Intoxicación Por Plomo: Causas, Síntomas Y Tratamiento

Antes de que se descubriera que el plomo intoxica y es peligroso para tu salud, era muy frecuente encontrar toda clase de artículos fabricados con él, desde instrumentos de cocina hasta juguetes y maquillajes.

Por tanto, la intoxicación progresiva con este metal pesado era un asunto relativamente común.

Hoy en día, aunque sabemos que debemos mantener al plomo alejado de nuestra vida cotidiana, la intoxicación sigue siendo posible. Así que te diremos cómo identificar sus síntomas para que puedas actuar a tiempo.

¿Qué Es La Intoxicación Por Plomo?

El plomo es un metal extremadamente tóxico y es muy fácil intoxicarse con él, incluso mediante exposiciones breves. Se trata de una condición seria y eventualmente fatal que ocurre cuando sus partículas entran en contacto con el organismo.

Algunas fuentes de contacto con el plomo a las que podemos estar expuestos son:

  • Pinturas a base de plomo, que pueden encontrarse en casas y juguetes antiguos.
  • Materiales para trabajos artísticos.
  • Polvo contaminado.
  • Combustibles y gasolinas.

La intoxicación con plomo por lo general ocurre en periodos prolongados de meses o años, y puede causar deterioro físico y mental severo.

Los niños son más vulnerables al plomo que los adultos, en parte porque son más propensos a meterse objetos en la boca, logrando que la intoxicación sea más rápida y grave.

También pueden intoxicarse tocando objetos con plomo y luego llevándose los dedos a la boca.

El plomo es más tóxico para los niños, porque afecta el cerebro y el sistema nervioso que están en desarrollo. La intoxicación por plomo puede tratarse, pero los daños que causa en el organismo son irreversibles.

¿Cuáles Son Los Síntomas De la Intoxicación Por Plomo?

Los síntomas de la intoxicación por plomo pueden ser muy variados y afectar partes distintas del cuerpo, dependiendo de las causas y la persona.

La mayoría de las veces, esta condición requiere de una exposición constante a cantidades, aunque sea mínimas, para comenzar a expresar los síntomas, entre los que podemos encontrar:

  • Dolor y calambres abdominales.
  • Cambios de conducta y agresión.
  • Estreñimiento.
  • Problemas para dormir.
  • Dolores de cabeza.
  • Irritabilidad.
  • Pérdida de habilidades de desarrollo en niños.
  • Pérdida de apetito.
  • Fatiga.
  • Presión alta.
  • Adormecimiento o cosquilleo en las extremidades.
  • Pérdida de memoria.
  • Anemia.
  • Disfunción renal.

En los niños, como su cerebro está desarrollándose, la intoxicación por plomo puede causar discapacidad intelectual permanente, donde los síntomas pueden incluir:

  • Problemas de comportamiento.
  • Coeficiente intelectual disminuido.
  • Pérdida de rendimiento escolar.
  • Problemas de audición.
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Crecimiento desacelerado.

Una intoxicación grave provocada por altas cantidades de plomo en la sangre, causa síntomas que se consideran una emergencia y que incluyen:

  • Dolor abdominal o calambres severos.
  • Vómito.
  • Debilidad muscular.
  • Dificultad para mantener el equilibrio al caminar.
  • Convulsiones.
  • Estado de coma.
  • Estado mental alterado o confusión.

Si alguien presenta un cuadro de síntomas similares, debe acudir a servicios médicos de emergencia de inmediato.

De preferencia, ten a la mano información relativa a la edad y el peso del paciente, la fuente de intoxicación por plomo, así como el tiempo que hubo exposición directa.

Si tienes síntomas leves de intoxicación por plomo, ubica inmediatamente la fuente y acude directamente a tu médico de cabecera. Si el resto de tu familia también estuvo en contacto con el plomo, aunque no presenten síntomas, llévalos al médico.

¿Qué Causa La Intoxicación Por Plomo?

La intoxicación por plomo ocurre cuando es ingerido, pero también puede aparecer al respirar partículas de polvo que lo contengan.

El plomo no puede olerse ni tiene sabor, además es difícil identificar a los materiales que estén hechos con él.

En algunos países, como Estados Unidos, el plomo solía ser un componente muy común de las pinturas y la gasolina.

Aunque durante los años setentas, los investigadores se dieron cuenta del problema, y hoy en día ya no está permitido que manufacturen con este metal, sigue estando presente en muchos lados, en especial en casa y en los objetos antiguos.

Fuentes de plomo a las que todavía podrías estar expuesto:

  • Pintura en edificios viejos.
  • Juguetes y muebles pintados antiguos.
  • Balas y anzuelos de pesca hechos de plomo.
  • Tuberías y fregaderos que pueden contaminar el agua potable.
  • Suelo contaminado por materiales hechos con plomo en degradación.
  • Joyería y adornos.
  • Baterías usadas.
  • Maquillajes y delineadores.
  • Algunas medicinas étnicas tradicionales.

¿Quiénes Están En Riesgo De Intoxicación Por Plomo?

Los niños son los que se encuentran en mayor riesgo de padecer la intoxicación por plomo, especialmente cuando viven en casas antiguas o tienen acceso a juguetes viejos.

Los niños pequeños, por añadidura, pueden intoxicarse mucho más rápido, pues hay más posibilidades de que lo ingieran de manera directa, si no están bajo supervisión constante.

Las personas en los países en desarrollo tienen más riesgo que los habitantes de países desarrollados, donde existe más consciencia.

Quienes trabajan de manera ordinaria con cualquier objeto que contenga plomo, deben estar pendientes de los síntomas de manera permanente y revisar con frecuencia sus niveles de este metal en la sangre.

¿Cómo Se Diagnostica La Intoxicación Por Plomo?

La intoxicación por plomo no puede diagnosticarse por observar algunos de sus síntomas de manera externa, se necesita una prueba de sangre para medir sus niveles. Basta con una muestra simple y un estudio sencillo de laboratorio.

Aunque el plomo es un elemento relativamente común en el ambiente, el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Medioambiental, en Estados Unidos, reporta que ninguna cantidad de plomo en la sangre es normal ni segura.

Se sabe que niveles tan bajos como 5 microgramos por decilitro pueden asociarse con problemas de salud en los niños.

Algunas pruebas adicionales para diagnosticar intoxicación por plomo pueden incluir pruebas de sangre para medir el nivel de hierro almacenado en las células, rayos X y posiblemente biopsias de médula ósea.

¿Cómo Se Trata La Intoxicación Por Plomo?

El primer paso del tratamiento está enfocado a detener el ingreso de plomo al organismo y se logra identificando y evitando o removiendo la fuente.

En casos de intoxicación muy leve, que no han causado síntomas graves ni secuelas permanentes, esta medida y algunos suplementos alimenticios suelen ser suficientes para una recuperación completa.

En casos más severos, puede recurrirse a un procedimiento conocido como terapia de quelación. El tratamiento se une a las moléculas de plomo acumuladas en el organismo y permite que se desprendan y se excreten por medio de la orina.

El carbón activado puede usarse para eliminar el plomo acumulado en el sistema digestivo y para promover su eliminación por medio de la defecación. Un químico denominado etilendiaminotetraacético (EDTA) también puede utilizarse para este fin.

Incluso con el tratamiento adecuado, algunos de los efectos de la exposición prolongada al plomo pueden ser difíciles o imposibles de revertir.

¿Cuál Es El Pronóstico De La Exposición Al Plomo?

Los adultos sanos que solo han tenido una exposición moderada, tienden a reponerse sin complicaciones, una vez que cesa el contacto con la fuente.

En los niños, la recuperación puede tomar más tiempo e incluso exposiciones mínimas pueden derivar en afectaciones intelectuales.

Los adultos que están expuestos a altas cantidades de plomo y no se tratan, pueden padecer una intoxicación letal o secuelas mentales permanentes.

¿Cómo Puede Prevenirse La Intoxicación Al Plomo?

Existen algunas medidas sencillas, pero efectivas, que pueden ayudarte a evitar la intoxicación por plomo. Las más comunes son:

  • Deshazte de cualquier juguete, objeto o lata antigua que pueda contener plomo.
  • Evita juguetes u objetos metálicos que provengan de países que no tengan regulación antiplomo.
  • Mantén tu casa libre de polvo.
  • Asegúrate de lavar bien tus manos antes de comer.
  • Usa un filtro para el agua que bebes.
  • Limpia los grifos y la ventilación con frecuencia.
  • Lava los juguetes y las botellas de los niños con regularidad.
  • Revisa que no utilicen en reparaciones de tu hogar ningún material que contenga plomo.
  • Revisa los niveles de plomo en la sangre de tus hijos cada año.
  • Evita zonas o edificios donde haya pintura muy vieja.
  • Mantente alerta de lo que tus hijos se meten a la boca.

 

Conclusión

La intoxicación con plomo es mucho menos frecuente que hace cuarenta años, porque ahora sabemos lo tóxico que es, no obstante, siguen presentándose casos aislados.

Los niños están en mayor riesgo que los adultos de padecer la intoxicación con este metal, por lo cual es muy importante identificar posibles fuentes de exposición y evitarlas.

Si detectas en ti o en alguna otra persona síntomas de la intoxicación, acude de inmediato con tu médico.

¡Queremos leerte! Cuéntanos si te ha sido de utilidad este artículo.

 

Ver También: