18 Remedios caseros para eliminar el acné, barros y espinillas

La piel es tu amiga. Te gusta tu piel. La piel te protege del frío, calor y de los químicos.  Es importante poder tener una piel que sea y se vea saludable. De repente un día te salen granos y espinillas. ¿Qué haces? Le pones un montón de químicos encima para taparlos, y lastimas más a tu amiga piel que siempre ha estado ahí para tí. Tu epidermis no tiene la culpa de todo el daño que causa el cebo extra que producen las hormonas y tapan los poros de la piel de tu cara.

Estos remedios naturales son una buena forma de quitar el acné o por lo menos impedir que aumente, sin gastar mucho dinero en químicos.

Atención: Si tienes acné avanzado debes acudir con el dermatólogo para que te de el tratamiento que se ocupe en tu caso en particular.

remedios-para-el-acne

1. Tónico de vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene increíbles usos para la belleza y la salud, es por ello que es excelente como un remedio para el acné, debido a que funciona como anti-bacteriano así que limpia muy bien la piel para evitar padecimientos futuros y evita que las bacterias se propaguen dando el paso a la creación de espinillas.
Sin embargo hay que ser cuidadoso al usar este tónico ya que a veces las glándulas sebáceas producen más grasa en exceso para compensar, la que se ha eliminado de la piel.

Ingredientes:

  • Vinagre de sidra de manzana
  • Agua
  • Algodón
  • Un recipiente con tapadera

Instrucciones:

Paso #1: Lo primero es mezclar una porción de vinagre de manzana por tres partes de agua, todo dependiendo del tamaño del recipiente donde lo guardaras.
Paso #2: Toma un pedacito de algodón y remójalo con la mezcla.
Paso #3: Coloca el algodón en el área donde tienes el acné y déjalo ahí por unos 10 minutos.
Paso#4: Terminados los 10 minutos, lava tu rostro con abundante agua y aplica una crema hidratante.

vinagre-de-manzana

2. Mascarilla de canela y miel

Cuando se trata de mascarillas contra el acné, no hay mascarilla que le gana a la mezcla de la canela con miel, ya que la canela tiene propiedades antimicrobianas y la miel es un antibiótico natural y al ser tan pegajoso ayudara a que la canela se adhiera a la piel y asi nos brinde todos sus nutrientes.

Ingredientes:

  • Dos cucharadas de miel
  • Una cucharadita de canela

Instrucciones:

Paso #1: Mezclar los dos ingredientes en un recipiente pequeño hasta que te quede una pasta homogénea.
Paso #2: Ayúdate de tus dedos para aplicarla por todo tu rostro, haz movimientos circulares firmes pero no muy fuertes ya que la canela funcionara como un exfoliante, es importante no hacer mucha presión o nos irritaremos.
Paso #3: Deja actuar la mezcla en tu rostro por unos 3 minutos o de preferencia 5 minutos, pero como la canela es picante sentirás algo de ardor, así que si te pica mucho entonces solo déjala en tu rostro hasta que aguantes.
Paso #4. Lava tu rostro con abundante agua y luego aplica una crema hidratante.

mascarilla-de-canela-y-miel

3. Yogurt simple y miel

Si eres de las personas muy propensas a tener acné, esta mascarilla ayudara a equilibra los aceites de tu piel ayudando a que no se sature de grasa. Para este remedio es importante que uses yogurt desnatado ya que no contiene grasas, incluso si no encuentras puedes usar leche la cual funciona muy bien. Al mezclar estos ingredientes obtenemos un mascarilla que te ayudara sobre todo si presentas espinillas o granos que están irritados y de color rojo.

Ingredientes:

  • Dos cucharadas de yogurt simple
  • Una cucharadita de miel

Instrucciones:

Paso #1: Es importante que tomes la precaución que el yogurt este a temperatura ambiente y no helado.
Paso #2: Mezcla el yogurt y la miel, hasta que los ingredientes se mezclen a la perfección.
Paso #3: La cantidad debería ser ideal para poder aplicarla en todo tu rostro, así que aplícala con los dedos –limpios – y deja actuar por unos 10 minutos.
Paso #4: Lava tu rostro con movimientos circulares y dale unos pequeños y muy leves golpecitos a tu rostro mientras vas lavando la mezcla de tu rostro, para ayudar a que los nutrientes entren a tu piel y se active la circulación sanguínea.

mascarilla-de-leche-y-miel

4. Mascarilla con claras de huevo

Las claras de huevo ayudan a equilibrar el nivel de grasa en la piel, a la vez ayuda a reducir el acné y a que disminuir la profundidad de las posibles cicatrices dejadas por la mala extracción de un barro o espinilla.

