Porque Se Hinchan Los Pies En El Embarazo: Causas Y Remedios Para Evitarlos

La hinchazón de pies y tobillos es bastante común en el embarazo, ya que afecta aproximadamente a tres cuartas partes de las mujeres embarazadas.

Este edema o hinchazón se debe a una acumulación de líquidos, producto del incremento del riego sanguíneo que, junto con la presión ocasionada por el útero en crecimiento, incide sobre las venas pélvicas y la cava, que hacen más lento el retorno venoso.

Esta manifestación comienza alrededor de la semana 22 a la 27, para ceder paulatinamente y retornar a la normalidad después del parto.

¿Existen Riesgos Asociados Con La Hinchazón De Pies?

Se considera normal un edema leve de pies y tobillos, pero si las manos o la cara se hinchan, o si el edema persiste toda la noche, hay que llamar al médico, ya que puede tratarse de preeclampsia, la cual está acompañada de otros síntomas que incluyen el aumento en la presión arterial, incremento rápido de peso y la presencia de proteína en la orina (1, 2, 3, 4, 5).

Cómo Disminuir La Hinchazón De Los Pies Durante El Embarazo

Hay medidas que pueden ayudarte a disminuir el edema en tus pies, por ejemplo:

  • Evitar períodos largos sentada o parada, si debes estar mucho tiempo sentada, puedes dar un pequeño paseo de cinco minutos cada hora. O si estás mucho de pie, toma algún descanso sentada y, en lo posible, eleva un poco tus extremidades.
  • Dormir de lado, especialmente del izquierdo, ya que mejora el funcionamiento renal, y la eliminación de desechos y líquidos.
  • Hacer ejercicio, puedes realizar alguna actividad física como caminar o nadar con moderación.
  • Evitar el uso de medias o calcetines elásticos, ya que las extremidades deben mantenerse lo más libre que puedas.
  • Calzar zapatos cómodos, especialmente cuando sales de casa

Considera el uso de zapatos ortopédicos, que pueden mejorar la comodidad, disminuir el malestar de las piernas y la zona lumbar, que se asocian con el embarazo. Una vez en casa, cambia tu calzado por zapatillas blandas y holgadas.

Considera que los pies experimentan grandes cambios durante el embarazo, ya que los ligamentos de todo el cuerpo, se ven afectados por la hormona relaxina; la cual ocasiona que los huesos se extiendan, por lo que, quizás, tus zapatos te van a quedar muy ajustados.

Después de unos cuantos meses, el edema y el aumento de peso disminuyen. Si bien, la mayoría del esqueleto se normaliza pasada la influencia de la hormona relaxina, aun así, los pies pueden haber crecido de manera permanente.

  • Usar medias de soporte. Es importante darle un buen soporte a la zona abdominal, por lo que son recomendables las pantimedias completas, que incluyan el abdomen o lleguen hasta las rodillas. Son alternativas para mantenerse tibia, sin obstaculizar la irrigación de los miembros inferiores.
  • Tomar bastante agua, 8 a 10 vasos diarios colaboran con la eliminación del exceso de sodio y los desechos que retienen agua.
  • Limitar la ingesta de sal. No se trata de eliminarla por completo, sino de reducir su consumo, ya que la sal retiene agua. Puedes sazonar con hierbas aromáticas (3, 6).

Así que ya sabes, no tienes por qué sufrir el molesto edema. Sigue estos consejos básicos para mejorar tu calidad de vida durante el embarazo.

Nos vemos.

Recursos para Embarazadas


Agrega un cometario