8 Remedios Caseros Para La Conjuntivitis – [100% Naturales]

La conjuntivitis es una infección ocular bastante común e incómoda, aunque normalmente no es riesgosa. Sin embargo, si no es atendida a tiempo y correctamente, puede complicarse y mantenerse de forma más prolongada y molesta.

Te comentamos todo lo que tienes que saber sobre la conjuntivitis, incluyendo sus síntomas, tipología, principales remedios naturales y convencionales, y las medidas que puedes tomar para prevenirla.

La conjuntivitis: Definición y tipos

La conjuntivitis, también conocida en inglés como “pink eye”, es una infección ocular que produce un consistente lagrimeo y una incómoda picazón en el ojo, además de otras molestas sensaciones.

La infección se manifiesta notablemente mediante el enrojecimiento del globo ocular, acompañado de un constante drenaje blanquecino, picazón e inflamación de los ojos.

La conjuntivitis es altamente contagiosa y se transmite fácilmente de un individuo a otro, por eso es tan común. Pero no es un trastorno peligroso.

La infección se propaga principalmente en forma bacteriana y viral, y también puede ser producto de una alergia.

Muchos doctores cometen el error de no hacer pruebas para detectar el origen de la conjuntivitis y simplemente recetan los antibióticos, colirios y cremas comunes a los afectados.

También suelen recomendar que tras 24 horas de iniciado el tratamiento, el paciente regrese a su rutina diaria sin riesgo de contagiar a otras personas.

Sin embargo, el anterior tratamiento solo es efectivo para las infecciones de origen bacteriano, que son menos comunes que las virales. Lamentablemente no es fácil distinguir una conjuntivitis bacteriana de una viral, ya que los síntomas de ambas son muy parecidos.

Principales síntomas de la conjuntivitis

El primer indicativo de la infección es la inflamación de los vasos sanguíneos de la membrana conjuntiva, que cubre el párpado, y que causa un enrojecimiento del globo ocular.

Cuando presentes este síntoma, debes acudir al médico, que primero analizará a simple vista las características de la infección. Luego realizará una revisión completa de ojos y párpados con la finalidad de descartar lesiones, aparte del cuadro normal de la infección ocular.

Además del examen ocular, para obtener un diagnóstico acertado es necesario tomar una muestra del lagrimeo y someterla a pruebas de laboratorio, que permitirán precisar el tipo de agente que causa la infección.

Aparte de las principales causas ya mencionadas (virus y bacterias), la conjuntivitis también puede ser causada por una simple irritación o alergia.

Incluso enfermedades de transmisión sexual, como gonorrea y clamidia, pueden ser agentes promotores de conjuntivitis.

Conjuntivitis bacteriana

Cuando las bacterias ingresan al globo ocular y sus adyacencias es cuando se desarrolla la conjuntivitis bacteriana.

Su tratamiento debe realizarse con antibióticos, gracias a los cuales la infección debería desaparecer en un periodo no mayor a 4 días después de su consumo. Sin los antibióticos, la infección puede demorar hasta 10 días en ser curada.

Los síntomas más comunes de la conjuntivitis bacteriana incluyen:

  • Picazón en los ojos.
  • Leve dolor en los ojos y en la membrana conjuntiva.
  • Enrojecimiento del globo ocular.
  • Constante lagrimeo amarillento del ojo (durante la noche el drenaje puede adherirse a la pestaña y formar una costra).
  • Inflamación del párpado superior, haciendo que la cubierta parezca caída.

Conjuntivitis viral

La conjuntivitis viral muestra una sintomatología similar a la de origen bacteriano; pero en este caso el ojo tiende a segregar un líquido menos denso que con la bacteriana.

La principal causa de la conjuntivitis viral suelen ser los adenovirus, que son virus que suelen afectar los tejidos de revestimiento de las vías respiratorias.

Otros virus, como los de la varicela zoster, picornavirus, herpes simple e incluso el VIH son también agentes que pueden causar la enfermedad.

Los síntomas de conjuntivitis viral por lo general desaparecen en un periodo entre 2 y 4 semanas, no se pueden tratar con antibióticos y puede mantener el riesgo de contagio entre 12 y 14 días, mientras se mantenga el enrojecimiento ocular.

