TOP 7 Enfermedades Causadas Por Bacterias Que Dan Miedo

Las bacterias son organismos fascinantes, imprescindibles para el funcionamiento de diversos ecosistemas. Están presentes a nuestro alrededor pero también dentro de nuestro organismo y la mayor parte de ellas no son dañinas. Muchas de estas bacterias tienen roles claves para nosotros, pues participan en procesos como la digestión de alimentos, la absorción de nutrientes y la producción de vitaminas.

Sin embargo, no todas las bacterias tienen efectos positivos en nuestro cuerpo, algunas de ellas pueden provocar enfermedades graves que terminan siendo mortales. Aquellas bacterias que nos producen enfermedades se conocen como bacterias patógenas y generan sustancias venenosas llamadas endotoxinas y exotoxinas, siendo las responsables de provocar efectos negativos en nuestro organismo. Los síntomas que producen pueden ser leves a graves, dependiendo del tipo de bacteria patógena y otras variables.

En este artículo te dejo 7 enfermedades de consecuencias severas que son ocasionadas por bacterias.

1.- Fascitis necrotizante

Es una infección que se propaga rápidamente por el tejido celular subcutáneo y los tejidos blandos y es causada por la bacteria Streptococcus pyogenes. Estas son bacterias en forma de cocos que típicamente colonizan áreas de la piel y la garganta. Además son bacterias carnívoras productoras de toxinas que dañan células del cuerpo, destruyendo específicamente glóbulos blancos y rojos.

En la fascitis necrotizante se da la destrucción del tejido muscular y adiposo, dando como resultado la muerte de la zona infectada. Si bien esta es la bacteria más común que causa dicha enfermedad, existen otras que también pueden provocar una fascitis necrotizante, dentro de las que se incluyen Echerichia coli, Staphylococcus aureus, Klebsiella y Clostridium.

Este tipo de infección implica un proceso agudo que suele producirse en una zona de traumatismo como heridas, quemaduras, abrasiones o picaduras de insectos. En algunos casos también puede presentarse en diabetes mellitus y alcoholismo.

La fascitis necrotizante normalmente no se propaga de persona a persona. Los individuos con sistemas inmunitarios que funcionan correctamente y que practican una buena higiene del cuidado de las heridas tienen un bajo riesgo de desarrollar la enfermedad.

2.- Infección con Staphylococcus aureus

Staphylococcus aureus es una bacteria considerada parte de la microbiota normal del ser humano, es decir, se encuentra presente en las personas naturalmente. Cuando las defensas de la piel bajan se puede producir una enfermedad que habitualmente causa serios y diversos problemas de salud. Este tipo de bacterias ha desarrollado resistencia a la meticilina por lo que es conocida como Staphylococcus aureus resistente a meticilina o SARM (MRSA por sus siglas en inglés), también presenta resistencia frente a la penicilina y otros antibióticos.

Esta bacteria puede provocar diversos procesos infecciosos que van de leves a severos. Se propaga a través del contacto físico e infecta heridas en la piel, especialmente aquellas que quedan después de un post operatorio cuando no se han seguido correctas técnicas de higiene. Las bacterias se adhieren a instrumentos médicos, por lo que si no son esterilizados adecuadamente pueden causar infección.

Este microorganismo también afecta los sistemas internos del cuerpo, produciendo infección con consecuencias que llegan a ser fatales si no se recibe un adecuado tratamiento. Algunos de los órganos y estructuras que resultan afectados son las articulaciones, los huesos, las válvulas del corazón y los pulmones.

3.- Meningitis

La meningitis es una infección que produce inflamación de meninges (tejido delgado que rodea el cerebro y la médula espinal). En la mayoría de los casos es provocada por un virus, sin embargo, en ocasiones se debe a una infección bacteriana, por hongos o por intoxicaciones.

La inflamación causada por bacterias es la condición más grave, produciendo daño cerebral e incluso la muerte. Las bacterias específicas que provocan la meningitis bacteriana varían según la edad de la persona infectada. Los microorganismos que generan meningitis bacteriana en adultos y adolescentes son Neisseria meningitidis y Streptococcus pneumoniae; en recién nacidos es producida frecuentemente por Streptococcus del grupo B y Listeria monocytogenes.

Cualquier persona puede presentar meningitis pero es más habitual en aquellas con sistemas inmunitarios debilitados, siendo una enfermedad que se agrava rápidamente. Sus síntomas incluyen dolor de cabeza severo, fiebre súbita, rigidez en el cuello, náuseas y/o vómitos. El tratamiento para esta enfermedad debe efectuarse inmediatamente e incluir la administración de antibióticos bajo supervisión médica.

4.- Neumonía

La neumonía es una patología respiratoria en la que hay infección de uno o dos pulmones, la cual es producida por bacterias, virus u hongos. Sin embargo, la enfermedad originada por bacterias es la más común. Una serie de bacterias pueden generar esta enfermedad, pero habitualmente es provocada por Streptococcus pneumoniae, un microorganismo que reside en las personas, pero sin ocasionar daño en individuos sanos. También puede causar infecciones de oído, de senos nasales y meningitis.

Si no se diagnostica a tiempo, la neumonía puede ser una enfermedad grave y en algunos casos mortal. Sin embargo, esta patología suele tratarse sin requerir de hospitalización cuando es debidamente detectada. Normalmente es precedida por un resfriado común e incluye síntomas como fiebre alta, tos con expectoración, frecuencia respiratoria aumentada y escalofríos. Generalmente el tratamiento consta de reposo, antibióticos orales, hidratación y cuidados en el hogar. Cuando los síntomas se mantienen o empeoran sí puede requerirse hospitalización.

5.- Tuberculosis

La tuberculosis es una infección causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis, que puede ser mortal si no se recibe el tratamiento adecuado y que se caracteriza por afectar principalmente a los pulmones, aunque también ataca otras partes del cuerpo, como el sistema linfático, el sistema nervioso central, el sistema circulatorio, el aparato genitourinario, el aparato digestivo, los huesos y la piel. Es una patología contagiosa, ya que se disemina por el aire al toser, hablar, estornudar o escupir.

En varios países se ha incrementado recientemente el número de casos de personas con tuberculosis debido al aumento de las infecciones por VIH, esta última enfermedad se caracteriza por debilitar el sistema inmunológico, haciendo a los pacientes más propensos a desarrollar la infección por Mycobacterium tuberculosis. En aquellos países donde existe malnutrición también se producen más casos de tuberculosis por la misma razón: sistemas inmunológicos disminuidos.

La tuberculosis se debe tratar en combinación con fármacos antituberculosos, siendo un tratamiento largo que puede durar de 6 a 12 meses, dependiendo de la severidad de la infección. Por otra parte, es importante considerar el aislamiento para evitar la propagación de esta enfermedad.

6.- Cólera

El cólera es una enfermedad intestinal infecciosa causada por la bacteria Vibrio cholerae, este microorganismo secreta una toxina en el intestino que produce una excesiva liberación de agua, provocando abundantes diarreas acuosas y con olor a pescado. A través de estas deposiciones líquidas de gran volumen se pierde una alta cantidad de potasio, sodio, bicarbonato y, en menor número, proteínas, generando una deshidratación severa.

Esta infección se contrae por medio de ingerir agua o alimentos que contengan la bacteria Vibrio cholerae. El cólera es una enfermedad común en países donde hay una carencia en el tratamiento del agua potable y/o de aguas residuales, deficiente saneamiento de alimentos, guerra, hambruna y hacinamiento.

El cólera puede variar de leve a severo e incluye los siguientes síntomas: diarreas acuosas, dolor abdominal, fiebre, calambres musculares, vómitos, decaimiento, pérdida de la memoria, aumento de la viscosidad sanguínea, infartos y deshidratación. El tratamiento principal es estabilizar el estado de deshidratación a través de sueros y la administración de antibióticos.

7.- Disentería

La disentería bacilar es una inflamación intestinal causada por bacterias del genero Shigella, la cual se caracteriza por presentar diarreas sanguinolentas con mocos, que de no ser tratada puede ser fatal.  Esta infección se contagia a través de la ingesta de agua y/o alimentos contaminados con esta bacteria, pero también se propaga por personas que no se lavan adecuadamente las manos luego de utilizar el baño.

Los síntomas de la disentería bacilar pueden variar de leves a graves, dentro de ellos destacan mialgias, cefalea, vómitos, dolor abdominal, diarrea acuosa con cólicos, sangrado anal, moco y fiebre. Al igual que el cólera, el tratamiento para la disentería se enfoca principalmente en tratar la deshidratación y en la administración de antibióticos.

Recurso Enfermedades


Agrega un cometario