La verdad de la recuperación de los pulmones de un fumador

Fumar te cuasa dificultad para respirar, mal aliento, daño dental y mayor riesgo de diferentes tipos de cáncer (pulmonar, garganta, vejiga, etc) son algunos de los posibles problemas derivados de fumar.

Pero este ¿daño es irreparable?, ¿cuánto tiempo duran en recuperarse tus pulmones ya que dejas de fumar?

¿Qué pasa en los pulmones después de fumar?

La habilidad del cuerpo para recuperarse es sorprendente, por lo que los pulmones pueden regenerarse casi en su totalidad al paso del tiempo, a pesar de ser los órganos más afectados por las sustancias tóxicas del tabaco.

En el momento de fumar, una de las primeras reacciones en el cuerpo es la inflamación y la irritación del interior de los pulmones.

Esto causa que los cilios, encargados de detener las sustancias nocivas que entran por las vías respiratorias, se paralicen temporalmente a la vez que el cuerpo genera mucosa como mecanismo de defensa contra los agentes invasivos.

Este aumento en la mucosidad puede dar pie a infecciones como bronquitis crónica.

Lee cómo se diferencia el pulmón de un fumador comparado con un pulmón normal

Lee nuestra guía sobre los síntomas de alarma del cáncer de pulmón 

¿Cómo es la recuperación de los pulmones?

Según revela el doctor Norman Edelman, científico que colabora como consultor con la Asociación Americana del Pulmón, algunos de los efectos inflamatorios a corto plazo pueden revertirse fácilmente en cuanto la persona deja de fumar.

Las células de los pulmones disminuyen su producción de mucosa, los cilios se regeneran y se reduce la inflamación en la superficie de los pulmones y vías respiratorias, pues ya no están expuestos a los elementos químicos irritantes.

Al disminuir la inflamación, hay más espacio para que el aire circule con libertad.

La capacidad respiratoria dará claras muestras de mejoría en las primeras semanas, pues el cuerpo también comienza a eliminar monóxido de carbono; Esta sustancia es nociva y se encuentra en los cigarros. Además, interfiere en el transporte de oxígeno en la sangre.

En esta etapa, con frecuencia las personas notan un aumento en la mucosa y en la tos durante unas semanas después de dejar de fumar. Si te sucede, no te preocupes, significa que los cilios están funcionando de forma óptima otra vez, y están ocupados limpiando la casa.

Otro de los beneficios más importantes de dejar de fumar es que la posibilidad de adquirir cáncer disminuye cada año después de haber abandonado el hábito; Aunque, según asegura el doctor, el riesgo nunca se elimina por completo.

De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, a los 10 años de haber dejado el cigarro, el riesgo disminuye a la mitad. Pero, un exfumador tiene aún un mayor riesgo que alguien que nunca ha fumado.

No todos los cambios son reversibles

Por desgracia, aunque el cuerpo puede reparar gran parte del daño causado por el tabaquismo, no todo es reversible. Incluso si la persona no desarrolla enfermedades relacionadas, la realidad es que sí será más propenso a adquirir males como neumonía, en comparación a alguien que nunca ha fumado.

Según revela Edelman, el daño a los pulmones tiene una relación directa con la cantidad de cigarros que la persona consumía por día, y durante cuántos años mantuvo el hábito.

Mientras mayor sea esa cifra, más irreversible será el daño a los pulmones.

Lo anterior se debe a que aunque los pulmones tienen mecanismos de defensa, éstos se ven reducidos cuando la exposición a los elementos tóxicos es prolongada e intensa.

De tal forma que los tejidos se inflaman, pierden elasticidad poco a poco y al final no pueden intercambiar oxígeno de una manera eficiente, como hacen los pulmones sanos.

Es decir, si el daño a los tejidos ha llegado al punto de dejar cicatrices, no podrán recuperarse en su totalidad.

Lee nuestra guía sobre los 11 trucos para dejar de fumar sin engordar

Otro daño permanente: el enfisema

El doctor Ignacio Granda, neumólogo en el área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología, afirma que cómo se fuma también es un factor. Si se inhala profundamente y se mantiene el humo adentro por períodos prolongados, el daño será mayor.

Otro problema serio de salud es el enfisema, una enfermedad crónica obstructiva en los alvéolos; Éstos son unas pequeñas bolsas de aire que se encargan del intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono) y funcionan también como filtros sanguíneos.

Cuando el daño pulmonar llega al punto de enfisema, las paredes de los conductos de aire han perdido su elasticidad y su forma lo que complica el proceso de la respiración, pues no se puede expulsar el aire como es debido. Esta clase de daño es permanente.

Según detalla el doctor Edelman, los científicos han descubierto que el daño que deriva en enfisema empieza a los pocos años de que la persona comienza a fumar, aunque los síntomas de la enfermedad se manifiesten 20 o 30 años después.

Lee nuestra guía sobre las enfermedades respiratorias más comunes

Lee las 12 enfermedades más comunes causadas por el tabaquismo

Conclusiones

Aunque el cuerpo se puede recuperar de la mayor parte del daño provocado por el cigarrillo, no lo hace en su totalidad, por lo que el factor tiempo es crucial. Es decir, entre más pronto dejes ese hábito, mejores serán los resultados en tu salud.

Recuerda que conforme pase el tiempo, será más fácil no recaer. Según estudios, en los primeros tres meses casi el 50% de las personas retoman el hábito, sin embargo, después de un año de haber dejado el cigarro sólo 1% vuelve a fumar.

Si no has llegado al punto de desarrollar bronquitis crónica o enfisema, tienes las mejores posibilidades de recuperarte totalmente.

Nunca es tarde para sumarte a los millones de personas en el mundo que se han armado de valor y decisión y han renunciado al cigarro para siempre, por su propio bien.

Aunque el tabaquismo es una enfermedad crónica, es posible superar la adicción y llevar una vida más sana.

Coméntanos si ya te decidiste a dejar el cigarro, o si lo has intentado antes. Comparte este artículo con tus amigos y compañeros para que conozcan los buenos efectos de abandonar el hábito de fumar.

Ver también:

Referencias bibliográficas

  • Minnix JA, Karam-Hage M, Blalock JA, Cinciripini PM. The importance of incorporating smoking cessation into lung cancer screening. Transl Lung Cancer Res. 2018;7(3):272-280. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30050765
  • Temitayo Orisasami I, Ojo O. Evaluating the effectiveness of smoking cessation in the management of COPD. Br J Nurs. 2016 Jul 28;25(14):786-91. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27467642

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here