Cómo Tratar A Una Persona Bipolar: Lo Que Puedes Hacer Para Ayudar A Un Familiar O Amigo

Convivir con una persona bipolar en la familia no es fácil. Saber manejar sus emociones sin dejar de comprenderla y apoyarla es una tarea que todos en la casa deben poner en práctica.

Como con cualquier otro trastorno, el cariño, respeto, paciencia y la tolerancia, son valores y virtudes para ayudar a los pacientes con esta enfermedad mental severa. Se comprobó que estos tienden a mejorar más rápido de sus crisis cuando tienen apoyo de su entorno social.

Lee los 14 signos para identificar un trastorno bipolar

¿Cómo puedes ayudar a alguien bipolar?

Las buenas intenciones no bastan. Hay que conocer la dinámica cíclica de la enfermedad para ayudar a un paciente bipolar en cada una de las fases.

La medicina ofrece estrategias para saber qué hacer ante un episodio de bipolaridad, que comprenda impulsividad que ponga en peligro al paciente, irritabilidad y hasta para evitar consecuencias legales.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de bipolaridad

Las siguientes son 4 de estas orientaciones:

1. Sé paciente

La paciencia es una actitud a tener por familiares y amigos del paciente para evitar la frustración. Sus bruscos cambios de ánimo no son voluntarios, se tratan de manifestaciones de su condición. Comprender esto ayudará mucho.

2. Aprende todo lo que puedas sobre el trastorno bipolar

Muy vinculado a la primera orientación. Saber las bases científicas del trastorno bipolar, además de aprender a reconocer una crisis y tomar medidas, servirá para comprender por lo que pasa el paciente. Con ello las frustraciones serán menores porque se sabrá que su comportamiento no es deliberado.

3. Sé comprensivo

Pacientes con esta condición mental prefieren no buscar ayuda para no preocupar a su entorno, por ello la comprensión manifestada de su familia y amigos es importante durante el tratamiento médico.

4. Animar al paciente para que busque ayuda

Animar al paciente a buscar ayuda será útil porque si no se es médico u otro especialista de esta enfermedad, la asistencia familiar será limitada.

El pronóstico estadístico de mejoría será mayor entre más rápido se comience a tratar la condición. Las siguientes son frases con las que se puede animar a un paciente bipolar:

  • Eres verdaderamente importante para mí.
  • Quizás no entiendo exactamente por lo que estás pasando, pero me importas y quiero ayudarte.
  • Sé que ahora no lo crees, pero no te sentirás así para siempre.
  • Comprendo que tienes una enfermedad que es la que te causa esos pensamientos y sentimientos.
  • No estás solo, estoy aquí para ti.

¿Cómo afecta a la familia la bipolaridad de uno de sus miembros?

Los daños son más emocionales que físicos. Estrés, tensión, sentimiento de culpa, enojo, frustración, ansiedad y miedo, son algunas de las sensaciones que más marcan a una familia que tiene a un ser querido con esta enfermedad mental.

Lo primero a hacer es aceptar la condición del paciente y sus consecuencias. Recordar siempre que nadie es culpable del trastorno y lo más importante, reconocer que el tratamiento tendrá consecuencias positivas, pero no acabará completamente con los síntomas. Todo esto ayudará a la familia a superar las frustraciones, decepciones y resentimientos.

Expectativas realistas

Creer que el paciente se recuperará completamente será irresponsable y nada favorable a su condición, pues esto no ocurrirá. Resignarse a que las cosas no mejorarán tampoco será motivación para que la persona quiera y pueda alcanzar una mejora realista.

La familia tendrá que aceptar y reconocer los límites del paciente y los propios. Este no puede controlar sus estados de ánimo y eso hay que saber manejarlo.

¿Cómo ayudar a una persona bipolar a conseguir atención médica?

Al apoyo emocional se sumará el asegurarse de que el paciente comience y respete su tratamiento médico, como método efectivo para ayudarlo en su condición.

Las personas bipolares no siempre son conscientes de su realidad y pueden ser muy obstinados cuando de buscar ayuda médica se trata, sobre todo durante una crisis maníaca.

Discutir con el paciente sobre iniciar el tratamiento solo empeorará el escenario. Lo ideal será sugerirle un chequeo médico para revisar síntomas específicos como insomnio, pérdida de apetito, su irritabilidad o fatiga, y no pedirle que asista a un psiquiatra. A nadie le gustará esto último. Hablarle al médico de las preocupaciones de la familia podría ayudar.

Que la persona con la condición no sienta culpa será el objetivo. Debe comprender que el trastorno bipolar es tan real como la diabetes y que debe ser atendida, que nadie con alguna de estas enfermedades debe disculparse por tenerla.

