Síntomas de triglicéridos altos: ¡un alerta!

Cada día cobra más importancia el mantenerse al tanto de los síntomas de triglicéridos altos y su relación con enfermedades como la diabetes y la enfermedad cardiovascular.

¿Que son los triglicéridos?

Los triglicéridos son un tipo de lípidos también llamados grasas presentes en la  sangre y en el tejido adiposo de los seres vivos.

Probables causas que determinan que los niveles de  triglicéridos estén altos

Siguiendo los criterios adoptados en el 2005 por  la Sociedad Americana del Corazón (American Heart Association), donde se acordó que 150 mg/dl era la cifra a considerar como límite para la concentración de triglicéridos, indistintamente para hombres o mujeres. Por encima de estas cifras se establece que la persona tiene hipertrigliceridemia.

En otros términos, concentraciones superiores a esta cifra debe movernos a preocupación y acudir a los especialistas.

Y es que el aumento de las concentraciones de  triglicéridos en sangre casi siempre acompaña a otras enfermedades como son la diabetes, la obesidad, el alcoholismo  y la insuficiencia renal. Es decir donde quiera que exista un compromiso del normal funcionamiento del fisiologismo del hombre.

De hecho en la mayoría de las personas que tienen síntomas de triglicéridos altos encontramos que las cifras de colesterol están aumentadas. El colesterol es otro tipo de lípido que también encontramos en la sangre.

Durante mucho tiempo se le adjudico un relevante papel  a los niveles de colesterol elevados en estas enfermedades, mas sin embargo en la actualidad se le reconoce un papel mucho más trascendente a los altos niveles de triglicéridos.

Alerta: síntomas de triglicéridos altos

Cuando los triglicéridos se encuentran  en concentraciones altas favorecen de forma importante en el endurecimiento y estrechamiento de las arterias; lo que conlleva el incremento del riesgo de padecer de un infarto del miocardio, tejido muscular que encontramos en el corazón.

síntomas-de-triglicéridos

Las obstrucciones de arterias cerebrales también pueden generar  los llamados derrames cerebro-vasculares, reconocidos también como isquemias cerebrales o strokes, de su denominación en inglés.

Frecuentemente aparecen las llamadas complicaciones que son en su esencia las manifestaciones propias de concentraciones altas de triglicéridos.

Como disminuir los triglicéridos

Existen un conjunto de normas y consejos para aquellas personas que tengan concentraciones elevadas de triglicéridos,  es decir, la ya mencionada hipertrigliceridemia.

La primera medida consiste en profundos cambios en el estilo de vida. Y dentro de estos ocupa un lugar prioritario los cambios en el régimen alimentario, es decir cambiar las características de los alimentos que se come, tanto en la cantidad de alimentos que ingiere como las características de estos. Es decir se  debe cambiar cantidad y calidad de los alimentos en la dieta diaria.

Los cambios en la dieta incluyen la reducción de la ingesta total de grasa a menos del 30% del total de calorías que usted consume. Y esto se logra mediante normas que a continuación comento:

  • disminuir la ingesta de grasa saturada
  • disminución de las cantidades de carne de res, pollo, cerdo y cordero que se consume
  • disminuir la ingestión azúcares y carbohidratos
  • sustitución de los derivados lácteos ricos en grasa por los de bajos contenidos  en grasa
  • restricción de calorías ingeridas
  • práctica sistemática de ejercicios
  • proscripción del hábito de fumar

En tanto de forma complementaria se debe lograr la disminución de los niveles de colesterol en sangre y para ello debe reducir y mejor aún eliminar la ingestión de yemas de huevo y vísceras.

Otra medida de fácil y necesario cumplimiento es el incremento de la práctica de actividad física. El ejercicio sistemático conduce a la pérdida de peso lo que coadyuvará a bajar los niveles de colesterol.

Otra medida transita por el uso de medicamentos.  Entre estos se encuentran varios tipos de fármacos que se encuentran en el mercado orientados fundamentalmente al control de los niveles de colesterol en sangre.

Entre estos encontramos las denominadas estatinas,  que son los fármacos más eficaces utilizados con mayor frecuencia para tratar el LDL colesterol alto. Existen diversas posibilidades que ofertan las compañías farmacéuticas, como son  lovastatina (Mevacor), pravastatina (Pravachol), simvastatina (Zocor), fluvastatina (Lescol), atorvastatina (Lipitor) y rosuvastatina (Crestor).

Otros medicamentos hipocolesterolemiantes son los fibratos y en particular el gemfibrosilo.

A las estatinas y fibratos se les ha conferido propiedades antiaterosclerótica y antitrombótica. Con su aplicación se registran notables mejorías en el perfil aterogénico, así como de la reactividad vascular endotelio-dependiente y de la sensibilidad a la insulina, lo que conlleva una sensible disminución del acúmulo de lípidos en hígado y músculo.

De cualquier manera para lograr restituir las concentraciones normales de los triglicéridos en sangre nos encontramos en dependencia de cuan temprano se hayan diagnosticados los síntomas de triglicéridos altos. A punto de partida de este diagnóstico la imposición del tratamiento adecuado y de forma temprano se convierte en la formula clave, casi mágica, para lograr la eficiente recuperación del paciente.  .

Y es que si no se recibe oportunamente el  tratamiento puede sobrevenir  un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, y convertirse en una trampa mortal para la persona, no tan solo porque puede causarla muerte, sino que también sus secuelas limitan la vida del paciente, y en los más de los casos lo de la familia generando diferentes grados de invalidez.

Ha quedado demostrado y se recoge en la literatura médica los resultados obtenidos en diversos  ensayos clínicos controlados a largo plazo sobre el impacto de las medidas mencionadas en aras de reducir el riesgo cardiovascular

En particular se logra la disminución de la tensión arterial y la concentración de los lípidos en sangre así como el control de la glucemia, lo que conlleva una sensible mejoría en la morbilidad y la mortalidad generadas por el aumento de triglicéridos, de ahí que la conducta aconsejada por los especialistas conlleva  el tratamiento agresivo de cada uno de los factores involucrados aplicando sistemas de terapias combinadas.

Como prevenir la aparición de síntomas de triglicéridos altos

Se han evaluado diversas estrategias con el objetivo de prevenir la aparición de los síntomas de triglicéridos altos. Entre estas se encuentra el aumento de la actividad física, y en particular caminar 30 minutos al día. Por otro lado se aconseja  practicar una  dieta hipocalórica, es decir, baja en calorías, y en particular tendiente a que tenga grasas en mínimas cantidades al igual que azúcares y carbohidratos.


Agrega un cometario