Osteoporosis: Qué Es, Significado, Causas, Síntomas, Tratamiento Y Prevención

guia-completa-de-la-osteoporosis

La osteoporosis es uno de los trastornos metabólicos del hueso más frecuentes en los Estados Unidos y un trastorno en aumento en América Latina.

Se estima que más del 50 % de las personas mayores de 50 años en Estados Unidos tienen osteoporosis o baja densidad ósea y en las proyecciones hacia 2050 para América Latina se estima que el número de fracturas de cadera tanto en hombres como mujeres entre 50 y 64 años aumente en 400 % (1).

La osteoporosis produce problemas físicos, psicosociales y económicos de largo plazo. Si bien sabemos que la osteoporosis afecta a las personas mayores, la enfermedad generalmente empieza a progresar en medianas edades, por lo que es importante cuidar  de tus huesos desde edades muy tempranas para mantener los huesos sanos y fuertes en las etapas tardías de la vida.

La masa ósea (densidad ósea) disminuye después de los 35 años y la pérdida de hueso ocurre rápidamente en las mujeres después de la menopausia además de que estudios han establecido que la depresión en mujeres posmenopáusicas está asociada a la baja densidad ósea (2).

La verdad sobre la osteoporosis

  • La osteoporosis es una enfermedad en la que los huesos se vuelven frágiles y esto aumenta la susceptibilidad a las fracturas.
  • La densidad ósea (masa ósea) disminuye después de los 35 años de edad, y la pérdida de hueso ocurre más rápidamente en las mujeres después de la menopausia.
  • De acuerdo con la Fundación Nacional de Osteoporosis, aproximadamente 10 millones de estadounidenses tienen osteoporosis y 44 millones de personas presentan disminución en la densidad de los huesos. (3)
  • En EE. UU más de 2 millones de fracturas son atribuidas a la osteoporosis por año, con más de 430.000 admisiones hospitalarias, 2,5 millones de consultas médicas y 180.000 admisiones por cuidados de enfermería en casa.
  • Existen factores de riesgo para la osteoporosis que incluyen la genética, falta de ejercicio, falta de calcio y vitamina D, historia personal de fracturas en la edad adulta, tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, historia clínica de artritis reumatoide, bajo peso corporal e historia familiar de osteoporosis.
  • Los pacientes con osteoporosis no presentan síntomas hasta que se producen fracturas óseas.
  • El número de fracturas osteoporóticas aumenta con la edad. Típicamente, las fracturas de muñeca ocurren al inicio en personas entre los 50-59 años de edad.
  • Las mujeres tienen más riesgo de osteoporosis que los hombres. La mitad de las mujeres postmenopáusicas tendrán fracturas relacionadas con la osteoporosis en algún momento de su vida.
  • Solo el 50% de todas las mujeres y un 21% de los hombres mayores de 50 años experimentará fracturas a lo largo de su vida, producto de la osteoporosis.
  • La osteoporosis senil es más frecuente en personas mayores de 70 años. 

¿Qué es la osteoporosis y qúe significa?

hueso-con-osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una disminución en la densidad y resistencia de los huesos que resulta en huesos frágiles. Esta patología conduce a la formación de poros en los huesos, y se crea una apariencia esponjosa que produce debilitamiento y compresión del hueso, lo que conduce a las fracturas. Muy frecuentemente, estas fracturas se producen en la cadera, las muñecas y la columna vertebral.

Por otro lado, la osteopenia es una enfermedad muy relacionada con la osteoporosis; representa, al igual que la osteoporosis, algún grado de pérdida del hueso (pérdida mineral), que se mide como densidad mineral. En esta condición el hueso es ligeramente menos denso que un hueso normal, pero no llega al grado de la osteoporosis.

¿Por qué es un problema de salud pública?

La osteoporosis ha sido llamada “enfermedad silenciosa” porque inicialmente la pérdida de hueso ocurre sin síntomas.

Las personas pueden no saber que tienen osteoporosis hasta que ocurren “accidentes” en los que los huesos se vuelven tan débiles que cualquier tensión, golpe, movimiento o caída producen una fractura de cadera o colapso de las vértebras. Este problema ha ido progresando en el tiempo y en Estados Unidos más de 10 millones de personas sufren de osteoporosis.

De esta población el 80% son mujeres y el resto está en riesgo de desarrollar la enfermedad debido a una baja densidad ósea. Esto hace que la osteoporosis sea un problema de salud pública debido a que la enfermedad contribuye a un 1,5 millones de fracturas, incluyendo 350.000 fracturas de cadera al año.

Asimismo, la Fundación Nacional de Osteoporosis estima que los costos de atención médica para este tipo de lesiones es de aproximadamente $19 mil millones de dólares y expertos estiman que para 2025 la osteoporosis será responsable de 3 millones de fracturas y $ 25 mil millones de dólares en costos.

