Por Qué Duele La Boca Del Estómago: Causas, Síntomas Y Tratamiento

Son varias las razones por las que puedes sentir malestar en el epigastrio o boca del estómago, hablamos específicamente de esa región abdominal delimitada desde la punta del esternón hasta el ombligo. En ocasiones, esta incomodidad es transitoria, pero hay quienes la experimentan con tanta intensidad, que interfiere en el desarrollo cotidiano de sus actividades.

Sin importar qué tanto se manifieste el dolor, su diagnóstico siempre será necesario, así que en cualquiera de los casos, visita a un especialista. Un dolor abdominal superior puede indicarnos una situación puntual en el estómago o alguna complicación en otra parte del cuerpo. Llevar un registro de la incidencia de los síntomas, destacando cuándo y cómo ocurren, te conducirá a las causas que lo originan.

¿Cuáles Son Los Principales Síntomas Del Dolor En La Boca Del Estómago?

  • Cólicos abdominales, son dolores que ocurren repentinamente y desaparecen de la misma forma. Disminuyen y aumentan de intensidad, en un vaivén.
  • Hinchazón, también se conoce como distensión abdominal, y se origina por tomar aire, generalmente cuando comes.
  • Eructo, es la liberación del aire contenido en el estómago. Esta acción ocurre por la boca y va acompañada de un sonido.
  • Heces con sangre, o heces alquitranosas. Se caracterizan por estar mezcladas con sangre o separadas. La sangre puede estar oculta o visible, esto quiere decir, que pueden verse color rojo oscuro, muy vivo y brillante o negro.
  • Cambios en los movimientos intestinales, los movimientos intestinales son actividades normales en el organismo y complementan el proceso de digestión de la comida, garantizando así la evacuación de las heces. Sin embargo, pueden ocurrir irregularidades en su ritmo.
  • Estreñimiento, cuando las heces se endurecen y es difícil expulsarlas.
  • Diarrea, al contrario del estreñimiento, las heces salen como mucha frecuencia y rapidez, en estado líquido.
  • Flatulencias, gases intestinales expulsados con mucha frecuencia por el ano.
  • Indigestión, malestar producido a nivel estomacal por mala asimilación de los alimentos.
  • Náusea sin vómito, incomodidad estomacal recurrente, que provoca ganas de vomitar, sin que ocurra la expulsión de los alimentos por la boca.

En ocasiones, el dolor abdominal superior puede ser un indicador de otra complicación, por lo tanto, al cuadro de síntomas se pueden sumar:

  • Dolencias en todo el cuerpo.
  • Malestar general.
  • Fiebre.
  • Tos.
  • Erupciones.
  • Inflamación del hígado y las glándulas.
  • Calambres en los músculos, rigidez y pérdida de sensibilidad.

Ahora bien, si estamos frente a un cuadro clínico que podría ser mortal, sus señales o indicios son:

  • Alteraciones en el estado de conciencia.
  • Presión fuerte en el pecho.
  • Temperatura corporal elevada.
  • Sensación de que el corazón se acelera.
  • Imposibilidad de movimientos intestinales.
  • Aumento de frecuencia cardíaca.
  • Respiración apresurada o dificultad respiratoria.
  • Dolor abdominal.
  • Lesiones en el abdomen.
  • Vómitos de sangre o heces alquitranosas.

Causas Del Dolor Abdominal Superior O En La Boca Del Estómago

Llagas O Úlceras En El Esófago

Se ocasionan por las mezclas de las distintas secreciones del estómago, conocidas como ácidos gástricos. Estas lesiones abiertas, ubicadas en el revestimiento del esófago, tienden a deteriorar los tejidos, causando dificultad en el tránsito de los alimentos. Los dolores se manifiestan como ardores desde el ombligo hasta el esternón.

Su tratamiento conlleva diversas etapas:

  • Cicatrización de las llagas.
  • Aliviar los síntomas.
  • Controlar la acidez gástrica.
  • Evitar el estrés.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Eliminar alimentos cítricos, ácidos, lácteos, condimentados y picantes.
  • Tomar protectores gástricos antes de las comidas.