Ingredientes:

  • 2 claras de huevo
  • Un recipiente
  • Una toallita pequeña

Instrucciones:

Paso #1: Lava muy bien tu rostro con abundante agua y jabón.
Paso #2: Mezcla las claras de huevo en un recipiente hasta que estén espumosas.
Paso #3: Ayúdate de tus dedos o de unas brochas de maquillaje limpias para aplicar la mezcla muy bien en tu rostro, deja secar un poco y vuelve a repetir el procedimiento tres veces más y deja reposar 20 minutos.
Paso #4: Lava tu rostro con agua fría y seca tu rostro muy bien con una toalla
Paso #5: Aplica una crema hidratante y espera a la mañana siguiente para poder lavar tu rostro con jabón y eliminar el olor a huevo por completo.

mascarilla-de-huevo

5. Mascarilla de papaya

La papaya gracias a sus increíbles nutrientes se ha vuelve un ingrediente indispensable para muchos productos de belleza, pero tu puedes ser testigo de sus propiedades sin tener que gastar tanto dinero en productos con papaya. La papaya ayudara a eliminar las células muertas de tu piel y le regresara brillo y juventud, además evitara la formación de pus que se puede crear en las espinillas.

Ingredientes:

  • Un cuarto de papaya

Instrucciones:

Paso #1: Tritura un trozo pequeño de papaya muy bien con una cuchara hasta conseguir una pasta homogénea que puedas aplicar fácilmente en tu rostro.
Paso #2: Aplica en tu rostro de forma uniforme y deja reposar por 20 minutos.
Paso #3: Lava tu rostro con agua tibia, luego del tiempo de reposo.
Paso #4: Seca muy bien y aplica una crema hidratante.

6. Mascarilla de cascara de naranja

Las propiedades de las naranjas ayudan a refrescar la piel y la rejuvenecen, ayuda a destapar los poros obstruidos por el exceso de grasa y las células muertas. La cascara de la naranja cuenta con propiedades astringentes las cuales ayudaran para que tu piel tenga un aspecto mas saludable.

Ingredientes:

  • La cascara de una naranja
  • Agua fresca

Instrucciones:

Paso #1: Ayúdate de una licuadora para triturar la cascara limpia de la naranja, agrega un poco de agua para lograr una pasta homogénea pero espesa.
Paso #2: Cuando ya tengas la mezcla aplícala en tu rostro limpio y deja reposar por 25 minutos.
Pasó #3: Retira con agua un poco caliente y luego aplica tu crema hidratante preferida.

7. Aplicación con aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té es popular para un sinfín de padecimientos y es muy efectivo para padecimientos en la piel, como hongos, infecciones y el acné. Esta sustancia aunque es un aceite evita la formación del sebo en la piel, ya que funciona como un bloqueador que a la vez limpia tus poros.

Ingredientes:

  • Una botellita de aceite de árbol de té
  • Agua tibia
  • Un recipiente
  • Bolitas de algodón

Instrucciones:

Paso #1: Lava tu rostro con abundante agua y un jabón sin aroma antes de aplicar este tratamiento
Paso #2: Un recipiente pequeño agrega una cucharada de aceite de árbol de té y nueve cucharadas de agua, mezcla bien con una cuchara.
Paso #3: Ayúdate de los algodones, remójalos en la mezcla que hiciste y escúrrelos.
Paso #4: Pasa los algodones por tu rostro y vuelve a pasar especialmente en las áreas problemáticas.
Paso #5: Deja secar la mezcla y puedes dormir con ella o incluso ocuparla como un humectante antes del maquillaje diario.

8. Mascarilla de fresas con miel

Estos dos ingredientes hacen un remedio casero para el acné y ayudan como un excelente exfoliante facial. Las fresas son ricas en ácido salicílico, el cual es uno de los ingredientes principales en muchos tratamientos comerciales anti-acné, esta sustancia estimula la epidermis y evita el bloqueo de los poros, mientras neutraliza las bacterias en la piel.

Ingredientes:

  • Tres fresas limpias y frescas
  • Dos cucharadas de miel

Instrucciones:

Paso #1: Lava tu rostro con agua y jabón antes de aplicar la mascarilla.
Paso #2: Tritura las fresas pero no exceso ya que deben también servir como un exfoliante.
Paso #3: Agrega la miel a las fresas trituradas y mezcla hasta que los dos ingredientes se incorporen.
Paso #4: Aplica en tu rostro y deja reposar veinte minutos.
Paso #5: Tras el tiempo de reposo, lava tu rostro con abundante agua e hidrata con tu crema de preferencia.

