32 Formas De Estimular Tu Nervio Vago

El nervio vago es uno de los nervios más importantes que interviene en las funciones de varios órganos y sistemas del cuerpo.

Conocido también como nervio neumogástrico, es uno de los 12 nervios craneales que conectan todas las funciones del cuerpo con el cerebro. A través de ellos es posible el movimiento corporal, las sensaciones y los sentidos.

Su nombre proviene del latín cuyo significado es errante y se le conoce como vago porque parece estar “vagando” por el sistema corporal. Inicia desde el cerebro descendiendo por el agujero yugular de la base del cráneo, hasta extenderse por la columna vertebral, caja torácica e intestinos.

El nervio vago interactúa con los siguientes órganos:

  • Abdomen: hígado, páncreas, riñón, bazo y estómago.
  • Cabeza: cerebro, pulmones, corazón y lengua.
  • Órganos reproductivos femeninos.

Fatiga, ansiedad, confusión, sensibilidad a los alimentos, despersonalización y problemas intestinales, son síntomas comunes de una disminución de la capacidad de este nervio.

Los trastornos digestivos provocados por su deficiencia incluyen reflujo esofágico, colitis ulcerosa, anorexia, bulimia, gastroparesia, dispepsia, entre otros.

El nervio neumogástrico promueve además el contacto social al ser responsable de las sensaciones positivas obtenidas, al interactuar con otras personas.

Las funciones del nervio vago en tu cuerpo 

Cerebro

El nervio vago conecta la mente y al cuerpo favoreciendo a los órganos y ayuda a calmar los síntomas de la depresión y la ansiedad. También influye en la producción de oxitocina, hormona determinante en los vínculos sociales.

El nervio es indispensable para las relaciones interpersonales porque afina los oídos para comprender mejor, promueve el contacto visual y regula el comportamiento.

La Asociación de Ciencias Psicológicas de Estados Unidos sugiere que es importante para entrar en un estado mental de flujo, uno caracterizado por el enfoque en la realización de una tarea específica.

Los estados de depresión, ira o ansiedad en embarazadas podrían incidir negativamente en el desarrollo del nervio vago del embrión. Aunado a conductas altruistas, estudios demuestran que personas con una actividad del vago alta tienden a ser más cercanos a los demás.

Lee nuestra guía sobre los 11 mejores alimentos para estimular cerebro y mejorar tu memoria

En tu estómago e intestinos

El nervio neumogástrico transmite al cerebro la sensación de saciedad y relajación después de cada comida, promueve la acidez estomacal por el aumento de histamina producida por las células del estómago y controla la secreción de jugos gástricos y el flujo intestinal.

El correcto funcionamiento de este nervio ayuda a la absorción de la vitamina B12, al influir en los niveles de acidez del estómago. Que sufra daños podría causar problemas estomacales como síndrome de intestino irritable y reflujo gastroesofágico.

Lee nuestra guía sobre cómo aliviar los nervios del estómago

Corazón

El nervio neumogástrico colabora en el control de la frecuencia cardíaca y presión arterial e incrementa el flujo sanguíneo al contribuir a una mejor filtración de sangre. Su estimulación constante reduce el riesgo de una enfermedad cardíaca.

Otras partes de tu cuerpo

El vago es un nervio que baja la presión sanguínea con la producción de dopamina, con la que el riñón podrá excretar el sodio del cuerpo con mayor efectividad. Controla el equilibrio de glucosa en la sangre y promueve la liberación de bilis, con lo que ayuda a descomponer grasas del cuerpo y a la vesícula biliar deshacerse de toxinas.

Una estimulación del nervio neumogástrico provoca la retención urinaria en la vejiga. Su conexión con el útero y vagina promueve la fecundidad y experiencias de orgasmos y es capaz de reducir inflamaciones del bazo y otros órganos al liberar acetilcolina.

El nervio vago libera las lágrimas y controla el sabor en la lengua junto con la cantidad de saliva en la boca. Toser al limpiar la cera de los oídos es una reacción a este. La conexión con el órgano auditivo permite que una estimulación del nervio vago favorezca a personas con zumbidos en los oídos.

Posibles síntomas de disfunción del nervio vago

  • Síndrome del intestino irritable.
  • Frecuencia cardíaca alta o baja.
  • Obesidad y aumento de peso.
  • Deficiencia de vitamina B12.
  • Problemas cerebrales.
  • Dificultad para tragar.
  • Mareos o desmayos.
  • Inflamación y fatiga crónica.
  • Acidez gástrica.
  • Gastroparecia.
  • Depresión y ansiedad.

¿Cuáles son los beneficios de la estimulación del nervio vago? 

Mantener estimulado al nervio vago favorecerá a mejorar condiciones de salud como enfermedades mentales severas, trastornos del estado de ánimo, trastorno obsesivo-compulsivo, insuficiencia cardíaca crónica, mala circulación sanguínea, enfermedades del corazón, trastornos de la memoria y desórdenes de ansiedad. A estas mejoras se suman:

  • Intestino permeable.
  • Esclerosis múltiple.
  • Fibromialgia y alcoholismo.
  • Alzheimer y obesidad.
  • Migrañas y autismo.
  • Tinnitus y bulimia.
  • Cáncer.

Interacciones del nervio vago con diferentes hormonas 

El nervio neumogástrico estabiliza a las hormonas responsables del estrés como el HPA y ayuda a reducir el dolor físico. Es a través de él que trabaja el estradiol.

Contribuye a liberar el péptido intestinal vasoactivo, sustancia estimulante de la secreción de insulina, biliar y glucagón. También favorece al crecimiento de hormonas de crecimiento como la liberadora de gonadotropina.

El nervio vago estimula la parathormona entre otras hormonas especializadas en el metabolismo del calcio y fósforo en el cuerpo.

Las siguientes son más interacciones:

  • La insulina actúa a través del nervio bajo disminuyendo la glucosa del hígado.
  • Se observó en experimentos con ratas que la hormona tiroidea favorece el apetito. Esto también incrementa la ghrelina, hormona que beneficia el metabolismo.
  • Un déficit de testosterona y oxitocina aunado a una agresividad por la testosterona, se debe frecuentemente a un problema del nervio vago.
  • El NPY se emplea para disminuir problemas de ansiedad y el apetito a través del bloqueo de transmisores del nervio neumogástrico.

32 acciones para estimular el nervio vago

Estimular este determinante nervio promoverá la desintoxicación del estrés corporal, mejorará el sistema inmunológico, regulará el sueño y disminuirá los síntomas de ansiedad, entre otros beneficios.

1. Consume productos marinos (EPA Y DHA)

El ácido docosahexaenoico (DHA) es importante en el mantenimiento, crecimiento y desarrollo de la estructura de la membrana de las células. El ácido eicosapentaenoico (EPA) regula la respuesta antiinflamatoria del organismo. Ambos aumentan la variabilidad de la frecuencia cardíaca, indicando la asistencia del nervio vago.

El cuerpo no puede crear naturalmente estos ácidos provenientes del mar, por lo que los mariscos son su principal fuente.

2. Ayuno 

Se comprobó que el ayuno y las reducciones de calorías aumentan la frecuencia cardíaca en animales, indicativo del funcionamiento del nervio neumogástrico.

La sangre bombeada al sistema digestivo disminuye durante el ayuno y es enviada a otras partes del cuerpo. El corazón se deshace de depósitos de colesterol en las arterias y los pulmones expulsan las toxinas acumuladas al respira.

El estómago es otro órgano que se favorece del ayuno para remover la materia orgánica acumulada y mejorar la digestión. Bajo esta condición las funciones mecánicas y químicas del intestino disminuyen, descenso registrado por el nervio vago que inmediatamente contacta al cerebro para ralentizar el metabolismo.

Las hormonas neurotransmisoras como el neuropéptido Y aumentan durante esta condición. Esta está asociada a procesos fisiológicos cerebrales, incluyendo la memoria, aprendizaje y epilepsia.

Dos reacciones adversas a la privación del comer son el aumento de la actividad del vago subdiafragmático, que aumenta la sensibilidad al dolor y una hipersensibilidad al estrógeno.

Lee también nuestra guía sobre si saltearte el desayuno es bueno para tu salud

3. Cantar o tararear 

El cantar tiene efectos en la variabilidad del ritmo cardíaco que varían según el canto, si se tararea, al cantar mantras, cantos optimistas y enérgicos. Este además mejora la producción de oxitocinas.

Se recomienda iniciar tarareando canciones durante las actividades del día. El cantar estimula el nervio vago que envía ondas relajantes a través de las cuerdas vocales.

Con el canto con voz aguda se trabajarán los músculos superiores de la garganta activando el nervio. Asimismo, un canto vigoroso y lleno de energía favorecerá la activación del sistema nervioso simpático, que al actuar con el nervio neumogástrico ayudará en la concentración induciendo al estado de flujo.

El canto unísono del coro de las iglesias ayuda en la variabilidad del ritmo cardíaco y funciones del vago.

4. Ejercicios de respiración 

Se conocen varios ejercicios de menos de un minuto de tiempo para estimular a diario al nervio vago, uno de ellos es la inhalación y exhalación con fuerza. Otro es botar el aire tan fuerte como sea posible hasta quedar mareado.

5. Busca amistades positivas

Se conocieron los resultados de un estudio en el que se les pidió a dos grupos de personas dos tipos de meditación.

A los primeros se les solicitó pensar positivamente hacia los demás repitiendo frases como, te deseo felicidad y espero te sientas seguro. Al segundo se le pidió solo una meditación corriente y libre de pensamientos.

En comparación con este último, todas las personas del primer grupo experimentaron sensaciones de alegría, serenidad y esperanza hasta mucho tiempo después de la clase. Las emociones de compasión formaron un fuerte sentido de conexión con los demás, ayudando a una mejor función del nervio vago, comprobable por la variabilidad de la frecuencia cardíaca.

Añadir pensamientos positivos a las meditaciones aumentará la efectividad en la estimulación del nervio neumogástrico. Habrá una sensación de mayor felicidad y una mejor conexión con los demás.

Para mantener un nervio vago saludable y mejorar la vida social será importante rodearse de personas con estos pensamientos y deseos para otros.

6. Meditación

La meditación mejora la atención e incrementa la velocidad de pensamiento, activando varias partes del cerebro durante el proceso de relación con el nervio vago.

Los efectos sobre el nervio neumogástrico aumentan cuando la meditación es acompañada de deseos bondadosos hacia los demás. Todos los efectos se generan a través de este y han sido estudiados por variabilidad de la frecuencia cardíaca.

7. Probióticos

Los probióticos son alimentos adicionados con microorganismos vivos que están activos dentro de la flora intestinal. Reducen molestias gastrointestinales y fortalecen el sistema inmunológico.

Estudios científicos apuntan a que la microbiota intestinal genera efectos en el cerebro a través de su conexión con el nervio vago, conocido también como el eje microbiota – intestino – cerebro.

Experimentos con animales a los que se les administró probióticos evidencian cambios positivos en los receptores GABA, vinculados a las emociones positivas.

8. Exhala e inhala 

Este tipo de respiración ayuda a las funciones del nervio vago del cuerpo.

Los barorreceptores son terminaciones nerviosas sensibles en el corazón y alrededor de la arteria carótida, que contactan al cerebro al detectar cambios de la presión arterial. Este órgano activa el nervio vago para que al vincularse con el corazón disminuya la frecuencia cardíaca. La consecuencia es una disminución del tiempo de reacción, algo que ingresará al cuerpo a un estado de relajación o cansancio.

El nivel de respuesta de los barorreceptores dependerá del estado de salud de la persona y de su sensibilidad para detectar la presión. Entre más sea esta, el envío de transmisión al cerebro para que disminuya la presión sanguínea será más rápida.

La sensibilidad de los barorreceptores puede ser mejorada a través de la respiración. Con la inhalación y exhalación controlada se mejorará el nivel de activación del nervio neumogástrico, con lo que se reducirá el nivel de la presión arterial junto con los síntomas de la ansiedad.

Lo ideal será contraer el estómago para expulsar el aire y expandir toda la barriga al inhalar, para abarcar más espacio en los pulmones. De 5 a 7 respiraciones por minuto serán suficientes para estimular los barorreceptores.

9. Frío

La velocidad de respuesta del organismo disminuye ante el estrés provocado por el frío y al mismo tiempo induce relajación corporal. Cualquier exposición al frío incrementará las funciones del nervio vago en el aparato cardiovascular, digestivo y genitourinario, ayudando además a mejorar el metabolismo.

Sumergir el rostro en baldes de agua fría es un método para comenzar a estimular el nervio neumogástrico. Las duchas heladas regulares serán solo para quienes puedan tolerarlas.

10. Sonríe 

Los siguientes son efectos conectados a la risa:

  • Mejoras en funciones cognitivas como la percepción, memoria y aprendizaje.
  • Protección contra enfermedades cardíacas.
  • Aumento de las beta-endorfinas que actúan como moderadoras del dolor.
  • Aumento de la producción del óxido nítrico que beneficia al sistema vascular.

No se descartan desmayos por una sobre estimulación del nervio vago por la risa.

11. Hacer yoga aún está de moda

El yoga favorece la estimulación del nervio neumogástrico y del sistema parasimpático encargado de la relajación y expulsión del estrés.

A uno de dos grupos a los que se les practicó un estudio científico se le asignó ejercicios de yoga durante un año. Al segundo se les pidió caminar por el mismo período. Los niveles GABA del primero fueron mucho mayor al final de año a los del grupo que solo caminó.

Los niveles de GABA están asociados a un estado de ánimo positivo y un descenso en la ansiedad, efectos producidos a través del nervio vago.

12. Oración 

Estudios demuestran que las emociones provocadas al recitar un rosario activan al nervio neumogástrico. Los ciclos en la lectura de uno de estos dura 10 segundos, aproximadamente, intervalos de tiempo que al tomar aire sirven de estimulantes al nervio.

Los beneficios obtenidos a través de esta práctica es un aumento en la eficacia del ritmo cardíaco, como la presión arterial y la variabilidad de la frecuencia cardíaca.

13. Terapia De Campo Electromagnética Pulsada (PEMF) 

La terapia consiste en electromagnetismo para generar impulsos magnéticos en el cuerpo para mejorar su recuperación natural. No se descarta que estos impulsos estimulen directamente el nervio neumogástrico, lo que en consecuencia estimulará los beneficios de sus funciones.

Estudios del Instituto Fisiológico de la Universidad Médica de Austria comprobaron que la terapia PEMF aumenta la variabilidad del ritmo cardíaco y la estimulación del nervio.

14. Ejercicio 

Ejercicios suaves que trabajan partes del cuerpo conectados al sistema vago ayudan a estimularlo.

Según un estudio publicado por el Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI), uno de los principales beneficios del ejercicio moderado es un aumento en la motilidad gástrica del cuerpo a través del sistema vago, permitiendo que el estómago procese mejor los alimentos.

15. Masajes 

Las convulsiones se pueden reducir con masajes en áreas como el seno carotídeo que estimulan el nervio neumogástrico, en base a un estudio del Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI).

La ciencia comprobó los beneficios en niños mediante masajes que estimulan el nervio vago. Frotaciones a presión, además de ayudar al bebé a ganar peso, incrementan la densidad ósea del área tratada, beneficiando principalmente a recién nacidos con baja masa corporal, pues no necesitarán quedarse mucho tiempo en el hospital.

Un masaje en los pies también aumenta la actividad del nervio neumogástrico disminuyendo la frecuencia cardíaca y presión arterial.

16. Dormir sobre tu lado derecho 

Esta forma de dormir estimula el nervio vago porque acostarse sobre el lado derecho del cuerpo aumenta la variabilidad de la frecuencia cardíaca.

17. Tai Chi 

El tai chi es un arte marcial con beneficios vinculados al estímulo del nervio neumogástrico, como el control de los niveles de colesterol y de la presión arterial y la reducción del dolor de las articulaciones. A estos se suman:

  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Controla el estrés y la ansiedad.

El Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI) de Estados Unidos comprobó los beneficios del tai chi en pacientes con problemas coronarios.

18. Gárgaras 

El nervio vago es responsable de activar los músculos posteriores de la garganta que permiten hacer gárgaras. Estos se contraen y estimulan el tracto gastrointestinal. Lo ideal será hacer gárgaras todos los días al beber agua.

19. Oxitocina 

La oxitocina es una hormona que modula los comportamientos sociales, patrones sexuales y la conducta parental. Se usa para tratar problemas de hiperfagia.

Su ingesta incrementa la actividad del nervio neumogástrico desde el cerebro hasta el intestino, induciendo a la relajación del cuerpo y disminuyendo el apetito.

Los efectos de la oxitocina fallaban en ratones a los que se les extirpó el nervio vago, demostrando la responsabilidad de este en el proceso de la hormona.

20. Zinc 

El zinc es un elemento que colabora en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, necesario para, por ejemplo, cicatrizar heridas e interviene en las percepciones del gusto, olfato y la síntesis del ADN, procesos ligados directamente al nervio neumogástrico.

21. Depresor lingual 

También conocidos como, bate lenguas o baja lenguas, se emplea para adormecerla y permitir el examen visual de la garganta o boca. El depresor lingual estimula el reflejo nauseoso estimulando el nervio vago. Comparada con las gárgaras o cantar en voz alta, es una estimulación ligera.

22. Acupuntura 

Técnica efectiva en la estimulación del nervio neumogástrico, especialmente si se realiza en el oído. Es tan potente que hay registros de muertes por una frecuencia cardíaca muy baja ante una estimulación del nervio.

23. Serotonina 

La serotonina cuenta con varios receptores capaces de estimular el nervio vago. También controla el comportamiento social del individuo, regula el sueño, la actividad sexual, el apetito, los ritmos circadianos, la temperatura corporal, el dolor, la actividad motora y funciones cognitivas.

24. Masticar chicle (producción de la hormona CCK) 

Masticar chicle promueve la liberación de la CCK, hormona que suprime el apetito y libera bilis hacia el intestino delgado para su eliminación. El CCK promueve la comunicación del nervio vago al cerebro.

25. Comer más fibra 

El péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1) es una hormona que promueve los impulsos del nervio vago al cerebro. Es responsable de enviar la señal de saciedad al nervio neumogástrico para que este indique al cerebro que debe vaciar el estómago.

El péptido también estimula la producción de insulina. Consumir fibra es la mejor manera de ingerir naturalmente GLP-1.

26. Enemas de café 

Este tipo de enema es medicina alternativa. La expansión del intestino aumenta las funciones del nervio vago como en cualquier otro enema tradicional, pero con posibles beneficios en el tracto gastrointestinal y el hígado.

27. Tensar tus músculos abdominales 

Al contraer el estómago para evacuar se estimula al nervio neumogástrico. Es por ello que se siente una relajación en el cuerpo al defecar. Al contraer el estómago como ejercicio diario se estimulará este nervio.

28. Hormonas tiroideas (T3)

Hormonas que regulan el metabolismo de proteínas, grasas y carbohidratos, además de otros estímulos fisiológicos como:

  • Incrementa la frecuencia cardíaca.
  • Aumenta la relajación muscular.
  • Regula el metabolismo óseo.

En experimentos con ratas, las hormonas tiroideas (T3) aumentan el apetito a través de la activación del nervio vago, subiendo también las cantidades de ghrelina.

29. Hormona estimulante de melanocitos (MSH) 

Mejora la corriente sanguínea además de ser un antinflamatorio natural. Disminuye los niveles de glucosa en la sangre, beneficia el sistema vascular, ayuda a bajar de peso, entre otros beneficios.

Es capaza de detener el daño de un accidente cerebrovascular mediante la activación del nervio vago. Existe una versión inyectable del MSH que ayuda a instigar al nervio.

30. Hidratos de carbono (insulina) 

La insulina puede disminuir los niveles de glucosa producidos por el hígado a través de la activación del nervio neumogástrico.

31. Orexina 

Las orexinas son hormonas que promueven el estado de alerta, aumentan el apetito y ayudan en el tratamiento del alcoholismo. También promueven el flujo intestinal, estimulan el páncreas, aumentan la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina a través de reacciones del nervio vago.

32. Ghrelina 

Hormona que estimula el páncreas y el intestino a través del cerebro. También incrementa la hormona del crecimiento y el apetito mediante estímulos al nervio vago.

Otros estimulantes del nervio vago 

Leptina

También conocida como la vitamina PN, la leptina es una hormona que combate la obesidad al promover la pérdida de peso mediante señales al nervio vago, que avisa al cerebro que el cuerpo está satisfecho. También inhibe el crecimiento de hormonas y péptidos que estimulan el apetito. Esta vitamina contribuye también al gasto de calorías aunado a una mejora del metabolismo usando la termogénesis.

Hormona Liberadora de Corticotropina (CRH)

Hormona que estimula los impulsos al nervio vago desde el cerebro hasta el colon. También inhibe la conexión entre el corazón y el cerebro a través del nervio neumogástrico, aumentando la frecuencia cardíaca.

MSG

El glutamato monosódico se ha experimentado con perros con un aumento del flujo intestinal, indicativo de una reacción del nervio vago.

¿Cómo se genera una disfunción del nervio vago? 

Solo hay tres formas en las que el nervio neumogástrico puede averiarse:

  • Comunicación del cerebro a otras áreas del cuerpo como el corazón, hígado y el intestino.
  • Comunicación de un órgano al cerebro.
  • Comunicación dentro del cerebro.

Síntomas de otros trastornos del nervio vago 

Compresión del nervio vago

El atlas en la columna vertebral puede ejercer presión sobre el nervio dependiendo de la posición. Los siguientes son síntomas de esta afección:

  • Adormecimiento u hormigueo unilateral del cuero cabelludo.
  • Ritmo cardiaco irregular o acelerado.
  • Síndrome de Ménière.
  • Estreñimiento crónico.
  • Sudoración excesiva.
  • Diarrea inmotivada.
  • Dolores de cabeza.
  • Vértigos y mareos.
  • Dolor de cuello y cervical.

El nervio vago y el ritmo circadiano 

El Centro de Control Circadiano (SCN) transmite señales por medio del nervio vago. Ejemplos de su funcionamiento son la producción de mucina en el intestino y el control del ritmo de los pulmones. El nervio neumogástrico se ve afectado con irregularidades en el ritmo circadiano.

¿Cómo inhibir el nervio vago? 

La manera más potente de inhibir al nervio vago es a través de la capsaicina. El jengibre ayuda a prevenir las náuseas y vómitos generados por la inhibición de la serotonina en el nervio neumogástrico.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también conozcan las 32 formas de estimular el nervio vago.

Ver También:


1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here