Un poderoso argumento de motivación será insistir en el paciente en que el tratamiento ayudará a que se sienta mejor. También advertirle que no tratar el trastorno lo empeorará.

Lee también nuestra guía sobre la psicosis maníaco depresiva o trastorno bipolar

Lee cuáles son los medicamentos más usados para tratar la bipolaridad

¿Cómo ayudar a un familiar bipolar?

Pedirle al paciente que deje de actuar como lo hace no ayudará en nada, tampoco querer rescatarlo porque solo él o ella podrá mejorar su condición con determinación y voluntad.

Lo ideal para ayudar al familiar o amigo será bajar sus niveles de estrés, pero para ello hay que saber hacerlo. En algunos pacientes el establecer y seguir una rutina será favorable, pero para otros no.

La comunicación honesta entre la familia y la persona con el trastorno ayudará en el manejo de la situación. También saber compartir las preocupaciones con amor, sin perder la paciencia y respeto será importante para el paciente. Se será firme con él o ella cuando sea necesario.

¿Cómo puedes ayudar a un familiar con un episodio maníaco?

El manejo de episodios maníacos es uno de los desafíos en el trastorno bipolar. Se trata de afrontar a una persona muy fuerte físicamente, obstinada, incomprensible, impulsiva y violenta. Cualquier intento de calmar al paciente durante este estado será infructuoso por lo rápido que se distraerá.

Síntomas psicóticos como delirios de grandeza o alucinaciones se manifestarán en algunos pacientes en el peor momento de la enfermedad.

Una persona con trastorno bipolar podría perder todo el sentido común, poniendo en riesgo su propia vida o la de los demás durante un episodio de estos. El razonamiento no servirá, pero algo habrá que hacer para evitar que su conducta sea un riesgo.

Detectar un estado maníaco desde sus inicios será de ayuda para actuar a tiempo. Entre los síntomas tempranos de un episodio de estos se hallan:

  • Buen humor súbito.
  • Optimismo poco realista.
  • Mayor impaciencia e irritabilidad.
  • Expresión de ideas poco razonables.
  • Exceso de energía y mucho hablar.

La manera correcta de reaccionar dependerá de la severidad del episodio. Algunos serán leves y podrán ser manejados solo sin irritar al paciente, otros demandarán más atención especializada, sin descartar internarlo.

No se debe confirmar o alentar las ideas irreales, tampoco discutir con el paciente durante un episodio maníaco. Será necesario canalizar la energía de la persona en actividades sin riesgos como dibujar, leer o ver películas.

¿Cómo puedes ayudar a un familiar con un episodio depresivo?

Los episodios depresivos no son menos difíciles que los maníacos. Son igual de duros de afrontar porque, entre otras razones, el paciente tiene a tener pensamientos suicidas.

La persona en este estado se siente triste, desesperanzado, vacío y sin motivación. Estará irritable, fatigado, letárgico, desconcentrado y hasta sus hábitos de apetitos serán afectados. Alguien que atraviese una crisis depresiva sentirá que no vale y crecerá un sentimiento de culpa. Todas estas emociones serán razones para el deseo de quitarse la vida.

Será importante monitorear la condición del paciente en este estado porque podría ocultar sus síntomas. Al igual que con los episodios maníacos, el apoyo incondicional de los seres cercanos y en casos severos la hospitalización, serán los métodos de ayuda más eficaces.

Lee nuestra guía sobre la Depresión: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los signos de emergencia en un trastorno bipolar?

Será una emergencia cuando el paciente ponga en riesgo su vida o la de los demás. En un escenario como este será irresponsable intentar razonar, porque lo que necesita la persona es estar a salvo bajo asistencia médica profesional, incluso, contra de su voluntad.

Los siguientes son algunos de los síntomas de señales de emergencia:

  • El paciente habla sobre suicidarse o se concentra en la muerte.
  • Amenaza a los demás.
  • Conducta o lenguaje violento.
  • Acciones del paciente comienzan a ponerlo en peligro.

Actuar a tiempo y sin miedo salvará la vida de una persona bipolar y la integridad de terceros.

¿Cómo prevenir un suicidio?

Los siguientes son pasos a emprender si se cree que una persona con bipolaridad cometerá un suicidio o lastimará a los demás:

  • Si no hay riesgos, no separarse del potencial suicida.
  • Llamar a emergencias sin perderle de vista. Quizás haga falta otra persona para que vigile al paciente.
  • Deshacerse de armas de fuego, blancas o medicamentos con los que el paciente pueda herirse.
  • Escuchar los argumentos de la persona sin juzgarla ni amenazarla.
  • En todo el mundo existen líneas de atención para la prevención del suicidio, averiguar el número que corresponda a la zona y tenerlo siempre a la mano será lo más responsable a hacer.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también aprendan a cómo tratar a una persona bipolar.

Ver También:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here