Recetas Saludables: Chucrut o Repollo Fermentado

Los encurtidos vegetales, dentro de los que se encuentra el chucrut, son muy consumidos por la población mundial. Estos alimentos, conocidos como probióticos, tienen grandes beneficios para tu salud.

Te puedo decir que el chucrut posee gran riqueza vitamínica y una elevada concentración de fibra dietaria. Tiene propiedades antinflamatorias,  inmunoreguladoras, hipolipemiantes y anticancerígenas, gracias a la alta cantidad de antioxidantes que posee.

En este artículo te contaré sobre las propiedades más destacadas de este probiótico de muy antigua data, para que lo consideres, prepares en base a la receta y lo incorpores en tu dieta habitual.

¿Qué Cambios Experimenta el Repollo al Transformarse en Chucrut?

Al ser sometido al proceso de fermentación, el repollo sufre una serie de cambios efectuados por bacterias ácido-lácticas (Lactobacillus plantarum), que transforman los azúcares de este vegetal en ácido láctico y otros compuestos.

Estas bacterias producen unos químicos llamados bacteriocinas, que inhiben la proliferación de los microorganismos patógenos, impidiendo la putrefacción y manteniendo las propiedades organolépticas y microbiológicas aptas para su consumo (1, 2).

Beneficios para el Organismo de la Ingesta de Chucrut:

Durante la fermentación, las paredes de  las células del repollo se abren, permitiendo que toda la riqueza vitamínica que permanecía intacta en el interior de las células, esté disponible para ejercer su acción biológica en el consumidor (1, 2, 3).

El consumo de este encurtido es una excelente manera de proteger tu salud gastrointestinal, ya que  las bacterias benéficas te ayudan a equilibrar la microbiota intestinal, inhibiendo a los microorganismos patógenos que puedan ingresar como contaminante en los alimentos (4, 5).

Receta del Chucrut

Debo aclararte que el chucrut tarda un tiempo en estar listo para su consumo, debido a su tiempo de fermentación.

 Ingredientes:

  • 2.268 gramos (5 libras) de repollo (col) picado en tiras finas.
  • Dos cucharadas de sal marina o sal picante.
  • Una cucharada de semillas de alcaravea.
  • Una cebolla pequeña cortada en finas rodajas.
  • Agua en cantidad suficiente.

Instrucciones:

  • En un recipiente grande, mezcla el repollo con las semillas de alcaravea y la sal.
  • Deja reposar durante diez minutos.
  • Empapa la mezcla del repollo con agua, en un envase grande de vidrio.
  • Cubre con la cebolla finamente picada.
  • Tapa el recipiente con una toalla de papel y asegúralo con una liga alrededor.
  • Ponlo en un lugar fresco durante la noche.
  • Asegúrate de que el chucrut esté completamente sumergido en el líquido.
  • Revisa el repollo cada dos días durante 2 semanas, removiendo cualquier escoria que pueda formarse en la superficie.
  • Deja reposar al menos 4 semanas.
  • Guárdalo en un recipiente hermético de vidrio en el refrigerador por hasta 6 meses.

Tiempo de preparación: 20 minutos.
Tiempo total: 4 semanas.
Volumen: 3,8 litros (5, 6).

Anímate y cuéntanos tu experiencia con la receta, si te resultó complicada o sencilla de elaborar. Compártela con amigos y familiares. ¡Que la disfrutes!


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here