Conjuntivitis alérgica

Las alergias o irritaciones oculares también pueden derivar en una conjuntivitis, enfermedad que puede afectar hasta a un 40% de la población mundial.

A diferencia de las infecciones virales o bacterianas, que pudieran afectar uno o los dos ojos, la conjuntivitis por alergia siempre se manifiesta en ambos ojos.

Como en toda alergia, el sistema inmunológico reacciona a sustancias externas al organismo como el polen, pelo de animales o varios tipos de polvo y suciedad.

La reacción comienza cuando la inmunoglobulina libera mastocitos sobre el revestimiento mucoso de los ojos, los cuales a su vez liberan sustancias inflamatorias como la histamina.

Estas sustancias promueven la inflamación de los vasos sanguíneos, un lagrimeo constante y la irritación de las terminaciones nerviosas. Los síntomas de la conjuntivitis por alergia también se manifiestan en el sistema respiratorio, con secreción nasal y estornudos.

La conjuntivitis por irritación del globo ocular es una afección que por lo general llega tan rápido como se va. En apenas dos días los síntomas por irritación pueden desaparecer.

Cuando un agente irritante, que puede ser polvo o alguna sustancia química, cae en los ojos solemos lavarlo, lo que puede causar dolor y lagrimeo. Estos se pueden mantener hasta que pase el efecto de la irritación.

Lee nuestra guía sobre la conjuntivitis alérgica: Causas, síntomas y tratamiento

Infecciones oculares por enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual también pueden causar infecciones oculares.

Los pacientes con gonorrea deben tener mucho cuidado al manipular sus genitales, para evitar que las bacterias presentes en los órganos sexuales se propaguen hacia los ojos.

La enfermedad consecuente se conoce como queratoconjuntivitis gonocócica, una infección altamente peligrosa que puede incluso culminar en la pérdida total de visión, si no es tratada debidamente.

La clamidia es otra enfermedad de transmisión sexual que puede derivar en conjuntivitis. Al igual que en el caso anterior, la transmisión ocurre cuando el ojo entra en contacto con las secreciones de genitales infectados.

En estos casos de conjuntivitis, los síntomas son similares a los de las infecciones viral y bacteriana. De ahí la importancia de un diagnóstico correcto, ya que las infecciones por transmisión sexual deben ser tratadas con mucho más cuidado y con antibióticos tópicos.

Es importante estar atentos ante cualquier tipo de alteración visual y otros signos. Si presentar problemas de visión, aumento de la sensibilidad a la luz, dolores de cabeza o náuseas. Si los presentas, contacta a tu médico para prevenir males mayores.

Por otro lado, no todas las molestias en el ojo deben ser asociadas a la conjuntivitis. Si un individuo experimenta destellos o flotadores oculares (puntitos que se mueven a través del campo visual) es probable que la edad o el estado de salud le estén jugando una mala pasada y no se trate de una infección ocular.

8 remedios naturales para combatir la conjuntivitis

La conjuntivitis puede ser tratada tanto con remedios naturales como de manera convencional con medicamentos.

Estos son 8 remedios naturales de comprobada efectividad en el tratamiento de la infección.

1. Tulsí

El tulsí (Ocimum tenuiflorum) también llamado comúnmente albahaca india y albahaca santa, es una especie aromática ampliamente utilizada por sus atributos medicinales, hasta el punto de que el hinduismo la considera una planta sagrada.

Las hojas de tulsí poseen propiedades antiinflamatorias y sedantes, capaces de aliviar intensos dolores oculares. Esta planta también ayuda a proteger los ojos de los efectos de la suciedad en el ambiente y es efectiva contra infecciones bacterianas, fúngicas y virales.

Todo lo que tienes que hacer es limpiar las hojas y luego remojarlas en agua hervida por 10 minutos. Seguidamente lávate los ojos con el agua de tulsí o empapa un paño de algodón limpio y aplícalo en los ojos a la manera de una compresa tibia.

2. Té verde

Los bioflavonoides son metabolitos secundarios presentes en las plantas, siendo particularmente abundantes en el té verde y la soja. Alivian las irritaciones e inflamaciones causadas por la conjuntivitis, combatiendo las infecciones de origen viral y bacteriano.

Sumerge una bolsita de té verde en agua recién hervida. Colócala en el ojo infectado después que se haya enfriado un poco, pero mientras esté tibia. También puedes preparar una taza con té verde y empapar una toallita limpia para hacer una compresa tibia.

Lee nuestra guía sobre las propiedades y beneficios del té verde

3. Gel de aloe vera

Algunos componentes del gel de aloe vera (sábila), como la aloína, cuentan con capacidades antivirales y antibacterianas. El aloe vera también tiene propiedades antinflamatorias y curativas.

Un estudio del año 2012 publicado en Biología Farmacéutica señaló que el extracto de aloe vera puede aplicarse de manera segura en la córnea del ojo humano.

La investigación determinó que el extracto puede emplearse en gotas oculares en el tratamiento de inflamaciones y otras dolencias en los ojos (1).

Preparar un remedio con sábila es muy sencillo: tan pronto se presenten los síntomas de conjuntivitis, coloca el gel en el párpado y alrededor del ojo.

4. Cúrcuma

La cúrcuma no solo es uno de los ingredientes estrella del curry hindú. También tiene compuestos antinflamatorios y antibacterianos, y sirve para aliviar las molestias de la conjuntivitis cuando se usa de manera tópica.

Añade dos cucharaditas de cúrcuma en polvo en una taza de agua recién hervida. Luego remoja un paño de algodón o un algodón en el preparado de cúrcuma y aplica en los ojos como una compresa.

5. Aceite de nim

El nim (Azadirachta indica), también llamado lila india y margosa, es un árbol originario de India de cuyo fruto y semillas se extrae un aceite de cualidades calmantes, antinflamatorias y antibacterianas, que ayuda a aliviar la conjuntivitis.

Aplica el aceite en los párpados y alrededor de los ojos antes de irte a la cama.

6. Plata coloidal

Es un coloide que está compuesto por nanopartículas de plata de alta pureza, suspendidas en agua destilada. La suspensión se mantiene debido a que las nanopartículas están eléctricamente cargadas.

Cuando la suspensión es aplicada en los ojos como un colirio, las nanopartículas de plata atraen electromagnéticamente a las células infectadas y las eliminan a través del torrente sanguíneo. La plata coloidal sirve para tratar todos los tipos de conjuntivitis.

7. Cataplasma

Un cataplasma hecho con miel de abejas y hierbas sirve para aliviar significativamente las molestias de la conjuntivitis.

La miel posee propiedades antimicrobianas y hierbas como la margarita, manzanilla e hinojo, tienen efectos calmantes.

8. ¿Leche materna?

La leche materna ha sido utilizada por generaciones de madres para la cura de las infecciones oculares de los hijos.

Sin embargo, la evidencia indica que es poco probable que este remedio funcione contra la conjuntivitis bacteriana (2).

Prevención de la conjuntivitis

La conjuntivitis es muy contagiosa, por lo que los principales cuidados deben enfocarse en evitar transmitirla al segundo ojo (suponiendo que se desarrolló en un solo ojo) o a otras personas.

Si tienes conjuntivitis, asegúrate de lavarte las manos varias veces al día, especialmente después de que te hayas limpiado los ojos o te hayas aplicado algún tratamiento.

La infección causa picazón, por lo que es común que quienes padecen conjuntivitis acerquen sus manos a los ojos para rascarse o para limpiar las secreciones. En estos casos, es fácil tocar el otro ojo e infectarlo, o tocar un objeto que propague la bacteria o el virus.

Si utilizas un pañuelo para limpiar tus ojos de secreciones, bótalo inmediatamente. Si es de tela o reutilizable, colócalo en el cesto para lavar, para evitar que otra persona pueda utilizarlo y se contagie.

Otros buenos consejos para evitar la propagación de la conjuntivitis son los siguientes:

  1. No uses lentes de contacto hasta que los síntomas de la infección hayan desaparecido y la infección haya remitido. Desecha los lentes que hayas utilizado y empieza a usar unos nuevos después que hayas superado la infección.
  2. Lava diariamente la ropa de cama y no la compartas con otras personas.
  3. No compartas el maquillaje de ojos, ni brochas y artículos para aplicarlo. Lo más seguro es desechar los productos de maquillaje que utilizaste de la infección y desinfectar o limpiarlos a profundidad.
  4. No uses las compresas de ojos más de una vez, y asegúrate de utilizar una para cada ojo.

Contagio de conjuntivitis

El riesgo de contraer conjuntivitis es mucho mayor si te encuentras cerca de un infectado con alguna de las dos formas más comunes, la viral y la bacteriana.

La conjuntivitis bacteriana es contagiosa durante el período en que se presentan los síntomas, y lo sigue siendo hasta que se detienen las secreciones mucosas de los ojos o hasta 24 horas después de haber iniciado un tratamiento con antibióticos.

La conjuntivitis viral, por su parte, puede contagiarse antes de la aparición de los síntomas y durante la etapa sintomática.

Utilizar lentes de contacto es otro factor de riesgo por la forma en que requieren ser colocados, y porque la solución de limpieza no es suficientemente fuerte para eliminar la infección. Siempre que tengas conjuntivitis debes desechar los lentes que utilizabas.

Los lentes de contacto infectados también incrementan el riesgo de extender la infección a la córnea, causando una condición llamada queratitis, de rara ocurrencia pero con el potencial de ocasionar graves daños en la visión si no es tratada a tiempo.

La exposición de los ojos a cuerpos extraños, como polen, pelo de animales y diminutas astillas de madera, puede ocasionar una irritación ocular que derive en conjuntivitis.

Tratamiento convencional de la conjuntivitis

La conjuntivitis bacteriana es comúnmente tratada con ungüentos y gotas para los ojos que contienen compuestos antibióticos.

Para la conjuntivitis viral, que es más frecuente que la bacteriana, los antibióticos no funcionan, por lo que solo se pueden tratar el alivio de los síntomas.

Entre los tratamientos más frecuentes para la conjuntivitis viral están las gotas no antibióticas y las compresas, tanto tibias como frías.

La conjuntivitis alérgica suele ser tratada con los estabilizadores de mastocitos y antihistamínicos. Las histaminas son aminas que están íntimamente relacionadas con las respuestas alérgicas y los antihistamínicos son medicamentos que las bloquean.

El uso de antihistamínicos debe ser muy cuidadoso, especialmente si padeces próstata agrandada, glaucoma, enfermedad cardíaca, hiperactividad de la glándula tiroides, diabetes y alta presión arterial.

Igualmente, el uso de antihistamínicos puede causar efectos secundarios tales como:

  • Somnolencia.
  • Resequedad bucal.
  • Inapetencia.
  • Nerviosismo.
  • Mareos.
  • Visión borrosa.

Los medicamentos para la estabilización de los mastocitos limitan o paralizan la liberación de histaminas. Estos fármacos para tratar la conjuntivitis alérgica se encuentran generalmente en gotas para los ojos.

Tienen el problema de que son costosos y se requiere una dosificación frecuente.

Repaso final sobre la conjuntivitis

  1. La mitad de los casos de conjuntivitis desaparecen dentro de un lapso de 10 días, aún sin ser tratados.
  2. La conjuntivitis más común es de origen viral y por lo general no necesita tratamiento. Sus síntomas desaparecen en periodos de entre 2 y 4 semanas. No se puede tratar con antibióticos
  3. El segundo tipo más habitual de conjuntivitis es de origen bacteriano, y en la mayoría de los casos se cura con antibióticos de uso tópico.
  4. Los mejores remedios naturales para la conjuntivitis se basan en plantas como té verde, tulsi, aloe vera, fruto del nim y cúrcuma.
  5. La conjuntivitis es altamente infecciosa y las principales medidas para prevenir la propagación de la infección son:

Si te pareció útil este artículo, compártelo con tus amigos. Puedes dejarnos tus dudas y comentarios, estaremos atentos a responder tus inquietudes.

Ver También: