Síntomas De La Colitis Nerviosa Y Qué Puedes Hacer Al Respecto

sintomas-de-colitis-nerviosa

Tus problemas estomacales recurrentes pueden significar que tienes síndrome del colon irritable (SCI) o colitis nerviosa? Los síntomas del síndrome de colon irritable o colitis nerviosa pueden variar mucho de una persona a otra, pueden ocurrir por el estrés y malos hábitos alimenticios.

La experiencia de cada persona con el colitis nerviosa es un poco diferente, y ciertos síntomas suelen ser más fuertes o más frecuentes que otros.

¿Qué es la colitis nerviosa?

La colitis nerviosa, también conocida como síndrome de intestino irritable, durante mucho tiempo se le denomino también colon irritable.

La colitis nerviosa o síndrome del colon irritable es un término usado para describir un tipo de problema digestivo que está caracterizado por un grupo de síntomas comunes, incluyendo cambios en los movimientos intestinales y dolor abdominal.

En la colitis nerviosa hay inflamación de la mucosa del colon, segmento del intestino grueso que  se localiza en la zona final de este que es la porción que se conecta con el recto.

La colitis nerviosa afecta a más de 10% de la población mundial, y aunque puede afectarle a cualquiera, es más común en mujeres mayores jóvenes hasta los 40 (hay el doble de casos en mujeres que en hombres, especialmente las menores de 50 años). (1)

Ninguna prueba puede confirmar con exactitud si alguien tiene o no colitis nerviosa, por lo que es importante hacer un seguimiento de los síntomas. Desde el punto de vista de un médico, el síndrome de colon irritable se diagnostica cuando un grupo de síntomas ocurren juntos y duran por varios meses.

Según la Fundación Internacional para los Trastornos Funcionales Gastrointestinales, algunas de las mayores señales y síntomas de la colitis nerviosa incluyen un dolor abdominal y malestar recurrente, además de cambios en los hábitos intestinales (tanto frecuencia como consistencia de tus desechos).

La colitis nerviosa no es una enfermedad, es un síndrome, es decir es un conjunto de síntomas, manifestaciones que se agrupan  partiendo de la consideración de  que se presenta como un desorden en el normal funcionamiento del tracto digestivo. Sus causas no han sido determinadas con exactitud.

Habitualmente se comporta de forma crónica, que se repite, sin que existan causas de carácter infeccioso y no tiene una causa orgánica. El dolor abdominal se asocia habitualmente con deseos de defecar así como con cambios en la frecuencia o consistencia de las deposiciones.

sintomas-de-la-colitis-nerviosa-infografico

A esta enfermedad que cada día se presenta con mayor frecuencia afectando gran cantidad de personas también se le ha denominado colitis espástica ó colon espástico. Los síntomas de la colitis nerviosa se presentan fundamentalmente en mujeres jóvenes, en una proporción de 4 mujeres por cada hombre que la padece.

Lo bueno es que puedes identificar los síntomas de colitis nerviosa y luego tratarlos naturalmente a través de cambios del estilo de vida y un plan de tratamiento dietético para colitis nerviosa. Entonces, ¿cuáles son los síntomas más comunes de la colitis nerviosa y qué se puede hacer al respecto? Sigue leyendo.

Los síntomas más comunes de la colitis nerviosa

La colitis es técnicamente diagnosticado cuando se han sufrido los síntomas digestivos desde hace al menos 3 a 6 meses. Es normal para cualquier persona tener momentos en que se sienta dolor estomacal, tener problemas para ir al baño normalmente o que sus heces sean diferentes de lo normal, así que la duración de los síntomas es un importante factor para distinguir la colitis nerviosa.

Además de la duración, la frecuencia con la que alguien sufre los síntomas de colitis nerviosa también puede decir mucho. Para que alguien tenga colitis nerivosa, los síntomas deberían estar presentes por al menos 3 días al mes y a menudo mucho más seguido que esto. Para muchas personas, muchos síntomas de colitis nerviosa pueden ocurrir juntos o en grupos, mientras para otros puede que solo uno o dos síntomas se sientan fuerte y notablemente (como hinchazón, diarrea o estreñimiento, por ejemplo).

