¿Somos todos pre-diabéticos? Parte 1

Aunque tu doctor diga que tienes los niveles normales de azúcar en la sangre, puedes estar corriendo el riesgo de sufrir a causa de esta condición si no tomas un control continuo todos los días.

Desde hace mucho tiempo se ha destacado la importancia de estar consciente de los peligros que corre el organismo cuando al estar en ayunas el nivel de azúcar sobrepasa los 85mg/dL.

También se ha encontrado información que demuestra que los picos en los niveles de azúcar en la sangre que se presentan después de cada comida, pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, el daño en la retina y el cáncer.

A menos que no se tomen las medidas necesarias para controlar la cantidad de azúcar en tu cuerpo después de cada comida, pueden presentarse anomalías metabólicas que posteriormente llevarán al daño celular o al envejecimiento prematuro, por fortuna ya hay varios métodos que puedes utilizar para este fin.

El que se ha divulgado más recientemente, es el extracto de los granos de café, que se encarga de regular una enzima que actúa sobre los picos de azúcar que se presentan después de comer y en las pruebas que se han realizado con ésta sustancia, se ha llegado a la conclusión que puede reducir en un 32% los niveles de azúcar en la sangre.

8

Una epidemia de altos niveles de azúcar en la sangre:

El porcentaje de las personas que tienen el padecimiento crónico de azúcar en la sangre es cada vez mayor. Se ha encontrado que en una población de 46.000 personas en edad adulta, más del 80% tiene una cantidad de azúcar en la sangre 85 mg/dL o más.

Se han encontrado evidencias científicas del aumento de los niveles de azúcar en la sangre en personas adultas, lo que implica directamente que haya una mayor cantidad de personas que presentan daños en las células.

Esta epidemia de azúcar en la sangre, puede acelerar la aparición de enfermedades relacionadas con el envejecimiento, por eso es necesario mejorar la rigurosidad de los controles médicos que se hacen a los pacientes.

Falencias de la medicina convencional

Los siguientes son los dos problemas principales cuando hablamos de la forma en que la medicina convencional evalúa los niveles de azúcar en la sangre.

El primero, es que el nivel que se considera normal para cuando se está en ayunas, es demasiado alto. Actualmente se dice que una persona no es diabética hasta que  el nivel excede los 125 mg/dL. El rango que se encuentra entre los 100 y los 125 mg/dL es considerado como una fase pre diabética, lo que quiere decir que si tu nivel de azúcar es de 99 mg/dL tu doctor podrá decirte que todo está bien en tu salud, sin tomar en cuenta los riesgos que se tienen al no tomar las precauciones suficientes.

El Segundo inconveniente que se puede encontrar, es que muchos doctores no hablan con sus pacientes sobre los riesgos que tienen los altibajos en la cantidad de azúcar en la sangre después de consumir una comida (postprandial). Las irregularidades en el flujo de la sangre pueden ocasionar que se dañen los vasos sanguíneos del cerebro, el corazón, los riñones y los ojos y que además se acelere el proceso de envejecimiento de las células y los tejidos del cuerpo.

Al determinar los niveles de azúcar solamente cuando se está en ayunas, no se tienen en cuenta los niveles postprandiales que pueden aumentar el riesgo de muerte. El principal problema de la medicina actual, es que no se han actualizado ciertos parámetros para diagnosticar adecuadamente los niveles de azúcar en la sangre.

Según estudios científicos, los altibajos postprandiales en los niveles de azúcar en la sangre pueden ser más peligrosos que los que se presentan cuando se está en ayunas. Por ejemplo el riesgo de sufrir de un ataque cardiaco aumenta en un 58% en una persona con un rango normal de glucosa cuando se presenta un altibajo postprandial a cualquier hora del día, y un 26% en el caso de las enfermedades cardiovasculares.

Lo que muchos profesionales de la salud no reconocen, es que los tests que se hacen en ayunas, no permiten visualizar el funcionamiento normal de esta sustancia durante el día. En muchos casos los resultados de los exámenes médicos no reflejan la realidad de los pacientes que están en riesgo de sufrir de diabetes, por ejemplo, una persona puede arrojar 95 mg/dL en los resultados cuando está en ayunas, pero si se toma el test después de un alimento puede tener un índice de 150 mg/dL de azúcar en la sangre.

