Efectos que causa el alcohol en el organismo. Evita esto.

El consumo de alcohol por parte del ser humano es algo que se remonta a los orígenes del mismo.

Un reciente estudio marca que los antecesores del ser humano, hace 10 millones de años, ya consumían alcohol por medio de frutas fermentadas.

Otros estudios indican que esta costumbre es mucho más reciente en términos históricos… 9 mil años, lo que no resulta tampoco muy cercano en el tiempo.

Para situaciones de festejos o ritos religiosos, el alcohol acompaña al ser humano desde la antigüedad. No es inocuo para la salud, como veremos más adelante, ya que puede tener efectos inmediatos y a largo plazo que pueden enfermar seriamente o incluso matar a quien consume este tipo de bebidas.

Efectos que causa el alcohol en el organismoEl alcohol es un tóxico, y como tal representa una amenaza para la salud. Cualquier sustancia, incluso la que aparentemente es más inocua, como el agua; es potencialmente tóxica si se da a dosis suficientes.

Es una cuestión de dosis. Claro que hay sustancias que a dosis mínimas, como el cianuro, son mortales. Con el alcohol ocurre que una dosis masiva, pero en un solo consumo, puede ser mortal.

En las mujeres es más tóxico y en los niños es especialmente peligroso ya que aún en dosis proporcionalmente bajas puede ser mortal. Esto implica que a un niño no se le debe dar alcohol ni aún en cantidad mínima.

La tolerancia a este tóxico, por lo tanto es muy variable. En la misma persona, puede ir cambiando en el tiempo. Una dosis que en un momento no resultaba tan problemática puede ser grave más adelante.
El consumo de pequeñas cantidades de algún tipo de bebidas alcohólicas, como el vino, puede ser hasta saludable. Pero el punto es que la cantidad debe ser limitada y no se trata de cualquier bebida alcohólica para cualquier persona. Hay quienes simplemente no deben beber alcohol nunca, ni en dosis pequeñas, por ejemplo si reciben alguna clase de medicación o si padecen a alguna enfermedad que se puede complicar.

Ver también:

Para analizar los efectos del alcohol en nuestro organismo debemos considerar dos situaciones muy diferentes: el consumo agudo (se refiere al consumo en un momento determinado, lo que se llama estado de ebriedad o borrachera) y el consumo crónico.

Intoxicación aguda por alcohol o borrachera

El alcohol se absorbe muy rápidamente en el propio estómago, por lo que sus efectos se notan con gran velocidad. Si se han ingeridos alimentos esa absorción es más lenta que si el estómago está vacío. Una vez que ingresa al torrente sanguíneo se distribuye con gran velocidad también, ya que tiene la capacidad de ingresar a las células con pocas dificultades. Veamos los efectos que esto produce:

1. Primera fase de euforia, alegría y desinhibición.

La persona se siente confiada y puede adoptar conductas muy impulsivas. Los niveles de glucosa en sangre bajan en forma drástica por lo que se puede sentir cierto mareo o debilidad. En los niños este descenso puede ser tan violento que lo puede matar aún en esta primera fase.

2. Segunda fase de incoordinación motora.

Se dificulta la marcha, por lo que se aumenta la base de sustentación caminando con las piernas separadas y con serias dificultades para no caerse (marcha ebriosa). La articulación de la palabra se ve afectada. La persona puede sentir que tiene más calor, pero en realidad se pierde temperatura. Este dato es clave: las hipotermias que se producen durante el estado de ebriedad pueden ser mortales. En climas fríos hay quienes consumen alcohol buscando esa sensación de aumento de temperatura, cuando en la realidad ocurre lo contrario.

3. Tercera fase de confusión mental.

La persona puede ponerse combativa, sentir ira o depresión. Las nauseas y los vómitos que se pueden presentar en cualquier momento de la intoxicación son casi constantes aquí. El dolor de cabeza también es muy frecuente.

4. Cuarta fase.

Aquí lo más notorio es el estado estuporoso (fase del coma), con un claro descenso del nivel de conciencia. La persona se encuentra somnolienta, habla en forma incoherente, el tono muscular es claramente bajo y se pierde el control de esfínteres. Aquí, al igual que en la fase anterior y la siguiente se puede producir uno de los eventos más serios: aspiración del vómito. Como el nivel de conciencia está muy afectado, fallan los mecanismos que protegen la vía aérea, por lo que el vómito, con todo su contenido ácido y corrosivo puede pasar directamente a los pulmones dando una seriedad al cuadro muy importante.

