12 Formas De Evitar Y Eliminar Los Gases Intestinales

Nuestra cultura nos ha acostumbrado a que está mal tener gases y, mucho más, dejarlos salir.

Pero, la realidad es que todos los seres humanos los producimos y para algunos se termina convirtiendo en un problema, tanto por la presión social como por las molestias que ocasionan.

Por esta razón, vamos a dejar de tratar a los gases como tema tabú y centrarnos en 12 formas de solucionarlos, todas igual de prácticas y efectivas, para que decidas cuál será más útil en tu caso y cuál se adecua más a tu estilo de vida.

1.- Beber té de menta disminuye los espasmos intestinales

te-de-menta

El té de menta contiene mentol, lo cual produce que los músculos del estómago se relajen y, por consiguiente, se liberen los gases y no se produzcan espasmos intestinales.

El efecto antiespasmódico afecta a todo el tracto digestivo, es decir que también se relajarán los nervios, disminuyendo así el estrés y el nerviosismo.

Además, como beneficio adicional, vas a tener un aliente con un aroma refrescante por el resto del día.

Lo único que necesitas son hojas de menta (en su defecto, un saquito de té de menta) y agua hirviendo.

Una vez que tengas estos dos elementos, hay que poner la menta o el saquito de té en una taza, verter el agua hirviendo sobre él, cubrir la taza con una tapa o un plato y dejarlo reposar de 10 a 15 minutos.

Pasado este tiempo, deberás colar el té (si usaste hojas) o escurrir completamente el saquito para que no desperdiciar ninguna de las propiedades. Ahora, es momento de que te relajes y lo disfrutes.

2.- Liberate de los gases y dejalos salir

La realidad es que la forma más práctica de deshacerse de los gases es expulsarlos de nuestro cuerpo.

Aunque no siempre es posible, si te sientes hinchado y con cólicos, sería conveniente que buscaras un lugar donde puedas estar solo y te sientas tranquilo y los dejes salir.

Esto será lo mejor para tu cuerpo.

Si estás en tu casa, prueba recostarte sobre el lado izquierdo de tu cuerpo en posición fetal. Esta posición favorecerá la expulsión de los gases y reducirá las molestias.

Si estás en la calle, caminar es una buena opción dado que el ejercicio y el movimiento causarán que los gases sean eliminados rápidamente.

3.- Toma jengibre para calmar tu estómago

te-de-jenjibre

El jengibre se utiliza tanto para nauseas, malestar estomacal o indigestión dado a algunos de sus componentes químicos.

Por ejemplo, el gingerol y el shogaol relajan el tracto intestinal por lo que cualquier inflamación en esta parte del cuerpo cederá  mientras que, a su paso, previene que se forme una cantidad excesiva de gases y ayuda a liberarlos.

Necesitarás raíz fresca de jengibre, agua hirviendo y, si quieres, miel, limón y un rallador. Deberás lavar la raíz de jengibre bajo agua caliente, cortar entre 4 y 6 rebanadas delgadas y colocarlas en una taza.

Si lo deseas, puedes agregar un poco de miel o unas gotas de limón. Luego, deberás agregar el agua hirviendo, cubrir la taza y dejar reposar por 10 minutos antes de beberlo.

Para que el proceso de digestión sea mucho más sencillo, antes o después de las comidas, tendrás que beber una taza de té de jengibre o comer una cucharada de té de jengibre rallada.

4.- Come o mastica comino para aliviar los cólicos

Desde la época de los griegos y los romanos, se utiliza el comino y las galletas de comino para ayudar a expulsar los gases del aparato digestivo y para reducir la hinchazón abdominal.

Además, es un calmante y antiespasmódico natural con propiedades analgésicas, es decir que ayuda a aliviar los cólicos, retorcijones y dolores estomacales, producidos por nervios o por algún alimento que se haya ingerido.

Cuando te sientas hinchado o incapaz de liberar los gases, tan solo tienes que masticar semillas de comino o comer galletas que contengan este ingrediente.

Si te sientes hinchado con frecuencia, puedes consumir cualquiera de los dos productos cada mañana hasta que sientas que tu cuerpo se regulariza.

Si lo prefieres, puedes preparar té de comino, manteniendo siempre la proporción de 2 gr de comino (media cucharadita) por cada taza de agua.

