Dolor De Riñones (De Costado): Causas, Tratamiento Y Síntomas Acompañantes

El propósito de los riñones es eliminar el exceso de líquido y los productos de desecho del cuerpo. ¿Porqué te pude dolor el costado o el lugar donde se encuentran los riñones?, ¿cuando debes acudir con tu doctor?

¿Qué Son Los Riñones?

Los riñones son órganos excretores del ser humano, aproximadamente del tamaño de un puño y con una forma semejante a dos frijoles, cuyas principales funciones son:

  • Eliminación de sustancias de desecho.
  • Eliminación de líquidos corporales en exceso.
  • Control hormonal relacionado con la presión sanguínea.
  • Producción de eritrocitos.
  • Control de la acidez y del metabolismo del potasio, calcio y otros electrolitos.

¿Dónde Se Localizan Los riñones?

Los riñones se encuentran ambos lados de la columna vertebral, detrás de las últimas costillas. El derecho se ubica más abajo, con la finalidad de dar acomodo al hígado. Sus medidas son alrededor de 11 x 7 x 3 cm y pesan unos 150 g cada uno.

Las molestias en los riñones pueden crear confusión con problemas en el hígado o el dolor en la espalda, por lo cual es necesario saber la localización exacta para poder explicarle al médico.

Localización Del Dolor Y Sensación

Los lugares más comunes del dolor renal son en la parte inferior de la espalda, más o menos en la zona lumbar, por debajo de las costillas. También puede sentirse en el área superior del abdomen, lo cual puede confundirlo con molestias digestivas. Suele irradiarse hacia la ingle o la espalda y su intensidad va de acuerdo a la gravedad del problema, siendo intermitente pero sin disminuir. 

Dolor Del Riñón Contra Dolor Muscular

A pesar de que la molestia en los riñones se caracteriza por dolor en la región lumbar, en la mayoría de los casos, es originado por alguna condición en la columna o zonas adyacentes.

Pero ¿cómo saber cuál es el problema en cada caso? Ante la duda, lo principal es acudir al médico, sin embargo, es importante prestar atención en algunos síntomas específicos de los dolores originados por problemas óseos o musculares de la columna, como son:

  • Rigidez, dificultad o impedimento para realizar movimientos con la columna.
  • El dolor cede o se incrementa con ciertos movimientos.
  • El dolor se irradia hacia las piernas o las rodillas.
  • Debilidad muscular en los pies.
  • Pérdida de sensibilidad en los miembros inferiores.
  • Alivio momentáneo con medicación para el dolor.

Ahora bien, si el problema es de los riñones, algunos síntomas de los cálculos son:

  • Cólicos muy fuertes que surgen de forma repentina y empeoran con el tiempo.
  • Vómitos.
  • Sangre en la orina

En el caso de infección de los riñones:

  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor lumbar lateral.

En riñones poliquísticos, el dolor se intensifica al caminar, aun y cuando no se rote el tronco, por lo cual es la condición más difícil de distinguir del dolor lumbar y amerita la consulta urgente de un especialista.

Síntomas Y Signos Asociados Con Problemas Renales

Si en algún momento has sentido un cansancio fuera de lo común, si tu comida no tiene el mismo gusto, eres diabético, tienes una historia clínica de enfermedad cardiaca o presión arterial elevada, o familiares que han tenido problemas renales, entonces tienes que estar alerta, porque tus riñones pueden estar comprometidos y presentar algunas de las siguientes señales:

  • Oliguria (reducción importante del volumen de orina).
  • Poliuria (excreción de orina en exceso).
  • Anuria (ausencia de drenaje de orina).
  • Hematuria (pérdida de sangre por la orina).
  • Cambio de coloración de la orina.
  • Urgencia para orinar y aumento de frecuencia.
  • Dolor al orinar.
  • Vómitos y náuseas.
  • Edema de rostro, pies, piernas o cuerpo en general.
  • Disminución del apetito.
  • Sensación de debilidad en el cuerpo.
  • Estado febril.
  • Disminución o aumento de peso corporal sin motivo aparente.
  • Articulaciones dolorosas.
  • Incremento de la presión arterial (hipertensión).
  • Dolores severos durante el periodo menstrual.
  • Anormalidades en las uñas.
  • Dolor en la espalda.
  • Episodios de diarrea o constipación.
  • Erupciones en la piel.
  • Gusto metálico en la boca.
  • Halitosis.
  • Sensación de falta de aire.

Si presentas alguno de estos síntomas, es urgente que acudas a un médico especialista (urólogo) para revisión y diagnóstico adecuado.

Causas Y Enfermedades Relacionadas Con El Dolor De Los Riñones

Generalmente el dolor en los riñones se asocia a la presencia de cálculos renales, las famosas piedras. No obstante, no es la única causa. Entre los diferentes motivos de dolores renales se encuentran:

  • Infecciones, que pueden afectar diversas partes del aparato urinario como la vejiga uretra y uréteres.
  • Cáncer renal.
  • Tumores que compriman el riñón.
  • Cálculos o piedras en los riñones.
  • Cálculos o piedras en el uréter (canal que une los riñones a la vejiga).
  • Glomerulopatía (inflamación del glomérulo, que es la unidad funcional donde se realiza el filtrado de sangre y formación de orina).
  • Trombosis de la vena de los riñones (formación de coágulos sanguíneos).
  • Enfermedad renal poliquística (formación de múltiples quistes en los riñones, de carácter hereditario).
  • Obstrucción parcial o total del flujo de la orina, a través de su trayecto normal, por una malformación congénita.
  • Daños por sustancias toxicas. Varios medicamentos pueden causar lesiones en los riñones, si son utilizados de forma inadecuada (analgésicos, antinflamatorios no esteroideos, antibióticos, drogas nefrotóxicas), al igual que productos como los pesticidas.
  • Dolor durante la gestación (hasta un 20 % de las mujeres pueden presentar infección urinaria durante el primer trimestre del embarazo).
  • Hemorragia renal por traumas profundos en los riñones.
  • Insuficiencia renal terminal o nefropatía terminal, que requieren diálisis o trasplante para evitar la muerte.

