Dieta para colon irritable, ¿qué comer?

El síndrome del intestino irritable es una de las enfermedades gastrointestinales más comunes y los cambios en la dieta para colon irritable pueden ayudar.

Algunas alternativas de dieta para colon irritable

  • Las recomendaciones sobre la dieta para colon irritable no son únicas, dependerá del análisis que se efectúe sobre las posibles causas pero hay algunos elementos comunes que ayudan a aliviar los síntomas y que repercuten favorablemente en el funcionamiento intestinal.
  • Es recomendable ingerir los alimentos fraccionados y evitar las comidas copiosas y con grasa excesiva.
  • Son preferibles las comidas con abundantes proteínas y pobres en grasa y carbohidratos.
  • Lo ideal es que se ingieran de 4 a 5 comidas pequeñas al día, dedicándole el tiempo necesario y concentrándose y relajándose a la hora de ingerir los alimentos.
  • El seguimiento de una dieta equilibrada siempre es conveniente, con una adecuada proporción de todos sus componentes.

dieta-del-colon-irritable

 

Ver también:

Alimentos a Evitar en la dieta para colon irritable

  • Se debe ser especialmente cuidadoso con el aporte de grasas y carbohidratos, evitando los productos refinados e industrializados.
  • Las personas que padecen de colon irritable deben evitar los alimentos y bebidas que estimulen la motilidad intestinal como la  cafeína contenida en el café y en otras bebidas energizantes.
  • También evitar las bebidas con cola, el té, el chocolate y las bebidas gasificadas con conservantes o endulzantes sintéticos y azúcar refinada.
  • El consumo de bebidas alcohólicas debe ser eliminado o reducido al mínimo.
  • Otros alimentos que con frecuencia acentúan o exacerban los síntomas de síndrome de intestino irritable son los productos lácteos, los alimentos grasos o fritos y en especial las papas a la francesa.

No debe consumir productos alimentarios que generen gases o flatulencias en la dieta de colon irritable:

En especial evitar o reducir al mínimo el consumo de:

  • Garbanzos
  • Alubias
  • Lentejas
  • Coliflor
  • Brócoli
  • Repollo
  • Legumbres secas.

En ocasiones y de acuerdo a la sensibilidad individual es conveniente en la dieta para colon irritable evitar el consumo de trigo, centeno o cebada.

Una de las claves en la salud intestinal es el consumo regular de fibras.

  • La fibra dietaría se corresponde con las partes comestibles de las plantas o carbohidratos similares que son resistentes a la digestión y absorción en el intestino delgado y se completa su fermentación total o parcial en el intestino grueso.
  • Las fuentes más importantes de fibra son los cereales, las verduras, las hortalizas y frutas frescas. Estos productos aportan más del 90% del total de la fibra.
  • Es recomendado el consumo mínimo  de 25 gramos diarios por persona.
  • Incrementar la fibra en la dieta para colon irritable con frecuencia alivia los síntomas de estreñimiento.
  • La fibra se encuentra en los panes de granos integrales y cereales, las legumbres, las frutas y las verduras.

Cuando el síndrome se asocia con diarreas

  • Se recomienda que la dieta para colon irritable tenga menos fibra vegetal provenientes de verduras y frutas frescas.
  • También algunas otras medidas como el uso de probióticos, carbón activado e hidrogeles ayudan a controlar las diarreas junto a la dieta para colon irritable.

Cuando este síndrome se manifiesta con estreñimiento

  • Se recomienda una dieta para colon irritable con fibras hidrosolubles como salvado de avena, cereales integrales, verduras crudas y cocinadas, frutas frescas variadas y semillas como las de psyllium o de lino remojadas.
  • Como la adición de fibras puede causar gases, por ello es recomendable incorporarlos poco a poco.
  • Para aliviar el estreñimiento es recomendable el consumo de 1-2 litros diarios de agua.
  • Asimismo, el ejercicio físico regular mejora  las molestias del dolor abdominal y el estreñimiento.
  • Algunos trabajos recomiendan el consumo de sales de magnesio que pueden ser aportadas por algunos alimentos y  bebidas como una de los remedios naturales para mejorar el tránsito intestinal y reducir el estrés.
  • Otro de los suplementos naturales que ha demostrado eficiencia sobre todo en pacientes con estreñimiento es la cáscara en polvo de Psyllium la que ayuda a estabilizar el funcionamiento intestinal.

En la etapa inicial cuando aún no se conoce adecuadamente cómo reacciona su organismo ante algunos alimentos, es conveniente llevar un diario  donde anote lo que ha comido y los síntomas que le ocasionan, esto puede ayudar  a establecer la dieta para colon irritable que mejor funcione en su caso.

¿Cuándo se sospecha del síndrome de colon irritable?

El síndrome del intestino irritable o colon irritable se puede sospechar cuando se producen de forma crónica cólicos y dolor abdominal y se modifica la frecuencia de las deposiciones, ya sea diarreas, estreñimiento o una mezcla de ambas. Por lo general el dolor se alivia al defecar.

dieta-para-colon-irritable

Cuando se trata de colon irritable las características anatómicas e histológicas del intestino no presentan alteraciones en su estructura. Otra de las razones que pueden hacerte pensar que podrías tener un síndrome del intestino irritable es la frecuencia de la aparición de las manifestaciones antes descritas, es decir cólicos, dolor abdominal y frecuencia de las deposiciones. Y esto conlleva que se presenten como mínimo 3 días al mes en tres meses durante el año precedente.

Causas que provocan el síndrome de colon irritable

no son bien conocidas, su presentación puede ser posterior a una infección intestinal, también se asocia a situaciones estresantes y ansiedad. Aunque este síndrome provoca malestar e incomodidades a las personas que lo padecen, sobre todo por la urgencia de ir a defecar después de las comidas, el mismo no causa lesiones en los intestinos, ni predispone a problemas graves como el cáncer.

Diagnóstico del síndrome de colon irritable

Requiere exámenes complementarios ya que se puede confundir con otras enfermedades intestinales como la Enfermedad de Crohn, la colitis ulcerativa y  la enfermedad celiaca, entre otras.


Agrega un cometario