Síntomas de neumonía, similitudes con la gripe común

Diferentes gérmenes como bacterias, virus,  hongos y parásitos pueden ser los agentes  causales  que ocasionan los síntomas de neumonía: tos, fiebre y dificultad para respirar.

 

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección de uno o de ambos pulmones que puede ser provocada por diversos microorganismos, entre los que se incluyen virus, bacterias, hongos y parásitos que producen una respuesta inflamatoria que en ocasiones  causa dificultad para respirar y en determinadas circunstancias provoca dolor.

La persona afectada por neumonía tiene comprometido el tejido pulmonar por secreciones que dificultan al oxígeno que hay en los sacos de aire de los pulmones llegar al torrente sanguíneo.

También se produce neumonía cuando se aspira y entra en los pulmones una sustancia extraña, como alimentos o líquidos, y se denomina neumonía por aspiración.

1,1 millones de niños menores de cinco años mueren anualmente por neumonía, el 18% de todas las defunciones, convirtiéndose en la principal causa de mortalidad infantil en todo el mundo.  Las áreas geográficas más afectadas están localizadas en el África subsahariana y Asia meridional.

Similitudes con la gripe común

Por lo general, lo que causa la neumonía son virus, y dentro de estos ocupa un importante lugar el virus de la influenza, conocido comúnmente por gripe. Es decir, la gripe esta ocasionada por un virus, el de la influenza, que puede dar lugar a neumonía. La influenza H1N1, llamada también gripe porcina, puede ser una causa frecuente e importante de la neumonía.

Otros virus, como los adenovirus, sincicial respiratorio  ocasionan neumonía en niños pequeños.

Algunos tipos de bacterias, como Streptococcus pneumoniae  y Haemophilus influenzae de tipo b también pueden provocar neumonía.

Principales síntomas de neumonía

Frecuentemente los síntomas de neumonía aparecen relacionados con una infección de las vías respiratorias superiores, es decir una infección de la nariz y la garganta. Las manifestaciones y síntomas de neumonía aparecen 2 ó 3 días después de que se haya manifestado un resfriado o un simple dolor de garganta.

En términos generales aquellas personas con neumonía pueden presentar dificultad para respirar, tos, fiebre; en otras ocasiones  también aparecen dolor de pecho o dolor abdominal y vómitos.

Entre los síntomas de neumonía que también encontramos más comúnmente están:

  • escalofríos que se acompañan de temblores
  • congestión nasal
  • respiración rápida que en ocasiones es el único síntoma
  • respiración típica con los llamados “resoplidos” o sibilancia
  • respiración trabajosa que provoca que los músculos de las costillas se retraigan
  • falta de apetito
  • en casos extremos, coloración azulada o grisácea en los labios y las uñas
  • fatiga con facilidad
  • dolor de cabeza
  • sudoración excesiva o sudores fríos
  • inflamación de los ganglios linfáticos

¿Cómo puedes evitar enfermarte con neumonía?

Puedes lograr estar protegido mediante la práctica de sencillas medidas y cuidados de bajo costo y fáciles de implementar. Entre estas se encuentran:

  • Lavarse las manos frecuentemente
  • Usa pañuelos desechables
  • Cúbrete la boca y la nariz cuando tosas o estornudas
  • Vacunación  contra la neumonía y contra la gripe

De cualquier manera frente a la aparición de síntomas de neumonía lo recomendado es asistir a la consulta médica para recibir el tratamiento adecuado.


2 Comentarios

  1. Myrna Castro 05/20/2017
  2. Myrna Castro 05/20/2017

Agrega un cometario