¿Cuándo Visitar Al Médico Por El Dolor De Riñones?

Las enfermedades de los riñones pueden ser traicioneras, ya que muchas veces presentan pocos síntomas en sus fases iniciales. Por lo tanto, cualquier dolor en la zona de los riñones o del costado, debe ser motivo de consulta con un médico, ya que solo los exámenes de laboratorio pueden identificar una enfermedad renal en curso. El médico podrá remitir al paciente a un nefrólogo, bien sea por los síntomas y resultados iniciales, o porque el paciente presenta factores de riesgo para enfermedades renales.

La principal enfermedad con la que trabajan los nefrólogos es la insuficiencia renal, que puede ser:

  • Aguda, cuando los riñones sufren súbitamente alguna lesión y dejan de funcionar de manera adecuada por un tiempo.
  • Crónica, cuando se va perdiendo la funcionalidad de manera gradual y permanente.

Para detectar con precisión la enfermedad renal, los signos de alerta son:

  • Presencia de proteínas o hemácias en la orina.
  • Presión arterial elevada.
  • Inflamación de miembros superiores e inferiores.
  • Hinchazón en el área que rodea los ojos.
  • Valores anormales de creatinina, nitrógeno ureico sanguíneo y baja tasa de filtrado glomerular.
  • Dificultad para orinar.
  • Aumento en la frecuencia de la micción, sobre todo por la noche.

Pruebas Que Ayudan Al Diagnóstico De Problemas Renales

Al acudir a la consulta del especialista por cualquier sospecha de problemas en los riñones, el médico realizará los respectivos chequeos para elaborar su historia clínica e indicará una serie de pruebas para detectar cualquier anomalía:

  • Exámenes  de orina, incluyendo las mediciones de producción de la misma.
  • Perfil sanguíneo.
  • Cultivos de orina y de sangre, en caso de sospecha de infección, para determinar la bacteria especifica que la produce.
  • Pruebas de imágenes, que pueden incluir rayos x del abdomen, ultrasonido y tomografía computarizada.
  • Pielografía intravenosa, la cual es una radiografía con contraste, que muestra detalles de riñones y tracto urinario. Además, sirve para detectar cálculos, verificar su tamaño y localización.
  • Aortografía renal, es un estudio detallado de las arterias renales, para detectar estenosis, aneurismas, trombosis arterial e insuficiencia renal. Se realiza en hospital, por inserción de un catéter en la vena femoral, bajo anestesia local.
  • En caso de ser necesario, se tomará de una muestra de tejido para biopsia.

Tratamiento De Problemas Renales

Estas son algunas recomendaciones generales para el tratamiento de los riñones:

Medicamentos:

  • Antibióticos para tratar infecciones.
  • Diuréticos para auxiliar a los riñones a la eliminación de líquidos.
  • Calcio e insulina para prevenir la acumulación peligrosa de potasio en la sangre.
  • Para el dolor causado por infecciones o cálculos se pueden utilizar analgésicos como Ibuprofeno, Toradol, Tylenol o morfina (cuando el dolor es muy severo), evitando aquellos que puedan ocasionar un daño renal adicional.

Tratamiento quirúrgico: La eliminación de los cálculos puede hacerse de forma espontánea en algunos casos, principalmente, cuando son pequeños. Pero, cuando no se disuelven, el médico indicará la remoción quirúrgica o por medio de radiación laser (en cálculos con un diámetro mayor a 6 mm).

Diálisis: es un procedimiento que involucra el desvío de la sangre hacia el exterior del cuerpo, por medio de una máquina que filtra los residuos para devolver la sangre limpia al organismo. La diálisis se recomienda en casos extremos:

  • Cuando los niveles de potasio están peligrosamente elevados.
  • Cuando la persona deja de orinar.
  • Si existen cambios en el estado mental.
  • En el caso de pericarditis (inflamación del corazón).

Cambios en la dieta: el manejo de una dieta adecuada es indispensable en el tratamiento de quienes padecen problemas renales. Se recomienda una restricción alimentaria y de líquidos, con el objetivo de disminuir la acumulación de toxinas. La indicación general es una dieta rica en carbohidratos y pobre en proteínas, sal y potasio.

Es importante que el paciente sea orientado por el médico tratante en conjunto con un nutriólogo, sobre el hecho de que hay alimentos que son ricos en oxalato de calcio, que pueden incrementar la formación de piedras, como los granos, vísceras, yema de huevo, algunas verduras (espinaca, brócoli, nabo, pepino, tomate, berenjena, coliflor), ciertas frutas  (higos, damascos, mandarinas), café, té negro, chocolate, germen de trigo, nueces, maní, peces y frutos del mar.

Por otra parte, hay alimentos que pueden ser beneficiosos para la prevención de formación de cálculos como la sandía, jugos de algunas frutas (principalmente las cítricas).

Para finalizar, debes consumir todos los días de 2 a 3 litros de agua para prevenir el aparecimiento o la reaparición de cálculos renales, ya que el agua ayuda a eliminar residuos minerales, impidiendo la acumulación de piedras. Asimismo, debes seguir una dieta balanceada y practicar ejercicio.

Sigue con nosotros.

Hasta luego.

Guía para Riñones


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here