Fortalecimiento de los huesos

  • El esqueleto óseo es un órgano extraordinario que tiene las funciones de sostén, movilidad y protección del cuerpo. Además, tiene una función de reserva, ya que almacena minerales que son esenciales en algunos procesos corporales.
  • Durante la infancia y la adolescencia los huesos son esculpidos por un proceso de remodelado óseo, que permite la formación de hueso en sitios nuevos y la eliminación o remoción de hueso viejo en otros sitios. Básicamente, este remodelado consiste en remover y sustituir hueso viejo por uno nuevo. Este proceso ocurre durante toda la vida y se hace dominante a partir de los 20 años, justo cuando los huesos alcanzan su densidad máxima. De allí en adelante el remodelado va ocurriendo cada 10 años.
  • Tanto los genes como el estilo vida contribuyen a la salud de tus huesos. Algunos elementos del hueso son determinados por los genes y errores en la señalización de estos genes pueden resultar en deformidades al nacer.
  • El crecimiento del esqueleto es una respuesta a fuerzas mecánicas y su función como almacenador de minerales es dependiente del funcionamiento adecuado de las hormonas circulantes que responden a cambios en las concentraciones de fósforo y calcio en la sangre. Estas hormonas son las que regulan el remodelado óseo.
  • Muchos factores pueden interferir en el crecimiento de los huesos. Las anomalías genéticas pueden producir debilitamiento del hueso, huesos finos o huesos muy densos; mientras que las deficiencias nutricionales pueden resultar en huesos débiles y con muy pocos minerales.

¿Qué determina nuestra resistencia ósea?

La densidad ósea (masa ósea) está determinada por la cantidad de hueso presente en la estructura ósea.  En general, a mayor densidad ósea, mayor resistencia tienen tus huesos. Sabiendo esto, la densidad ósea va a depender de  factores genéticos y ambientales que interactúan entre sí, favoreciendo o no el crecimiento óseo.

Aunque la densidad ósea alcanza su máximo alrededor de los 25 años y luego se mantiene hasta por 10 años más.

Posteriormente, tanto hombres como mujeres a partir de los 35 años de edad, empiezan a experimentar una pérdida del 0,3-0,5% de su densidad ósea al año, como parte natural del proceso de envejecimiento.

En las mujeres, uno de los factores determinantes en el mantenimiento de la densidad ósea es los niveles de estrógeno, que al disminuir durante la menopausia aceleran la pérdida ósea. De hecho, entre los primeros 5 a 10 años de la menopausia las mujeres pueden experimentar una pérdida del 2% al 4% de la masa ósea por año.

Esto puede resultar en pérdidas de hasta el 30% de la masa ósea durante este período y esto las condiciona para sufrir un tipo de osteoporosis llamada osteoporosis postmenopáusica.

Factores de riesgo

Existen ciertos factores modificables y no modificables que condicionan la aparición de la osteoporosis. Entre ellos están los siguientes:

Factores que no pueden modificarse

  • El sexo: Tus probabilidades de desarrollar osteoporosis son altas si eres mujer. ¿Por qué? Las mujeres tienen menos tejido óseo y tienden a perderlo más rápidamente que los hombres debido a los cambios hormonales, especialmente cuando los niveles de estrógeno disminuyen después de la menopausia.
  • La edad: A mayor edad, mayor riesgo de osteoporosis, ya que los huesos se vuelven naturalmente menos densos y más débiles a medida que envejecemos. Sin embargo, este factor es modificable en países como Asia y África donde las personas siguen una dieta tradicional y un estilo de vida saludable.
  • Tamaño y constitución corporal: Si eres una mujer pequeña y muy delgada tienes mayor riesgo de sufrir osteoporosis. Las mujeres que ocupan menos del 25% del peso corporal en relación a la población general, tienen un riesgo incrementado de sufrir fracturas.
  • Etnia: En Estados Unidos, las mujeres caucásicas y asiáticas están estadísticamente en el rango de riesgo más alto, mientras que las mujeres afroamericanas y latinoamericanas tienen un bajo, pero significativo riesgo de padecer osteoporosis.
  • Historia familiar de osteoporosis: Por ejemplo, tener una madre con una fractura de cadera duplica el riesgo de sufrir fractura de cadera. ¿Cuál es la razón de esto? Se ha descubierto cierta predisposición genética a las fracturas. De hecho, aquéllas personas cuyos padres hayan tenido historia de fracturas, parecen tener una masa ósea reducida y esto incrementa su riesgo a sufrir fracturas en el futuro. Esto también incluye las fracturas producidas por pequeños traumatismos que pudieran haber ocurrido después de la menopausia.
  • Antecedentes personales de fracturas en la edad adulta.

 

Factores que pueden modificarse

  • Dieta: Una dieta baja en calcio y en vitamina D aumenta el riesgo de osteoporosis. Cuando la vitamina D es deficiente, el cuerpo no puede absorber las cantidades adecuadas de calcio proveniente de la dieta y así prevenir la osteoporosis. La deficiencia de vitamina D puede ser resultado de la falta de absorción intestinal de la vitamina, tal como se produce en la enfermedad celíaca y la cirrosis biliar primaria.
  • Estilos de vida poco sanos: Como el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo, ambos factores que pueden modificarse. También se ha atribuido la osteoporosis a una falta de ejercicio físico.

