18 Pruebas De Embarazo Caseras Más Precisas: Guía Paso A Paso

Confirmar un embarazo toma su tiempo porque son varios los factores a considerar. Algunos de ellos son la duración del ciclo menstrual de la posible mamá y la fecha en que ocurrió su fertilización: dos condiciones a las que le sumamos la particularidad de su organismo y la forma como éste responderá a la nueva experiencia.

Lo importante es que podrás tener certeza de este estado por medio de diversos métodos que van desde análisis de sangre y exámenes de orina procesados en laboratorios, pasando por los tests de embarazo de venta en farmacias, hasta las pruebas de embarazo de bricolaje o caseras.

Los análisis de sangre son capaces de detectar si la mujer está embarazada o no entre los 6 y 8 días luego de ovular. Los exámenes de orina necesitan que al menos transcurran unos 15 días posteriores a este proceso. Ambos deben realizarse en un laboratorio.

Los test de embarazo ofertados por las farmacias consisten en un dispositivo que emplea unas bandas receptoras o tiras que contactan con la orina durante unos 5 segundos para posteriormente indicarte los resultados por medio de unas líneas que aparecen ahí mismo.

Finalmente están las pruebas de embarazo de bricolaje o caseras, de las que existe una gran variedad y puedes realizarlas tú misma, sin la intervención de ningún aparato o especialista.

A través de este artículo aprenderás todo lo indispensable acerca de las pruebas de embarazo caseras, los motivos de su uso, los beneficios de su aplicación, cuándo hacerlas y las técnicas más comunes y ampliamente utilizadas.

Ventajas de hacerte una prueba de embarazo casera

Las pruebas de embarazo caseras son ventajosas porque puedes escoger tú misma cuál quieres aplicar y además, en caso de tener todos los implementos necesarios, no acarrea ningún gasto. Son procedimientos completamente gratis y realizables en la comodidad de tu hogar.

Otro aspecto positivo es su discreción, puesto que al efectuarlas en la intimidad de tu casa nadie sabrá que existe la posibilidad de que estés embarazada, pudiendo mantenerlo en secreto el tiempo que consideres prudente. Esto se debe a que nadie podrá verte en la farmacia escogiendo la prueba, revisar los recibos de la compra ni tropezarse contigo de camino a un laboratorio.

Por lo tanto, si entre tus planes no está quedar “encinta”, hacerte una evaluación natural te mantendrá alejada de incómodas interrogantes del entorno. O si deseas enrumbarte hacia la maternidad, pero quieres tomarte tu tiempo para dar la gran sorpresa, gracias a estas técnicas podrás organizar todos tus preparativos sin despertar sospechas.

En resumen, una prueba de embarazo casera es beneficiosa por su rentabilidad, privacidad y comodidad, tres aspectos que reúne su aplicación.

¿Cómo funcionan estos métodos?

En primer lugar debes saber que todas las pruebas de embarazo se basan en el siguiente principio: toda mujer embarazada produce la hormona gonadotropina coriónica humana, fabricada por el mismo embrión en desarrollo una vez que es concebido. Esta sustancia química se encarga de evitar que se desintegre el cuerpo lúteo del ovario y de garantizar la producción de progesterona, esencial para el desarrollo del embarazo.

Por lo tanto, una vez iniciada la gestación tu cuerpo comenzará a producirla, por lo que su presencia es la evidencia fehaciente para probar que estás en preñez. En consecuencia, las pruebas de embarazo de bricolaje o caseras no descartan esta tesis.

¿Cómo saber si estás embarazada?

A continuación te describiremos los principales síntomas del embarazo, los cuales podrán variar dependiendo de cada mujer.

Escaso sangrado vaginal: puede ocurrir durante el primer mes. Obedece a la implantación del embrión en la pared del útero entre los 6 y 12 días, una vez fecundado el óvulo por el espermatozoide. Por su proximidad a la siguiente menstruación, muchas mujeres tienden a confundirse y a descartar un posible embarazo.

Retraso menstrual: es el síntoma más evidente de un embarazo. Sin embargo, es importante tener presente la regularidad de tu ciclo menstrual, que por otras circunstancias puede sufrir un retraso. Muchas veces estar sometida a exceso de trabajo, estrés, preocupaciones, fatiga, alguna alteración en el organismo o cambio en los métodos anticonceptivos detiene por algunos días, e incluso semanas, la llegada de tu periodo.

Náuseas, especialmente al despertar (con o sin vómito): son bastante frecuentes y se pueden presentar durante cualquier momento del día. Dependiendo del organismo de cada mujer, éstas aparecen desde el inicio de la gestación y se extienden hasta el tercer o cuarto mes de embarazo, aunque existen casos de mujeres que las padecen durante todo el ciclo. No hay razón aparente de su aparición, se cree que obedecen a los cambios hormonales o a la baja de los niveles de azúcar en la sangre.

Aumento de las mamas, al igual que su sensibilidad: este crecimiento en los senos se debe al aumento de la progesterona, así como a su preparación para la lactancia materna. La sensibilidad al tacto es por su aumento e hinchazón, condición que irá disminuyendo con el transcurrir de las semanas. Recordemos que también durante estos cambios los estrógenos favorecerán el desarrollo de los conductos de la leche. Otros cambios en las mamas serán el oscurecimiento y la prominencia de los pezones y areolas, también resequedad en la piel, que tiende a producir picor. Pueden aparecer estrías en el pecho y un aumento de las venas de color azul, esto motivado por la circulación sanguínea.

Micción frecuente: las ganas continuas de ir al baño ocurren por las hormonas del embarazo, el crecimiento del útero y el aumento del volumen de la sangre.

Estreñimiento: puedes sentirte estreñida a partir del tercer mes de embarazo y esto se debe al aumento de la producción de la hormona progesterona, en consecuencia los intestinos quedan con menor capacidad para contraerse y esto dificulta el tránsito intestinal.

Debilidad o fatiga: quizás te sientas con falta de energía durante el primer trimestre del embarazo. Puedes experimentar mucho sueño y las causas son principalmente el desarrollo del bebé dentro del útero y el funcionamiento de sus órganos. Recuerda que el cuerpo te demanda más energía para garantizar la sana formación del pequeño o pequeña en camino.

Extraños antojos de comida: podrás sentir un especial gusto o atracción por consumir algo en concreto, que no logrará ser sustituido por otra cosa. Una vez probado, sentirás una satisfacción especial. Puede ser algo común o las combinaciones menos imaginadas. A veces ocurren durante cualquier momento del día y etapa del embarazo. Muchos especialistas lo atribuyen a caprichos particulares relacionados con la condición.

Alteración del humor (lamentos): estos cambios de ánimo también serán comunes, síntoma igualmente atribuido a los cambios hormonales, a la misma incertidumbre, expectativas, miedos y temores por el nuevo rol que asumirás. Tal vez los experimentes durante las primeras semanas del embarazo y cuando ya estés a punto de dar a luz.

Extraño sentido del olfato: éste sufrirá algunas variaciones. Las investigaciones apuntan a las siguientes causas: elevado nivel de progesterona y estrógenos, así como a un mecanismo de autoprotección de la madre hacia ciertas sustancias tóxicas que pueden afectar el pleno desarrollo del bebé. Durante el embarazo también es frecuente sentir aversión o rechazo a perfumes, ciertos alimentos, productos para la limpieza, el café, el alcohol, la gasolina, entre otros.

Distensión abdominal: esto se debe a que el tránsito intestinal se vuelve más lento y causa hinchazón, gases y acidez. Todo esto porque el aumento de la progesterona relaja las fibras musculares del intestino. La mujer puede presentar en su vientre cierto dolor, alteración y molestias.

Aumento del apetito: por lo general ocurre durante las semanas cuatro y seis. Probablemente se deba a que tu cuerpo tiene mayores exigencias nutricionales motivadas por tu nueva condición, aunque todo dependerá de cada mujer, de otros síntomas (como las náuseas y los vómitos), además de los ya mencionados antojos. En cualquiera de los casos es recomendable no aumentar mucho de peso para no correr el riesgo de sufrir problemas de presión arterial. La clave no está en lo mucho que consumas, sino en la calidad de los alimentos.

Vértigos: son síntomas frecuentes durante el primer trimestre del embarazo y, como ya lo hemos comentado, la causante de esta extraña sensación ficticia de que las cosas se desplazan o giran alrededor, son las propias hormonas del embarazo, las cuales causan diversos trastornos, alteraciones o cambios en el organismo de la mujer, afectando los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial o la frecuencia respiratoria.

Dolor de cabeza: algunas embarazadas pueden sufrir dolor de cabeza durante los primeros meses. Especialistas señalan que esto se debe a los propios cambios hormonales y alteraciones del flujo sanguíneo cerebral; también influyen otros factores, como el estrés y el agotamiento físico.


Dolor de espalda o lumbar: el exceso de peso es la principal causa de los dolores lumbares, así que este síntoma es el más frecuente cuando estás en gestación. Estarás durante mucho tiempo intentando encontrar una posición cómoda y peleando con tu propio peso, lo que desencadenará este malestar.

¿Cuál es el momento más indicado para hacerte la prueba?

Recordemos que cada organismo es diferente, en consecuencia no hay un momento ideal para hacer la prueba, dependerá de cada mujer. Lo más recomendable es aplicarla después de experimentar el mayor número posible de síntomas, así permites el aumento de la hormona del embarazo en tu cuerpo.