Várices Esofágicas

Son venas ubicadas en el esófago, inflamadas o ensanchadas, condición que puede originar su rotura o sangrado. Son ocasionadas por enfermedades hepáticas crónicas. Por general, quienes las padecen, no presentan síntomas, salvo el sangrado manifestado en las heces oscuras o negras.

Su tratamiento consiste en betabloqueadores que detienen el sangrado. En casos muy puntuales, se requiere de trasplante de hígado.

Reflujo Gastroesofágico

Es una sensación de ardor en el pecho ocasionada por irritación, resultado del reflujo de los ácidos o la bilis estomacal. Puede causar ardor en la garganta y un sabor ácido o agrio en la boca. Este regreso inadecuado del contenido del estómago, se debe a problemas en el funcionamiento del esfínter esofágico interior.

Con respecto a su tratamiento, se indican los antiácidos, modificar la dieta, adelgazar y elevar la cabeza al estar acostado.

Gastritis

Es el enrojecimiento y aumento del volumen de la mucosa del estómago, cuyos síntomas son:

  • Ardor estomacal.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Continuos eructos.
  • Heces oscuras.
  • Sensación de llenura.

Y puede ser originada por diversos factores:

  • Ingesta constante de analgésicos.
  • Consumo de alimentos ácidos, cargados de muchas especies o condimentos.
  • Intoxicación alimenticia, por comidas contaminadas con virus, bacteria o parásitos.
  • Enfermedad por rotavirus (más propensa en niños).
  • Por la bacteria Helicobacter pylori, la cual se adhiere a las paredes más profundas del estómago y puede permanecer durante mucho tiempo sin manifestar síntomas.

La gastritis se diagnostica por medio de los síntomas, rayos x por contraste o endoscopia a nivel superior. Su tratamiento depende de las causas, siendo, en la mayoría de los casos, antibióticos y antiácidos.

Lee nuestra guía sobre gastritis crónica, tipos, síntomas y tratamiento

Gastroparesia

Es una alteración del funcionamiento del vaciado del estómago, que incide en los músculos estomacales y ocasiona la disminución o detenimiento del recorrido de los alimentos desde el estómago hasta el intestino delgado. Sus principales síntomas son:

  • Espasmos en el abdomen superior después de comer.
  • Sensación de llenura.
  • Ardor e inflamación estomacal.
  • Emisión de gases por la boca.

Se puede determinar este padecimiento con pruebas de vaciado gástrico. El tratamiento incluye cambios de alimentación y medicamentos que favorecen la motilidad gastrointestinal.

Úlceras Pépticas

Son cicatrices en el recubrimiento del estómago o el duodeno, que generan ardor estomacal y heces oscuras, y pueden ser causadas por:

  • Infecciones bacterianas.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Fumar.
  • Tratamientos de radiación.
  • Exceso de ácido acetilsalicílico, ibuprofenos o antinflamatorios.
  • Otra causa, menos frecuente, es el síndrome de Zolliger-Ellison, enfermedad que incrementa la producción de la hormona gastrina.

Se requieren de diversas pruebas y exámenes para su diagnóstico, entre las que figuran la esofagogastroduodenoscopia, exámenes de hemoglobina y otros para el descarte de sangre en las heces.

Se puede tratar por medio de fármacos, entre los que destacan los antibióticos en caso de infección.

Carcinoma Gástrico

Cáncer de estómago o tumor en el estómago, es mucho más propenso en personas mayores de 50 años. Se caracteriza por la pérdida del apetito y del peso, dolor abdominal (parte media), heces negras y náuseas.

Se diagnostica por medio de una gastroscopia y biopsia, tomando una muestra de la mucosa gástrica del área.

 

Pancreatitis Aguda

Es la inflamación del páncreas, debido al consumo excesivo de alcohol o la presencia de cálculos biliares. Puede pasar de pancreatitis aguda a crónica, si la primera se manifiesta con mucha frecuencia.

En términos generales, sus indicios son las náuseas y los dolores abdominales en la zona central y hacia el lado izquierdo.

Al mismo tiempo, una pancreatitis crónica puede desencadenar cáncer de páncreas (aunque estos tumores pueden aparecer en el órgano sano). Con relación a los síntomas:

  • Pérdida de peso y apetito.
  • Heces flotantes.
  • Diarrea blanca.
  • Malestar abdominal superior.

Una pancreatitis requiere de hospitalización, vigilancia de un especialista y cirugía.

Desgarres Musculares

Estas roturas pueden surgir por golpes contra una superficie dura, lastimarse con objetos afilados o durante el ejercicio.

Donde se produce el impacto sale un hematoma, blando al tacto y que puede causar un abultamiento visible. Se puede reconocer gracias a un ultrasonido y un examen físico.

Para tratarlos se utilizan férulas, analgésicos, antinflamatorios y compresas frías en la zona afectada.

Hernia Intestinal

Es una especie de rotura en el intestino delgado, la cual resalta por medio de alguna fisura de los músculos abdominales superiores. Sus principales síntomas son el dolor y una especie de bulto del tamaño de una pelota de golf. Se diagnostica por medio de un examen físico y, dependiendo del tipo de hernia, se indicará tratamiento o cirugía.

Xifoide Roto

No es muy frecuente y consiste en una fractura en el esternón, específicamente en el xifoides, la parte más pequeña y sensible de este hueso. Esto puede ocasionar:

  • Dolor en el pecho.
  • Dificultad para respirar.
  • Inflamación en la zona.
  • Deformación de la caja torácica.

Se puede detectar mediante una radiografía y, en la mayoría de los casos, el tratamiento consiste en reposo, compresas frías y fisioterapia.

Costohondritis

Ocurre cuando las costillas inferiores se enrojecen y crecen las áreas óseas y cartilaginosas, produciendo un dolor en el pecho y en la zona abdominal media superior, que se agrava si se respira profundamente o se tose. Por otro lado, hace que las costillas se ablanden al tacto.

Un examen físico ayuda a su diagnóstico y el tratamiento se basa en analgésicos, antinflamatorios y terapias.

Aneurisma O Disensión De La Aorta Abdominal

Se debe a un ensanchamiento de la aorta. No hay una causa específica, pero puede obedecer a una debilidad en la pared de la arteria. Sus síntomas son:

  • Desmayos.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Vértigo.
  • Aumento del ritmo de la frecuencia cardiaca.
  • Dolor intenso y persistente en el abdomen o espalda.

Su diagnóstico amerita una serie de pruebas y exámenes como una ecografía abdominal o tomografía computarizada del abdomen. El tratamiento dependerá de su manifestación:

  • Si hay sangrado, requiere cirugía con urgencia.
  • De ser pequeño el aneurisma y no presentar síntomas, el paciente se someterá a un chequeo cada seis meses para evaluar su tamaño.

¿Cuál Es El Tratamiento Para El Dolor En La Boca Del Estómago?

No existe un tratamiento específico para esta dolencia, debido a sus distintas causas. Básicamente, se debe diagnosticar la raíz del dolor y cumplir fielmente lo que indique el especialista, particularmente cuando existe acidez estomacal, cálculos biliares o problemas del hígado.

Entre las medidas preventivas para disminuir los riesgos de esta dolencia, se encuentran:

  • Diseñar un plan de alimentación saludable.
  • Hidratarse constantemente.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Comer en pequeñas porciones y no muy deprisa.
  • Evitar la siesta después de la comida para evitar la acidez estomacal o la mala digestión.
  • Si el dolor es consecuencia de una inflamación del intestino, o padeces del síndrome del intestino irritable, debes respetar el tratamiento indicado y el plan de alimentación prescrito.
  • Visite al médico si el dolor es continuo y agudo.

Lee nuestra guía definitiva para una alimentación saludable

Es muy grata tu compañía, sigue con nosotros.

Nos vemos pronto.

Otras Guías de Remedios, Síntomas y Causas Del Dolor De Estómago 


Agrega un cometario