Tipos de gastritis: ¿Cuáles son los diferentes tipos de gastritis?

La gastritis es la inflamación o irritación de las paredes de tu estómago. Existen numerosos tipos de gastritis y cada una puede variar dependiendo del tiempo que tardan en aparecer, las causas o su localización. A continuación, cubriremos los tipos de gastritis más comunes y sus síntomas para ayudarte a comprender las diferencias entre cada una de ellas. 

1. Gastritis crónica 

El revestimiento de las paredes de tu estómago contiene glándulas que secretan ácidos estomacales y otros químicos, varias enzimas, que ayudan a descomponer la comida.

Este revestimiento también produce un moco que protege tu estómago de sus mismos ácidos gástricos. 

Cuando el revestimiento de tu estómago se inflama constantemente o por períodos largos de tiempo, se le denomina gastritis crónica. Debido al daño continuo, el revestimiento de tu estómago empieza a perder células importantes para su funcionamiento.  

La gastritis crónica es un daño en el revestimiento de las paredes del estómago en forma progresiva. Muchas veces el ardor del estómago ocurre en casos de gastritis crónica, pero no siempre es un síntoma estricto a ella.  (Referencia)

Los síntomas comunes de la gastritis crónica incluyen: 

  • Dolor abdominal superior.
  • Pérdida del apetito.
  • Indigestión.
  • Hinchazón.
  • Vómitos.
  • Acidez.

Tipos de gastritis crónica

Existen diferentes tipos de gastritis crónica, cada una con su causa única. Se dividen en general,  tres tipos. 

La gastritis atrófica que es causado por la muerte de células importantes para el funcionamiento de tu estómago. Este tipo de gastritis crónica aumenta los riesgos de anemia, deficiencias vitamínicas y hasta cáncer. 

Hay otro tipo de gastritis causada por una bacteria llamada H. pylori. Esta es la gastritis crónica más común de los tres tipos.  

Otras gastritis crónicas son secundarias al consumo de productos químicos irritantes como alcohol, medicamentos antiinflamatorios o la bilis. 

Los factores más importantes de riesgo de gastritis crónica son el estilo de vida de la persona, junto a su dieta. Los hábitos alimenticios influyen mucho en los cambios provocados en el revestimiento del estómago.

Adicciones como el tabaquismo, consumo de alcohol y una dieta desbalanceada, alta en grasas saturadas y sales, aumentan enormemente el riesgo de que desarrolles gastritis crónica. 

Tu médico será el encargado de diagnosticarte con gastritis crónica a través de varias pruebas. Dependiendo del tipo de gastritis crónica que tengas será tu tratamiento. Por lo regular, la gastritis crónica se trata con medicamentos y cambios importantes en tu dieta. (Referencia)

Si la gastritis crónica no es tratada a tiempo, puede continuar por años pudiendo complicarse en enfermedades severas. Es importante que acudas de inmediato con tu médico si los síntomas de una gastritis crónica persisten. 

Lee nuestra guía sobre la gastritis crónica: Tipos, síntomas y tratamiento

2. Gastritis atrófica 

Para digerir tus alimentos, tu estómago debe producir químicos especiales como la pepsina, ácido clorhídrico y el factor intrínseco gástrico. Cuando se sufre de gastritis atrófica, se se puede producir la misma cantidad de jugos gástrico y de ácido.

Algunas complicaciones graves provocadas por la gastritis atrófica incluyen la deficiencia de vitamina B12 y sus consecuencias como la anemia y neuritis.

Los tratamientos comunes para esta gastritis son protectores gástricos, suplementos de B12 o hierro y antibióticos sí hay Helicobacter pylori.  (Referencia)

Haz click aquí para leer más sobre la gastritis atrófica

3. Gastritis alcohólica 

tipos de gastritis

La gastritis alcohólica es provocada por el consumo en exceso de bebidas alcohólicas. El alcohol impide la capacidad de tu estómago de producir ácidos gástricos, resultando en inflamación. 

Los síntomas comunes de la gastritis alcohólica incluyen vómito, pérdida del apetito hinchazón y dolor abdominal. Es muy común que este tipo de gastritis se diagnostique en individuos con problemas de alcoholismo.   

Si después de dejar la bebida el paciente sigue teniendo síntomas de gastritis, se necesitará realizar una endoscopia para buscar otras causas posibles. Consulta con tu médico si sufres de dolores comunes a las gastritis y tienes antecedentes de exceso de alcohol. (Referencia) 

4. Gastritis aguda 

Este tipo de gastritis puede llevar a provocar hemorragias y erosiones. Además, comparte con la gastritis crónica el síntoma del ardor del estómago. 

El exceso en el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el naproxeno sódico, ibuprofeno y diclofenaco, es la causa principal de la gastritis aguda.  

Otras causas comunes incluyen el estrés, la quimioterapia, un infarto de miocardio, los corticosteroides y el abuso del alcohol. 

La gastritis aguda se puede diagnosticar por endoscopia y con muestras del tejido de biopsia. Se puede también diagnosticar con base en los síntomas, pero es mejor una prueba por laboratorio. 

Bajo el microscopio, los tejidos del estómago afectado por la gastritis aguda denotan un color rojo, inflamado y con vasos sanguíneos excesivos provocados por la hiperemia.

Etapas tempranas de la gastritis aguda los pacientes pueden percibir una irritabilidad en el estómago acompañado de indigestión o incluso no presentar síntomas.

En casos moderados a graves, los pacientes tendrán un dolor abdominal  fuerte y náuseas hasta poder llegar a vómitos con sangre en los casos de sangrado de la mucosa gástrica.

No existe un tratamiento base para tratar la gastritis aguda. Por lo regular, se recurren a medicamentos y cambios en el estilo de vida del paciente, además de evitar la causa si se consigue en la historia clínica del paciente

Medicamentos como la rantidina y famotidina, así como, los inhibidores de la bomba de protones, como el pantoprazol, lansoprazol y omeprazol, pueden ayudar a detener la producción excesiva de ácido gástrico. (Referencia)

El uso de alcohol o AINE durante la gastritis aguda pueden empeorar los síntomas de ésta. Siempre consulta a tu médico antes de decidir tomar cualquier medicamento. (Referencia)

Lee nuestra guía sobre la gastritis aguda: Causa, síntomas y tratamiento

5. Duodenitis

Está afección es muy similar a la gastritis. Ocurre cuando tu intestino delgado sufre de algún daño provocando inflamación y dolor. 

Los síntomas son muy parecidos a los de la gastritis. Incluyen dolor abdominal, náuseas, gases, hinchazón. La bacteria Helicobacter pylori es la principal razón de esta afección.   Aunque existen duodenitis otros microorganismos.

Los tratamientos para la duodenitis se basan en la eliminación de la causa y dieta. (Referencia)

6. Gastritis erosiva 

Este tipo de gastritis es muy común. Se caracteriza por erosiones en el revestimiento del estómago, rodeados de áreas de inflamación  

Por lo regular la gastritis erosiva tiene rasgos agudos, aunque en algunos casos se puede convertir en crónica, sin mostrar síntomas. En algunos casos, la gastritis erosiva puede provocar incomodidad y dolor cada vez que consumes alimentos. 

Las causas principales de esta gastritis son el uso constante de medicamentos como los esteroides, AINE o medicamentos antiinflamatorios. También se puede ocasionar debido a ciertas afecciones médicas que dañan el revestimiento del estómago.

Es muy difícil diagnosticar a una persona con gastritis erosiva debido a la semejanza de sus síntomas con las causas de gastritis crónica. Tu médico puede necesitar hacer más pruebas, de tipo endoscópico para evidenciar las lesiones. Las erosiones pueden aumentar de tamaño y profundidad y transformarse en úlceras gástricas. (Referencia)

Haz click aquí para leer más sobre la gastritis erosiva

7. Gastritis antral 

La gastritis antral debe su nombre al antro pilórico, que se encuentra en la parte inferior del estómago.  Es la localización más común de inflamación gástrica. La gastritis antral puede ser tanto aguda como crónica. 

Las causas de la gastritis antral son las mismas que se han referido en los segmentos de gastritis agudas y crónicas. El término antral solo circunscribe la gastritis a esa área del estómago. Su síntoma principal en la mayoría de los casos es el ardor abdominal.

Puede ocurrir a cualquier edad, y sus causas son multifactoriales como casi todos los tipos de gastritis. Pueden dar o no síntomas.

Aunque su síntoma principal es el ardor abdominal, también puede causar otros síntomas comunes a la gastritis tales como gases, inflamación en el estómago, sensación de llenura y náuseas.

El tratamiento común para la gastritis antral incluye antiácidos estomacales y antibióticos, en caso de ser producida por una infección.  (Referencia)

8. Gastritis autoinmune 

Este tipo de gastritis es una rara enfermedad inflamatoria crónica que afecta el revestimiento de tu estómago. En ella, el mismo sistema inmunitario de tu cuerpo confunde por error a las células de tu estómago como ajenas al cuerpo y reacciona formando anticuerpos que atacan las células propias. La gastritis crónica atrófica ocurre por un fenómeno inmunológico autoinmune.

Tu sistema inmune puede eliminar las células que producen ácido gástrico y de factor intrínseco lo que trae como consecuencia  que se afecta la absorción de vitamina B12, incrementando el riesgo de padecer anemia perniciosa. 

Los síntomas principales de esta gastritis son los vómitos, náuseas, sensación de llenura en la parte superior de tu abdomen después de cada comida y dolor abdominal. Sin embargo, en algunos casos los pacientes no demuestran ningún síntoma. 

La gastritis autoinmune puede ser la responsable en el desarrollo de ciertos tipos de cáncer de estómago. Puede provocar también otras complicaciones graves como deficiencias de folato, B12 y hierro. 

No hay cura definitiva para las enfermedades autoinmunes, pero se han desarrollado tratamientos para disminuir ese efecto en el sistema inmune. Es preciso tratar también las complicaciones, como las deficiencias de vitaminas y minerales debido a los problemas de digestión, para poder seguir con una vida normal.  (Referencia)

Los pacientes de la gastritis autoinmune deben estar al pendiente de sus niveles de vitamina B12 por el resto de sus vidas.

9. Gastritis flemonosa 

Esta es un tipo de las gastritis extremadamente rara, y muy peligrosas, con un 50% de probabilidad de salir vivo de ella, aún con tratamiento.

La única forma de aumentar las posibilidades de sobrevivencia es dándole un diagnóstico oportuno. Es por eso que, si sientes molestias comunes de gastritis, no debes dejar pasar tiempo y acudas a tu médico para revisión. 

La causa más común de esta afección es una complicación de una gastritis que no fue tratada a tiempo, pero también puede ser provocada por infecciones y cáncer de estómago. 

Los síntomas comunes de la gastritis flemonosa son parecidos a cualquier otro tipo de gastritis, pero con una intensidad de dolor elevada y síntomas generales de infección severa en el organismo.

Uno de los dolores más potentes proviene de la parte alta del abdomen, que incluso puede llegar a inmovilizarte. En casos graves, el paciente no puede comer alimentos ya que todo lo que ingiere se regresa con vómitos. 

El tratamiento de este tipo de gastritis debe incluir medicamentos antibacterianos muy potentes y otros para calmar el dolor y sanar las heridas y en algunos cirugía.

Por suerte, es un tipo de gastritis tan poco frecuente que casi no se reporta en la actualidad. (Referencia)

10. Gastritis biliar 

Este tipo de gastritis es provocado por un mal funcionamiento del píloro, que es una estructura muscular a modo de esfínter, que sirve válvula que se separa el estómago del duodeno y evita que el contenido del intestino delgado se regrese al estómago y el movimiento intestinal se mantenga en la dirección correcta en forma descendente.

Cuando el bolo de alimentos es expulsado del estómago, se mezcla con el jugo pancreático y la bilis, que cumplen importantes funciones en la digestión. Cuando el píloro falla, el bolo de alimentos se regresa al estómago, junto con la bilis altamente corrosiva.  

Esto provoca una sobrecarga de bilis en tu estómago, que es una sustancia alcalina, lo que a su vez provoca daños en el revestimiento de las paredes y mucosa gástrica, diferentes a los provocados por el exceso de ácido de las gastritis crónicas comunes. (Referencia)

Los síntomas de la gastritis biliar pueden ser los mismos que cualquier otro tipo de gastritis.

La forma más segura para detectar este tipo de gastritis es a través de una gastroscopia.

Los tratamientos comunes para la gastritis biliar incluyen cambios en los hábitos alimenticios del paciente junto con medicamentos que mejoren el vaciamiento gástrico y neutralicen la bilis que llega al estómago

11. Gastritis folicular 

Este tipo de gastritis es provocado principalmente por la bacteria Helicobacter pylori. Esta acidez provoca daños en el revestimiento de las paredes de tu estómago y puede crear nódulos en la zona superior del mismo.  

La principal causa de esta gastritis es la bacteria H. pylori, la cual daña el revestimiento interno de tu estómago y al ser una infección crónica provoca a un respuesta del sistema inmune A nivel de la mucosa del estómago, se observan folículos que representan una versión microscópica de los ganglios linfáticos, pero ubicados a ese nivel. Los mismos se inflaman y dilatan por la infección. De allí deriva el nombre de gastritis folicular.

La bacteria H. pylori puede introducirse a tu estómago a través de comidas o el agua.  

Los síntomas de la gastritis folicular incluyen dolor abdominal, náuseas y ardor, asociados a las comidas y falta de apetito. En casos severos puede presentarse pérdida de peso.

Los tratamientos incluyen antibióticos para la bacteria H. pylori . Antiácidos y protectores gástricos pueden ser recomendados específicamente por tu médico, con cambios rigurosos en la alimentación del paciente. (Referencia)

12. Gastritis linfocítica 

Los linfocitos son células que aparecen en tejidos inflamados y son los que dan el nombre a este tipo de gastritis. Cuando estas células se agrupan en las paredes gástricas, forman irregularidades en la mucosa que protege tu estómago.

La única manera de diagnosticar este tipo específico de gastritis es  a través de endoscopia y biopsia que revele los acúmulos de linfocitos que no se aprecian a simple vista.

Se pueden deber a fenómenos alérgicos, a algún alimento o bien por el H. pylori. Los síntomas empiezan con dolores agudos en la parte alta del estómago justo después de cada comida, además de otros síntomas comunes a la gastritis crónica. (Referencia)

Es importante que consultes con tu médico antes de decidir tomar cualquier tratamiento. Él te podrá indicar qué medicamentos son más seguros de acuerdo a tu historial médico y exámenes especiales. 

Lee nuestro guía detallada sobre las causas y síntomas de la gastritis

No te automediques para tratar la gastritis 

Es importante que no se realice ningún tratamiento por su cuenta, para los síntomas de gastritis, pues no todos los medicamentos funcionan con cualquier tipo de gastritis. La clave está en tomar acción inmediata una vez se detectan síntomas persistentes de gastritis, consultando al especialista.

Un diagnóstico temprano de cualquier tipo de gastritis contribuye a evitar daños crónicos para tu salud. Siempre acude a tu médico antes de cualquier medicamento. 

Ahora ya conoces muchos tipos de gastritis existentes. No olvides dejarnos cualquier duda en la caja de comentarios de abajo. Si te gusto este artículo, compártelo en redes sociales para que más gente conozca los tipos diferentes de gastritis que existen.

Tipos de gastritis pdf

Los tipos de gastritis se pueden diferenciar de acuerdo a su ubicación en:

  • Pangastritis (todo el estómago)
  • Antral
  • Gastritis del cuerpo gástrico.
  • Fúndica

De acuerdo al tiempo de evolución:

  • Gastritis agudas
  • Gastritis crónicas

Tipos de gastritis erosiva

Las gastritis erosivas se pueden clasificar de acuerdo a la ubicación de las erosiones gástricas en el estómago. El sitio más frecuente es el antro gástrico, pero pueden presentarse en el cuerpo y el fundus o en todo el estómago en forma dispersa.

De acuerdo a su severidad, pueden ser leves, moderadas o severas.

Tipos de gastritis nerviosa

El término gastritis nerviosa no se trata de un término médico propiamente dicho, más bien es un forma de denominar las gastritis que tienen un origen nervioso o gastritis por estrés. El estrés emocional es uno de los factores que pueden provocar gastritis y lesiones gástricas. No existen tipos de gastritis nerviosa.

En caso de presentar síntomas de gastritis o síntomas digestivos y tener un estrés emocional muy, pudiera tratarse de una gastritis agua por estrés, pero debe ser siempre evaluado en forma individual por el médico especialista.

Causas de la gastritis crónica

La gastritis crónica es una enfermedad actualmente muy difundida. Muchas personas pueden tener algún tipo de gastritis crónica incluso sin presentar ningún síntoma. La intensidad de los síntomas en las gastritis NO está en relación con la severidad de la enfermedad. Por ello, se debe consultar en todos los casos y evitar subestimar los síntomas o postergar el examen médico.

Las gastritis crónicas tienen varias causas: una de las más frecuentes es la bacteria Helicobacter pylori, también algunos medicamentos, alimentación inadecuada, periodos largos de ayuno, tomar exceso de café, bebidas alcohólicas y bebidas carbonatadas. El hábito del cigarrillo, así como factores genéticos o hereditarios que están involucrados en algunos casos.

Tratamiento de la gastritis aguda

El tratamiento de la gastritis aguda siempre dependerá de la causa.

En primer lugar, se debe eliminar la causa si se logra identificar consumo de antiinflamatorios, muchos medicamentos días previo a la aparición de síntomas.

Por otra parte, se instaura una dieta balanceada sin irritantes gástricos, se debe cumplir cierto reposo los primeros días y alejarse de elementos o situaciones desencadenantes de estrés.

Por último, se indican tratamiento para aliviar síntomas y que contribuyan a la disminución de la inflamación y restableciendo de la mucosa lo más normal posible. esto se logra a a través de protectores gástricos por un tiempo bien circunscrito.

Tratamiento de la gastritis crónica

El enfoque de la gastritis crónica se hace a través de 3 pilares:

  1. Investigar el Helicobacter pylori y tratarlo si está presente.
  2. Instaurar una dieta específica de protección gastroduodenal, con comidas a horarios establecidos y frecuentes, sin ningún tipo de irritante.
  3. Por último, incluir algún tipo protectores gástricos o antiácidos, o cualquier otro medicamento para mejorar el funcionamiento del sistema digestivo, de acuerdo a cada caso.

Síntomas de gastritis nerviosa

La gastritis de origen nervioso tienen los mismos síntomas que otro tipo de gastritis: acidez, ardor en el estómago, inflamación intestinal, sensación de llenura, dolor abdominal, náuseas y pérdida del apetito.

Gastritis crónica síntomas y consecuencias

Los síntomas de la gastritis crónica son muy variables de un individuo a otro. Hay casos que no presentan síntomas, así como pueden presentarse síntomas muy severos en otras personas. Hay que recordar que la intensidad de los síntomas no está relacionada con la intensidad de la gastritis. Por lo que siempre es importante consultar al médico especialista quien determina la severidad y en tratamiento específico.

Algunos tipos e gastritis crónica pueden ir evolucionando a fases muy severas con complicaciones crónicas como el cáncer gástrico. En otros casos, se pueden presentar úlceras gástricas. La evolución siempre varía, y puede ser que durante muchos años se mantenga con las mismas características.

Ahora conoces que existen varios tipos de gastritis, puedes compartir en tus redes sociales, si te gustó este artículo.

Recursos sobre gastritis:

Referencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here