Es posible que en un primer momento el resultado sea negativo, pero aun así sigas experimentando los síntomas o mantengas la idea de que estás embarazada. Si es tu caso, entonces repite el procedimiento, puesto que finalmente esto no te ocasionará mayores gastos.

¿Cuáles son los niveles de confiabilidad de las pruebas de embarazo caseras?

La confiabilidad y eficacia tanto de las pruebas caseras como las de venta en la farmacia estarán sujetas a diversos factores. Lo que no se discute es que las de venta en mostrador son mucho más confiables y capaces de detectar un embarazo con mayor prontitud que las naturales.

¿Cómo hacer tu prueba de embarazo casera?

Existen varias pruebas de embarazo caseras. Algunas un tanto más difíciles de realizar que otras, pero en líneas generales ninguna lo suficientemente complicada como para no llegar a hacerla. Todas tienen como propósito detectar la hormona del embarazo por medio de la orina, pues como ya sabes, si ésta llega a estar presente se comprueba tu embarazo.

A continuación te presentamos algunas maneras de hacer tu prueba de embarazo en casa con los artículos o elementos que menos te imaginas.

Prueba de embarazo casera con pasta o crema dental

Ésta es muy fácil de realizar porque estamos seguros que tienes una pasta de dientes. Sólo debes verter un poco de tu orina a una pequeña cantidad de pasta dental y observarla detenidamente por algunos minutos. Si la pasta de dientes burbujea o cambia de color a un tono azulado, posiblemente estás embarazada. El procedimiento toma tiempo, así que debes armarte de paciencia y observar con detenimiento.

Prueba de embarazo casera con azúcar

Es otro procedimiento fácil de realizar porque su ingrediente principal es el azúcar, la cual usas de manera muy frecuente en la cocina. En primer lugar pon en práctica esta prueba a primera hora de la mañana, justamente cuando despiertes, porque en ese momento tu orina está más potente y concentrada. Echa de dos a tres cucharadas de azúcar en un tazón y luego vierte encima un poco de tu orina. Si el azúcar se aglomera o agrupa son elevadas las probabilidades de que estés embarazada. Si se disuelve, quizás no lo estés.

Prueba de embarazo casera con jabón

Como puedes observar, este es otro ejemplo de un método con un implemento fácil de encontrar en casa, como lo es una pastilla de jabón. Simplemente vas a verter un poco de orina sobre la misma y, si se hace una prominente burbuja, pues es momento de celebrar, muy pronto vas a ser mamá.

Prueba de embarazo casera vertiendo orina en un tarro

Vierte tu primera orina de la mañana en un tarro, si presencias una fina capa blanca en la parte superior de la orina, probablemente un bebé viene en camino.

Prueba de embarazo con detergente Pine-Sol

Si en casa tienes este producto de limpieza, pon manos a la obra y realiza este tipo de prueba. Toma la primera orina de la mañana y deposítala en un tubo de ensayo limpio o cualquier otro recipiente que consideres cómodo y ajustable para hacer este ejercicio. Agrega un poco del producto y espera unos 10 minutos. Si la mezcla cambia de color (no es un color específico, sólo cambio de tonalidad), puede ser que estés embarazada. Si pasado el tiempo previsto sigue conservando su color original, la respuesta es que tal vez no lo estés.

Prueba de embarazo casera con diente de león

El diente de león es una hierba floral bastante común; si abunda en tu patio, ya tienes a la mano otro recurso para hacerte una prueba de embarazo casera. El procedimiento es el siguiente:

  • Toma un pequeño puñito de planta, quita los tallos y coloca las hojas sobre una lámina o película plástica (aléjalas del sol directo). Empápalas con tu orina. Después de esto, sé paciente y espera. Obsérvalas cada 10 minutos, si hay presencia de ampollas rojas sobre las hojas, es muy posible que estés embarazada.

Sigue Leyendo:

9 Propiedades y beneficios del diente de león

Prueba de embarazo casera con jugo de vinagre y atún

Este procedimiento sólo requiere de vinagre blanco y una lata de atún. Los vas a mezclar en cantidades iguales en un recipiente y los dejarás reposar toda una noche a temperatura ambiente. Pasado ese tiempo le agregas tu primera orina de la mañana y si el líquido se oscurece, pues ¡enhorabuena!, tal vez estés embarazada.

Prueba de embarazo casera con Tylenol y peróxido

Todo lo que necesitas es un recipiente de plástico, donde vas a verter las siguientes cantidades: ¼ de taza de peróxido y dos comprimidos de Tylenol más ¼ de taza de orina. Si el líquido se torna azul, es muy probable que estés en la “dulce espera”. Si no cambia de color, entonces el resultado es negativo.