Condiciones médicas

  • El exceso de hormonas producidas por enfermedades como el hipertiroidismo (exceso de hormonas tiroideas), y el hiperparatiroidismo (exceso de la hormona paratiroidea, encargada de regular los niveles de calcio en la sangre). En el hiperparatiroidismo no tratado, la hormona paratiroidea excesiva causa un exceso de calcio para ser retirado del hueso, que puede resultar en osteoporosis.
  • Deficiencia de vitamina D.
  • Deficiencia hormonal, como bajos niveles de estrógeno en mujeres después de la menopausia. En hombres, bajos niveles de testosterona (hipogonadismo) se asocian a la aparición de osteoporosis.
  • Deficiencia de algunas hormonas hipofisarias como la prolactina, causada por tumores o inactividad de la glándula hipófisis.
  • La mala absorción gastrointestinal, es decir, cuando los nutrientes no se absorben adecuadamente por el sistema digestivo, como por ejemplo en la enfermedad celíaca.
  • La presencia de desórdenes alimenticios como la anorexia y la bulimia.
  • Amenorrea (pérdida de la menstruación) en mujeres jóvenes, se asocia con niveles bajos de estrógeno y con osteoporosis. La amenorrea también puede ocurrir en mujeres que se someten a la práctica de ejercicio muy vigoroso y en mujeres con muy poca grasa corporal (por ejemplo, las mujeres con anorexia nerviosa).
  • La quimioterapia, ya que puede provocar una menopausia temprana debido a sus efectos tóxicos sobre los ovarios.
  • La inflamación crónica, debido a enfermedades crónicas tales como la artritis reumatoide o enfermedades del hígado.
  • Inmovilidad, como después de un accidente cerebrovascular, o de cualquier condición que interfiera con la marcha o con caminar.
  • Ciertos medicamentos pueden causar osteoporosis. Estos incluyen el uso a largo plazo de la heparina (un anticoagulante), medicamentos anticonvulsivantes como fenitoína (Dilantin) y fenobarbital, y el uso a largo plazo de corticosteroides orales (como la prednisona).
  • Trastornos hereditarios del tejido conectivo, incluyendo la osteogénesis imperfecta, síndrome de Marfan, síndrome de Ehlers-Danlos, homocistinuria, y el síndrome de la osteoporosis-pseudoglioma.

¿Cuáles son las causas de la osteoporosis?

La osteoporosis se divide de acuerdo a la causa y localización. Inicialmente, la osteoporosis se clasificaba en localizada y generalizada; sin embargo, actualmente se clasifica como primaria y secundaria, de acuerdo con la causa.

1. Osteoporosis primaria:

Aquella donde la causa no es conocida. Dentro de este grupo incluimos las siguientes:

Osteoporosis Juvenil

  • Usualmente ocurre en niños y adultos jóvenes de ambos sexos.
  • La función gonadal es normal.
  • Edad de aparición: 8 a 14 años.
  • Característica más resaltante: Dolor óseo de aparición abrupta o fractura seguida de trauma.

Osteoporosis Idiopática

Osteoporosis Postmenopáusica (Tipo I)

  • Ocurre en mujeres con deficiencia estrogénica.
  • Caracterizada por una fase acelerada de pérdida ósea.
  • Fracturas distales del antebrazo y de los cuerpos vertebrales son comunes.

Osteoporosis senil relacionada con la edad (Tipo II)

  • Ocurre en hombres y mujeres con disminución de la masa ósea debido al envejecimiento.
  • Representa una pérdida de masa ósea relacionada a la edad.
  • Son frecuentes las fracturas de muñeca, vértebras y cadera.

2. Osteoporosis secundaria:

Esta ocurre como consecuencia de alguna enfermedad, deficiencia hormonal o medicamentos. La mayoría de las mujeres postmenopáusicas con osteoporosis tienen una causa que les produce la pérdida mineral, y por lo tanto osteoporosis.

Causas

  • Genéticas / Congénitas:

Hipercalciuria renal, una de las causas más importantes de osteoporosis y que puede ser tratada con diuréticos tiazídicos.

-Fibrosis Quística

-Enfermedad de Gaucher

-Osteogénesis Imperfecta

-Hemocromatosis

-Porfiria

-Hipogonadismo

  • Estado hipogonadal:

-Insensibilidad androgénica

-Anorexia nerviosa/ Bulimia nerviosa

-Hiperprolactinemia

-Panhipopituitarismo

  • Desórdenes endocrinos

-Diabetes Mellitus

-Síndrome de Cushing

-Hipertiroidismo

-Embarazo

-Acromegalia

-Insuficiencia Adrenal

  • Deficiencia nutricional

-Deficiencia de calcio, magnesio, proteínas, vitamina D.

-Gastrectomía

-Malabsorción

-Malnutrición

-Cirrosis biliar primaria

¿Cuáles son los signos y síntomas de la osteoporosis?

hombre-con-dolor-de-espalda

Típicamente la osteoporosis no produce síntomas aparentes en sus estadios iniciales. Los pacientes pueden no saber que tienen osteoporosis hasta que sufren fracturas, y esto ocurre cuando los huesos se empiezan a debilitar debido a la pérdida mineral ósea. Algunos de los síntomas que puedes experimentar son los siguientes:

  • Dolor lumbar, ocasionado por fracturas o colapso de las vértebras.
  • Pérdida de la estatura con el tiempo.
  • Postura encorvada.
  • Fracturas óseas que ocurren con frecuencia y muy fácilmente.

Fracturas y la osteoporosis

Te preguntarás ¿cuán grave es que esto ocurra? Ciertamente la osteoporosis resulta un factor de riesgo importantísimo para el desarrollo de cualquier fractura. Sin embargo, existen de fracturas a fracturas, y unas son más graves que otras. Por ello, es importante saber distinguirlas.

  • Las fracturas de la columna vertebral se producen por compresión de las vertebras  y por debilitamiento del hueso. Las vértebras se derrumban, incluso como resultado de lesiones menores relacionadas con caídas, flexión, torsión e incluso estornudos. Como los huesos de la columna vertebral pierden su mineralización y resistencia, se colapsan y provocan una apariencia encorvada.
  • Las fracturas producidas por tensión, se producen en los huesos debido a las lesiones repetitivas, por lo general con un trauma mínimo. Los pacientes con osteoporosis son más propensos a las fracturas por tensión debido a la debilidad de sus huesos.
  • Las fracturas de cadera son una de las complicaciones más temidas de la osteoporosis, debido a que una simple caída puede producir una fractura grave, y como consecuencia del debilitamiento del hueso, las fracturas  de este tipo pueden tardar en sanar.

¿Qué pruebas utilizan los profesionales de la salud para diagnosticar la osteoporosis y por que debes de hacertela?

mujer-mayor-atendida-por-enfermera

 

Una radiografía de rutina puede revelar osteoporosis porque los huesos aparecen mucho más delgados y ligeros que los huesos normales. Por esta razón, el tiempo de la osteoporosis es visible en la radiografía e incluso puede mostrarnos si hay una pérdida ósea significativa. Desafortunadamente, en el momento en que los rayos X detectan la osteoporosis, ya se ha perdido al menos un 30% de la médula. Además, los rayos X no son indicadores precisos de la densidad ósea. Por lo tanto, la aparición del hueso en los rayos X a menudo se ve afectada por variaciones en el grado de exposición de la película de rayos X.

Tanto la Fundación Nacional de Osteoporosis como la Asociación Médica Estadounidense y otras organizaciones principales recomiendan realizarse una densitometría ósea (también conocida como absorciometría de rayos X de energía dual o DEXA), la cual utiliza una pequeña dosis de radiaciones ionizantes para producir imágenes desde el interior del cuerpo, usualmente de áreas como la columna vertebral y la cadera, tanto para medir la pérdida ósea como para diagnosticar la osteoporosis y así poder orientar al paciente sobre el riesgo de fracturas en el futuro. Además, la absorciometría de rayos X de energía dual puede utilizarse como prueba de detección de osteopenia (pérdida ósea que precede a la osteoporosis). Esta prueba es mucho más precisa que una placa de rayos X.

Es una prueba sencilla que tan solo toma  5 a 15 minutos y tiene la ventaja de que expone a los pacientes a muy poca radiación (menos de una décima a la centésima parte de la cantidad utilizada en una radiografía de tórax estándar), y es una prueba muy precisa.

La densidad ósea del paciente se compara con la densidad media de hueso de adultos jóvenes del mismo sexo y raza. Esta puntuación se llama la “T score”, y expresa la densidad ósea en términos del número de desviaciones estándar (DE) por debajo de la masa ósea pico en adultos jóvenes. La osteoporosis se define como una puntuación T de la densidad ósea de -2,5 o menos. A su vez, la osteopenia se define como una puntuación T de densidad ósea entre -1 y -2,5.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que si bien la osteopenia es considerada por un menor grado de pérdida ósea que la osteoporosis, no obstante puede ser motivo de preocupación cuando se asocia con otros factores de riesgo (como el tabaquismo, el uso de esteroides, de cortisona, la artritis reumatoide, la historia familiar de osteoporosis, etc.), que pueden aumentar las probabilidades de desarrollar fracturas vertebrales o de cadera. En este caso, la osteopenia puede requerir medicación como parte del programa de tratamiento.

¿Qué resultados arroja la densitometría?

Hay 2 formas de dar los resultados de la densitometría:

La Puntuación T: Esta puntuación compara la densidad ósea con la de un adulto joven con su masa ósea ideal. Si la puntuación es -1 significa que es normal. Si tiene entre -1 y -2.5 significa masa ósea en niveles bajos (osteopoenia). Si tiene una puntuación menor -2,5 significa que tiene osteoporosis. Esta puntuación se usa para conocer la probabilidad del riesgo de una fractura.

Puntuación Z: Esta puntuación compara entre otras personas del mismo grupo etario, género y tamaño. Si es muy alta o baja la puntuación se ocuparan realizar más examenes. Pequeños cambios usualmente no significan un problema mayor.

