Ronchas (Urticaria): ¿Qué Es? ¿Qué Causa Las Ronchas Y Cual Es Su Tratamiento?

La urticaria es una enfermedad de la piel caracterizada por una lesión elemental común, denominada habón o roncha. Esta lesión principal consiste en un área central edematosa, rodeada de una zona roja y elevada, que cursa con un intenso picor, aparece de forma brusca y, por lo regular, no dura más de 24 horas. Con frecuencia se origina por un factor externo capaz de producir una reacción alérgica, en la que el cuerpo elimina histamina (una proteína) de los capilares, que se acumula en la piel y causa la erupción característica de este padecimiento.

La urticaria puede afectar diversas zonas del cuerpo, como el tronco, la región glútea y los pechos. Y, en ocasiones, se presenta de forma generalizada en toda la superficie corporal.

Factores que Desencadenan la Urticaria:

Existe una variedad de factores internos y externos, dentro de los cuales se encuentran:

  • Reacciones inmunológicas, mediadas por inmunoglobulinas IgE que se unen a los mastocitos, induciendo degranulación y liberación de histamina.
  • Alergia a ciertos alimentos, como fresas, clara de huevo, mariscos, chocolates, cereales, etc.
  • Infecciones por virus, bacterias y parásitos.
  • Picaduras de insectos.
  • Contacto directo con productos químicos o látex.
  • Ciertos medicamentos como los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos) utilizados para el dolor, los IECAs (Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina) que se usan para la hipertensión, penicilinas, aspirina, tetraciclinas, codeína, entre otros.
  • Temperaturas extremas.
  • Rayos Ultravioleta.
  • Agua contaminada sobre la piel.
  • Idiopática (sin causa conocida).
  • Urticarias asociadas a otras enfermedades autoinmunes como la tiroiditis.

Cómo se Produce la Urticaria

La urticaria resulta de la liberación de histamina y de una serie de sustancias vasoactivas de la dermis que causan extravasación de líquido hacia la dermis, originando sus lesiones típicas. La liberación de la histamina ocasiona el prurito intenso.

Pero, ¿qué es lo que ocurre? Pues bien, una vez que la sustancia alergénica se pone en contacto con el organismo, nuestro sistema inmunológico se activa y pone en marcha una serie de procesos que lo ayudan a defenderse contra esas sustancias.

Generalmente el tipo de anticuerpo que vemos en este tipo de reacciones es la inmunoglobulina E (IgE), la cual es capaz de activar a dos tipos celulares (mastocitos y basófilos); ambas sustancias producen y liberan histamina, que origina una vasodilatación excesiva, edema y picor intensos. Simultáneamente, los mastocitos estimulan a las plaquetas que liberan serotonina (sustancia responsable del eritema o enrojecimiento).

Tipos de Urticaria

  • Urticaria Aguda: Se caracteriza porque los síntomas duran menos de seis semanas. Es el tipo más común y en un 25% de los casos las personan también experimentan angioedema o hinchazón de las capas más profundas de la piel.
  • Urticaria Crónica: Es cuando los síntomas continúan por más de seis semanas. Según las estadísticas, una de cada cien personas sufren de urticaria crónica. Aunque las causas no se conocen muy bien, la mayoría concuerda en que está vinculada al sistema inmunológico. Otros discuten su relación con trastornos autoinmunes, como la enfermedad tiroidea y el lupus eritematoso sistémico. En un 50% de los casos, las personas con urticaria crónica tienen angioedema.

Diferencias entre la Urticaria y el Angioedema

Es importante diferenciar la urticaria del angioedema, ya que la sintomatología suele ser similar.

En este sentido, el angioedema se produce en las capas más profundas de la piel, mucosas y otros tejidos, mientras la urticaria afecta las capas superficiales.

El angioedema produce hinchazón y  ardor en zonas como la cara y el cuello (sobre todo en los labios, lengua y laringe), en los dedos y, en ocasiones, a nivel de los genitales masculinos.

Tanto la urticaria como el angioedema deben ser valorados por un médico, en especial el angioedema, por ser considerado emergencia médica (debido a que la inflamación en la garganta o cualquier trayecto de la vía aérea puede resultar en muerte por asfixia).

Síntomas de Urticaria

  • Típicamente, produce habones o ronchas en la piel que son bien delimitadas, rojas y palpables sobre la piel (que palidece al hacer presión). La extensión de la lesión puede ser variable.
  • Las lesiones son de color rosa o rojo, de forma ovalada o redonda y pueden medir desde unos pocos milímetros de diámetro, hasta varios centímetros.
  • El síntoma más molesto es la picazón intensa y la periferia suele estar rodeada de un halo rojo.
  • Las lesiones típicas son confluyentes y aparecen en cara o en las extremidades (brazos, manos, dedos, piernas).
  • Después de unas horas, las lesiones tienden a desaparecer, pero pueden aparecer de nuevo en zonas distintas.
  • Las presencia de signos y síntomas sistémicos (como fiebre, artralgias, ictericia escleral, aumento hepático) sugieren hepatitis o enfermedad hepática colestásica.
  • La mayoría de los síntomas no duran más de 12 horas, y rara vez continúan por más de 24 horas.
  • Otros síntomas de urticaria pueden ser fiebre, taquicardia, hipotensión, náuseas, vómitos, estreñimiento, dolor abdominal, rinitis y asma.

Anafilaxia

La anafilaxia es una emergencia médica que resulta de una reacción alérgica grave.

Generalmente, estos pacientes llegan a la sala de emergencias con dificultad respiratoria severa y, en muchos casos, sufren pérdida de conciencia o signos de shock, si no se tratan rápidamente.

Pero, ¿cómo saber si estamos ante un shock por anafilaxis? Aquí te presentamos los síntomas:

  • Edema de la mucosa de la boca, lengua, labios y garganta (que causa dificultad respiratoria).
  • Náuseas y vómitos.
  • Piel fría y húmeda.
  • Sensación de desmayo o aturdimiento.
  • Ansiedad de inicio abrupto.

Diagnóstico de la Urticaria

Cuando los pacientes llegan con síntomas de urticaria y el médico visualiza las lesiones en la piel, el diagnóstico es casi seguro. Dicho diagnóstico puede ayudarse aportando información como la ingesta de algún alimento antes de la aparición de las lesiones, o la picadura de un insecto.

Todo esto podrá asegurar que se trata de urticaria.

Normalmente, el médico de atención primaria hará las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó el episodio?
  • ¿Dónde empezó el episodio?
  • ¿Vives o trabajas en un lugar donde existan factores desencadenantes, como uso de guantes de látex, productos químicos o manipulación de animales?
  • ¿Qué medicamentos has estado tomando? Esto incluye suplementos naturales de hierbas.
  • Historia clínica.
  • Si te ha mordido algún insecto.
  • Si algún familiar cursa con los mismos síntomas de urticaria.

En la mayoría de los casos, no se descubre la causa, no obstante, con tratamiento y medidas preventivas, la mitad de los casos se resuelven en unos días.

En caso de que el médico crea que existe algún factor responsable de la reacción alérgica, puedes ser referido a una clínica de alergias (donde te realizarán pruebas de sangre y cutáneas para descubrir a qué sustancias eres alérgico).

¿En qué Consisten las Pruebas Cutáneas?

Consisten en administrar dosis controladas y pequeñas de determinados alimentos o medicamentos, para observar la respuesta de la piel.

¿Las Muestras de Sangre son Útiles para Diagnosticar la Urticaria?

Los análisis de sangre no son de rutina para diagnosticar la urticaria, aunque una elevación de las cifras de eosinófilos puede indicar una reacción alérgica, o que la búsqueda de anticuerpos antitiroideos pueda ser positiva en casos de urticaria crónica.

En caso de urticarias asociadas a enfermedades del sistema inmune, la detección de ciertos anticuerpos, proteínas o transaminasas ayudan al diagnóstico.

¿En qué Circunstancias Está Indicada la Biopsia de Piel?

Solo en casos con mucha duda diagnóstica o que la evolución del paciente frente al tratamiento sea negativa. Los siguientes son condiciones en las que podría solicitarse una biopsia de piel:

  • Cuando no hay una buena respuesta al tratamiento con corticoides.
  • Frente a anticuerpos antinucleares positivos o velocidad de sedimentación globular muy elevada.
  • Habones que permanecen por más de tres días o que se localizan en zonas articulares.
  • Lesiones purpúricas que quedan como secuelas tras la resolución de la urticaria.

Diagnóstico Diferencial

Es preciso diferenciar la urticaria y angioedema de otras enfermedades que cursan con síntomas similares como:

  • Dermatitis de contacto.
  • Dermatitis atípica.
  • Eritema multiforme.
  • Pitiriasis rosácea.
  • Escabiosis.
  • Intoxicación medicamentosa.

Tratamiento de las Urticarias

  • Las urticarias agudas, por lo general, no ameritan tratamiento, ya que los síntomas son leves, la afección dura unas pocas horas y rara vez se repiten. En estos casos, con saber cuál es el factor desencadenante y evitarlo, es suficiente.
  • Si los síntomas son un poco más severos, o la condición persiste, el uso de antihistamínicos es recomendable. Estos medicamentos bloquean los efectos de la histamina, reduciendo la sensación de picor intensa y la erupción. Son relativamente seguros (la mayoría de los antihistamínicos, como la desloratadina, no producen somnolencia).
  • Los antihistamínicos no se recomiendan en mujeres embarazadas a menos que realmente lo ameriten, y en esos casos se utiliza la clorfenamina.
  • Los corticosteroides orales se usan en altas dosis y por pocos días en caso de síntomas muy graves, ya que suprimen el sistema inmunológico. No deben tomarse por más de cinco días.
  • Los pacientes con urticaria crónica deben recibir un tratamiento dirigido a controlar los síntomas y evitar los desencadenantes. Todo paciente con urticaria crónica y angioedema debe acudir de inmediato a un centro hospitalario. Es fundamental que luego sean referidos con un médico inmunólogo, dermatólogo o alergólogo (especialista de la piel). Los antihistamínicos pueden ayudar a los pacientes con urticaria crónica que tengan problemas de sueño.
  • También se ha recomendado el uso de cremas tópicas combinadas con antihistamínicos para aliviar los síntomas de picor.
  • Evitar los desencadenantes que empeoran la urticaria. Si la causa es por consumo de alcohol, medicinas o comestibles, es importante evitarlos.
  • Disminuir el estrés también puede ayudar. La aplicación de técnicas de relajación y meditación ayudan a reducir los síntomas, a la vez que disminuyen los niveles de estrés.
  • Una dieta balanceada y no consumir alimentos conocidos por producir histamina (espinacas, pescado, yogur, tomates procesados, carnes, chocolate, fresas), ayuda prevenir la urticaria.
  • En caso de angioedema, el tratamiento son los antihistamínicos con corticoides orales.
  • Muchos recomiendan baños de avena y cremas hidratantes para la piel.
  • Evita el rascado de las lesiones, ya que pueden producirse heridas e infección de las mismas.

Ahora que conoces más acerca de la urticaria, te invitamos a que participes con tus preguntas o comentarios.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here