10 desayunos saludables y rápidos para niños

Alimenta a tus niños sanamente con estos desayunos que te toman menos de 20 minutos de hacer.

Queremos que nuestros hijos los consuman con apetito, alegría y sin prisas antes de salir a la jornada escolar.

Debes enfocar todas nuestras energías en planificar con cuidado aquellas comidas que nuestros hijos toman en casa. ¿Por qué? Porque a medida que crecen, van adquiriendo autonomía en todos los sentidos, y poco a poco toman las decisiones acerca de qué, cuándo y cuánto comer en el transcurso de la jornada escolar. Y, sinceramente, es poco lo que podemos hacer en ese sentido.

Pero la buena noticia, es que aquellas comidas que sí o sí se toman en casa, siguen siendo parte de nuestro territorio y por tanto, fijaremos todas las reglas. Por este motivo, sugiero enfocar especial atención en el desayuno, pues si logramos hacerlo lo suficientemente atractivo, sano y variado, nuestro hijo realmente lo tomará con agrado y se convertirá en una de las comidas principales del día, restando algo de protagonismo al almuerzo que vendrá algunas horas después y sobre el que no siempre tenemos posibilidad de supervisión.

Ver también:

De este modo, no sin antes enfatizar en la importancia de crear el espacio temporal para el desayuno familiar (algo de pausa, no salir corriendo, comer abundante y despacio), vamos a compartir una a una las ideas que hemos seleccionado. Está claro que dejamos espacio a tu creatividad y a las preferencias de tus hijos, ya que éste último es un factor muy importante a considerar.

Es posible que algunas de las sugerencias, no se adapten a los estándares de tu país; no obstante en todos los casos hablamos de opciones sanas y saludables, por lo que invito a considerarlas con mente abierta y alentando a tus hijos a probarlas.

Toma nota, aquí van nuestras sugerencias para los 10 desayunos saludables para niños:

1.- Tradicional: leche con cacao

Hay infinidad de productos en el mercado, algunos de ellos de reconocidas marcas que podemos encontrar en casi todos los países, que nos sirven para preparar este delicioso desayuno. Personalmente lo elijo muy seguido pues es muy versátil en el sentido de que se puede acudir a él todo el año. La leche con cacao se puede tomar tanto fría como caliente y es deliciosa para acompañar con muchas propuestas diferentes de comidas. En mi hogar, a mis hijos les encanta este vaso de leche acompañado con tostadas con miel o con algún dulce de frutas, como por ejemplo de melocotón.

2.- Huevos revueltos

Son un clásico en algunos países y una verdadera innovación en algunos otros (por ejemplo en Sud América). Lo cierto es que los huevos revueltos, además de ser deliciosos, son una poderosa fuente nutricional muy rica en proteínas. La receta básica, señala que debes batir los huevos en un bol grande, sumar 1 cucharada de agua y 1/2 cucharadita de sal y pimienta por cada huevo.

desayunoLuego calienta una finísima capa de aceite o derrite algo de mantequilla en una sartén antiadherente a fuego medio. Sólo debes volcar los huevos y cocinar, revolviendo con una espátula de goma cada pocos segundos. La consistencia dependerá del tiempo que los cocines, para que te des una idea necesitarás de 2 a 3 minutos para huevos semiduros.

Ahora bien: a esta receta básica puedes añadirle de todo: desde perejil picado fino, hasta tocino e incluso aceitunas. Conozco muchas familias que precisamente sustentan su variación en lo que agregan a los huevos batidos cada mañana. Simplemente deliciosos.

3- Helado con frutas

Al igual que la opción anterior, es en verano que será mucho más bienvenida esta elección, en relación al otoño o al invierno. Pero cuando lo preparas, con aditamentos, por ejemplo algo de crema tibia o algo (poco) de chocolate caliente por encima, créeme que a los niños les encanta en todo momento del año. Ideal para complementarlo con frutas “potentes”, con buen aporte de energía, como por ejemplo el plátano que además tiene buen desempeño en términos de saciedad.

4.- Scones de vainilla con grageas de chocolate

Una propuesta ideal para aquellos días (o familias) que prefieren opciones dulces a la hora del desayuno. Una receta muy sencilla, que incluso puedes cocinar una sola vez a la semana y puedes conservar para todos los días. En mi casa, siempre están presentes, y aún cuando desayunamos opciones como los huevos revueltos, por lo menos uno de estos scones, cierran el desayuno con un toque dulce y delicioso.

Te recomiendo buscar una receta para hacerlos con ingredientes y proporciones correctas, pero sólo a modo de adelanto para que veas que son muy sencillos de preparar, te comento que sólo tendrás que tomar un recipiente amplio como un bol, batir la harina, azúcar, polvo de hornear y la sal. Luego añadirás la mantequilla o aceite de oliva y, usando un mezclador de repostería revuelves y vas espolvoreando las virutas o las grageas de chocolate.

5.- Jugo o licuado de frutas con sándwich integral

licuadoEste desayuno es ideal para días más calurosos, aunque de hecho se puede usar todo el año. Por mi parte es una variación interesante que da poco trabajo y saborea toda la familia. Si puedo elegir, elijo un licuado (o batido como se llama en algunos países) de varias frutas, especialmente banana o plátano, manzana y frutilla o fresa. Se pelan y cortan las frutas en trozos pequeños y se colocan en la licuadora con un poco de agua o de leche desnatada. Personalmente no le agrego azúcar, la fruta por sí misma es deliciosa. El sándwich, relleno con lo que más le guste al peque, ideal algún queso de bajo contenido graso.

6.- Yogur natural con cereales o frutas

Otro clásico de todos los hogares y que es disfrutado por toda la familia. La variedad es muy sencilla de lograr, pues puedes ir rotando la fruta que elijas. ¿Con qué acompañarlo? Con cualquier opción tanto dulce como salada, porque es muy versátil a la hora de combinar sabores. ¿Quieres saber qué eligen mis hijos? Les gusta que prepare un bizcocho sencillo, con azúcar impalpable espolvoreada por encima, pero cuando no tengo tiempo de prepararlo, cualquier otro acompañamiento les agrada sin problemas.yogur

7.- Pan con aceite de oliva

Este desayuno con matices mediterráneos tiene la enorme ventaja de ser muy disfrutado por grandes y chicos en nuestro hogar. Los más mayores nos gusta consumir esta propuesta con un vaso de leche fría o con café y a los peques les gusta más un yogur bebible natural. Todas opciones deliciosas y muy sanas. Vale la pena probarlas.

8.- Leche con miel

Pocos desayunos son tan deliciosos y demandados por todas las generaciones como la leche con miel. Se puede consumir tanto caliente como fría, pero la realidad es que –por lo menos en mi hogar- todo el mundo la pide tibia y se bebe con avidez, como un manjar sano y delicioso, que de hecho, lo es. ¿Con qué acompañarla? Podría ser con scones mitad de harina blanca y mitad de harina integral, si son caseros mejor. La ventaja es que pueden ser acompañados con dulces de frutas o con quesos, es decir como opción dulce o salada; los comensales eligen.

9.- Infusión con o sin leche

Hablando rápido y fácil, me refiero a té o café. Sí, aunque no lo creas, es posible dar café con leche a nuestros niños, sin ningún temor siempre que la proporción de café sea pequeña en relación a la de leche, incluso podrías probar con café descafeinado. Un delicioso té con leche es siempre muy reconfortante, especialmente en invierno.

Se puede acompañar con muchas cosas, pero propongo especialmente quesos o preparaciones con huevo, para que el elemento proteico esté asegurado. Sé que estás pensando ¿Qué se elige en tu hogar para acompañar el té sólo o con leche en el desayuno? Ya te lo revelaré: sándwiches calientes, preferiblemente con pan integral.

10.- Ensalada de frutas con merengue batido

ensalada¿Imaginas la cara de tus hijos, con esta deliciosa manera de empezar el día? En verano, es particularmente recomendable y puedes convertirla en un ritual divertido si agregas un pequeñísimo toque de colorante al merengue. Visualmente es incomparable: una fiesta de color en el desayuno que tiene su punto máximo en el sabor. Se puede acompañar con algunas galletas, si son caseras mucho mejor. Si eliges cambiar el merengue por crema de leche, no hay problemas, sólo que recomiendo prepararla con leche desnatada para limitar el consumo de grasas.

En fin… la mesa está servida y las opciones han sido puestas a consideración para que te esmeres en planificar opciones fáciles y divertidas de tal modo que tu hogar comience cada día con este ritual tan especial que es el desayuno familiar.

Además de nutrir bien a tus hijos, y variar las propuestas, estarás construyendo algo que sólo con el paso de los años podrás dimensionar: estarás construyendo recuerdos gratos y –por supuesto- estarás sembrando hábitos y tradición familiar.desayunos-para-niños

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here