Es conveniente realizar la preparación en el momento que se consumirá para que mantenga todas las propiedades.

5.- Bebe té de manzanilla para tratar los gases causados por indigestión

La manzanilla tiene propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias y relajantes. A diferencia del té de menta que solo sirve para tratar los gases causados por indigestión, el té de manzanilla también sirve en casos de gases por acidez.

Se prepara igual que el té de menta.

Tienes que colocar en una taza manzanilla o un saquito de té de manzanilla, colocar agua hirviendo (también puedes agregar miel o jugo de limón, si quieres), tapar la taza y dejar reposar de 10 a 15 minutos.

Una vez transcurrido este tiempo, tan solo hay que colarlo o exprimir el saquito de té, quitarlo y disfrutar de él.

6.- Comer calabaza te ayuda a reducir los gases estomacales

Una de las causas más comunes de los gases intestinales es la mala digestión de la comida, ocasionada por altos niveles de fibra insoluble que fomentan la aparición de gases.

Esto sucede porque a nuestro cuerpo le resulta difícil digerir este tipo de fibra, por lo que esta avanza por el tracto digestivo sin ser digerida completamente, hasta el intestino grueso, en donde se generan los gases.

También debemos señalar el estreñimiento como causa de la formación y el aumento de los gases intestinales y dolores estomacales.

Gracias a la abundante cantidad de fibra soluble y de agua que posee, la calabaza fomenta la expulsión de las heces y, por lo tanto, previene el estreñimiento (y la retención de líquidos) y ayuda a eliminar toxinas presentes en el intestino.

Para prevenir la formación de gases por esta razón, tienes que incorporar a cada una de tus comidas una taza de calabaza cocinada como más te guste (hervida, al horno, asada, a la plancha, al vapor).

7.- Carbón activado

pastillas-de-carbon

 

El carbón se activa mediante un proceso térmico que lo oxida parcialmente para que se formen poros, lo cual ocurre en temperaturas de entre los 600 y los 1100 °C.

Esta textura porosa le permite absorber compuestos orgánicos que se encuentren en forma gaseosa o líquida; como, por ejemplo, gases excesivos producidos por bacterias fermentadas en nuestros intestinos.

En caso de optar por esta opción, es importante que consulte el prospecto para calcular la cantidad de píldoras que deberá tomar. Si optas por el carbón activado en polvo, deberás mezclar media cucharada del polvo en una taza de agua y tomarlo antes de las comidas para prevenir los gases o luego de estas si siente que le cayeron pesadas o se siente hinchado.

Si estás consumiendo algún otro medicamento, deberás tomar el carbón activado dos horas después de los medicamentos para que estos se absorban apropiadamente o consultar con su médico para que te indique cómo combinarlos para que ambos tengan efecto.

8.- Masticar a consciencia simplifica el proceso de digestión

Muchas veces, los gases surgen como consecuencia de tragar la comida sin terminar de masticarla apropiadamente.

Esto sucede, por ejemplo, cuando comemos con prisa o cuando estamos haciendo otra cosa en lugar de enfocarnos en lo que estamos comiendo.

La razón por la que esto ocurre es sencilla: el proceso de digestión comienza cuando la comida entra en nuestra boca.

Por lo tanto, comer despacio, masticar más y hacerlo con cuidado y lentamente le dará a nuestro cuerpo más tiempo para que realice un mejor proceso de digestión y para que este sea mucho más rápido y efectivo.

Es decir que la comida no se encontrará por mucho tiempo en nuestros intestinos y, consecuentemente, la posibilidad de que fermente, nos haga sentir el estómago hinchado o fomente la creación de gases en el cuerpo será mucho menor.

9.- Beber limonada tibia estimula la producción de ácido clorhídrico

agua-de-limon

Es un hábito saludable que todos deberíamos incorporar a nuestra vida.

El limón tiene múltiples propiedades que benefician nuestra salud y nuestro estilo de vida.

Por ejemplo, su acidez estimula la producción de ácido clorhídrico, el cual ayuda a que la comida se desintegre.

Cuanto mayor sea la cantidad de ácido clorhídrico en nuestro cuerpo, la comida se desintegrará de forma más eficaz y, por lo tanto, se formarán menos gases en nuestro cuerpo.

Conviene tomar esta limonada cada mañana con el estómago vacío.

Para prepararla necesitarás 3 rodajas de un limón fresco o entre 1 y 2 cucharadas de jugo de limón y una taza de agua. Primero deberás calentar un poco el agua y, luego, exprimir las rodajas o agregar las cucharadas de jugo de limón.

Tan solo resta revolverlo y ya podrás comenzar a disfrutar los beneficios del limón.

10.- Controlar los alimentos que consumes

La mayoría de la comida que consumimos habitualmente contiene ingredientes artificiales y, muchas veces, muy poco saludables (cafeína, dulces, frituras, bebidas azucaradas).

Esto resulta en una gran cantidad de gases que, o bien ingerimos a través de bebidas con gas o bien se forman en nuestro cuerpo debido a las sustancias mencionadas anteriormente.

La solución es sencilla: reducir el consumo de estos alimentos o eliminarlos completamente de tu dieta. Ahora, hay que tener en cuenta que algunos alimentos saludables (como las alubias y el brócoli) también generan gases.

En este caso, lo ideal es limitar el consumo pero no eliminarlos completamente dado que también contienen nutrientes importantes para tu cuerpo.

11.- Ponte en forma

La dieta y el ejercicio se complementan y hay que combinarlos para que los resultados de ambos sean mucho más beneficiosos.

No es necesario hacer una rutina muy compleja ni que te deje agotado, si no reservar, al menos, 30 minutos cada día para realizar algún ejercicio aeróbico (como, por ejemplo, caminar, correr, hacer natación, andar en bicicleta) y poder percibir los resultados más rápidamente.

De esta forma, mantendrás activo tu sistema digestivo y reducirás la acumulación de gases intestinales.

Debes tener en cuenta que la mayoría de las personas expulsan alrededor de 14 gases al día, sin importar el ejercicio que hagan ni la dieta que lleven.

Si bien realizar actividad física te ayudará a reducir la cantidad de gases, llegar a esta cifra y mantener esa regularidad, no los hará desaparecer por completo.

Esta regularidad se da porque la comida se mantiene en movimiento en el tracto digestivo, lo cual permite que los gases sean liberados de forma moderada y regular.

12.- Comer semillas de anís para relajar los músculos del tracto digestivo

El anís tiene propiedades antiespasmódicas y sedantes que ayudarán a relajar los músculos del tracto digestivo en situaciones estresantes o en caso de tener calambres.

También favorece la limpieza de los intestinos de fermentaciones y putrefacciones.

Además, tiene propiedades carminativas; es decir, ayudan a aliviar la hinchazón y a expulsar los gases que se encuentran en nuestro cuerpo.

Finalmente, hay que señalar que facilita el proceso de digestión y hace que este sea más rápido, por lo que reducirá el dolor de estómago y abdominal.

Para obtener estos beneficios, puedes comer semillas de anís o preparar té. En caso de optar por esta última opción, necesitarás entre media y una cucharadita de semillas de anís y agua hirviendo.

Lo único que tienes que hacer es colocar las semillas de anís en una taza y agregar el agua hervida.

Luego, deberás dejar reposar la preparación por 10 minutos y ya estará lista para que la bebas. Puedes tomar esta infusión todos los días para notar los resultados más rápidamente y que estos se mantengan en el tiempo.

Sin embargo, debemos recordarles que el consumo excesivo de anís puede traer efectos contraindicados, por lo cual las mujeres embarazadas o en período de lactancia, los niños menores de 6 años y las personas con enfermedades hepáticas deberán restringir su consumo.

Ahora que conoces estas 12 formas de remediar los gases intestinales, tan solo tienes que decidir cuál quieres incorporar a tu vida para que los gases no sigan afectándote.

Igualmente, si tu problema persiste o si crees que necesitas una opinión profesional, siempre puedes consultar con un profesional de la salud para que te recomiende el tratamiento más adecuado para ti.

Si conoces alguna otra solución o remedio casero que a ti te haya ayudado, por favor, no dudes en dejar un comentario para contarnos tu experiencia y ayudar a muchas personas que también lidian diariamente con este problema.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here