Dolor de huesos: Causas y tratamiento

El dolor de huesos puede darse por diversas razones,  ya sea artritis, osteoporosis, falta de nutrientes por una dieta inadecuada, esfuerzos físicos, traumatismos y lesiones, entre otras. Con el adecuado tratamiento se podrá combatir este dolor, evitando la alteración en el estilo de vida.

Actualmente, el dolor de huesos es cada vez más común, que afecta cualquier edad, este dolor, generalmente afecta más a las mujeres que a los hombres, y dependiendo de la intensidad del dolor, éste puede llegar a limitar las actividades diarias.

¿Dolor de huesos?

El dolor de huesos puede ser agudo o crónico, y es importante prestar atención para poder identificar qué tipo de dolo se está presentando.

Dolor de huesos agudo:

Es el que se presenta de forma repentina. Y generalmente es consecuencia de algún movimiento o tirón brusco, esto puede ser después de haber hecho ejercicio, algún accidente, lo cual produce una lesión en los músculos de la espalda, y huesos

Dolor de huesos crónico:

A diferencia del dolor agudo, el crónico, es aquel dolor que se presenta de forma recurrente, constante, y se puede deber a diversas razones, causas que conoceremos aquí.

dolor-de-huesos-causas

Dolor de huesos: Causas

La característica principal del dolor de huesos es la sensibilidad que se siente, esto puede ser en uno o más huesos, y como se ha mencionado, puede ser un dolor crónico o agudo, principalmente se puede dar en piernas, manos, brazos, pies y talones. Comúnmente, se cree que el dolor de huesos se da por el envejecimiento, por dolor en articulaciones, que se da en temporadas de lluvia o humedad, por exceso de ejercicio, sin embargo, lo cierto es que este tipo de dolor, medicamente se considera una anomalía seria, que precisa conocer la causa que lo está ocasionando. Aquí, se enlista las principales posibles causas que pueden desarrollar el dolor en los huesos:

  • Artrosis u osteoartritis: puede ser debido a dolores articulares, desgaste del cartílago, tejido que funciona como un amortiguador que protege los extremos de los huesos, ayuda al movimiento adecuado de las articulaciones. La osteoartritis es una de las enfermedades reumáticas más comunes. Se da en personas con edad avanzada.
  • Artritis: es la inflamación de una o más articulaciones (el área en donde dos huesos se encuentran), esta enfermedad se caracteriza por la degradación del cartílago (protege las articulaciones), hay muchos tipos de artritis. Y uno de los principales síntomas que destacan es el dolor de huesos.
  • Osteoporosis: es una de las enfermedades óseas  más comunes, y se caracteriza por la fragilidad de los huesos, haciéndolos más propensos a fracturarse. El dolor de huesos puede ser agudo a crónico. Generalmente, no hay síntomas en la etapa principal de la enfermedad.
  • Traumatismo o lesiones en huesos: la causa puede ser una caída, un accidente, que como consecuencia de una gran fuerza sobre el esqueleto, se ha presentado fracturas, fisuras y lesiones graves, que causan un intenso dolor de huesos.
  • Osteomielitis o infección de huesos: los huesos pueden infectarse, y las causan bacterias u hongos. Las personas que pueden ser propensas a padecer este tipo de infecciones, son las diabéticas, que hayan tenido una lesión reciente en el hueso, mala circulación, la infección inicia en la piel y se propaga al hueso.

Otras causas:

  • Crecimiento en la etapa de adolescencia e infantil
  • mala postura al sentarse (dolor en la zona lumbar)
  • tensión nerviosa
  • haber levantado objetos muy pesados
  • anemia
  • anomalías en los riñones (deterioran el funcionamiento de los huesos)
  • enfermedades reumáticas
  • síntoma premenstrual
  • lesiones en la columna vertebral
  • deficiencia alimentarias, debido a una pobre alimentación, que provoca desnutrición
  • pudiera ser un síntoma que alerte de un posible ataque cardiaco
  • sobrepeso u obesidad, debido a la sobrecarga que se ejerce sobre los huesos
  • gripas o resfriados
  • desnutrición
  • leucemia
  • cáncer de huesos
  • menopausia

dolor-de-huesos

Ver también:

¿Cuáles son los principales síntomas del dolor de huesos?

Generalmente y dependiendo del dolor de huesos que se tenga, ya sea agudo o crónico, éste se caracteriza por el cansancio excesivo o crónico, rigidez articular, sensación de pesadez al caminar, dolor en piernas, cadera, espalda. Una vez identificado si el dolor es intenso o leve es necesario acudir al médico para puede realizar los exámenes necesarios y una valoración completa, una vez conocida la causa, hacer un diagnóstico oportuno sugiriendo así el mejor tratamiento.

Dolor de huesos: Tratamiento

El tratamiento recomendado será en base al tipo de dolor que se tenga agudo o crónico, y además una vez que se ha conocido la causa principal que lo ha estado originando se podrá seguir el mejor tratamiento.

En el caso del dolor de huesos agudo, se puede tratar mediante remedios, cuidados en casa, reposo, descanso, además se pueden tomar analgésicos de venta libre. En el caso de los dolores crónicos el médico podrá prescribir  antiinflamatorios, antibióticos, y en dado caso de que se padezca de artritis, osteoartritis, osteoporosis, infección, entre otras enfermedades de tipo óseo, en el que se requerirá tomar un tratamiento específico indicado por el especialista.

Entre los tratamientos que actualmente se están implementando están:

  • Electroacupuntura: una de las técnicas recientes para poder combatir el dolor y reducir la inflamación de las articulaciones afectadas. Consiste en la aplicación de agujas eléctricas en la zona donde está el dolor.
  • Fitoterapia (uso de plantas medicinales): otra de las alternativas más usadas para combatir el dolor de huesos, es por medio de la utilización de agentes naturales, que por sus propiedades medicinales, ayudan a reducir el dolor, inflamación, mejora la movilidad, previene el desgaste de huesos, fortalece. Las principales plantas que se usan son: jengibre, ortiga, abedul, aceite de manzanilla, eucalipto, romero. Se pueden beber infusiones o masajear la zona adolorida con los aceites esenciales.
  • Infiltraciones de plasma: consiste en infiltrar plasma sanguíneo en la zona donde se fracturo el hueso, en dado caso que así sea, también puede ser en cartílagos, tendones, lesionados. Es una técnica también usada en casos de artrosis.

¿Cómo prevenir el dolor de huesos?

Se recomienda seguir una alimentación adecuada, que sea equilibrada, añadiendo alimentos ricos en calcio, además, se aconseja dormir bien, y si se realiza ejercicio que sea con los tenis adecuados, sin excederse en tiempo.

Referencia: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003180.htm

Agrega un cometario