Progesterona: Para Qué Sirve, Usos Y Efectos Secundarios

La progesterona es una hormona esencial para diversas funciones de la mujer, como la regulación del ciclo menstrual, el mantenimiento del embarazo, la embriogénesis y el deseo sexual.

Pertenece a la clase de los progestágenos y se produce en los ovarios (por el cuerpo lúteo), la placenta (en el embarazo) y en las glándulas suprarrenales.

Una de sus funciones más importantes es el desarrollo de los caracteres sexuales en la mujer.

Se dice que la progesterona es la responsable de los síntomas del síndrome premenstrual (PMS), como sensibilidad mamaria, hinchazón y cambios del estado de ánimo.

Durante el ciclo sexual femenino, la glándula pituitaria (ubicada en el cerebro) se encarga de producir la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH), que mediante un proceso de retroalimentación actúa en los ovarios y permite que ocurran cambios a nivel del útero, trompas de Falopio y mamas. La progesterona actúa principalmente en la segunda fase del ciclo menstrual, al inducir cambios secretores a nivel del endometrio (engrosa las paredes del útero), lo cual permite mantener el embarazo al nutrir el óvulo fertilizado.

 ¿Cómo se Produce Este Proceso?

Una vez que los folículos ováricos adquieren gran tamaño y maduran, producen hormonas como el estrógeno y la progesterona. Durante la fase preovulatoria del ciclo, los estrógenos estimulan el crecimiento del revestimiento uterino, mientras la progesterona se mantiene en niveles muy bajos. Una vez que ocurre la ovulación, los niveles de progesterona aumentan, hasta llegar a su pico máximo en la fase secretora o fase lútea. Si ocurre la implantación del huevo o cigoto, se empiezan a producir grandes cantidades de progesterona en la placenta, al mismo tiempo se producen estrógenos, y juntos suprimen la ovulación. Además, la progesterona estimula el crecimiento de las glándulas productoras de leche durante el embarazo.

Usos de la Progesterona en Diversos Tratamientos

La progesterona sintética (progestina) es un producto hormonal con funciones similares a la progesterona natural y viene en forma de cápsula micronizada. Este medicamento, junto a los estrógenos, es útil como método anticonceptivo y tratamiento hormonal de la menopausia. La progestina también puede utilizarse en monoterapia para el tratamiento de:

  • Sangrado uterino anormal.
  • Amenorrea.
  • Endometriosis.
  • Cáncer de mama y cuello uterino.

Progesterona como Método Anticonceptivo

Los anticonceptivos orales combinados, con estrógenos y progesterona, actúan en la mitad del ciclo sexual femenino:

  • Bloqueando el proceso de ovulación, que detiene el sangrado menstrual.
  • Produciendo cambios secretores a nivel del moco cervical, haciéndolo más espeso para que los espermatozoides no lleguen al útero.
  • Adelgazando al endometrio, para impedir que el huevo fertilizado se implante y madure.

Las mini píldoras, que solo contienen progestina y son menos eficaces que las combinadas, son un método de anticoncepción muy eficaz si se utiliza de la forma correcta. Se pueden conseguir en combinación con Depo-Provera (medroxiprogesterona), el cual es un anticonceptivo de larga duración en solución inyectable.

El dispositivo intrauterino (DIU) o Mirena, contiene levonorgestrel, una progestina sintética de segunda generación utilizada como método anticonceptivo debido a sus efectos anovulatorios, espesamiento del moco cervical y cambios a nivel del útero, que impiden la implantación del huevo.

Muchas enfermedades como el síndrome de ovario poliquístico, o hemorragias uterinas anormales, son tratadas con anticonceptivos, por su función en la regulación del ciclo menstrual.

Los anticonceptivos también se utilizan para tratar los síntomas y regular el ciclo menstrual de las mujeres que entran en la perimenopausia, que se instala antes de los 50 y dura unos seis años, etapa en la que va disminuyendo la concentración de las hormonas femeninas y se originan:

  • Ovulación y sangrados irregulares.
  • Sofocos.
  • Sensación de calor, etc.

Terapia de Reemplazo Hormonal Y Estrogénico En La Menopausia

La terapia estrogénica sola, y la terapia combinada con progestina o terapia de reemplazo hormonal,  han sido recomendadas en mujeres con menopausia y en la  prevención de la pérdida mineral ósea. Sin embargo, al hablar de terapia de reemplazo hormonal como tratamiento de los síntomas menopáusicos, muchas mujeres lo rechazan, debido al riesgo de desarrollar cáncer de mama.