Los síntomas más comunes de la colitis nerviosa incluyen:

  • Cambios en los movimientos intestinales normales, incluyendo estreñimiento y diarrea. Algunas personas suelen experimentar estreñimiento o diarrea más seguido que otras, pero también es posible tener episodios de ambas. La diarrea es considerada heces flojas e ir al baño varias veces por día. El estreñimiento se considera como defecar menos de tres veces por semana o sentir que no puedes expulsar todas las heces necesarias.
  • Cambios en la apariencia de las heces, incluyendo textura y color (a veces las heces pueden ser flojas, cambiar de color o puede aparecer mucosidad). Las heces de cada quien son un poco diferentes, pueden ser duras y pequeñas, delgadas como un lápiz, o flojas y aguadas, así que lo importante es ver si las heces cambian frecuentemente y no son consistentes.
  • Hinchazón estomacal o Inflamación (distensión) abdominal con abundantes gases intestinales
  • Gases y eructos frecuentes.
  • Dolores abdominales y cólicos (similares a los causados por la menstruación en las mujeres).
  • Dolor abdominal intenso o cólicos intensos
  • Náuseas, acidez o reflujo gástrico.
  • Sentir llenura fácilmente o perder el apetito.
  • El alivio de los síntomas normalmente ocurre para muchas personas después de ir al baño normalmente por varios días seguidos.
  • Náuseas que en ocasiones se acompañan de vómitos
  • Heces acompañadas de sangre o moco
  • Fatiga y debilidad
  • Sensación de evacuación incompleta
  • Pérdida de apetito y peso
  • Reflujo gastroesofágico
  • Sensación de llenarse antes de comer suficiente
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de espalda
  • Hipersensibilidad al frío
  • Sensación de pujo al defecar

Aunque estos no son “problemas digestivos”, los siguientes síntomas también están presentes en las personas con colitis nerviosa:

  • Ansiedad o depresión (no solo el estrés contribuye con el desarrollo de colitis nerviosa, sino que los síntomas después aumentan el estrés, creando un círculo vicioso que es difícil de romper).
  • Problemas para dormir y agotamiento.
  • Dolores de cabeza.
  • Un sabor desagradable en la boca.
  • Dolores musculares, especialmente en la parte baja de la espalda.
  • Problemas sexuales, incluyendo una disminución del apetito sexual.
  • Problemas de imagen corporal.
  • Palpitaciones en el corazón.
  • Insomnio
  • Necesidad o ganas de orinar frecuentes.

¿Cuál es la diferencia entre lacolitis nerviosa o síndrome del colon irritable y la enfermedad inflamatoria intestinal?

reflujo-del-estomago

La enfermedad inflamatoria intestinal (ECI) tiene algunas similitudes en cuanto a síntomas, pero el enfermedad inflamatoria intestinal es una condición más rara y más seria que a veces puede incluso ser peligrosa. ECI es un término usado para describir trastornos digestivos incluyendo la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, que son causadas por la inflamación de los intestinos y reacciones autoinmunes que afectan al estómago e intestinos. Comparada con la colitis nerviosa, los síntomas de la ECI normalmente son más severos y obvios, como la pérdida de apetito, sangre en las heces o heces negras y deficiencias de nutrientes causadas por malabsorción.

La Fundación de Crohn y Colitis de América estima que aproximadamente 1,6 millones de norteamericanos tienen enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, diverticulitis y otras manifestaciones de ECI) y se diagnostican hasta 70 000 nuevos casos en los Estados Unidos anualmente. En comparación, los estimados muestran que las tasas de colitis nerviosavarían entre 9 y 23% dependiendo de la ubicación (alrededor de 10 a 15% en los Estados Unidos, ¡lo cual es más de 31 millones de personas!). (3)

Según la Clínica de Cleveland, la colitis nerviosa es una condición que no amenaza la vida y no hace que una persona sea más propensa a desarrollar otros problemas de colon o enfermedad inflamatoria intestinal. Los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal normalmente son difíciles de pasar por alto y comúnmente aparecen en niños, además pueden ser más difíciles de tratar que la enfermedad inflamatoria intestinal.

Los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal dependen de si la enfermedad ocurre en los intestinos y su severidad, pero normalmente incluyen:

  • Dolor abdominal y sensibilidad (normalmente en el lado bajo derecho del abdomen).
  • Diarrea crónica (a veces con sangre).
  • Pérdida de peso no intencional.
  • Sentimiento de una masa o llenura en el lado bajo derecho del abdomen.
  • Además de otros síntomas de la colitis nerviosa como hinchazón en el estómago, cólicos, y otros.

