Cómo prevenir las hemorroides: 10 cosas que nunca debes hacer

 

Aunque te parezca muy optimista, puedes ver las hemorroides y las molestias que causan como una oportunidad de revisar tus hábitos de vida y corregir lo que haga falta, para que esta afección no empeore ni vuelva a aparecer.

Y es que no importa qué tratamiento sigas, cualquier mal hábito que agrave tu problema de hemorroides puede dar al traste con tu esfuerzo de tratamiento. 

Por eso es básico que aprendas algunas técnicas preventivas naturales para que los tratamientos sean más eficaces y evites la reaparición de las hemorroides.

Si tienes problemas de hemorroides o tratas de evitar su recurrencia, sigue leyendo la información que te proporcionamos en este artículo: te decimos qué evitar y qué soluciones puedes implementar para mantener una sonrisa de alivio.

Lee también nuestra guía sobre la hemorragia rectal: Causas, síntomas y tratamiento

1. Evita los movimientos intestinales dolorosos

Si experimentas algún dolor al evacuar, corres el riesgo de que esto se agrave y tu problema de hemorroides se prolongue.

Solución: Para prevenir cualquier problema con el estreñimiento y las deposiciones excesivamente duras, agrega a tu dieta alimentos que suavicen las heces y aumenta la ingesta de líquidos.

Puedes usar laxantes a corto plazo, pero solo si es absolutamente necesario. Recuerda que la diarrea puede irritar las hemorroides, por lo que es mejor favorecer las heces naturales para resolver el problema. El objetivo es suavizar las heces, no causar diarrea.

Con respecto a agregar fibra a tu dieta, lo mejor es que no lo hagas drásticamente. Puedes añadir fibra poco a poco en tu alimentación (1).

Si estás teniendo movimientos intestinales muy dolorosos, tu prioridad es ablandar la materia fecal, así evitarás causar daño o irritación a los tejidos durante las deposiciones.

2. No te fuerces, es peligroso

Evita sentarte en el inodoro durante mucho tiempo, esforzarte, jadear y resoplar, o esperar a que suceda algo.

Si tienes el hábito de pujar, la presión se acumula en las venas del ano, lo que aumenta el riesgo de más complicaciones hemorroidales y, en el peor de los casos, un posible prolapso de una hemorroide interna.

Solución: Mucho depende, como mencionamos anteriormente, de la calidad y consistencia de las heces en sí. Por lo tanto, una dieta adecuada ayudará, junto con una ingesta suficiente de líquidos y más ejercicio físico.

El ejercicio es bueno para el estreñimiento, lo que ayuda a mantener las deposiciones más regulares. Incluso las caminatas suaves a lo largo del día pueden hacer mucho para solucionar este problema. También puedes hacerte un masaje en la zona abdominal (2).

Como solución también ayuda ponerte en cuclillas. Esta postura es bastante normal en algunas culturas y sus beneficios están bien documentados. El vaciado intestinal en una posición de cuclillas requiere menos esfuerzo y menos tiempo (3).

3. No retrases el momento de ir al baño

Si necesitas ir, trata de no posponerlo. De lo contrario, puedes tener más complicaciones por la acumulación de la presión.

Además, aguantarte puede llevar a un endurecimiento de las heces, lo que dificulta la evacuación de los intestinos.

Cualquier tensión venosa innecesaria ciertamente no ayudará a sanar un problema existente ni ayudará a evitar que las hemorroides vuelvan a brotar.

Solución: No postergues tu ida al baño. Tan pronto como tengas la necesidad de una evacuación intestinal, simplemente acude al baño más cercano.

4. Límpiate con cuidado

No irrites el área limpiándola con cualquier tipo de papel higiénico. El solo hecho de limpiarte puede ser abrasivo para la piel sensible, lo cual te ocasionará más problemas.

Solución: La limpieza puede realizarse con agua en un baño, ducha, bidé, baño de asiento, tubo de ducha flexible o un pequeño kit de bidé de viaje (este kit es excelente y fácil de usar, para cuando estés fuera de tu entorno hogareño).

Recuerda limpiar a fondo, evita los jabones y seca suavemente con una palmadita el área.

5. Evita rascarte

Es mucho más fácil decirlo que hacerlo, de hecho a veces es imposible evitarlo cuando te da comezón.

Pero si bien rascarte te dará un alivio momentáneo, también puede afectar el área inflamada de forma traumática, incluso dando como resultado múltiples y pequeñas abrasiones o cortes que tomarán tiempo en sanar.

Y cuando se estén curando, tendrás más picazón. Así que simplemente no te rasques. No te rindas ante el impulso. Pero, ¿qué hacer cuando la comezón es tan intensa que resulta imposible no hacerlo?

Solución: El método más seguro y más confiable para aliviar la comezón es simplemente usar agua. Los baños regulares de asiento, usar un bidé o darte un regaderazo son métodos seguros y te darán algo de alivio.

Evita usar jabones y toallitas medicinales cargadas con productos químicos, ya que podrían secarte la piel o causar una reacción, empeorando las cosas.

El agua pura es la opción más segura para limpiar y calmar la comezón. Por otra parte, usar hielo para las hemorroides te puede dar alivio y ayudar a que no te rasques.

Los ungüentos con esteroides fuertes a menudo brindan alivio, pero deben usarse solo a corto plazo.

Los ungüentos no esteroideos que contienen óxido de zinc son efectivos, al igual que muchos ungüentos para las hemorroides con ingredientes naturales que son más seguros de usar durante un tiempo un poco más largo.

6. Evita la acumulación de calor

Trata de evitar cualquier acumulación excesiva de calor y humedad durante períodos prolongados (tanto como sea posible), ya que esto podría irritar e inflamar un problema de hemorroides existente.

Vale la pena tener esto en cuenta si actualmente no estás sufriendo ningún dolor, picazón o inflamación por hemorroides, pero deseas evitar que vuelvan a aparecer.

Solución: Usa ropa interior que te mantenga fresca, telas más ligeras para climas más cálidos y, en general, trata de evitar el exceso de calor y la acumulación de humedad de la manera que te sea posible.

7. Cuidado con la deshidratación

Muchas cosas son importantes para evitar que las hemorroides te hagan una visita no deseada. Un aumento marcado en la ingesta diaria de líquidos es sin duda una de ellas.

Solución: Toma varios vasos de agua al día (hasta ocho vasos, dependiendo de lo que necesites).

Los tés de hierbas para el estreñimiento y las hemorroides también pueden ser extremadamente beneficiosos y calmantes, y son una buena forma de mantenerte hidratada.

8. Evita el estrés excesivo

La acumulación de estrés y ansiedad puede ocurrir repentinamente, por muchas razones diferentes, en la vida de una persona. Pero el hecho de tener hemorroides también te puede provocar estrés y ansiedad.

Además, vivir con mucha tensión o llevar un estilo de vida estresante se cita ocasionalmente como posible factor que provoca las hemorroides, pues de manera indirecta contribuye a perturbar la digestión y producir estreñimiento.

Además, el estrés también puede agotar tus reservas de energía y llevarte a la depresión.

Solución: Ya sea que estés en medio de un brote de hemorroides o que te interese prevenir su reaparición, vale la pena que investigues algunas técnicas de relajación (4, 5).

Haz todo lo posible para evitar el estrés excesivo (el tipo de estrés que agota la energía y dificulta la realización de cualquier tarea). Sé más consciente de cuándo te estás estresando innecesariamente para que puedas controlarlo.

Lee nuestra guía sobre las 8 formas de aliviar el estrés naturalmente

9. Combate el sedentarismo

Es común que en el lugar de trabajo tengamos que sentarnos o permanecer de pie durante largas horas a la vez.

Sin embargo, estar sentado o de pie durante mucho tiempo puede ejercer presión sobre la parte inferior del cuerpo, limitar la circulación sanguínea y, en consecuencia, debilitar las venas rectales.

Solución: Si tienes un fuerte problema de hemorroides en este momento y tienes que sentarte durante largos períodos del día, al menos usa un cojín en forma de rosquilla diseñado para minimizar la presión sobre el área.

Si tienes una afección hemorroidal aguda, tal vez solo tengas que centrarte en un plan de tratamiento y atención, así como descansar más recostándote, en un esfuerzo por reducir los síntomas.

El ejercicio podría agravar el problema en este punto. Mejor espera hasta que los síntomas de las hemorroides sean más manejables.

Si tienes que sentarte durante varias horas del día, levántate y mueve tu cuerpo con la mayor frecuencia posible e intenta seguir todas las otras técnicas de prevención que te hemos comentado.

En cuanto a prevenir la reaparición de las hemorroides, trata de tener más actividad física en intervalos más frecuentes a lo largo del día, incluso con pequeñas caminatas regulares varias veces al día.

Si lo haces, aumentará tu salud general y ayudará a evitar que las hemorroides se conviertan en un problema recurrente.

Si tienes sobrepeso, es particularmente importante introducir un aumento constante en los niveles de actividad. Tener un peso excesivo se cita a menudo como una posible causa de hemorroides.

10. No sobrecargues tu sistema gastrointestinal

La dieta es una de las piedras angulares del tratamiento y la prevención de las hemorroides. También es, por supuesto, un tema de salud más amplio.

Inundar tu sistema digestivo con grasas no saludables, azúcares y alcohol puede causar o contribuir a un problema de hemorroides.

Solución: Es hora de dejar de hacer malas elecciones de alimentos. Llena tu alacena y refrigerador con fuentes de combustible de mayor calidad.

Incluso si no estás notando reacciones hemorroidales a ciertos alimentos, es probable que la comida chatarra en general no ayude.

En resumen, la dieta es fundamental para prevenir las hemorroides, tanto la calidad de los alimentos como la digestión de los mismos. Los efectos de las elecciones de comidas más saludables serán evidentes.

Para evitar que las hemorroides empeoren o reaparezcan, es crucial llevar un estilo de vida más sano y equilibrado.

Si te pareció interesante este tema, comparte el artículo en tus redes sociales y contribuye a informar a tus amigos y conocidos. Déjanos tus comentarios y dudas que con gusto las atenderemos.

Ver También:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here