9. Mascarilla a base de cascara de plátano

Las cascaras de los plátanos contienen un nutriente conocido como luteína, un potente antioxidante que reduce la hinchazón, la inflamación y además estimula el crecimiento de las nuevas células en la piel. Frotar una cáscara de plátano en la cara puede reducir el enrojecimiento causado por los nuevos brotes de acné y además te ayudaran a disminuir los brotes.

Ingredientes:

  • Una cascara de plátano

Instrucciones:

Paso #1: Come el plátano, ya que solo utilizaremos su cascara y no es bueno desperdiciar los alimentos.
Paso #2: Toma la cascara que quedo y frota con un movimiento circular por todo el rostro por el lado de adentro de la cascara, es decir por donde estaba el plátano.
Paso #3: Luego de aplicar por todo tu rostro, dejar que repose durante al menos 30 minutos.
Paso #4: Habiendo pasado el tiempo respectivo de reposo lava muy bien tu rostro.

10. Gel de sábila o aloe vera

El gel de aloe vera gracias a sus múltiples propiedades se ha usado desde tiempos antiguos para combatir el acné. Se ha descubierto que su gel funciona como calmante, como un anti-inflamatorio y además disminuye el enrojecimiento y la inflamación en la piel causadas por los nuevos brotes de espinillas. También tiene propiedades antibacterianas.

Ingredientes:

  • Gel de aloe vera natural

Instrucciones:

Paso #1: toma la penca de sábila y pártela por la mitad para extraer su gel.
Paso #2: Cuando ya tengas el gel de la planta, aplícala por todo tu rostro, deja secar unos tres minutos y repite la aplicación.
Paso #3: Espera unos veinte minutos que la mascarilla haga su efecto
Paso #4: Lava tu rostro con abundante agua y un jabón neutro
Paso #5: Aplica una crema hidratante en todo tu rostro.

jugo-de-aloe-vera

11. Mascarilla de bicarbonato de sodio

El bicarbonato es muy popular como remedio contra el acné, gracias a sus propiedades antisépticas suaves y su gran habilidad para combatir hongos y bacterias que se generan muchas veces por el exceso de aceite en la piel. La textura del bicarbonato sirve como un exfoliante suave que ayudara para que sus propiedades penetren en tu piel, limpien tus poros y sequen tus espinillas.

Ingredientes:

  • Bicarbonato de sodio
  • Agua

Instrucciones:

Paso #1: Mezcla partes iguales de bicarbonato de sodio y agua hasta lograr una pasta homogénea y espesa.
Paso #2: Aplica la pasta en tu rostro con movimientos circulares firmes pero no fuertes durante dos minutos y deja actuar por veinte minutos.
Paso #3: Retira la mascarilla y lava tu rostro con abundante agua y aplica una crema hidratante.

NOTA: No realices la aplicación de esta mascarilla más de dos veces de la semana y deja por lo menos tres días entre cada aplicación, para evitar la resequedad de tu piel.

bicarbonato-de-sodio-y-agua

12. Mascarilla con jugo de limón

El jugo de limón puede ayudar a disminuir los brotes de acné, barros y espinillas de forma muy rápida. Gracias a la vitamina C que podemos encontrar en los limones. No te preocupes por el tipo de piel que tengas ya que esta mascarilla funciona para todo tipo de piel, también gracias a sus propiedades cítricas nos servirá como astringente y ayudara no solamente a que te aparezcan menos brotes de espinillas, sino también a secas las que ya tienes e incluso ayudara a disminuir la apariencia de posibles cicatrices dejadas por brotes pasados.

NOTA: Si realizaras esta mascarilla toma la precaución de aplicarla solamente de noche y en la mañana siguiente aplicar en el rostro un buen protector solar con un mínimo de 30 SPF, para evitar manchas o el descoloramiento de la piel.

Ingredientes:

  • El jugo de un limón recién exprimido
  • Bolitas de algodón
  • Un yogurt natural

Instrucciones:

Paso #1: Toma el jugo de limón y mézclalo con el yogurt natural en un recipiente.
Paso #2: Cuando la mezcla ya esté bien homogénea, aplícala en el rostro ayudándote de las bolitas de algodón.
Paso #3: deja reposar en el rostro la mezcla por unos 5 minutos.
Paso #4: Retira con abundante agua, masajea el rostro y vuelve a enjuagar con más agua.
Paso #5: Por ultimo aplica una crema hidratante y no olvides que en la mañana siguiente ya podrás lavar tu rostro con jabón.