¿En quiénes se recomienda realizar la densitometría ósea?

hueso-con-osteoporosis-conslulta

  • Todas las mujeres posmenopáusicas por debajo de los 65 años con factores de riesgo para la osteoporosis y que no toman estrógenos.
  • Todas las mujeres mayores de 65 años.
  • Las mujeres posmenopáusicas con fracturas, aunque esto no es obligatorio porque el tratamiento se puede iniciar independientemente de la densidad ósea.
  • Las mujeres con cualquier condición médica asociadas a la osteoporosis (hipertiroidismo, hiperparatiroidismo).
  • Las mujeres cuya decisión de iniciar el tratamiento para la osteoporosis podría ser ayudado por pruebas de densidad ósea para determinar la presencia o ausencia de la osteoporosis o la osteopenia.
  • Toda mujer con una historia materna de fractura de cadera.
  • Aquellos que utilizan medicamentos que producen pérdida mineral ósea.

¿Qué tipo de especialistas tratan la osteoporosis?

Los médicos que tratan la osteoporosis incluyen médicos generales, médicos internistas, así como ginecólogos, endocrinólogos, reumatólogos y, con fracturas de huesos, los cirujanos traumatólogos. Cualquier especialista tiene la capacidad para diagnosticar y tratar la osteoporosis.

¿Cómo se trata la osteoporosis? ¿Hay maneras de prevenirla?

Cuando hablamos de tratar la osteoporosis lo más importante es prevenir las fracturas óseas, ya sea reduciendo la pérdida mineral ósea, o aumentando la densidad ósea y la fuerza muscular. Aunque la detección precoz y el tratamiento oportuno de la osteoporosis pueden reducir sustancialmente el riesgo de fracturas en el futuro, ninguno de los tratamientos disponibles para la osteoporosis produce una curación completa. Realmente es muy difícil reconstruir el hueso completo una vez que la osteoporosis empieza a evolucionar y a producir su debilitamiento. La  prevención es tan importante como el tratamiento.  A continuación te presentamos una lista de medidas que debes seguir para tratar y prevenir la osteoporosis.

  • Haz cambios en tu estilo de vida: ¿Sabías que realizando pequeños cambios en tu vida como abandonar el cigarrillo, disminuir la ingesta de alcohol, ejercitarte regularmente y consumir una dieta balanceada con niveles adecuados de calcio y vitamina D previenes la osteoporosis? Muchas personas que sufren de osteoporosis desconocen los beneficios de seguir estas premisas. Entonces, ¿cómo ocurre esto?, ¿qué beneficios aporta el ejercicio, por ejemplo? Pues bien, es importante aclarar que aunque el ejercicio físico no tiene ningún efecto sobre el aumento de la densidad ósea, sí puede prevenir las fracturas. Los beneficios del ejercicio en la osteoporosis tienen que ver principalmente con la disminución del riesgo de caídas, probablemente porque mejora el equilibrio y/o aumenta la fuerza muscular. Por ello, es importante que realices ejercicios con pesas y hagas caminatas regularmente, siempre con la guía de profesionales, ya que podría ser contraproducente realizar ejercicio excesivo. Con esto en mente:

¿Qué debes evitar al momento de ejercitarte?

  • Es importante evitar ejercicios que pueden dañar los huesos ya debilitados. En pacientes mayores de 40 años y con comorbilidades (diabetes, obesidad, hipertensión arterial, etc.), el ejercicio debe ser prescrito y supervisado por el médico tratante.
  • Los niveles extremos de ejercicio (como correr en maratones) pueden no ser saludables para tus huesos. De hecho, las carreras de maratón realizadas por mujeres jóvenes además de producir pérdida de peso y pérdida de los períodos menstruales, también promueve la aparición de osteoporosis.
  • Lo más recomendable es empezar con ejercicios de baja intensidad. Dentro de los más beneficiosos están los ejercicios aeróbicos como la natación, caminar, montar bicicleta y por supuesto realizar ejercicios de fuerza de acuerdo con tu condición física o limitaciones.

¿Qué vínculo existe entre el cigarrillo y la osteoporosis?

  • Se ha demostrado que fumar un paquete de cigarrillos al día y durante toda la edad adulta produce una pérdida ósea del 5% al 10% (4).
  • El cigarrillo disminuye los niveles de estrógeno y puede producir pérdida ósea en las mujeres antes de la menopausia.
  • Fumar cigarrillos también puede conducir a una menopausia precoz.
  • En las mujeres postmenopáusicas, fumar está asociado con un mayor riesgo de osteoporosis.
  • Existen controversias en cuanto al consumo de alcohol y la cafeína como factores de riesgo para el desarrollo de osteoporosis. Ciertamente, sus efectos no son tan grandes como otros factores, sin embargo, es recomendable moderar el consumo de alcohol y cafeína.

¿Dieta y osteoporosis? ¿Qué alimentos evitar?

alimentos-ricos-en-calcio

La dieta juega un papel fundamental en el tratamiento de la osteoporosis. Una alimentación adecuada puede ayudarte a prevenir la osteoporosis o retardar su aparición. Una dieta rica en calcio y vitamina D favorece la absorción de este mineral en los huesos y previene la pérdida del mismo.