Es importante que se tengan en cuenta los niveles de glucosa en la sangre tanto al iniciar el día como después de ingerir los alimentos principales para poder concluir si una persona está o no en riesgo.

10

¿Por qué todos estamos predispuestos a tener niveles elevados de glucosa?

Si el nivel de azúcar en la sangre llega a ser muy bajo, puede producirse muerte en las células del cerebro y el cuerpo tiene mecanismos de protección que se activan cuando no se tiene suficiente azúcar en el organismo, el metabolismo busca lograr que los niveles de glucosa nunca sean demasiado bajos, pero el problema con estos mecanismos de defensa del cuerpo, es que pueden causar que el organismo almacene más glucosa de la que necesita para cumplir con sus funciones normales.

¿Cómo se produce la Sobrecarga Crónica de Glucosa?

El hígado almacena la glucosa en una forma que recibe el nombre de glicógeno y libera lo suficiente para mantener un nivel moderado de azúcar en la sangre; en las personas con buena salud, la glicogenólisis o liberación de glucógeno, se detiene después de las comidas para prevenir que haya una cantidad excesiva de glucosa en la sangre.

El mal funcionamiento de la función de glicogenólisis es la causa de que muchas personas en la actualidad sufran de acumulaciones exageradas de glucosa en el cuerpo.

Otra de las causas de la sobrecarga de glucosa, es que el cuerpo crea más de esta sustancia de la que necesita. Esto se hace por un proceso bioquímico que se llama gluconeogénesis, en el que se da origen a nuevas moléculas de glucosa a partir de otros elementos como los aminoácidos. Por lo general, las personas adultas producimos glucosa a partir de cualquier tipo de comida, incluso cuando los niveles de esta molécula en el organismo ya son muy altos.

Contrario a lo que mucha gente cree, los carbohidratos no son la única fuente de azúcar para la sangre, los aminoácidos que se encuentran en las proteínas también se convierten en azúcar durante el proceso de la gluconeogénesis, en el que interviene una enzima llamada glucosa 6 fosfatasa.

A medida que avanzamos en edad, se pueden presentar anomalías en la regulación de la glucosa 6 fosfatasa, y cuando esto ocurre incrementa la cantidad de azúcar que es liberada por el hígado (glicogenólisis) y se aumenta al mismo tiempo la creación de la glucosa (gluconeogénesis), lo que hace que se eleven inmediatamente los niveles de azúcar en el cuerpo.

Excess activity of glucose-6-phosphatase is why many aging people find it nearly impossible to achieve optimal glucose levels. Compounds that target glucose-6-phosphatase are being aggressively sought to counter a diabetes epidemic that has nearly tripled in the United States over the past three decades.

Aún en nuestros días, solamente las personas que exceden los índices de 125 mg/dL de azúcar en la sangre son diagnosticados con diabetes, sin tener en cuenta la cifra de personas que realmente tienen niveles excesivos de glucosa, lo que nos indica que aun no se ha calculado la dimensión de este tipo de afecciones de salud, y al no diagnosticar este problema en una etapa temprana, una gran cantidad de personas está desarrollando enfermedades mucho más graves, incluso condiciones que las afectan de forma definitiva.

Aunque una dieta saludable puede aliviar en gran medida el rango excesivo de azúcar en la sangre, no siempre evita que se produzcan excesos de glucosa 6 fosfatasa. En resumen, podemos decir que los dos factores internos que son causantes del incremento en los niveles de glucosa son:

  1. Glicogenólisis: cuando el hígado libera la glucosa que ha almacenado.
  2. Gluconeogénesis: cuando el organismo crea glucosa a partir de sustancias que no son carbohidratos.

Combatir el exceso de glucosa con ácido clorogénico.

En la búsqueda de formas para tratar  con el exceso de glucosa de forma natural para evitar los altibajos postprandiales de azúcar en la sangre, se ha encontrado una sustancia que controla la enzima glucosa 6 fosfatasa, lo que inhibe la liberación de glucosa por parte del organismo y además evita que se creen excesos de esta misma molécula.

Las buenas nuevas para las personas con esta condición, es que el extracto de los granos de café conocido como ácido clorogénico, puede controlar los altibajos postprandiales.

El consumo de café está relacionado con la reducción del índice de aparición de la diabetes tipo 2 y de otras afecciones derivadas del exceso de glucosa en el organismo.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here