13. Baño a vapor

Los baños a vapor ayudaran para que los poros de tu piel se abran y así se eliminen las toxinas e impurezas que quedan pegadas en el rostro durante el día. Aplicar un poco de calor en tu rostro además de limpiar tus poros de las celular muertas también le regresara brillo y flexibilidad a tu piel.

Ingredientes:

  • Una olla con agua hirviendo
  • Una toalla grande

Instrucciones:

Paso #1: Coloca una olla con agua al fuego y espera a que esta alcance su punto de ebullición.
Paso #2: Tras haber alcanzado su máximo punto, apaga el fuego y acerca tu rostro a la olla, dejando un aproximado de 30 centímetros de distancia para no quemarte con el vapor.
Paso #3. Tapate con la toalla para que el vapor no se escape.
Paso #4: Quédate bajo la toalla y recibiendo el vapor por el promedio de unos quince minutos.
Paso #5: Si quieres puedes optar por sacar tus puntos negros con unas bolitas de algodón mientras esperas.
Paso #6: Quítate la toalla y sécate.
Pasos #7: Lava tu rostro con abundante agua fresca para volver a cerrar tus poros y que esto no queden expuestos al polvo y la suciedad, ya que de ser así entonces el procedimiento no habrá valido la pena.

14. Mascarilla con ajo

Se cree que el ajo es buen remedio en la lucha contra el acné debido a sus propiedades antibacterianas. Muchas personas optar por tomarse una cabeza de ajo al día para poder asimilar mejor sus nutrientes, pero si no deseas hacerlo entonces puedes aplicarlo tópicamente para ayudar a reducir la gravedad de los brotes de acné y disminuir la cantidad de futuras apariciones.
NOTA: ¡JAMAS! Apliques el ajo a la piel sin diluir en agua primero, pues su olor es demasiado fuerte y si lo haces sin diluir será muy difícil sacarte este olor.

Ingredientes:

  • Un diente de ajo
  • Agua fresca
  • Bolitas de algodón

Instrucciones:

Paso #1: Tritura un ajo y saca su jugo, luego mézclalo con 1 cucharadita o menos de agua.
Paso #2: Deja reposar la mezcla por unos 10 minutos en un lugar fresco y con sombra.
Paso #3: Pasado el tiempo de conservación, ayúdate de unas bolitas de algodón y sumérgelas en el agua.
Paso #4: Escurre el exceso de agua con ajo y aplica el agua con los algodones por todo tu rostro, haciendo más énfasis en tu área con acné más problemática.
Paso #5: Deja en tu rostro por unos cinco minutos.
Paso #6: Lava tu rostro con agua fresca y luego lava tu rostro con agua un poco caliente y ¡Listo!

15. Mascarilla con avena

La harina de avena puede ser tu aliado ideal para la eliminación de granos, barros o espinillas en tu rostro, además es muy fácil de conseguir y se pueden crear no solo este tipo de mascarilla sino muchas mascarillas más a base de avena que son muy buenas para la piel en diferentes aspectos. La avena ayudara secar tus brotes de espinillas y limpiara tu piel para poder prevenir apariciones futuras de barritos.

Ingredientes:

  • Tres cucharadas de avena simple
  • Un vaso con agua
  • Dos cucharadas de miel de abeja pura

Instrucciones:

Paso #1: Toma tu avena en un recipiente y agrega la miel, mezcla muy bien con una cuchara hasta que todos los ingredientes estén bien homogéneos y tengas una masa espesa que servirá como un exfoliante suave y natural para una piel radiante.
Paso #2: Aplica la mezcla en tu rostro con movimientos circulares firmes, pero sin hacer fuerza ya que podrias causarte irritaciones. Masajea durante tres minutos.
Paso #3: Deja reposar en tu rostro por treinta minutos.
Paso #4: Lava tu rostro con agua fría y aplica una crema hidratante.

16. Exfoliante a base de azúcar morena

El azúcar marrón, ayuda a eliminar el exceso de células muertas que obstruyen los poros ya que actua como exfoliante suave. Los resultados obtenidos tras la exfoliación son notables desde la primera mascarilla, sin embargo es importante no realizar esta mascarilla mas de dos veces a la semana para no resecar la piel o causarle irritaciones a causa del constante uso del azúcar.

Ingredientes:

Media taza de azúcar moreno
Dos cucharadas de sal para cocinar
Media cucharada de azúcar extra virgen de oliva
Una cucharada de extracto de vainilla pura

Instrucciones:

Paso #1: Mezcla muy bien todos los ingredientes en un recipiente, hasta que todo quede homogéneo.
Paso #2: Aplica la mezcla en tu rostro con movimientos circulares que vayan desde debajo de tu rostro hacia arriba, es decir desde el mentón hasta la frente. Este paso toma un minuto ya que debes ser insiste sobre todo en las áreas donde tienes más espinillas.
Paso #3: Deja reposar en tu rostro por quince minutos aproximadamente
Paso #4: Lava tu rostro con agua un poco caliente y luego vuelve a lavar tu rostro con agua fría.
Paso #5: Aplica una crema hidratante.

17. Mascarilla de aguacate y miel de abeja

El aguacate esta tan lleno de nutrientes y vitaminas que parece que realmente puede ayudar a bajar la intensidad de los brotes de las espinillas y barros. Esta mascarilla es ideal para aquellas personas con piel sensible, ya que el aguacate tiene una textura muy suave y es gentil con la piel, sobre todo cuando se le acompaña de miel de abeja.

Ingredientes:

Un aguacate
Una cucharada de miel de abeja

Instrucciones:

Paso #1: Para comenzar lava muy bien tu rostro con agua y jabón.
Paso #2: Tritura con una cuchara el aguacate en un recipiente y cuando ya esté bien machacado, agrega la miel y mezcla hasta que quede una pasta homogénea.
Paso #3: Aplica en tu rostro y deja actuar por veinte minutos.
Paso #4: Al terminar enjuaga tu rostro con agua helada y seca tu rostro.
Paso #5: Aplica una crema hidratante sin olor.

18. Mascarilla a base de hojas de menta

El mentol tiene propiedades anti-inflamatorias que ayudan contra el dolor y la inflación, al aplicar esta mascarilla las irritaciones rojas causadas por nuevos brotes de acne desaparecerán y también ayudara para que los granos se vuelvan mas pequeños.

Ingredientes:

  • Una taza y media de hojas de menta fresca

Instrucciones:

Paso #1: Lava tu rostro con agua tibia antes de aplicar la mascarilla.
Paso #2: Tritura las hojas de menta con una licuadora, un mortero o incluso con una cuchara de metal, las hojas deberán dejar salir su jugo.
Paso #3: Toma con tus dedos las hojas junto a su jugo y frotar en tu rostro firmemente.
Paso #4: Recuéstate y ten cuidado con tus ojos, deja reposar por unos diez minutos.
Paso #5: Lava tu rostro con agua helada y ¡Listo!

Recomendaciones para evitar los brotes de acné

Lava tus fundas de almohadas periódicamente

De nada servirá que laves tu rostro todas las noches, si al final de la noche terminas colocando tu rostro en una funda sucia, con ello lo único que se logra es que se acumule suciedad en tu rostro que con el trascurso de la noche se ira convirtiendo en sebo que terminara por resultar en granos o espinillas desagradables y difíciles de erradicar.

Así mismo ten cuidado con los peluches que puedas tener en tu cama, mantén limpio cualquier elemento que pueda tener contacto con tu rostro por la noche y si olvidas lavarlas coloca una toalla limpia sobre las almohadas para dormir con tu rostro colocado sobre la toalla limpia.

No toques tu rostro luego de la aplicación de las mascarillas

Es importante que tengas auto control para no tocar tu rostro en el trascurso del día, pero es aún más importante no tocar tu rostro luego de la aplicación de una mascarilla sobre todo si ha sido una mascarilla de exfoliación.

Tocar el rostro con los dedos o la mano estimula la producción de grasa en los poros y al estimularse cuando vuelves a tocar el misma área, es más fácil que la suciedad y las bacterias que tengas en las manos se adhieran a la viscosas de los nuevos aceites en tu piel.

Recuerda que tras la aplicación de un tratamiento facial la piel queda sensible y es más propensa a que se le adhieran bacterias.

Es por ello que es importante que para minimizar estos riesgos laves con abundante agua tu rostro luego de las mascarillas para cerrar bien tus poros, ya que si quedan abiertos la suciedad entrara y cuando el poro se cierre lo hará dejando adentro la suciedad y el sebo que más tarde se transformaran en puntos negros que son muy difíciles de sacar.

Toma en cuenta también que para poder apreciar mejor los resultados de las mascarillas, lo mejor es que elijas una o dos y solamente trabajes con esas por el periodo de un mes, tratando de no aplicarlas más de dos veces en una semana.

Recuerda que las mascarillas requieren de constancia para poder apreciar mejor sus resultados y que estos sean duraderos no solo para eliminar temporalmente tu problema de barros y espinillas sino también para poder mantener este problema al mínimo y controlado.


Agrega un cometario