  • Consume alimentos ricos en calcio como almendras, higos secos, sésamo, cítricos, zanahorias, apio, alcachofas, brócoli y cebollas.
  • Las frutas más recomendadas son las cítricas, ya que contienen una enorme cantidad de vitamina C. Entre los cítricos tenemos mandarina, limón, naranja, pomelo, kiwi, fresas, papaya, y moras.
  • Un consumo adecuado de proteínas previene la descalcificación de los huesos ya que asegura un correcto aporte de aminoácidos, a la vez que garantiza el correcto funcionamiento del sistema musculo-esquelético.

El calcio es clave para la salud de tus huesos, por eso nunca debe faltar en tu alimentación, pero hay algunos alimentos que por sus nutrientes actúan como verdaderos ladrones de este mineral. Los siguientes son los que debes evitar:

  • Oxalatos y fitatos: Ambos tienen la capacidad de limitar la absorción del calcio. Los fitatos puedes encontrarlos en las cáscaras de los cereales integrales y los oxalatos en alimentos como acelga, espinaca y tomates. Lo más recomendable es combinar estos alimentos con lácteos.
  • Fósforo: En exceso impide la absorción del calcio. Este mineral abunda en productos procesados y refresco. Evita consumirlos en exceso.
  • Sal: Un exceso de sal produce pérdidas de calcio a través de la orina. Opta por condimentos naturales como hierbas y especias.
  • Fibra: Un exceso de la misma puede reducir la absorción del calcio. Lo más aconsejable es que tomes 25 g de fibra al día.
  • Para las personas que tienen alguna enfermedad celíaca, es esencial evitar alimentos con gluten como el trigo, la cebada y el centeno.

¿Qué medidas preventivas existen en pacientes ancianos con fracturas de cadera?

dolor-cadera

  • Las personas mayores con osteoporosis pueden disminuir su riesgo de fractura de cadera centrándose en un buen mantenimiento de la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio con los programas de ejercicio recomendados por su médico.
  • El uso de alfombras pequeñas y tener animales en los espacios más transitados de la casa deben evitarse o minimizarse.
  • Una buena iluminación es esencial para caminar seguro al baño, tanto de día como de noche.
  • Además, para aquellas personas de edad avanzada que usan bastones para caminar, es esencial que se revisen regularmente las puntas de goma del bastón para detectar cualquier signo de desgaste y evitar accidentes.

Tratamiento de la osteoporosis ¿Bueno o malo?

Si actualmente estás recibiendo tratamiento contra la osteoporosis, estás en el camino correcto. Siguiendo las recomendaciones de tu médico tratante muy probablemente mejorará tanto tu calidad de vida como la salud de tus huesos.

Seguramente tienes preguntas o dudas respecto al tratamiento que recibes.  Si es así, existe una gran variedad de medicamentos que te ayudarán a detener la pérdida de masa ósea e incrementar la resistencia de tus huesos. Tal vez las siguientes sean algunas de tus inquietudes y a cada una daremos la respuesta que necesitas.  Entre ellas:

  • ¿La medicación que estoy recibiendo es la mejor para mí?
  • ¿Por cuánto tiempo debo tomarla?
  • ¿Por qué razón el médico me recomienda tomar una pastilla semanal si mi vecino o amigo toma una pastilla al mes?

¿Qué medicamentos son comúnmente utilizados en el tratamiento de la osteoporosis?

-Los bifosfonatos son los fármacos antirresortivos de primera línea en el tratamiento de la osteoporosis. Además, disminuyen en un 70% el riesgo de fracturas. Entre ellos los siguientes:

  • Alendronato (Fosamax)
  • Risedronato (Actonel)
  • Ibandronato (Boniva)
  • Zolendronato (Ácido zolendrónico)
  • Calcitonina (Calcimar)

-Las hormonas como los estrógenos, y otros medicamentos aprobados para la prevención y tratamiento de la osteoporosis como el raloxifeno (Evista), juegan un rol importante en el tratamiento. Sin embargo, actualmente pocas mujeres utilizan reemplazo hormonal estrogénico debido al riesgo de producir ataques al corazón y cáncer. A pesar de esto, muchas mujeres que experimentan síntomas de la menopausia toman en consideración el uso de hormonas, e incluso el uso de Evista para la prevención del cáncer de mama.

-Moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (SERM): Estos medicamentos funcionan como estrógenos y son el tamoxifeno y el raloxifeno (Evista).

-Existe un nuevo medicamento llamado Denosumab (Prolia) que ha demostrado reducir el riesgo de fracturas osteoporóticas tanto en hombres como en mujeres.

-Sustancias anabolizantes como la teriparatida (Forteo) son medicamentos reservados específicamente para hombres y mujeres posmenopáusicas que tienen una densidad ósea muy baja y que han tenido fracturas, o cuya osteoporosis se atribuye al consumo de esteroides. Este medicamento es el único con potencial en la reconstrucción del hueso y que actualmente revierte los efectos de la osteoporosis.

¿Cómo funcionan éstos medicamentos?

Estos medicamentos disminuyen la pérdida ósea al inhibir la función de los osteoclastos (células que degradan y reabsorben el hueso). Progresivamente sus efectos previenen que ocurran fracturas.

¿Cómo saber si estás tomando el medicamento adecuado?

Los bifosfonatos tienen más similitudes que diferencias entre sí. De hecho, algunos estudios muestran diferencias en potencia y efectividad en el mantenimiento de la densidad ósea, pero todos son igualmente efectivos contra la osteoporosis, y todos reducen el riesgo de fracturas.

Generalmente, la elección de uno u otro medicamento se hace en base a la preferencia, adhesión al tratamiento, y costo de los medicamentos. Tu médico tratante seguramente te recomendará una dosis mensual si ve que es mejor tolerada. Si por el contrario olvidas constantemente tomar el tratamiento, entonces es  mejor que tomes el medicamento una vez por semana.

¿Por cuánto tiempo puedo tomar el medicamento?

El tratamiento con bifosfonatos durante tres o cinco años es seguro y efectivo. Muchos estudios científicos demuestran la seguridad y efectividad de los bifosfonatos en fracturas de cadera o de columna vertebral. Por lo que si llevas un tratamiento prolongado y  con buenos resultados, y si en algún momento decides descansar un poco de tomar bifosfonatos, no debes preocuparte porque los efectos positivos del fármaco persistirán por un tiempo (el medicamento permanece en el hueso por un período de tiempo determinado).

¿Cuáles son los efectos adversos más comunes de estos medicamentos?

Los efectos de los bifosfonatos son principalmente gastrointestinales, producen molestias y acidez estomacal, por lo que es aconsejable tomar el tratamiento con el estómago vacío y luego comer, para evitar que se produzca reflujo del contenido gástrico hacia el esófago.

Suplementos de calcio para la osteoporosis, ¿funcionan?

Para que tus huesos se desarrollen correctamente y tengan una mayor resistencia es necesario un consumo adecuado de calcio durante la infancia y la adolescencia. Lo más importante que debes saber acerca de los suplementos o consumo de calcio en la dieta es que por sí solos no son suficientes, y no deben ser vistos como una alternativa más eficaz que los medicamentos especializados en el tratamiento de la osteoporosis. Recuerda que si eres mujer y estás en los primeros años de la postmenopausia, la pérdida de densidad ósea es mucho más rápida, por lo que los suplementos de calcio no son suficientes para detener el proceso de osteoporosis.

Según el Instituto Nacional de Salud, es recomendable la ingesta diaria de calcio, para personas con o sin osteoporosis. Ellos recomiendan:

  • Consumo de 800 mg /día para niños de 1-10 años de edad.
  • 1000 mg /día para los hombres, las mujeres premenopáusicas y las mujeres posmenopáusicas que también toman estrógenos.
  • 200 mg / día para los adolescentes y adultos jóvenes entre 11-24 años de edad.
  • 500 mg / día para las mujeres posmenopáusicas que no toman estrógenos.
  • 1,200 mg-1500 mg / día para las madres embarazadas y lactantes.
  • La ingesta diaria total de calcio no debe superar los 2.000 mg.

¿Cómo calcular la ingesta diaria de calcio?

En promedio, la dieta estadounidense contiene alrededor de 250 mg de calcio. Sin embargo, las estadísticas demuestran que la mujer americana consume menos de 500 mg de calcio al día, muy por debajo del promedio. Sabiendo esto, es importante que incluyas el calcio en tu dieta y sigas las recomendaciones. Puedes realizar los cálculos de la siguiente manera:

  • 8 onzas (un vaso) de leche equivalen a 300 mg de calcio.
  • 8 onzas de yogur natural equivalen a 450 mg de calcio.
  • 1 taza de queso cottage equivale a 130 mg de calcio.
  • 1 onza de queso cheddar equivale a 200 mg de calcio.
  • ½ taza de helado de vainilla equivale a 90 mg de calcio.
  • 8 onzas de jugo de naranja fortificado con calcio equivale a 300 mg de calcio.

¿Qué suplementos utilizar? ¿Son seguros?

Existen diversos suplementos de calcio que contienen una determinada cantidad de calcio elemental (cantidad real de calcio contenida en el suplemento). Por ejemplo, el Caltrate de 600 mg, Os-Cal d 500 mg, y Tums Extra Fuerza de 750 mg son sales de carbonato de calcio. Cada tableta de 1.250 mg de carbonato de calcio (como Caltrate 600 mg, Os-Cal 500 mg, o Tums extra fuerza de 750 mg) contiene 500 mg de calcio elemental. Una persona que necesita 1.000 mg / día de suplemento de calcio fácilmente puede tomar un comprimido de 500 mg  de Tums Extra Fuerza (que contiene 500 mg de calcio elemental) dos veces al día con las comidas.

Los suplementos de carbonato de calcio se toman mejor en pequeñas dosis divididas con las comidas, ya que el intestino no es capaz de absorber de forma completa más de 500 mg de calcio a la vez. Por lo tanto, la mejor forma de tomar 1.000 mg de un suplemento de calcio es dividirla en dos dosis (dos veces al día). Del mismo modo, una dosis de 1.500 mg debería dividirse en tres dosis.

Estos suplementos son seguros y generalmente son muy bien tolerados. Sus principales efectos adversos son de tipo gastrointestinal, como la indigestión y el estreñimiento. Para combatir un poco estos efectos puedes sustituir este suplemento por otro llamado citrato de calcio (Citracal-D), cuyos efectos adversos rara vez se presentan.

Por otro lado, es importante que tomes en cuenta qué medicamentos interfieren con la absorción de los suplementos de calcio. Ejemplos de estos medicamentos incluyen a los inhibidores de la bomba de protones tales como omeprazol (Prilosec), lansoprazol (Prevacid), lansoprazol (Protonix), y rabeprazol (Aciphex), que se utilizan en el tratamiento de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) o úlceras pépticas.  Por lo que si estás tomando alguno de estos medicamentos te recomendamos usar citrato de calcio como suplemento.

¿Vitamina D y osteoporosis?

La vitamina D es elemental  en la absorción de calcio. Se recomienda una ingesta diaria de 400-800 UI. Cuando se trata de personas mayores de 65 años, la dosis aumenta por el riesgo incrementado de sufrir fracturas. Ciertamente existen pocos alimentos ricos en vitamina D. Los lácteos enteros, algunos pescados, cereales, y bebidas de soja, son fuentes principales de vitamina D.

Una ingesta adecuada de calcio y vitamina D son bases importantes para mantener la densidad y fuerza óseas. Sin embargo, el calcio y la vitamina D no son suficientes para tratar la osteoporosis y deben administrarse conjuntamente con otros tratamientos. La vitamina D es importante por varios aspectos:

  • La falta de vitamina D por sí sola puede ocasionar osteomalacia (reblandecimiento de los huesos), que debilita aún más los huesos y aumenta el riesgo de fracturas.
  • Se ha demostrado que la combinación de suplementos de vitamina D y calcio aumentan la densidad ósea y disminuyen las fracturas en mujeres posmenopáusicas (5).
  • La vitamina D proviene de la dieta y de la piel. ¿Cómo ocurre? La producción de vitamina D por la piel depende de la exposición a la luz solar. La obtención de esta vitamina por medio de las radiaciones solares es lo mejor que puedes hacer. Cuando tu piel se expone a los rayos ultravioletas ocurre un proceso bioquímico que permite liberar y utilizar la vitamina D. Con solo salir a la calle y tomar el sol un par de veces por semana estarás previniendo la deficiencia de vitamina D.

Según el Instituto Médico de Alimentación y Nutrición se recomienda lo siguiente como una ingesta adecuada de vitamina D:

  • 800 UI / día para los hombres y mujeres mayores de 71 años.
  • 600 UI / día para las mujeres en otros grupos de edad, hombres y niños.
  • 400 UI / día para los bebés menores de 12 meses.

Pero si ya tienes osteoporosis, es importante que te asegures de tomar 400 UI dos veces al día como ingesta diaria habitual, (como suplemento),  junto con los medicamentos recetados para la osteoporosis. De forma alternativa, puedes obtener la vitamina D en combinación con el calcio en forma de tabletas, tales como Caltrate 600 + D (600 mg de calcio y 200 UI de vitamina D) y otros.

Es importante no excederse en el consumo de vitamina y calcio porque puede producir toxicidad.

¿Qué complicaciones trae la osteoporosis?

La complicación más temida de la osteoporosis son las fracturas de hueso. Pueden cursar de manera asintomática o producir dolor intenso e incapacidad funcional. Las fracturas recurrentes son muy frecuentes y generan mayor deterioro del hueso ya debilitado. El 20% de los pacientes con fractura de cadera mueren dentro de un año después de su lesión, y un tercio permanecerá en reposo durante al menos un año. Los pacientes que tienen fracturas vertebrales por compresión están en alto riesgo de desarrollar otras fracturas. En ocasiones, las fracturas de la columna vertebral producen compresión de las raíces nerviosas o de la médula espinal, y producen dolor radicular e inmovilidad dependiendo de la severidad. En estos casos es necesario la intervención quirúrgica para corregir el defecto.

¿Cuál es el pronóstico para los pacientes con osteoporosis?

El pronóstico en pacientes con osteoporosis depende en gran medida de dónde se producen las fracturas. Además, si se inicia el tratamiento cuando se detecta la enfermedad ósea temprana, el resultado es mejor. Generalmente el pronóstico es bueno en estas condiciones. Incluso en la osteoporosis grave, la densidad ósea se puede estabilizar y mejorar. Con el tratamiento se reduce sustancialmente el riesgo a sufrir fracturas. Aquellas personas con osteoporosis leve tienen un excelente pronóstico; la recuperación es más rápida y el dolor tiende a desaparecer al cabo de unas semanas.


Agrega un cometario