitud en el pecho y la respiración se torna dificultosa, acompañada de una sensación de angustia, puede ser la manifestación de un ataque cardíaco (3, 4, 5).

Así que ante estos dolores más vale considerar la situación seriamente y recurrir a tu servicio de urgencias más cercano.

Ver También:


Agrega un cometario