La TRH con estrógenos aumenta el riesgo de cáncer de mama, sobre todo si el tratamiento es por 10 años o más y es capaz de producir cáncer de ovarios. Mientras que la TRH combinada aumenta dicho riesgo en un 75% y además se desarrolla en un período de dos años, incluso después de interrumpir el tratamiento.

Por estas razones, los profesionales de la salud recomiendan el uso de las terapias en dosis muy bajas y en el menor tiempo posible, haciendo evaluaciones completas cada seis meses. En la actualidad, existen terapias hormonales a dosis bajas, como:

  • Prempro 0.3 / 1.5.
  • Prempro 0.45 / 1.5.
  • Climara PRO.
  • Femhrt.
  • Activella.
  • Angeliq.

¿Cómo Puedes Saber Si Estás En La Menopausia Y Ya No Produces Suficiente Estrógeno?

Muchos medicamentos sintéticos o vegetales, son utilizados en el diagnóstico de la menopausia. Ocasionalmente se utilizan como apoyo para ver qué cantidad de estrógeno está produciendo una mujer que no menstrúa. A esta prueba se le denomina prueba de provocación con progestina. Los especialistas se guían por la presencia o ausencia de sangrado: si no hay sangrado, quiere decir que no se están produciendo estrógenos.

Tratamiento Con Progesterona Y Sus Efectos Secundarios

  • Hemorragia uterina anormal: Por su efecto sobre la inhibición del sangrado anormal.
  • Períodos irregulares y SOP: La progestina es eficaz para regularizar los periodos menstruales fuera del ciclo menstrual, sobre todo en pacientes con síndrome de ovario poliquístico.
  • Endometriosis: Para reducir las altas concentraciones de estrógeno, se pueden utilizar progestina o la píldora anticonceptiva combinada. Esto evita que el tejido endometrial crezca demasiado.
  • Prevención del embarazo: Son efectivos los anticonceptivos combinados. Existen diferentes formas de utilizarlos, desde regímenes de 28 días, hasta tratamientos orales por 91 días, seguido de varios días sin tomar la píldora o tomando pastillas placebo.

También se pueden utilizar parches semanales (máximo por tres semanas y luego un descanso) que liberan progesterona o etinilestradiol hacia la circulación sanguínea para prevenir el embarazo. Las minipíldoras a base de progestina también son eficaces, pero dejar de tomarla por un día puede ser riesgoso. El uso de DIU (Mirena) es una buena opción a largo plazo, ya que puede proteger hasta por cinco años. La Depo-Provera inyectada puede proteger durante un período de tres meses.

Para elegir cualquier tratamiento con hormonas es importante consultar con un médico especializado, ya que bajo ciertas condiciones, no se deben administrar.

Medicamentos Comúnmente Utilizados

  • Nuvaring: Anticonceptivo en forma de anillo que contiene etinilestradiol y levonorgestrel; se introduce en la vagina y lentamente libera las hormonas de forma continua. Se debe cambiar cada tres meses.
  • Levonorgestrel: Comercializadas como Plan B One-Step y Next Choice, se pueden utilizar para la anticoncepción de emergencia dentro de las primeras 72 a 120 horas de las relaciones sexuales sin protección.
  • Progesterona micronizada: Bajo el nombre de Prometium, es eficaz en el tratamiento de los síntomas de menopausia.
  • Hidroprogesterona: En inyección, comercializada bajo los nombres Hylutin, Makena y Prodrox, se indica en el tratamiento del sangrado uterino anormal y la amenorrea
  • Medroxiprogesterona: Viene en comprimidos e inyección; comercializados bajo los nombres de Curretab, Depo-Provera (inyección) y Provera.

Efectos Secundarios de las Progestinas

  • Sangrado.
  • Calambres menstruales.
  • Hinchazón.
  • Mareos.
  • Mal humor.
  • Boca seca.
  • Náusea.
  • Cansancio.
  • Irritabilidad.
  • Cefalea.
  • Ataque cardíaco.
  • Embolismo.

Prevención

Aunque muchas veces es imposible prevenir ciertas condiciones que ameritan el uso de progestágenos, la menopausia y los síntomas graves que suelen acompañarla, pueden mejorar con el uso de progestágenos o TRH. A pesar de que es un proceso normal en la vida de toda mujer, es importante saber comunicarse tanto con la pareja como con el médico tratante, ya que se puede adquirir un nuevo estilo de vida, que facilite y mejore la vida sexual de la mujer.

Recursos sobre progesterona

Qué significa tener niveles altos de progesterona


Agrega un cometario