¿Qué hacer para aliviar los síntomas de colitis nerviosa?

Empieza con cambios en tu estilo de vida: aumenta el consumo de frutas, granos y vegetales, los que te brindarán la fibra que tu cuerpo necesita, toma dos litros de agua al día para limpiar el colon.

Evita los alimentos irritantes como: el alcohol, los compuestos que actúan como picantes en las comidas, el tabaco, consumo excesivo de café.

Se debe evitar la ingestión de alimentos como frijoles, berenjena, brócoli, cebolla, repollo, causantes de la inflamación o distención estomacal.

No te saltes horas de comida y disminuye la velocidad al comer.

Usa técnicas de relajación y la práctica sistemática de ejercicios físicos para combatir los síntomas de la colitis nerviosa.

Tratamiento natural de la colitis nerviosa o síndrome del colon irritable

1.- Evita los alergénicos comunes y alimentos inflamatorios

Aunque cada persona tiene reacciones diferentes a varios alimentos, ciertos alimentos tienden a desencadenar síntomas de colitis nerviosa más que otros. Esto es especialmente cierto cuando se trata de carbohidratos llamados FODMAPS (siglas en inglés para Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables), que investigadores han descubierto que suelen no ser absorbidos en el estómago y se fermentan fácilmente, lo cual causa problemas gastrointestinales significativos. Las reacciones a la fibra también son diversas, a veces ayudando a aliviar el estreñimiento pero otras veces causando flatulencia y dolores, así que incrementa poco a poco tu consumo para probar los resultados.

Los alimentos que deberías tratar de sacar de tu dieta como parte de “la dieta de la eliminación” para aliviar la colitis nerviosa incluyen:

  • Lácteos pasteurizados convencionales.
  • Gluten (trigo, cebada, centeno).
  • Azúcar y harina refinada.
  • Cafeína y alcohol.
  • Alergénicos comunes, incluyendo huevos, nueces y mariscos.
  • Comidas picantes.
  • Ciertos granos, vegetales y frutas FODMAP (como manzanas, frutas con hueso, aguacate, cebollas, ajo y brócoli).

2.- Incluye enzimas especiales y suplementos para combatir la colitis nerviosa

Los suplementos que pueden ayudar a aliviar los síntomas del colitis nerviosa incluyen: (3)

  • Probióticos (de 50 a 100 mil millones de unidades diarias): ayudan a recolonizar el estómago con bacterias saludables y ayudan a casi todas las funciones digestivas.
  • Enzimas digestivas (2 antes de cada comida): ayudan con la digestión, controlando el ácido estomacal y la absorción de nutrientes.
  • L-glutamina en polvo (5 gramos 2 veces al día): ayuda a reparar el tracto digestivo, especialmente importante para las personas con diarrea crónica o síndrome de intestino que gotea.
  • Jugo de aloe vera (media taza tres veces al día): puede ayudar a reducir el estreñimiento.
  • Aceite de pescado de omega-3 (1000 miligramos diarios): reducen la inflamación del tracto gastrointestinal.
  • Hierbas adaptógenas: ayudan a disminuir los efectos del estrés y desequilibrios hormonales.
  • Olmo americano, raíz de orozuz y jengibre alivian la inflamación intestinal.

3.- Reduce el estrés en tu vida para aliviar la colitis nerviosa

Los altos niveles de estrés están vinculados con alteraciones de la digestión debido a que el estrés aumenta la inflamación e impacta los niveles hormonales. Estudios han demostrado que la ansiedad, depresión, un trastorno de personalidad y un historial de abuso sexual en la niñez son todos factores de riesgo para la colitis nerviosa. Pero incluso el estrés causado por las situaciones diarias, como trabajo u obligaciones familiares, pueden impactar en la digestión.

¿Qué puedes hacer para reducir el estrés? Ejercicio, meditación, acupuntura, pasar tiempo en la naturaleza y distraerse con pasatiempos que disfrutes pueden ayudar a aliviar el estrés. También puedes usar aceites esenciales relajantes para ayudar a reducir el estrés mientras además combates la inflamación en el tracto digestivo, incluyendo aceites esenciales de jengibre, menta e hinojo. Añade una gota de tu aceite predilecto al agua que bebes tres veces al día, o frota sobre tu abdomen dos veces al día mezclado con un aceite transportador.

4.- Haz más ejercicio

Estudios han demostrado que el ejercicio regular (incluyendo aeróbicos, levantamiento de pesas, deportes o yoga) ayuda a controlar el estrés y puede mejorar la salud digestiva. Un estudio realizado en el 2011 que fue publicado en la Revista Americana de la Gastroenterología descubrió que un incremento en la actividad física mejora los síntomas gastrointestinales asociados con la colitis nerviosay mejora la calidad de vida, tanto que debería ser usada como primera modalidad de tratamiento, es solo uno de tantos beneficios del ejercicio.

Causas de los síntomas del colitis nerviosa

mujer-con-dolor-abdominal

Las causas exactas de la colitis nerviosa son complejas y diferentes para cada persona, ya que muchos factores en la vida de una persona pueden afectar la digestión. Incluso cuando se han descartado todos los demás trastornos digestivos y alergias a alimentos, y no se puede encontrar un bloqueo físico o problema estructural del sistema digestivo, la colitis nerviosa es todavía algo muy importante y algo que tomar en serio. Mientras más tiempo te tomes para experimentar con los diferentes factores de tu vida para ver cómo pueden causar tus síntomas de la colitis nerviosa más información encontrarás para ayudarte a conseguir alivio.

Los investigadores creen que la causa raíz de los síntomas de la colitis nerviosa es un funcionamiento anormal de los nervios, enzimas y músculos en el tracto digestivo. Estos ayudan a administrar la absorción de nutrientes después que comes, los niveles de fluidos, gases, y la estimulación de los movimientos intestinales.

Un factor importante que determina cómo funciona el sistema digestivo es tu nivel de estrés y estado de ánimo, ya que el estómago está conectado cercanamente a tu cerebro. Los dos se comunican constantemente a través del nervio vago para que el estómago pueda recibir señales de tu sistema nervioso central (cerebro y médula) que causan que se vuelva irrigado e impredecible. El estrés y la digestión también están relacionadas directamente porque el estómago es capaz de producir (o no producir) ciertos neurotransmisores, como la serotonina, que tiene efectos importantes en cómo te sientes.

Aunque no hay una causa específica de la colitis nerviosa que aplique para todos, los factores comunes que contribuyen con la colitis nerviosa incluyen:

  • Sensibilidades y alergias a alimentos (especialmente a cosas como lácteos, gluten, y otros alimentos FODMAP, que contienen ciertos carbohidratos).
  • Estrés crónico o incluso niveles altos de estrés físico o emocional.
  • Tener familiares que también tengan colitis nerviosa
  • Cambios en los patrones de sueño y el ritmo circadiano.
  • Desequilibrios o cambios hormonales (la menstruación, menopausia o embarazo pueden causar estos síntomas).

Aunque depende de cada individuo controlar sus propios síntomas de la colitis nerviosa, esto no significa que deberías evitar ir con un médico si sospechas que puedas tener colitis nerviosa. A veces la gente confunde síntomas de algo más serio con colitis nerviosay eligen no diagnosticarse por un profesional, lo cual puede causar que un problema serio se desarrolle.

¿Cómo sabes si tus síntomas no se deben a la colitis nerviosa? Si tienes alguno de los síntomas nombrado a continuación, habla con un médico ya que pueden ser causados también por problemas como trastornos de la tiroide, anemia o infecciones:

  • Agotamiento que se prolonga por meses (síndrome de la fatiga crónica) y otros síntomas anémicos (bajos niveles de hierro).
  • Sangre en las heces.
  • Pérdida o aumento de peso sin haber hecho cambios en tu dieta y rutina de ejercicios.
  • Dolores de cabeza de migraña.
  • Sudores nocturnos.
  • Cambios en tu ciclo menstrual.

Cómo se diagnostica el síndrome de colon irritable o colitis nerviosa

El síndrome de colon irritable es diferente que ciertos otros trastornos o problemas digestivos porque no hay problemas estructurales en el intestino en las personas con colitis nerviosa (por ejemplo, no hay bloqueos del colon), lo que significa que algunas veces puede ser una condición difícil de diagnosticar.  No hay una prueba que pueda revelar si alguien definitivamente tiene o no colitis nerviosa. Un diagnóstico solo puede ser hecho a través de un proceso de descarte y observación de los síntomas. Esto puede causar frustración en las personas que sufren de problemas digestivos persistentes al no obtener una respuesta clara de lo que está causando sus síntomas.

A los doctores a menudo le gusta discutir con los pacientes sobre cómo inician sus síntomas de colitis nerviosa y también como suelen calmarse. Algunas de las preguntas más comunes que los doctores pueden preguntarte sobre tus síntomas de colitis nerviosa para dar un diagnóstico adecuado y ayudar a tratar tu condición son los siguientes:

  • ¿Qué tan seguido vas al baño?
  • ¿Yendo al baño se reduce el dolor abdominal?
  • ¿Cómo están tus niveles de estrés, y cuándo aumenta el estrés aparecen los síntomas?
  • ¿Has notado un cambio en la apariencia o consistencia de tus heces después de comer ciertas comidas?
  • ¿Ciertas comida te dejan la sensación de llenura y flatulencia?
  • ¿Haces ejercicios, y de ser así, te ayudan a controlar tus síntomas de colitis nerviosa?
  • ¿Tienes alguna alergia conocida o eres sensible a alguna comida?

Si visitas a tu doctor por tu problema con la esperanza de encontrar alivio para los síntomas recurrentes de la colitis nerviosa, debes saber que hablarás sobre tu historia médica, probablemente serás sometido a un examen físico y se te harán varios exámenes para descartar trastornos digestivos. La parte difícil de tratar la colitis nerviosa viene después de que se ha hecho un diagnóstico, cuando es depende del paciente experimentar con sus propias dietas, rutinas de ejercicios y de sueño, además de descubrir cómo el estrés puede contribuir con sus síntomas.

Pensamientos finales sobre los síntomas de la colitis nerviosa

  • La colitis nerviosa afecta a más del 10% de la población del mundo, y aunque puede afectar a cualquiera, es más común entre las personas jóvenes hasta aproximadamente los 40 años (el doble de mujeres que hombres sufre de colitis nerviosa, especialmente las menos de 50 años).
  • No hay un examen que pueda confirmar realmente si alguien tiene colitis nerviosa o no, por esto el seguimiento de los síntomas es muy importante. Algunos de los síntomas de colitis nerviosa más comunes incluyen cambios de los hábitos normales de defecación, incluyendo estreñimiento y diarrea; los cambios en la apariencia de las heces, incluyendo la textura y el color; estomago inflamado; gases y eructos; dolores abdominales,  dolores y cólicos, acidez y reflujo, una sensación de llenura o pérdida de apetito. Para muchas personas, el alivio de los síntomas usualmente ocurre después de ir al baño normalmente por varios días seguidos.
  • Los síntomas no digestivos de la colitis nerviosa pueden ser la ansiedad o depresión, problemas para dormir, agotamiento, dolores de cabeza, mal sabor en la boca, problemas sexuales, problemas con la imagen del cuerpo, palpitaciones en el corazón y unas ganas de orinar frecuentes o urgentes.
  • La colitis nerviosa y la enfermedad del intestino inflamado (ECI) tienen algunas similitudes en cuanto a síntomas, pero el ECI es una condición más seria y menos común que puede ser letal. Comparada con la colitis nerviosa, los síntomas de la ECI son generalmente más severos y aparentes, como pérdida de apetito, sangre en las heces, heces negras y deficiencias de nutrientes causados por malabsorción.
  • Puedes tratar naturalmente los síntomas de la colitis nerviosa evitando alergénicos comunes y alimentos inflamatorios, agregando enzimas y suplementos a tu dieta, reduciendo el estrés y ejercitándote.
  • Factores comunes que contribuyen a la colitis nerviosa incluyen sensibilidad y alergias a alimentos, estrés crónico y altos niveles de estrés emocional o físico, familiares cercanos que también sufren colitis nerviosa, viajes, cambios en los patrones de sueño y ritmo circadiano, y desequilibrio o cambios hormonales.

Recursos para tratar la colitis nerviosa

14 Formas rápidas de aliviar la distensión abdominal

Dieta para colon irritable

10 Remedios naturales para tratar la colitis nerviosa

Dieta para tratar el colon irritable

Como limpiar tu colon


Agrega un cometario