Sangrado rectal o anal: causas y como tratarlo

 

Si últimamente has observado que evacuas con sangre, es una situación a la que hay que prestar mucha atención.

Encontrar manchas de sangre en el papel higiénico o en el inodoro es una señal de alerta de algo no está funcionando bien en tu organismo, específicamente en tu sistema gastrointestinal.

Algunas veces pueden ser problemas de estreñimiento, hemorroides, una pequeña fisura a nivel del ano por heces duras. Pero, en algunos casos, una hemorragia rectal puede ser grave como el cáncer de colon, así que no lo tomes a la ligera (1).

Es muy importante identificar el origen del sangrado rectal, para que pueda ser tratado adecuadamente.

Si piensas que no es producido por una causa grave, puedes usar algunos remedios naturales, pero si ignoras de donde proviene, es urgente acudir a un especialista para diagnóstico y tratamiento adecuado.

 

¿Qué Es El Sangrado Rectal O Anal?

Para ubicarnos mejor en el área rectal y anal resumiremos la anatomía del intestino grueso, el cual es parte del sistema digestivo y es donde se produce la absorción del agua, tanto la ingerida como la de las secreciones digestivas y de algunos nutrientes que el intestino delgado no asimiló.

Además, es donde se produce el almacenamiento y eliminación de los residuos de la digestión.

El intestino grueso mide alrededor de un metro y medio de largo, tiene un diámetro de unos 6 cm y está dividido en tres regiones:

  1. Ciego: es la primera parte donde los residuos de los alimentos, ya convertidos en bolo fecal, pasan al colon.
  2. Colon: es la mayor parte del intestino grueso y se divide en colon ascendente, transverso, descendente y sigmoide.

Cuando el alimento llega al colon descendente, el bolo fecal permanece retenido por algunas horas, llenando las partes de la curva sigmoidea y el recto.

Las fibras vegetales como no son digeridas ni absorbidas, pasan por el tubo digestivo y forman un porcentaje significativo de la masa fecal.

Las glándulas de la mucosa del intestino grueso, secretan moco que lubrica el bolo fecal, facilitando su tránsito y eliminación.

3. Recto: es la parte final del intestino grueso, y termina con el canal anal que se comunica al exterior a través del ano, donde son eliminados los residuos fecales. En el ano hay un esfínter o músculo que controla el paso de las heces.

Cuando una persona presenta sangrado rectal, la sangre sale por el ano, generalmente mezclada con las heces. El sangrado puede presentarse con coloración rojo brillante, marrón o negro, o puede haber sangrado oculto que no es visible.

Cuando se tiene una hemorragia rectal (en lugar de sangre en las heces como resultado de sangrado en algún otro lugar del sistema digestivo), a menudo es muy leve y se detiene por sí sola en poco tiempo.

Las hemorragias rectales pueden provenir de la parte superior del tracto intestinal, del estómago, duodeno o intestino delgado, como puede ser el caso de los divertículos de Meckel.

Si el sangrado rectal es severo, requerirá de atención médica inmediata (2).

Algo muy importante que debes hacer cuando notes sangre, es revisar la coloración de las heces, la cual es un indicador del origen del sangrado.

Si presentan color rojo oscuro o marrón, indica que la hemorragia se está dando a nivel de intestino delgado.

Si es rojo brillante, seguramente es originada en el colon o el recto.

Y si las heces se presentan de color negro alquitranado, es señal de hemorragia estomacal, como en el caso de úlceras estomacales (3).

Lee nuestra guía sobre el cáncer de colón: causas y tratamiento

Causas De Sangrado Rectal O Anal

Existen varias causas para una hemorragia rectal o anal.

Puede haber inflamación de la mucosa intestinal o anomalías de los vasos sanguíneos de la pared intestinal que ocasionan pérdidas de sangre.

Algunos medicamentos pueden provocar dichas pérdidas o agravarlas.

Ciertas enfermedades del ano como las fisuras o las hemorroides también estarían involucradas.

La mayoría de los casos son tratables y no son serios, aunque, un sangrado rectal puede ser señal de algo más grave como cáncer colorrectal. Por lo cual, todo sangrado debe ser atendido por el médico para una correcta evaluación y tratamiento.

Las causas de las hemorragias en la región rectal y anal son (4):

Causas más comunes

  • Fisura, rasgamiento de la piel del ano.
  • Hemorroides.
  • Constipación crónica.
  • Heces endurecidas.

Lee nuestra guía sobre la almorranas o hemorroides: síntomas, causas y tratamientos

Causas menos comunes

  • Colitis ulcerosa, inflamación crónica del intestino grueso que produce úlceras en la membrana interior del colon.
  • Colitis isquémica, inflamación del colon por disminución del flujo sanguíneo.
  • Diarrea, que puede producir irritación anal.
  • Prolapso rectal, descenso anómalo de las capas de la pared del recto.
  • Cáncer anal.
  • Cáncer de colon.
  • Pólipos en el colon.
  • Síndrome de úlcera rectal solitaria, desarrollo de una o más úlceras en el recto.
  • Angiodisplasia, vasos sanguíneos del intestino anormales.
  • Colecistitis, inflamación de la vesícula biliar.
  • Diverticulosis, formación de divertículos en la pared intestinal interna.
  • Quistes ganglionares, ocasionados por infección del colon.
  • Tratamientos por radiación.

Es factible que se tenga sangrado rectal y no percibirlo, ya que algunas hemorragias solo son detectables por examen microscópico de las heces.

 

Factores De Riesgo Para Que Se Produzca Sangrado Rectal O Anal

Los factores de riesgo son aquellos que aumentan la probabilidad de que se desarrolle sangrado, algunos de ellos son:

  • Historia clínica de sangrados anómalos.
  • Episodios de hemorragia gastrointestinal.
  • Utilización de esteroides, salicilatos y antinflamatorios no esteroideos.
  • Uso de anticoagulantes.
  • Discrasia sanguínea, alteración de la sangre tipo leucopenia, agranulocitosis o anemia aplásica.
  • Quemaduras graves.
  • Haber sido sometido a cirugía aortica, normalmente estos pacientes son portadores de fístulas aortoentéricas.
  • Colonoscopia reciente.
  • Historia familiar de pólipos o cáncer de colon.
  • Consumo de alcohol.
  • Fumar.
  • Algunas dietas.

 

Síntomas De Sangrado Rectal O Anal

Los síntomas que pueden ser observados cuando se tiene un sangrado o hemorragia rectal o anal, moderada o severa, pueden incluir:

  • Mareos.
  • Estados de confusión y desmayos por la pérdida de sangre.
  • La diarrea con sangre es una señal de alerta de sangrado gastrointestinal por lesiones o por ciertas condiciones como alguna infección bacteriana (5).
  • Dolor en el recto o sensación de presión en el mismo.
  • Presencia de sangre en la ropa interior o papel higiénico.
  • Heces con sangre que pueden variar de coloración entre rojo brillante, color vino o negro alquitranado (6).

Lee también nuestra guía sobre sangre en la orina

Tratamiento Médico Para El Sangrado Rectal O Anal

Antes de prescribir cualquier tratamiento, el médico debe iniciar una serie de evaluaciones para llegar a un diagnóstico apropiado.

Sobre todo, si el paciente es mayor de 40 años y no presenta situaciones obvias que determinen el sangrado, que puedan llevar a la sospecha de situaciones graves como el cáncer, para lo cual indicará diversos exámenes, incluyendo la colonoscopia  (7,8).

Los tratamientos pueden incluir:

Enfermedad de Crohn
Básicamente se hace con calor local y antibioticoterapia. Si el problema persiste, puede requerir cirugía.

Fisuras
Son laceraciones de la piel de la región anal, que pueden producir dolor y hemorragia al momento de evacuar, debido a que hay exposición de nervios y vasos sanguíneos. Para estos casos, lo más probable es el tratamiento quirúrgico.

Diverticulosis
Son una especie de bolsas que se proyectan externamente en el intestino, que surgen a lo largo de los años por la alta presión del colon y pueden sangrar ocasionalmente.

Si el sangrado es muy voluminoso y persistente, requerirá hospitalización y, en algunos casos, cirugía.

Proctitis y Colitis
La proctitis es una inflamación en la mucosa del recto, que puede causar dolor, sensación continúa de necesidad de evacuar y diarrea con sangre. Cuando la inflamación se restringe al recto entonces se denomina proctitis, pero si involucra al colon se llama colitis.

El doctor indicará medicación específica para cada caso (antinflamatorios o corticosteroides).

Si las situaciones son producto de infecciones, el paciente deberá recibir antibióticos y, en ocasiones, la solución será la cirugía para remover la parte dañada del tracto digestivo.

Prolapso rectal
Se presenta principalmente en las personas de la tercera edad, que tienen debilidad en el soporte del recto, por lo que parte del mismo puede proyectarse hacia afuera del ano y sangrar. Al momento de hacerse la higiene anal, la persona siente un bulto anormal.

En estos casos, el tratamiento es exclusivamente quirúrgico.

Pólipos y Cáncer
Sin duda, estas son las grandes preocupaciones cuando se tiene una hemorragia rectal.

Los pólipos son crecimientos del revestimiento interno del intestino, que cuando alcanzan un tamaño grande pueden sangrar y transformarse en malignos.

El cáncer de colon usualmente es curable, siempre y cuando se descubra en su fase inicial. La mayor incidencia se presenta en personas mayores de 50 años. Sin embargo, también puede aparecer en personas más jóvenes.

Es importante alejar la posibilidad del cáncer de colon acudiendo inmediatamente al especialista, quien bajo cualquier sospecha, lo remitirá al oncólogo, que evaluará el caso e indicará la necesidad de cirugía, quimioterapia o radioterapia.

 

Remedios Naturales Para El Sangrado Rectal O Anal

Existen diversos productos naturales para prevenir el sangrado rectal y para su tratamiento. Algunas situaciones donde estos productos pueden ayudar son:

Estreñimiento
En algunos casos el sangrado rectal o anal se debe a que la persona padece de estreñimiento, por lo tanto, una forma de prevenirlo es cuidando la dieta.

Esto incluye buena hidratación, tomando mucha agua, consumiendo probióticos y fermentados, y añadiendo más fibra para aliviar el estreñimiento.

Algunos productos fáciles de consumir y que pueden suministrar buenas cantidades de fibras son los vegetales verdes, ciruelas pasas, higos, frijoles, calabaza y algunas infusiones de hierbas de hojas de sen, cilantro, hinojo y linaza.

Es bueno saber que las harinas refinadas, lácteos pasteurizados, alimentos fritos y alcohol, deben ser evitados en caso de padecer de estreñimiento.

Otra recomendación es evitar el sedentarismo, realizar ejercicios físicos que activen el sistema linfático y estimulen los movimientos intestinales.

No dudes en hacer caminatas, trotar, practicar yoga, nadar e inclusive bailar, todos ellos traerán beneficios para evitar el estreñimiento y a tu salud en general.

Lee nuestra guía sobre las 17 mejores bebidas altas en fibra para combatir el estreñimiento

Hemorroides
Para el alivio de las hemorroides, se debe evitar el estreñimiento siguiendo las recomendaciones antes señaladas.

Evitar el consumo de alcohol y productos picantes aliviará las molestias.

No permanecer sentado por largo tiempo en el inodoro, lo cual instintivamente lo llevará a hacer más esfuerzos y aumentará la probabilidad de sangrado.

¡La higiene anal es fundamental! Cuando no se limpia bien la zona al evacuar, se produce irritación. Pero no deben utilizarse productos químicos perfumados o jabones abrasivos.

Dale preferencia al lavado con agua y secado con una toalla suave, en lugar de papel higiénico.

Otra recomendación son los baños de asiento con agua tibia por 10 minutos, al menos dos veces por día, eso aliviará el ardor, picazón y dolor.

También existen cremas especiales para las hemorroides con ingredientes naturales como cúrcuma y aceite de árbol de té.

Colitis ulcerosa
No existe cura definitiva para estos casos, pero hay paliativos que pueden disminuir las crisis.

Se debe hacer un abordaje importante en la dieta, evitando productos desencadenantes como lácteos, picantes y azúcar refinada.

También se recomiendan alimentos con alto contenido en ácidos grasos omega-3 y probióticos, que ayudarán a disminuir el proceso inflamatorio y mejorarán la absorción de los nutrientes.

Realizar actividades que mejoren la calidad de vida, disminuyendo el estrés, es algo muy recomendable, ya que cuando el cuerpo se relaja, la digestión se hace de manera adecuada y con facilidad.

Se debe comenzar por aprender a respirar y hacer ejercicios de estiramiento, practicar yoga o taichí.

Heces duras
Están muy relacionadas con el estreñimiento y aumentan la posibilidad de sangrado rectal, debido al esfuerzo que se debe hacer para eliminarlas, lo cual además de ser un factor de riesgo para que se formen hemorroides, puede llevar a que la piel del ano se desgarre.

Por lo cual, se deben tomar acciones para evitar que las heces se hagan duras, a través de la dieta, consumiendo alimentos naturales que actúen como laxantes, por ejemplo:

  • Semillas de chía.
  • Aceite y semillas de linaza.
  • Verduras de hojas verdes como la col rizada o las espinacas.
  • Productos con ciruelas pasas, incluido su jugo.
  • Aloe vera.
  • Frutas con alto contenido en fibras como manzanas, peras, higos, naranjas y papaya.
  • Alimentos con probióticos.
  • Tomar mucho líquido, agua natural y agua de coco son excelentes para mantener el cuerpo hidratado.

Estrés
Mantener situaciones de estrés no nos ayuda en los problemas de salud, incluyendo el sangrado rectal o anal.

Se ha demostrado que una situación crónica de estrés está relacionada con la pérdida de la capacidad del cuerpo para controlar las respuestas ante los procesos inflamatorios (9).

Algunas recomendaciones para llevar una vida más relajada son:

  • Evitar  el tabaco y el alcohol.
  • Dormir por lo menos 8 horas diarias.
  • No dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, para evitar la angustia de no haber cumplido con alguna obligación.
  • Realizar técnicas de respiración.
  • Practicar meditación.
  • Alejarse del sedentarismo.
  • Practicar algún deporte.
  • Tener un pasatiempo.
  • Escuchar música.
  • Dedicar más tiempo a la familia y a los amigos.

Lee nuestra guía sobre las top 10 enfermedades que causan estrés

Precauciones

Se debe tener en cuenta que cuando ocurren hemorragias rectales o anales, pueden existir mareos, debilidad, desmayo, tensión arterial baja e hipotensión ortostática (caída de presión cuando la persona se levanta de la silla o la cama muy rápidamente) (10).

Si los sangrados rectales se presentan con mucho volumen y de forma continua o se siente mucho dolor anal, calambres y dolores abdominales fuertes, se debe acudir al centro de salud más cercano.

No es frecuente que una hemorragia a nivel rectal pueda ocasionar una pérdida de sangre tan grande que el cuerpo entre en shock, pero si se presentan los siguientes síntomas, se debe llamar inmediatamente a una ambulancia (11):

  • Si se tienen mareos o se produce aturdimiento luego de levantarse de una silla o cama.
  • Si la respiración es rápida y superficial.
  • Si se sufre de desmayo.
  • Si se entra en estado de confusión mental.
  • Si la visión se vuelve borrosa.
  • Si se presentan náuseas.
  • Si la producción de orina es muy baja.
  • Si se nota palidez, así como piel fría y húmeda.

 

¿Cuándo Visitar Al Médico?

Se puede acudir a cualquier medico cuando se presentan sangrados tanto del recto como del ano, sin embargo, el especialista es el proctólogo.

Si se observan problemas intestinales y sangrado en las heces, es importante acudir a un médico para que evalúe si la sangre es señal de hemorroides, fisura anal o alguna enfermedad más grave.

Existen casos en que la sangre permanece escondida en las heces y la persona no la percibe, por lo cual los médicos recomiendan que pacientes mayores de 50 años, se realicen anualmente un examen de sangre oculta en las heces.

En caso de que sea detectada, el médico solicitará una colonoscopia para investigar el estado interno del intestino. De esta manera se podrá realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad.

En resumen, se debe acudir al especialista cuando se presenten las siguientes situaciones:

  • Presencia de sangre en las heces.
  • Sangrado anal, aunque sea en pequeñas cantidades.
  • Antecedentes familiares de cáncer en cualquier zona del tracto gastrointestinal.
  • Personas con edad avanzada, la incidencia de cáncer de colon aumenta en personas con más de 50 años.
  • Historia familiar de síndromes hereditarios donde esté involucrado el intestino.
  • Dificultad para evacuar.
  • Dolor o cólico abdominal sin ningún motivo especifico.
  • Ardor o picor anal.
  • Diarrea permanente y durante mucho tiempo.

Esperamos tus comentarios o preguntas.

Nos vemos.

Ver También: