Rosácea: Causas, Síntomas, Tratamiento Y 6 Formas Naturales Para Tratarla

La rosácea es un padecimiento en la piel, que afecta de un 0.5% a un 10% de la población en general. (1)

Este padecimiento es más común durante la adolescencia, alrededor de los veinte años de edad, que va evolucionando y empeorando entre los treinta y cuarenta años.

Si padeces rosácea, en la medicina moderna, se cree que no existe una cura real y lo único que puedes hacer es disminuir los síntomas durante toda tu vida. Notarás que los síntomas aparecen, aumentan y disminuyen al pasar el tiempo, pero la enfermedad no se elimina por completo.

Mientras que algunas personas tienen que lidiar todos los días para controlar los síntomas, muchas otras han sido capaces de dejarlos a un lado, con los medicamentos adecuados y haciendo cambios en su estilo de vida.

Existen muchas lociones, cremas y pastillas que simplemente no funcionan. Sin embargo, existen opciones naturales que pueden ayudarte a evitar las crisis, el enrojecimiento, la irritación, el dolor y las áreas sensibles.

La mayoría de las enfermedades de la piel tienen en común que comienzan rápidamente y son muy evidentes como:

  • Rosácea.
  • Acné.
  • Eccema.
  • Urticaria.

Signos y Síntomas de la Rosácea

La mayoría de las personas, cuando piensan en la rosácea, les viene a la mente una piel enrojecida y una cara “ruborizada”. Pero existen síntomas mucho peores, que varían dependiendo del tipo de rosácea, algunos son:

  • Enrojecimiento del rostro.
    • En especial en el centro y las mejillas.
  • Venas de “arañita”, puedes apreciar fácilmente los vasos sanguíneos que se han roto.
  • Piel inflamada, sensible y con dolor.
  • La piel reacciona fácilmente a:
    • Sol.
    • Productos para el cuidado de la piel.
    • Cosméticos.
    • Calor.
    • Sudor.
  • Sensación de quemazón y pinchazos en la piel.
  • Piel seca, arrugada, con picazón o escamas.
  • Cuando te sientes molesto o avergonzado, tus mejillas cambian de color fácilmente.
  • Si tu piel es grasa, aparecen barros y espinillas (puntos negros).
  • Poros grandes en la piel, visibles e inflamados.
  • Se forman parches de piel rugosos e inflamados, también llamados placas.
  • Tu piel tiene una textura rugosa.
  • Pedazos de piel más gruesos que otros, en especial alrededor de la nariz, aunque también puede verse en:
    • Barbilla.
    • Frente.
    • Mejillas.
    • Orejas.
  • Sensibilidad en la piel que rodea tus ojos.
  • Resequedad, dolor, comezón, picazón y sensación de punzadas en los ojos o la piel que los rodea.
  • Formación de granos o quistes en tus ojos o alrededor de ellos.

¿Cuáles Son Los Primeros Síntomas Y Cómo Comienza La Rosácea?

La rosácea puede comenzar con síntomas muy leves, que van avanzando hasta convertirse en sensaciones intensas de:

  • Comezón.
  • Salpullido.
  • Parches de piel engrosada.
  • Superficie de la piel irregular y rugosa.
  • Enrojecimiento.

Esta enfermedad no es contagiosa y los síntomas aparecen y desaparecen, dependiendo del estado de salud, estado de ánimo y nivel de estrés. Este padecimiento no necesariamente empeora con el tiempo, pero existen factores que intervienen en su desarrollo, como:

  • Exposición diaria al sol.
  • Uso de bloqueador solar de manera regular.
  • Dieta.
  • Hábitos.
  • Enfermedades autoinmunes.

Muchas personas sufren este padecimiento, de manera continua, porque no toman las medidas necesarias para controlar y evitar los síntomas.

Para saber qué pasos tomar primero, es necesario identificar el tipo de rosácea que padeces y cuál es su causa.

La Rosácea Y Otros Padecimientos En Tu Piel

Es importante mencionar que la rosácea es un tipo de inflamación en tu piel, que se presenta como salpullido, provocando áreas enrojecidas y sensibles en tu piel. De manera general, los salpullidos, así como la sobreproducción de aceites en tu piel y los poros bloqueados, son causados por:

  • Irritación.
  • Alergias.
  • Infecciones.
  • Defectos en la estructura de los tejidos en tu piel.
  • Enfermedades secundarias.

La rosácea tiene características en común con otros salpullidos, como:

  • Acné.
  • Dermatitis.
  • Eccema.
  • Psoriasis.
  • Urticaria.
  • Pitiriasis.

Los Cuatro Tipos De Rosácea

Existen cuatro clasificaciones, aunque muchas personas experimentan síntomas que no corresponden a un sólo tipo. (2)

Rosácea Tipo 1

Este tipo de rosácea es el más común.

  • Enrojecimiento facial generalizado.
  • Enrojecimiento más fuerte en las mejillas.
  • Es posible ver los vasos sanguíneos en la piel.

Rosácea Tipo 2

Es más común entre las mujeres de edad madura.

  • Salpullidos parecidos al acné.
  • Sensibilidad en la piel.

Rosácea Tipo 3

  • Inflamación.
  • Retención de líquidos (edema).
  • Engrosamiento de la piel (especialmente alrededor de la nariz).
  • Enrojecimiento.
  • Además de presentar síntomas de la rosácea tipo 1 y 2.

Rosácea Tipo 4

También llamado rosácea ocular o rosácea de ojos.

  • Síntomas de rosácea 1,2 ó 3 alrededor de los ojos.

¿Qué Debes Hacer Si Presentas Alguno De Los Síntomas de Rosácea?

Lo mejor es que acudas con un dermatólogo para que seas evaluado y diagnosticado adecuadamente. Siempre es bueno contar con la opinión de un profesional, porque existen otras enfermedades con síntomas parecidos y pueden ser confundidas.

El dermatólogo examinará tu rostro, tanto la piel como los ojos, y además realizará una historia médica para que pueda establecer si cuentas con factores que te predispongan a la rosácea, por ejemplo:

  • Factores genéticos.
  • Estilo de vida.
  • Alimentación regular.
  • Nivel de estrés.
  • Hábitos de sueño.
  • Productos químicos a los que te encuentres expuesto.

En caso de que la rosácea también afecte a tus ojos, es necesario que acudas a un oftalmólogo (especialista en ojos), el cual te orientará sobre los mejores cuidados, así como las medidas para prevenir que la rosácea afecte o empeore tu visión.

¿Cuáles Son Los Tratamientos Más Comunes Utilizados Por Los Médicos Para Tratar la Rosácea?

Algunos de las estrategias y tratamientos que utilizan los médicos son:

  • Cambios en tu dieta.
    • Eliminar cualquier producto que pueda causar alergia, irritación o sensibilidad. Algunos ejemplos de alimentos considerados alérgenos son:
      • Gluten.
      • Huevo.
      • Lácteos.
      • Cacahuates.
      • Plátanos.
      • Piña.
      • Mariscos.
      • Cerdo.
      • Alcohol.
      • Colorantes alimentarios.
  • Utilizar bloqueador solar todos los días, ayuda a que los rayos UV no dañen tu piel, disminuyendo el enrojecimiento y la sensibilidad.
  • Uso de antibióticos que pueden enfocarse a la recuperación de la piel, o los ojos, recetados en presentaciones como:
    • Tópicos (directamente sobre tu piel).
    • Gotas oftálmicas (para los ojos).
    • Vía oral (cápsulas, pastillas y jarabes).
    • Vía intramuscular (inyecciones).
  • Tratamientos que se pueden realizar exclusivamente con tu médico.
    • Dermoabrasión.
    • Emolientes.
    • Terapia de láser.
    • Terapias de luz (como electrocauterización).

¿Cuáles Son Las Causas de la Rosácea?

Los médicos y profesionales de la salud aún no saben cuál es la verdadera causa de la rosácea. No obstante, parece que se inicia por factores que favorecen la inflamación celular en tu cuerpo, así como por un sistema inmune debilitado. Es por esto que existen factores, como tu alimentación, que pueden ser una pieza muy importante para la mejoría de este padecimiento. (3)

¿Qué Es Lo Que Causa La Inflamación Celular En Tu Cuerpo?

  • Enfermedades de los vasos sanguíneos en tu piel.
  • Sobreexposición al sol.
  • Reacciones alérgicas.
  • Altos niveles de estrés.
  • Poca calidad de sueño.
  • Antecedentes familiares.
  • Sensibilidad a la luz, tanto en los ojos como en la piel. (4)
  • Descendencia europea.
    • 4 de cada 100 personas en África, Asia y Latinoamérica padecen rosácea.
    • Mientras que 10 de cada 100 personas, la padecen en Europa.
  • Se presenta, hasta tres veces más, en mujeres que en hombres.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Enfermedades inflamatorias.
  • Inflamación en el tejido conectivo.
  • Alimentación alta en productos procesados.

En el año 2009, se realizó un análisis por la Universidad de Cracow en la Escuela de Medicina por el Dermatology Outpantient's Clinic of Jagiellonian. Este estudio fue realizado con 43 mujeres y 26 hombres que padecían rosácea, y se encontró que los factores que iniciaban las crisis fueron:

  • Estrés – 58% de los casos.
  • Exposición al sol – 56.5%.
  • Alcohol – 33.3% .
  • Ejercicio – 29%.
  • Consumo de café – 21.7%.
  • Consumo de comidas calientes – 20.3%.

Tratamientos Naturales Contra la Rosácea

Muchas personas utilizan tratamientos agresivos para disminuir los signos de la rosácea, a saber:

  • Cremas.
  • Lociones.
  • Exfoliantes.
  • Geles.
  • Terapia láser.

Si utilizas estos tratamientos, pareciera que sus resultados son inmediatos, pero lo que en realidad estás haciendo, es que tu piel se vuelva mucho más delgada y sensible. Al utilizar estos tratamientos puedes empeorar los signos de la rosácea a largo plazo, ya que no te ayudan a disminuir el problema desde la raíz.

Muchos médicos recomiendan tratar la rosácea de manera integral, tomando en cuenta, no solo la piel, sino todos los factores involucrados en la enfermedad.

La inflamación de tus intestinos puede ser uno de los factores más importantes en el inicio y desarrollo de los problemas en tu piel. Y esto tiene mucho sentido, ya que tu piel es el reflejo de tu salud en general:

  • Refleja qué tan bien digieres los nutrimentos.
  • A qué eres sensible o alérgico.
  • Qué tan bien regulados están tus niveles de hormonas.
  • Si estás durmiendo adecuadamente en tiempo y calidad.

1. Identifica Si Algo en Tu Dieta Incrementa o Inicia la Rosácea

Estudios científicos han encontrado una relación directa entre las enfermedades inflamatorias gastrointestinales y las enfermedades de la piel, como:

  • Rosácea.
  • Acné.
  • Dermatitis.
  • Psoriasis.

Un sistema inmune demasiado activo puede causar reacciones autoinmunes, que también contribuyen a padecimientos en la piel y el sistema digestivo, por ejemplo:

  • Colitis ulcerativa.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Enfermedad celiaca.
  • Síndrome del Intestino Permeable.
  • Síntomas de sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado.

Si presentas algún padecimiento autoinmune, es probable que también presentes altos niveles de neuronas inmunoreactivas en los tejidos de tu cuerpo y vasos sanguíneos que estén causando que la inflamación siga avanzando.

La inflamación en tu cuerpo influye para cambiar la estructura de las bacterias, que normalmente viven en la superficie de tu piel y que te protegen de:

  • Daño externo.
  • Enrojecimiento.
  • Salpullidos.

Es posible que la inflamación que estés experimentando en tu rostro, también esté sucediendo en tus intestinos. Por lo que es recomendable:

Los Mejores Alimentos para Consumir Cuando Padeces Rosácea

Frutas y Verduras Orgánicos

Las frutas y verduras contienen vitaminas, minerales y compuestos naturales, antinflamatorios y antioxidantes, que ayudan a las células de tu cuerpo a:

  • Disminuir el estrés oxidativo.
  • Disminuir el daño por rayos solares.

Las hojas verdes, y las frutas y verduras de color naranja, rojo, morado y amarillo, son especialmente buenas para tu piel, debido a su alto contenido de carotenoides.

Aunque no todos los vegetales son iguales, es mejor buscar productos orgánicos que reduzcan la exposición de tu cuerpo a toxinas y químicos, que pueden causar estragos en tu piel.

Grasas Saludables (Buenas)

Las llamadas “grasas buenas“, te ayudan a reducir la inflamación en todo tu cuerpo, algunos ejemplos:

  • Aceite de coco.
  • Aguacate.
  • Aceite de olivo.
  • Nueces.
  • Semillas.
    • Chía.
    • De lino (linaza).

Estos alimentos también te ayudan a:

  • Disminuir el estrés.
  • Producir hormonas adecuadamente.
  • Disminuir el hambre y el apetito.

Proteínas de Alto Valor Biológico

Tu sistema inmune necesita proteínas de alto valor biológico para funcionar adecuadamente. Y aunque se encuentran, prácticamente, en todos los productos de origen animal, existen algunos que te benefician más para disminuir la inflamación:

  • Pescados salvajes, en especial el salmón por su alto contenido en ácidos grasos omega 3 (grasas buenas).
  • Huevos de patio (de gallinas que crecieron en libertad).
  • Animales alimentados con pasto.
  • Leguminosas.

Alimentos Antinflamatorios

Existe evidencia científica que señala a algunos alimentos con un contenido de fitonutrientes específicos, que combaten la inflamación y que es recomendable que incluyas en tu alimentación:

  • Cúrcuma.
  • Jengibre.
  • Ajo.
  • Cebolla.
  • Verduras crucíferas.
    • Brócoli.
    • Coliflor.
    • Repollo.
    • Coles de Bruselas.
  • Zanahoria.
  • Tomates.
  • Té verde.

Los Alimentos que Debes Evitar Cuando Padeces Rosácea

Alimentos que Te Causen Reacciones Alérgicas

  • Gluten.
  • Nueces.
  • Productos del mar.
  • Lácteos.
  • Huevos.

Alcohol y Café

El alcohol y el café, así como otras bebidas con cafeína, parecen empeorar los síntomas de la rosácea, en especial el color.

Muchas personas experimentan una reducción de los signos y síntomas al reducir su consumo. Pero, definitivamente, dejar de consumirlos por completo, mejorará tu salud y disminuirá los síntomas de manera significativa.

Lácteos

Se ha observado que muchas personas mejoran al evitar productos lácteos como:

  • Yogurt.
  • Quesos.
  • Leche.
  • Helados.
  • Cremas.

Azúcares, Grasas No Saludables y Alimentos Procesados

Los azucares se añaden a una gran cantidad de alimentos procesados y empaquetados, así como bebidas industrializadas. Ya es bien sabido que los azúcares empeoran la rosácea debido a que:

  • Incrementan el estrés oxidativo.
  • Empeoran la inflamación celular.
  • Irritan la parte interna de tus intestinos.
  • Empeoran los signos y síntomas de las enfermedades de la piel.

Asimismo, los alimentos procesados contienen grandes cantidades de químicos, que pueden causar reacciones alérgicas o empeorar la inflamación en tu cuerpo, como:

  • Saborizantes artificiales.
  • Colorantes artificiales.
  • Preservativos.
  • Estabilizadores.
  • Emulsificantes.
  • Grasas trans.
  • Grasas hidrogenadas.
  • Aceites vegetales altos en ácidos grasos omega 6.
    • Maíz.
    • Soya.
    • Girasol.
    • Canola.
    • Cártamo.
  • Alimentos fritos difíciles de digerir por tus intestinos.

2. Utiliza Bloqueador Solar Todos los Días

Ya sea que presentes enrojecimientos en la piel o padezcas de rosácea, el uso de bloqueador solar, de manera regular, te ayudará a cuidar esas áreas sensibles de tu piel, en especial tu rostro.

Los rayos ultravioleta son tan fuertes, que empeoran los síntomas y pueden causar inflamación en tu piel.

Aunque la exposición a la luz solar es necesaria para que tu cuerpo pueda producir vitamina D, es importante que apliques bloqueador solar a tu rostro para protegerlo. Sin embargo, algunos bloqueadores pueden ser tóxicos y empeorar tus síntomas. El bloqueador solar que vayas a utilizar, debe ser específico para el cutis y de preferencia de una marca recomendada por tu dermatólogo. (4)

3. Utiliza Humectantes Y Productos Cosméticos Naturales

Estudios han encontrado que hidratar correctamente tu piel, ayuda a disminuir los signos y síntomas de la rosácea. Si tu piel es grasa, podría ser tentador dejar de utilizar cremas para disminuir la irritación, pero utilizar hidratantes naturales, puede ayudarte debido a sus propiedades antinflamatorias y antibacteriales. Algunos ejemplos son:

  • Aceite de coco.
  • Aloe vera.

Los hidratantes naturales son de bajo costo, seguros y fáciles de obtener.

Si quieres utilizar maquillaje para tu rostro, debes asegurarte de que sean elaborados con ingredientes naturales. Algunas marcas comerciales de maquillaje y tratamientos de belleza utilizan químicos que pueden ser dañinos y empeorar los síntomas de la rosácea. Pregúntale a tu médico cuáles puedes usar de manera segura. (5)

4. Evita El Estrés en Tu Día

Además de todos los síntomas que puede causar la rosácea, también puedes estar mental y emocionalmente agotado, debido a la apariencia de tu piel. Para muchas personas, el simple hecho de salir a la calle, representa un reto psicológico, porque se sienten inseguras e incómodas por la apariencia de su rostro.

Todo esto causa un estrés emocional muy difícil de manejar, que solo empeora el estado de la piel.

Recuerda que no vas a eliminar por completo los signos y síntomas, pero los cuidados que tomes ahora, podrán disminuir la severidad de la enfermedad en el futuro.

¿Cómo Enfrentar el Estrés Si Padeces Rosácea?

Siéntete seguro al salir a la calle, sabiendo que estás haciendo todo lo posible para tener una piel sana y sentirte mejor.

Para reducir el estrés, puedes utilizar diferentes estrategias:

  • Hacer ejercicio.
  • Practicar meditación.
  • Cantar mantras.
  • Escribir un diario.
  • Realizar una actividad que disfrutes mucho y que utilice toda tu concentración:
    • Pintar.
    • Tocar un instrumento.
    • Escribir.
    • Leer.
    • Cantar.

Ten en cuenta, que no importa lo que diga le gente, la rosácea no es causada por falta de higiene, sino por factores internos.

5. Consulta Con Tu Doctor sobre Diferentes Tratamientos Médicos

Muchas personas dejan de utilizar los tratamientos naturales cuando sienten que no están obteniendo los resultados esperados, entonces comienzan a utilizar:

  • Cremas.
  • Lociones.
  • Geles.
  • Tónicos.

Pero a pesar de que existen tratamientos más modernos, es importante que sepas que ningún medicamento, así como ningún tratamiento natural, curan la rosácea, ya que no es causada por virus ni bacterias y por ello los antibióticos no ayudan a disminuir:

  • Inflamación.
  • Rugosidades.
  • Hinchazón.

Tratamientos Médicos Tradicionales

Los tratamientos que se utilizan para la rosácea, contienen como ingrediente activo:

  • Antibióticos – Metronidazol o tetraciclina.
  • Ácido azelaico.
  • Sulfuros.

Esto incluye marcas populares como MetroGel, Metro-Cream, Galderma, Azelex, Allergan, Clindamycin, Erithromycin y Sulfacetamide.

También se ha encontrado que el uso de receptores antagonistas de la vitamina D, ayudan a la mejoría de la rosácea. La forma activa de la vitamina D es un regulador natural antimicrobiano en tu piel, llamado catelicidina y, aunque falta mucha investigación, se sabe que participa en la reparación de heridas y enfermedades de la piel.

Cantidades anormales de catelicidina se encuentran relacionados a:

  • Psoriasis.
  • Rosácea.
  • Dermatitis atópica.
  • Mala curación de heridas.

En el caso de la rosácea, investigaciones recientes apuntan a que la catelicidina se encuentra en cantidades elevadas anormales. Por lo que utilizar un tratamiento que bloquee su producción, podría ayudar a disminuir sus síntomas.

Es posible que en un futuro no muy lejano, el control de los niveles de catelicidinas, se utilice como un tratamiento dermatológico efectivo para los padecimientos de la piel.

Efectos Secundarios Al Utilizar Medicamentos Para La Rosácea

Si decides utilizar antibióticos, prefiere los tratamientos tópicos, debido a que las cápsulas, pastillas y jarabes pueden afectar negativamente la salud de tus intestinos, en especial, el delicado equilibrio de tu flora intestinal.

Si la cantidad de bacterias “buenas” disminuye en tus intestinos, también disminuyen:

  • Las defensas de tu cuerpo (sistema inmune).
  • La digestión y absorción de nutrientes.

Esto sucede especialmente al consumir antibióticos, ya que eliminan todas las bacterias de tu cuerpo, sean dañinas o benéficas.

En muchos casos, los signos y síntomas, así como el daño en tu piel, pueden ser progresivos; por lo que algunos dermatólogos utilizan tratamientos continuos con antibióticos durante un año o más. Pero el uso prolongado de antibióticos puede afectarte en:

  • Un desequilibrio de la flora intestinal.
  • Mayor riesgo de infecciones vaginales.
  • Resistencia de las bacterias a los antibióticos.
  • Cambios permanentes en la coloración de piel, nombrado médicamente como deposición pigmentaria.

6. Suplementos y Aceites Esenciales Que Pueden Ayudar A Tu Cuerpo A Recuperarse de la Rosácea

Existen opciones naturales que pueden disminuir la inflamación que está causando la rosácea, y son:

Los remedios naturales elaborados con plantas, son una manera segura y efectiva para aliviar muchos de los síntomas de la rosácea, así como otros padecimientos de la piel:

  • Sensibilidad.
  • Infecciones por bacterias, levaduras y hongos.
  • Enrojecimientos.
  • Mala regeneración de tu piel al presentar heridas.
  • Mala circulación de sangre.
  • Cambios en la coloración de la piel.

Muchos de estos remedios han sido utilizados desde hace cientos de años en la India, Asia y Australia. Más de un 80% de las personas en la India, siguen utilizando remedios naturales elaborados con plantas para padecimientos dermatológicos.

Muchos extractos de plantas, especies y hierbas tienen efectos positivos, que ayudan a tratar el problema de manera integral, desde la raíz.

Estos extractos mejoran la circulación de la sangre en tu piel y disminuyen la inflamación, debido a que:

  • Disminuye la presencia de bacterias.
  • Previene la muerte de células sanas.

Los Mejores Suplementos Y Aceites Esenciales Contra La Rosácea

Algunos de los mejores aceites esenciales, extractos y suplementos naturales para combatir la rosácea y disminuir la inflamación en la piel son:

  • Cúrcuma.
  • Jengibre.
  • Aloe vera.
  • Miel orgánica.
  • Aceites esenciales:
    • Té verde.
    • Lavanda.
    • Eucalipto.
    • Geranio.
    • Manzanilla.
    • Rosa.
    • Romero.
    • Tomillo.

La mejor manera de utilizar los aceites esenciales, es aplicándolos directamente en la piel dos o tres veces al día.

Para utilizarlos, simplemente mezcla 1/2 cucharadita de aceite de coco, o de jojoba, con tres gotas de aceites esenciales y aplícalos en tu piel.

Antes de utilizar cualquier producto, sea natural o no, es importante que realices una prueba de tolerancia, aplicando una pequeña cantidad del producto en una sección de tu piel para ver si presentas alguna reacción alérgica.

Un Enfoque Holístico E Integral Para Abordar La Rosácea

Por ahora, es imposible que la rosácea desaparezca completamente de tu piel, pero puedes abordar el problema con un enfoque holístico e integral, que incluya aceites esenciales, extractos y suplementos naturales.

Recuerda que tu piel es el reflejo de tu estado de salud completo, en base a tu alimentación, hábitos de sueño, niveles de estrés y estilo de vida.

Comparte esta información con tus familiares, amigos y redes sociales, ya que puede ser de gran utilidad para los que padezcan este problema.

Esperamos tus comentarios o dudas.

Que tengas un excelente día.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here