8 Razones De La Menstruación Irregular O Retraso Menstrual

Se dice que nuestro periodo menstrual debe ser regular y llegar cada 28 días. Sin embargo, no todas las mujeres somos iguales y hay veces en que puede llegar cuando menos la esperabas o simplemente no llegar.

Pero ¿qué pasa cuando los periodos menstruales son irregulares o cesan de repente? ¿En qué casos se considera a anormal? ¿Cómo puedo tener ciclos menstruales más regulares? Muchas preguntas que te ayudaré a responder hoy.

Es importante que tomes en cuenta que los ciclos menstruales anormales pueden ser un problema difícil de solucionar;  ya que todo dependerá de las hormonas que son afectadas por diversos factores de tu cuerpo. En un aspecto más técnico, el hipotálamo, el cerebro, la glándula pituitaria, los ovarios, las glándulas suprarrenales y la glándula tiroides, ayudan mantener en equilibrio los niveles hormonales y, por ende, a tener una menstruación regular. No obstante, tú puedes contribuir a que tu cuerpo funcione correctamente a través de distintos hábitos que te mencionaré en este artículo.

¿Cuáles son los peligros de tener un periodo irregular o la falta de este?

En mujeres con ciclo menstrual regular, el funcionamiento adecuado del ovario libera un ovulo cada 25 a 28 días aproximadamente, aunque el tiempo puede variar de acuerdo a cada mujer. Inclusive, existen diferencias dependiendo de la etapa en la que te encuentres, ya sea la pubertad o la perimenopausia. Debes tener presente que lo normal es que tu periodo sea una vez al mes.

En algunos casos la menstruación es bastante irregular y, en otros, hay ausencia de la misma (conocida como amenorrea). Padecer amenorrea es una indicación de que algo no anda bien. Primero, te aclararé que hay dos tipos: la primaria, cuando una mujer joven aún no inicia su menstruación; la secundaria, cuando una mujer no tiene  su periodo durante tres meses o más.

Según investigadores de la División de Endocrinología de la Clínica Mayo: “La amenorrea puede ser una manifestación de una amplia gama de anomalías anatómicas y endocrinas. La amenorrea resulta en una disminución de la fertilidad. Cuando los niveles de estrógeno son bajos, hay cambios en el metabolismo de los minerales,  de la glucosa y las grasas, en conjunto con la amenorrea. Estos cambios metabólicos afectan la salud ósea y cardiovascular, aumentando el riesgo de osteoporosis y enfermedad coronaria”.

Tener un periodo regular sin dolor o con dolor moderado, es una buena indicación de que las hormonas están en equilibrio y que el sistema reproductivo está funcionando bien. Por el contrario, los periodos irregulares, la amenorrea y los síntomas premenstruales muy intensos, son un signo de que los niveles hormonales están desequilibrados.

De acuerdo a los resultados de diversos informes, las mujeres no consultan al médico cuando presentan periodos irregulares. Esto es un gran riesgo, teniendo en cuenta que los desordenes hormonales y las amenorreas, se relacionan con algunas condiciones graves como la osteoporosis, enfermedades del corazón, infertilidad y otras complicaciones.

¿Cómo funciona tu menstruación? La forma natural de tu cuerpo impide períodos irregulares

La anovulación es la incapacidad del ovario de liberar los huevos durante un periodo de tiempo, que por lo general es superior a tres meses. Uno de los principales signos de la anovulación es la irregularidad o ausencia de periodos menstruales. Para las mujeres no embarazadas en edad reproductiva (entre los 15 a 40 años), la anovulación es anormal y se cree que es la principal causa de infertilidad en el 30% de las mujeres.

Existe otra condición llamada oligomenorrea,  que son períodos irregulares, pero no totalmente ausentes; sino que existen más de 36 días entre los ciclos menstruales o menos de ocho ciclos por año.

El patrón de ovulación y la menstruación de una mujer están regulados por un ciclo de cambio en ciertas hormonas sexuales, especialmente el  estrógeno. Hay muchos tipos de estrógenos, de los cuales los tres principales son estradiol, estriol y estrona.

Te hablaré del estradiol, el cual se produce en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. Es considerado el estrógeno más potente de los tres y está relacionado fuertemente con la menstruación. Después de los 50 años, los ovarios reducen el nivel de producción de estrógeno, lo que conlleva a la menopausia. Pero también sucede que en mujeres de edad fértil, sus niveles de esta hormona pueden estar disminuidos produciendo periodos irregulares o amenorrea.

Se cree que lo niveles bajos de estrógeno se deben a problemas hereditarios, de estrés y otros motivos.

¿Cuáles son las causas más comunes de amenorrea o periodos irregulares?

Existen dos causas normales de amenorrea o menstruación irregular: estar embarazada o en etapa de menopausia. Pero aquí te nombraré otras causas que están relacionadas con tu vida diaria.

1.- Nivel elevado de estrés

Si estás bajo mucho estrés, tu cuerpo puede acumular energía a través de diversos mecanismos, como por ejemplo, la prevención de la ovulación. Un evento traumático puede hacer que las glándulas suprarrenales trabajen más de lo normal, lo que puede interrumpir la producción de estrógeno y otras hormonas reproductivas (amenorrea hipotalámica). Cuando no tienes los niveles adecuados de estrógeno, tu cuerpo no puede construir correctamente el revestimiento uterino y en consecuencia no se presentará tu periodo.

¿Cómo ocurre esto? Esencialmente porque tu cuerpo se asegura de que las emergencias tengan prioridad; ser fértil es importante, pero sigue siendo secundario a la supervivencia.  Un mecanismo de supervivencia es la producción de cortisol y adrenalina -ambas hormonas-, las cuales están relacionadas con la respuesta al estrés y que te ayudarán a alejarte de las amenazas; pero niveles sostenidos de estas hormonas pueden convertirse en un problema.

Si tu cuerpo está mucho tiempo bajo estrés, mala dieta, entrenamiento físico pesado o acontecimientos emocionales intensos, es probable que presentes amenorreas.

2.- Dieta deficiente

Una alimentación deficiente en nutrientes, antioxidantes, vitaminas, minerales y alimentos probióticos, puede alterar el correcto funcionamiento de las glándulas suprarrenales y la tiroides. Por ejemplo, una alta ingesta de azucares, grasas hidrogenadas, aditivos artificiales o pesticidas, genera problemas de tiroides y fatiga suprarrenal que pueden elevar los niveles de cortisol.

Un nivel elevado de cortisol impedirá el correcto funcionamiento de otras hormonas esenciales, en este caso, de tus hormonas sexuales. También puede producir la desmineralización de los huesos, piel menos saludable, degradación muscular y deterioro del tejido cerebral.

Si tienes periodos irregulares o ausencia de estos, asegúrate de ingerir la cantidad y la calidad adecuada de comida, es decir, alimentos con suficientes nutrientes, antioxidantes, vitaminas y minerales. Si tienes bajo peso o algún trastorno alimenticio, te recomiendo que consultes a un especialista para incorporar a tu dieta algún tipo de suplemento.

3.- Pérdida extrema de peso y bajo peso corporal

Cuando tu índice de masa corporal (IMC) es menor a 18.5, tu estado nutricional se clasifica como “bajo peso”, lo que trae un sinnúmero de consecuencias negativas para tu salud, entre ellas la ausencia de periodos menstruales o amenorreas. ¿Cómo se relacionan estos factores? Pues bien, la grasa corporal es fundamental para crear la suficiente cantidad de estrógenos; es de esperar, entonces, que en personas con un porcentaje bajo de grasa, condiciones graves como la anorexia y bulimia, tengan periodos ausentes.

Por supuesto, una alimentación inadecuada dará lugar a deficiencias nutricionales y a la reducción del porcentaje de grasa corporal, que traerá como consecuencia periodos irregulares y desmineralización ósea; entre otras consecuencias negativas para tu salud.

4.- Entrenamiento intenso

El ejercicio y la actividad física son muy importantes para la salud cardiovascular, la regulación del estado del ánimo, la conciliación del sueño, el mantenimiento del peso corporal, etc. y debe realizarse al menos tres veces por semana. No obstante, en el caso de mujeres deportistas de elite, que entrenan muchas horas, pueden presentar cambios en las glándulas suprarrenales, tiroides y pituitaria que traerán como consecuencia alteraciones en su menstruación. Por ejemplo, en mujeres que se preparan para un maratón, probablemente dejarán de recibir su periodo, debido a las alteraciones hormonales.

Al igual que otras hormonas del estrés, el cortisol se libera en respuesta a un estrés real o percibido, ya sea físico (como el ejercicio) o emocional. Un informe de la Universidad de Michigan concluyó que el atletismo y el ballet se encuentran entre las actividades más relacionadas con amenorreas. El 66% de las mujeres corredoras de larga distancia y bailarinas de ballet, experimentó amenorrea en algún momento. Además, sorpresivamente, las mujeres fisicoculturistas en el 81% de los casos también experimentaron amenorrea en alguna ocasión.

Debido al creciente interés de las mujeres jóvenes por el atletismo y su relación con los desequilibrios hormonales, cada vez se hace más importante abordar estos temas con profesionales especializados.

5.- Trastornos de la tiroides

Es difícil que hayas pensado que la causa de tus periodos irregulares se deba a un problema de la tiroides, pero lo cierto es que cuando esta glándula no funciona, se produce un desequilibrio hormonal. Según indican diversos informes, los trastornos tiroideos pueden ser una de las principales casusas de amenorrea o menstruaciones irregulares (aproximadamente un 15%). La glándula tiroides a menudo se llama ‘’glándula maestra’’,  ya que es un controlador fundamental del sistema endocrino, influyendo en tu metabolismo y tus hormonas sexuales.

Dentro de los trastornos de tiroides más comunes se encuentran el hipotiroidismo y el hipertiroidismo, los cuales producen cambios generalizados de hormonas de estrógeno y cortisol. Cuando demasiado cortisol circula por tu cuerpo, puede producirte resistencia hormonal total; esto significa que el cuerpo se vuelve insensible a estas hormonas y primero se deberá tratar esta condición para poder regularizar tus periodos.

6.- Detener la ingesta de píldoras anticonceptivas

Durante el control de la natalidad, algunas mujeres dejan de recibir su periodo de forma intencional durante 21 días, hasta que llega la semana de receso y se presenta la menstruación. El ciclo menstrual natural funciona de acuerdo a niveles ascendentes y descendentes de estrógeno y progesterona, pero el uso de pastillas anticonceptivas mantiene el estrógeno en niveles altos, lo que el cuerpo interpreta como embarazo y no deja llegar a la menstruación.

Este es un excelente método, no solo de natalidad, sino también para regularizar los periodos menstruales. Pero ¿qué sucede cuando se dejan de ingerir estas píldoras anticonceptivas? Es probable que en los primeros meses, presentes irregularidades en tu menstruación o ausencia de esta. De acuerdo a lo señalado por médicos, existe un periodo de ajuste dentro de algunos meses para que la menstruación vuelva a funcionar normalmente,  aunque algunas mujeres pueden experimentar periodos perdidos o irregulares, incluso años después.

Un informe publicado por el American Journal of Obstetrics and Gynecology, concluyó que alrededor del 29% de las mujeres experimentaban ausencia de periodos por más de tres meses luego de detener la ingesta de pastillas anticonceptivas. Te recomiendo que te asesores con un profesional si decides suspender el uso de las mismas.

7.- Desequilibrios o trastornos hormonales

Uno de los principales problemas que presentan algunas mujeres es el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), el cual altera el equilibrio hormonal y afecta negativamente la ovulación. Si presentas esta condición, tus niveles de hormonas sexuales se encontrarán alterados, incluyendo el estrógeno, la progesterona y la testosterona; derivando en un crecimiento anormal del vello corporal o facial, aumento de peso, problemas de azúcar en la sangre, acné y ciclos menstruales irregulares. Si es tu caso, te recomiendo que visites a un ginecólogo para que evalúe tus niveles hormonales, revise tus antecedentes personales y familiares, observe tus síntomas y examine los ovarios; para confirmar o descartar el Síndrome de Ovario Poliquístico.

Otro de los problemas hormonales que puedes presentar, es pasar por la ‘’menopausia prematura’’, es decir, antes de los 40 años. Algunos de sus síntomas son sofocación, sudoración nocturna, resequedad vaginal, periodos irregulares o amenorrea.

8.- Alergias y sensibilidades alimentarias

La sensibilidad al gluten o enfermedad célica, afecta los niveles hormonales. Esta enfermedad causa deficiencia de nutrientes debido al daño que se produce en las vellosidades intestinales. Sin embargo, también puede afectar a las glándulas suprarrenales, ya que las mantiene bajo un estrés constante, resultando en un desequilibrio de hormonas sexuales.

Recursos Para “8 Razones De La Menstruación Irregular O Retraso Menstrual”

Menstruación Y Ciclo Menstrual: Guía Completa

Cólicos Menstruales: Causas, Síntomas Y Medicamentos

¿Cómo equilibrar tus niveles hormonales y así tener menstruaciones regulares?

Existen muchos factores que pueden influir en tu menstruación: la dieta, el nivel de estrés emocional y físico, el ejercicio, el medio ambiente, alergias alimentarias, etc. pero por suerte muchos de ellos se pueden modificar.  Si bien, puede resultarte difícil saber si padeces de algún desequilibrio hormonal, te sugiero que permanezcas atenta a tu estilo de vida y a las señales que muestra tu cuerpo, para que tomes una decisión oportuna.

En primer lugar, si tienes periodos irregulares, visita a tu médico para que haga los exámenes correspondientes. Según un estudio del 2010 ‘’Evaluación y manejo de la amenorrea adolescente’’, los exámenes de laboratorio que se deben solicitar, incluyen niveles de hormona folículo estimulante (FSH), hormona luteinizante (LH), hormona estimulante de tiroides (TSH) y mediciones de prolactina. Además, tu médico te realizará una prueba de embarazo, un examen en los ovarios por signos de SOP o de menopausia temprana.

Los expertos recomiendan abordar tres estrategias para recuperar tu periodo o regularizarlo, a la vez que se mejora tu salud hormonal:

  • Dieta adecuada, estilo de vida saludable y reducir el estrés.
  • Utiliza remedios naturales bajo la supervisión de un profesional.
  • Consulta a tu médico para confirmar o descartar cualquier patología.

Los cambios en tu estilo de vida incluyen:

1.- Reduce tus niveles de estrés

No es fácil alejarse de lo que nos causa estrés, pero hay técnicas que te ayudarán a abordarlo mejor. Puedes hacer ejercicio, meditación, aromaterapia, masajes relajantes, acupuntura u otra medicina alternativa. Existen pocos estudios que relacionen la acupuntura y la amenorrea, pero algunos han concluido que es útil en mujeres con ciclos menstruales muy distantes entre sí.

También, puedes ingerir hierbas adaptogénicas, las cuales promueven un equilibrio hormonal y protegen a tu organismo de una gran variedad de enfermedades relacionadas con el estrés.

Considera reevaluar tu nivel de ejercicio competitivo intenso, reducir el consumo de suplementos estimulantes, exponerte a sustancias toxicas y mejorar la calidad del sueño. Recuerda que el descanso y el sueño son fundamentales para mantener tus hormonas equilibradas.

2.- Mejora tu dieta

Mantener una alimentación balanceada es clave para evitar deficiencia de nutrientes y así mantener tus niveles hormonales adecuados. Recuerda la importancia del consumo de grasas saludables, en las cantidades adecuadas, para que tu cuerpo pueda sintetizar las hormonas. Dentro de los alimentos con grasas saludables se encuentran los frutos secos, semillas, aguacate y pescados grasos.

Los probióticos también contribuyen a tu salud, ayudan a producir ciertas vitaminas que afectan los niveles hormonales, como la insulina. Algunos de los alimentos que contienen probióticos son el yogur, caldo de hueso, kéfir y kombucha.

3.- Reevalúa tu rutina de ejercicios

El ejercicio en exceso o la falta de este, pueden ser problemáticos para mantener los niveles de cortisol, produciendo estrés en el organismo. Si no eres una deportista de competición, considera disminuir la intensidad de tus ejercicios para regular tu menstruación. Si no estás entrenando para una competición, céntrate en realizar ejercicios para reducir el estrés, quemar calorías y bajar de peso. Puedes caminar, bailar, andar en bicicleta, correr o realizar yoga; todos estos ejercicios son buenos para tonificar tu cuerpo y mantenerlo saludable. Realizar de treinta a sesenta minutos de ejercicio diario es muy beneficioso, pero no tener suficiente descanso puede producir irregularidades en tu periodo.

4.- Evita las toxinas ambientales

Puedes eliminar las toxinas de tu cuerpo evitando la aplicación de productos que contengan parabenos, propilenglicol y sulfato de sodio. Estos compuestos pueden ocasionar una alteración en tus niveles de estrógeno, problemas en la tiroides y glándulas suprarrenales. Revisa cuidadosamente los productos dermocosméticos o de cuidado personal y evita su uso en exceso.

Está claro que muchos factores pueden influir en tu menstruación. Sin embargo, cambiar algunos de ellos está en tus manos. Te aconsejo que busques ayuda profesional, a la vez que complementas con la información que aquí te he entregado.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here