¿Qué son los probióticos y porque son buenos para tu salud?

¿Sabías que tienes 10 veces más bacterias que células en tu cuerpo?

La verdad es que la mayoría de esas bacterías están en tu intestino.

Tener la bacteria correcta en tu intestino esta ligada  a varios beneficios para tu salud. (1)

Las bacterias correctas te pueden a mejorar tu función inmune, digestión, tu piel y reducir el riesgo de padecer muchas enfermedades.(2)

Esto nos lleva a los probióticos.

Los probióticos son alimentos o suplementos que contiene un tipo de bacteria amigable, que nos ayudan a colonizar nuestro intestino con microorganismo que nos ayudan a nuestra salud.

Cuidar tu intestino y las bacterias que residen en el, puede ser la cosa más importante que puedes hacer para cuidar tu salud.

¿Qué son los probióticos?

probioticos

Los probióticos son microorganismos vivos que al ser ingeridos en cantidades suficientes ejercen un efecto positivo en la salud más allá de los efectos nutricionales tradicionales.(3)

Los probióticos son generalmente bacterias, pero no te alarmes, estas bacterias son inofensivas, y por el contrario aportan múltiples beneficios a quien las consume.

Existen docenas de diferentes bacterias probióticas, que cada una ayuda a un tipo en particular de problema de salud. Es esencial que elijas el probiótico correcto para ti.

Muchos suplementos de probióticos combinan varios tipos de especies de bacterias en uno solo. Esto se le llama probióticos de amplio espectro.

Los principales probióticos utilizados actualmente en humanos y con datos clínicos comprobados son los grupos de Lactobacillus, Bifidobacterium, Streptococcus, las cuales se encuentran reunidas bajo la sigla B.A.L, bacterias ácidolácticas.

probioticos-alimentos

¿Dónde se encuentran los probióticos?

No debes confundir a los probióticos con los prebióticos, los cuales son fibras dietéticas que ayudan a la bacteria que ya esta en el intestino.(4)

Puedes encontrar a estos microorganismos, en gran variedad de alimentos y en suplementos farmacéuticos.

Algunos ejemplos de alimentos probióticos son: el yogur, kéfir, chucrut, el tempeh, el kimchi y otros.

La importancia de los microorganismos en tu intestino

Los probióticos ayudan a equilibrar tu flora intesinal. Pero, ¿qué significa esto?

En tu intestino residen cientos de microorganismos diferentes, a esta comunidad la llamamos “flora intestinal”, la cual es adquirida durante el período neonatal (las primeras cuatro semanas de vida) y permanece estable durante el resto de la vida.

La mayor parte de la flora intestinal se encuentra en la última porción del intestino grueso, llamado también colon.

Dicha comunidad de microorganismos tiene varias funciones a su cargo.

Por ejemplo fabricar algunas vitaminas, producir ácidos grasos de cadena corta que se utilizan por parte de las células del intestino para obtener energía de forma rápida, además estos seres vivos pueden regular también el sistema inmune.

Pero no todos son buenos o amables dentro de esta comunidad, por esta razón debemos procurar mantener al margen a aquellos microorganismos que no tienen buenas intenciones, y estimular el crecimiento y estadía de aquellos que si son benévolos.

Los malos hábitos alimentarios, como el bajo consumo de fibra, el exceso de grasas en las “comidas rápidas» o el abuso de azúcares refinados, desequilibran la flora intestinal, generando un predominio de los microorganismos no deseados.

Ese desequilibrio está vinculado a numerosas enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2, síndrome metabólico, enfermedades del corazón, cáncer colorrectal, enfermedad de Alzheimer, depresión y muchos, muchos más.

Entonces, los probióticos ayudan a proteger la flora intestinal de los numerosos ataques que recibe, como por ejemplo los malos hábitos alimentarios, manteniendo así el equilibrio.

Los probióticos ayudan a tu salud digestiva

Tanto es así, que las principales evidencias cientifícas respecto a los beneficios de los probióticos, apuntan a la reducción de la diarrea por antibióticos, una causa natural después de un tratamiento prolongado con dichos medicamentos.

Esto se debe a que los antibióticos eliminan a las bacterias naturales del intestino generando un desequilibrio, permitiendo así que proliferen aquellas bacterias mal intencionadas.

Dado esto, te recomiendo que luego de un consumo prolongado de antibióticos, consumas algún suplemento con probióticos así podrás regularizar tu flora intestinal.

Existen múltiples estudios que han demostrado beneficios sobre algunos trastornos digestivos como el síndrome de intestino irritable, y enfermedades inflamatorias intestinales, como lo es la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa crónica. (5) (6)(7)

Además también han mostrado ejercer beneficios a nivel gástrico, en las infecciones por Helicobacter Pylori, principal agente responsable de la gastritis, como también de ulceras gástricas y cáncer de estomago.

Los probióticos te ayudan a perder peso

Los probióticos no solo han demostrado beneficios a nivel digestivo sino que también existen estudios, que relacionan a ciertos tipos de probióticos con la pérdida de masa grasa a nivel visceral.

Unos de los estudios del año 2013, realizado por parte del British Journal of Nutrition, donde se vieron involucrados varios científicos, demostró el efecto positivo que generó la administración del Lactobacilllus gasseri, sobre la pérdida de grasa abdominal.

Así también, se pudo demostrar que al abandonar el tratamiento con el probiótico indicado, las personas volvían a ganar la grasa abdominal que habían perdido anteriormente.

Existen algunas evidencias sobre el consumo de Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium lactis, los cuales también contribuirían a la pérdida de peso y la prevención de la obesidad. (8)

Aunque esta evidencias aún no reúnen la fiabilidad necesaria para que se conviertan en recomendaciones.

Otros beneficios para tu salud de los probióticos

Sistema inmune:

Actualmente existe evidencia que demuestra el rol de los probióticos como moduladores importantes de las respuestas del sistema inmune, como reducir el riesgo de infecciones e incluso reducir la inflamación.

Además de la actividad inmune, algunas cepas de Lactobacillus helveticus y Bifidobacterium longum han demostrado ser útiles en la reducción de síntomas como ansiedad y depresión en aquellos pacientes que padecen depresión clínica.

Colesterol en sangre:

Otra de las ventajas atribuidas a los probióticos es la disminución de los niveles de colesterol sérico, actuando así en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Presión arterial:

Si estas teniendo la presión arterial elevada, o ya has sido diagnosticado como hipertenso, incluir probióticos en tu alimentación sería una medida recomendable.

Se ha demostrado que los probióticos descienden las cifras de presión arterial.

Cuidado de tu piel:

También suelen ser eficaces en la prevención de la aparición de la dermatitis atópica, un afección que genera inflamación, y enrojecimiento de la zona afectada.

Ya con menor evidencia, se postula la utilidad en otros trastornos dermatológicos, como el acné, la rosácea, y el eczema.

Efectos secundarios de los probióticos

En general, el consumo de probióticos en forma de suplemento no presenta mayores contraindicaciones.

Por lo pronto, puede generar algunos síntomas a nivel digestivo, como gases, o malestar abdominal, que suelen desaparecer en unos pocos días.

Debes prestar atención y sobre todo consulta a tu médico, en caso de ser portador de alguna afección crónica.

Como el caso de inmunodeprimidos, donde su sistema inmune no está funcionando en su esplendor, por ejemplo infecciones por VIH, o al recibir tratamientos fuertemente agresivos como la quimioterapia o radioterapia.

Recuerda, siempre ante una duda, debes dirigirte a tu médico personal, y consultar, no arriesgues tu salud.

Conclusión sobre los probióticos

Mantener un correcto estado de salud, implica muchas más recomendaciones que simplemente el consumo de probióticos.

Los probióticos muchas veces ayudan a corregir la salud de tu sistema digestivo, por las constantes agresiones que recibe debido a los malos hábitos alimentarios.

Adoptar un estilo de vida saludable, mejorar la calidad de tu alimentación, realizar ejercicio físico, abandonar todo hábito nocivo, hará que los probióticos tengan mucho menos trabajo, y no dependeremos de su actividad para mejorar nuestras afecciones.

En fin, mi recomendación es que antes de tomar cualquier suplemento, revises tus hábitos alimentarios y de actividad física, si crees que lo haces de buena forma, bien ahora sí, ve por un suplemento y contribuye a tu bienestar.

Referencias

  • Emmanouil Angelakis MD, Vicky Merhej PhD, Prof. Didier Raoult MD, Related actions of probiotics and antibiotics on gut microbiota and weight modification, The Lancet Infection Diseases, October 2013.
    https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1473309913701798
  • P Moayyedi, A C Ford, N J Talley, F Cremonini, A E Foxx-Orenstein, L J Brandt, E M M Quigley, The efficacy of probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic review, BMJ Journals Gut, 2010.
    https://gut.bmj.com/content/59/3/325.short
  • Hungin AP1, Mulligan C, Pot B, Whorwell P, Agréus L, Fracasso P, et al. Systematic review: probiotics in the management of lower gastrointestinal symptoms in clinical practice — an evidence-based international guide. European Society for Primary Care Gastroenterology. October 2013.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23981066/
  • Hempel S1, Newberry SJ, Maher AR, Wang Z, Miles JN, Shanman R, et al. Probiotics for the prevention and treatment of antibiotic-associated diarrhea: a systematic review and meta-analysis. JAMA, 2012.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22570464
  • Parnell JA1, Reimer RA.  Prebiotic fiber modulation of the gut microbiota improves risk factors for obesity and the metabolic syndrome. Gut Microbes. 2012.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22555633
  • Colin Hill, Francisco Guarner, Gregor Reid, Glenn R. Gibson, Daniel J. Merenstein, Bruno Pot, et al. Expert consensus document: The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic. Nature Reviews Gastroenterology & Hepatology. 2014.
    https://www.nature.com/articles/nrgastro.2014.66
  • West CE1, Renz H2, Jenmalm MC3, Kozyrskyj AL4, Allen KJ5, Vuillermin P. et al. The gut microbiota and inflammatory noncommunicable diseases: associations and potentials for gut microbiota therapies. J Allergy Clin Immunol. 2015.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25567038
  • Francisco Guarner, Aamir G. Khan, James Garisch, Rami Eliakim, Alfred Gangl, Alan Thomson, Justus Krabshuis, et al. Probióticos y prebióticos,Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos. 2011.
    http://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/probiotics-spanish-2011.pdf

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here