5. La quinta fase es la de shock, paro respiratorio y muerte.

Sin embargo destacamos que las complicaciones mortales se pueden dar en todas las fases, debido a caídas, accidentes de tránsito, aspiración de vómito, hipotermia, etc.

Consumo crónico de alcohol o alcoholismo

El consumo consuetudinario de alcohol produce efectos serios y graves. El primer punto de dificultad es que las variaciones individuales son enormes. A determinada edad los efectos son más graves, en las mujeres es peor, etc. No se puede predecir previamente quien va a desarrollar un alcoholismo con más facilidad que otra persona. Veamos los efectos del consumo crónico, pero siempre teniendo en cuenta ese aspecto fundamental:

1. Sistema nervioso.

Los neurotransmisores se afectan en su funcionamiento. Esto produce problemas de memoria, control de conducta, pensamientos alterados, problemas de concentración y de afectividad. Los problemas motrices se agravan porque a su vez, el sistema nervioso periférico puede sufrir sus efectos, dando una neuropatía alcohólica.

Esto produce pérdida de sensibilidad, dolores, parestesias, etc. Las alteraciones conductuales puede llevar a la pérdida de lazos afectivos, laborales, etc. La fragilidad vascular de los alcohólicos hace que en alguna de sus frecuentes caídas, se puedan producir un sangrado meníngeo, con las consecuencias que eso implica. En otras palabras: el alcohol es neurotóxico y se puede afectar todas las funciones, tanto centrales como periféricas.

2. Sistema cardiovascular.

El consumo constante puede llevar a la hipertensión arterial, con el daño posterior que eso implica para el corazón y los propios vasos. Por otra parte, el alcoholismo causa daños al corazón en sí mismo, pudiendo dar una miocardiopatía alcohólica, enfermedad irreversible que afecta la función de bomba del corazón.

3. En el aparato digestivo.

Aumento claro y severo de los sangrados digestivos, ya sea por úlceras gástricas o por várices esofágicas. Estos episodios cataclísmicos suelen ser mortales. Aumento del cáncer del aparato digestivo. Enfermedades serias e irreversibles del hígado, como la cirrosis hepática. Pancreatitis. Como vemos son todas enfermedades serias y mortales.

4. Aumento de la probabilidad de desarrollar una diabetes.

5. Daño renal.

6. Desnutrición.

7. Anemias y aumento de las infecciones por falla en la producción de defensas.

8. Aumento de abortos espontáneos, malformaciones fetales, retardo mental del niño y muerte fetal.

9. Disminución del deseos sexual e impotencia en el varón.

Síndrome de abstinencia

Cuando una persona alcohólica suspende el consumo pueden aparecer síntomas que pueden ser mortales en sí mismos. Un síntoma muy frecuente es el temblor distal de las manos. Cuando un alcohólico se despierta en la mañana suele tener ese temblor, que es debido a la abstinencia de las horas de sueño. En cuando consume alcohol, el temblor cesa. Este dato es importante para tener en cuenta que solo unas horas de no consumo pueden ser un problema serio.

Se puede dar una situación en los alcohólicos que es el delirium tremens.

Es el síndrome de abstinencia en su peor expresión, pero debemos saber que se puede desencadenar con muy poco tiempo de no consumo. Es un cuadro serio y grave que requiere tratamiento médico de urgencia.

Luego de una fase inicial de temblores, vómitos y somnolencia, pueden comenzar las alucinaciones, que suelen ser aterrorizantes para el paciente, que se muestra confuso y combativo. En una segunda fase se da todo lo anterior pero puden aparecer convulsiones. La tercera fase es realmente grave.

El paciente está muy inquieto y combativo, las alucinaciones son constantes, el paciente respira rápido, tiene taquicardia, esta diaforético (sudoroso), con temperatura elevada. El prácticamente el único síndrome de abstinencia que es mortal en sí mismo.

Todas estas fases pueden evolucionar con gran velocidad. Se ven con cierta frecuencia en pacientes que han sido operados, por lo que necesariamente llevan varias horas sin consumir.

El delirium tremens requiere tratamiento especializado con mucha vigilancia ya que la evolución puede ser especialmente veloz.

Como vemos el consumo abusivo de alcohol es un problema serio para la salud. Desarrollar tanto dependencia como complicaciones puede ser algo que ocurra con gran facilidad en algunas personas, algo que no se puede prever. Por todo esto, se recomienda siempre limitar el consumo a adultos sanos y ser muy limitados en el mismo.


Agrega un cometario