Cómo Crecen los Músculos: La Ciencia Del Crecimiento Muscular

Imagina tener que darle una orden a cada uno de tus dedos, para que puedas oprimir cada tecla que utilizaste para llegar a este post. ¿Sería una eternidad, no? Cada vez que realizas un movimiento, por muy pequeño que sea, el músculo se ejercita y aumenta progresivamente su tamaño.

Si bien la complejidad del aparato locomotor es elevada, intentaré explicártelo de la manera más sencilla posible, para que entiendas cómo funciona.

Nuestro cuerpo posee tres tipos de músculos:

  1. El músculo esquelético,  que se encuentra en estructuras como bíceps braquial, tríceps braquial y recto anterior del abdomen.
  2. El músculo liso, que compone estructuras como esófago, estómago e intestino.
  3. El músculo cardíaco, que compone al corazón.

Este apartado lo dedicaremos exclusivamente al músculo esquelético, pues además de representar el 40 % de tu cuerpo, hace posibles los movimientos voluntarios.

Fisiología del Crecimiento Muscular.

Existen dos estructuras microscópicas de vital importancia en nuestros músculos, la actina y la miosina, ambas se engranan entre sí para llevar a cabo el proceso de contracción.

Con cada movimiento de estas dos estructuras, las células musculares guardan memoria y a la vez aumentan su tamaño, es decir, mientras más repetitiva sea la acción de contracción, más aumentará el volumen de nuestro músculo.

De igual manera, si abusamos de la fuerza, repeticiones y ejercicios, se produce un proceso llamado contractura muscular, y si este se prolonga, se producen los calambres.

Existen dos mecanismos básicos de crecimiento muscular:

  1. Adaptación: Todos los músculos se modelan continuamente para adaptarse a las funciones que deben realizar, poco a poco se alteran algunos factores, como longitud, fuerza, diámetro y vascularización, razón por la cual, el aumento del flujo sanguíneo es directamente proporcional al aumento del volumen muscular. Este proceso es bastante rápido y se produce en pocas semanas.
  2. Hipertrofia muscular: No es más que el aumento de la masa muscular global. Toda hipertrofia es causada por el incremento de moléculas de actina y miosina de los músculos, lo que resulta en un aumento de tamaño o hipertrofia. Este proceso lo puedes notar cuando haces algún ejercicio en el gimnasio, donde tus músculos aumentan levemente de tamaño y temperatura, debido al aumento del flujo sanguíneo. Sólo necesitas realizar cierta cantidad de ejercicio intenso, todos los días, para producir una hipertrofia visible en un periodo de 6 a 10 semanas. 

Función de las Hormonas

Las glándulas que posees, liberan hormonas durante y después del ejercicio, ayudando a aumentar la fuerza de tus músculos, estimulando la producción de proteínas musculares y aumentando el proceso de regeneración y crecimiento. Estás hormonas son:

  • Adrenalina, muy famosa por actuar en momentos de estrés o situaciones de emergencia.
  • Testosterona, conocida por su funcionamiento en los hombres.
  • Hormona de crecimiento, que se produce desde la hipófisis, una glándula que se encuentra en tu cerebro.

El ejercicio realizado de manera natural, incrementa la cantidad de hormonas anabólicas en tu sangre, durante y después del ejercicio.

Estas hormonas ayudan a que tus músculos se reconstruyan y aumenten de tamaño. La testosterona se secreta en la sangre durante los ejercicios y hasta una hora después, para llegar hasta el músculo que estás ejercitando, atravesando su membrana celular y llegando al interior de la célula muscular para unirse a un receptor especialmente diseñado para recibirla (conocido como receptor androgénico).

Una vez que la testosterona llega a este receptor, envía una señal al núcleo de la célula muscular y esta comienza a producir proteínas dentro de tu músculo, lo que conlleva al aumento de su tamaño.

El ejercicio también contribuye a la liberación de la hormona del crecimiento (GH), que sale a navegar por el torrente sanguíneo para estimular la producción del factor de crecimiento de tipo insulina (IGF-I), que se unirá luego a otro receptor, también ubicado en la membrana celular, enviando otra señal a su núcleo para contribuir al aumento muscular.

¿Por Qué el Descanso es Importante?

Durante el sueño, todas tus células entran en un proceso de reposo, pero dicho reposo no es absoluto, digamos que muchas de esas células comienzan a hacer memoria de todos los movimientos que hiciste durante el día.

Por eso, cuando llevas un par de días trotando o caminando, llega un momento en que sientes tu cuerpo más liviano, debido a la adaptación obtenida de tu memoria muscular.

Al mismo tiempo, comienza un proceso de regeneración tisular, donde todas las microlesiones que se formaron por el desgaste de tu músculo, se revierten y se recuperan.

En fin, si no descansas, tus músculos no van a poder memorizar, lo que ocasionará que te sientas cansado y puedan presentarse lesiones innecesarias.

¿Por Qué se Dificulta el Crecimiento Muscular?

El proceso de hipertrofia muscular lleva tiempo y es relativamente lento para la mayoría de las personas.

En general, muchos no obtienen un crecimiento visible durante varias semanas, o meses, ya que los cambios iniciales se deben a la capacidad de tu sistema nervioso para activar las células musculares. Esto, en el argot médico, se conoce como idiosincrasia.

Un factor importante, que explica claramente el por qué algunos tienen que esforzarse más que otros para lograr sus metas, es la genética. 

Todos poseemos diferentes huellas dactilares, dentaduras y tipo de sangre. Lo mismo ocurre con la velocidad de crecimiento muscular, la producción de hormonas y el tipo de fibra muscular, que pueden limitar el crecimiento.

Existe otro punto, que es el metabolismo hepático. El hígado se conoce como la fábrica del cuerpo, ya que ahí se realizan una serie de procesos como la distribución de los lípidos en el organismo.

Cuando comienzas a hacer algún deporte, pero tus alimentos no cumplen con los requerimientos para el óptimo funcionamiento del hígado, este órgano distribuye las grasas en sitios periféricos y es cuando comienzas a ver esos rollitos en lugares no deseados, como la parte baja del abdomen, región trasera de los muslos y la zona interna de los brazos.

De ahí, la insistencia de muchos profesionales y especialistas en medicina deportiva, en adquirir buenos hábitos alimenticios.

Recursos para aumentar tu masa muscular

Cómo Aumentar Masa Muscular Naturalmente – La Guía Definitiva Para Crear Músculo

Como tomar proteínas para aumentar músculo

40 Alimentos Ricos En Proteínas Que Saben Delicioso

Conclusiones

Para asegurarte de que estás haciendo todo lo posible para contribuir al crecimiento de tus músculos, debes:

  • Adquirir una fuente proteica sustentable (especialmente aminoácidos esenciales), así como hidratos de carbono que contribuyan al proceso de regeneración del tejido muscular.
  • Tener un descanso óptimo, para lograr la recuperación muscular y evitar lesiones.

Por último, un factor predisponente en el aumento de la tasa de crecimiento muscular, es tener metas que te permitan observar hasta el más mínimo cambio. Esto te ayudará a mantener una elevada autoestima, que aumentará tu motivación y constancia.

Si tienes dudas o preguntas, quieres obtener el punto de vista de un profesional o simplemente dejar un comentario, adelante.

Hasta la vista.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here