Prueba de embarazo casera con bicarbonato de sodio

Sólo necesitas dos cucharaditas de bicarbonato de sodio, las que verterás en un recipiente limpio y seco. Añade un poco de tu orina y espera unos minutos. Si este preparado efervece significa que pronto serás madre; si no se registra ninguna reacción, tendrás que seguir intentándolo pues el resultado es negativo.

Prueba de embarazo casera con aceite

En un frasco limpio y seco vierte un poco de tu orina con un chorrito de aceite. Si al verter el aceite las gotas se unen formando una mayor, entonces el resultado es positivo. Si, por el contrario, el aceite se divide o se fragmenta en gotas, estamos frente a un resultado negativo.

Prueba de embarazo casera empleando una aguja

Debes colocar una porción de tu orina en un envase de plástico, posteriormente introducir una aguja nueva. Luego cierras este envase muy bien y lo colocas en un lugar oscuro. Al cabo de 8 horas observa: si la aguja está oxidada o tiende a oscurecerse, son indicios de embarazo.

Prueba de embarazo casera con sal gruesa

Toma una taza limpia y seca, vierte un poco de sal gruesa y de tu orina, espera alrededor de 2 horas. Si la sal se funde o derrite, la maternidad toca a tu puerta.

Prueba de embarazo casera al hervir la orina

Toma una muestra de orina en un recipiente de vidrio que esté esterilizado y luego ponla a hervir en el fuego. Si se forma una capa a modo de “crema” en la superficie, seguramente un embarazo está en puerta. Por el contrario, si no se forma ninguna capa, lamentamos decirte que el resultado es negativo.

Prueba de embarazo casera con blanqueador líquido

Nos encontramos frente a otro procedimiento fácil de realizar debido a los recursos requeridos. En este caso sólo necesitas una botella de lejía, blanqueador o cloro (este artículo para la limpieza y desinfección también puedes usarlo en polvo). Vas a verter en un recipiente de plástico de ¼ a ½ taza del producto, si lo usas en estado líquido; en caso de ser en polvo, lo vas a disolver en ¼ de taza de agua filtrada para luego mezclarlo.

Una vez que tengas esta base lista, agregarás una muestra de orina. Si de esta solución se obtienen burbujas, espumas y sonidos siseantes, es hora de celebrar porque posiblemente estés embarazada.

Prueba de embarazo casera con trigo

Haz una pequeña mezcla de semillas de trigo y cebada, vierte un poco de tu orina. Si las semillas brotan, tendrás una buena noticia que compartir con tus seres queridos.

Prueba de embarazo casera con ramas de pino

Mezcla un puñado de ramitas de pino con un poco de tu orina, espera unos 10 minutos. Si observas un cambio de color en esta parte de la planta es posible que estemos frente a un resultado positivo.

Prueba de embarazo casera con Drain-O

Con este producto además de destapar tus drenajes obstruidos podrás saber si próximamente serás madre. Sólo deberás verter ¼ del producto en un recipiente de plástico y luego agregar tu orina. Si la muestra toma un color verde azulado, te auguramos una visita a tu ginecólogo de confianza, pues es posible que estés embarazada. Si el color no se altera, entonces los resultados son negativos. Esta prueba requiere adoptar ciertas medidas de seguridad, como el empleo de guantes al momento de manipular el producto, evitar salpicaduras cuando eches la orina y hacerlo en un recipiente de plástico que luego puedas desechar.

Prueba de embarazo casera con mostaza en polvo

La mostaza en polvo es una perfecta aliada en la cocina para hornear. En caso de no tenerla, es fácil comprarla en el mercado, además de no ser costosa. Una vez que la adquieras puedes poner en práctica estos pasos: vas a llenar una bañera con agua tibia y ahí verter de ½ a ¾ de taza de mostaza en polvo, luego sumérgete en la tina durante unos 20 a 30 minutos, tiempo necesario para que el producto pueda hacer lo propio. Espera de dos a tres días y si en ese lapso tu ciclo menstrual no se reanuda, es posible que estés embarazada.

Si mi prueba de embarazo casera sale positiva, ¿qué me corresponde hacer?

Cuando alguno de los procedimientos descritos arroje un resultado positivo, debes sacar una cita con un médico especialista, quien te acompañará en esta maravillosa aventura. Por lo general, en estos casos, lo que sigue es la realización de un grupo de exámenes prenatales para determinar tu estado de salud. Estas evaluaciones indicarán si hay anemia, alguna infección, el tipo de sangre, el factor Rh, etcétera, todas son pertinentes porque garantizarán que tu hijo(a) llegue en las mejores condiciones a conocerte a ti y al mundo.

Conclusión

Todo estos métodos son pruebas caseras no probadas, al final debes comprar tu prueba de emabazrazo, pero ya no ocupas visitar la farmacia para comprar la prueba de embarazo, ahora gracias al Internet puedes pedir la prueba de embarazo en amazon.com o mercadolibre.com.

Recursos para Embarazadas:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here