Cómo Quitar El Mal Olor De Los Pies: 6 Formas Naturales

Muchas personas han sufrido de sudoración en los pies o de olores desagradables en algún momento de su vida. Pero, para algunos, la sudoración excesiva y el mal olor es un problema común que causa mucha incomodidad.

Aún recuerdo la primera vez que padecí este problema, llegando incluso a faltar a las clases de educación física por la vergüenza que me provocaba quitarme los zapatos enfrente de los demás.

Esto no te tiene que pasar a ti. Por eso, te quiero compartir estos remedios caseros que me ayudaron a eliminar de una vez por todas el mal olor de los pies que, por tanto tiempo, me dio dolores de cabeza.

¿Qué causa el mal olor en los pies?

Por lo regular, la sudoración excesiva de los pies es la causante del mal olor. Debido a que cada pie contiene alrededor de 250,000 glándulas sudoríparas, los pies tienden a sudar más que otras partes de tu cuerpo.

El propósito de las glándulas sudoríparas es mantener tu piel húmeda, actuando como un termostato. De esta forma te ayuda a regular la temperatura corporal.

Cuando hace mucho calor o tu cuerpo se calienta demasiado debido a un intenso ejercicio, estos termostatos se activan para asegurarse de que la temperatura de tu cuerpo se mantenga bajo control.

Para lograrlo, las glándulas sudoríparas secretan sudor. El mal olor ocurre cuando las bacterias presentes en la piel descomponen el sudor que proviene de tus poros. A medida que el sudor se descompone, éste libera un olor parecido al queso.

Los factores comunes que contribuyen al mal olor de pies incluyen al estrés diario, una lesión en el pie, estar de pie durante todo el día, una higiene personal deficiente, cambios hormonales en el cuerpo y usar los mismos zapatos todos los días sin permitir que estos se sequen.

Según la Asociación Americana de Medicina Podológica, el síntoma más asociado al mal olor de pies es una sudoración excesiva, también conocida como hiperhidrosis.

Algunas personas sudan tanto que sus pies pueden deslizarse fácilmente dentro de sus zapatos. En algunos casos, los pies pueden tener una apariencia blancuzca y húmeda.

Las infecciones de pie suelen ser comunes en este tipo de pie debido a que la humedad constante descompone la piel.

La ansiedad y el aislamiento relacionados con el sudor de pie pueden ser muy severos en adolescentes con hiperhidrosis. (8)

Si ningún remedio casero funciona, consulta con tu podiatra o dermatólogo para realizar pruebas que determinen cualquier posible causa subyacente de la sudoración excesiva.

Si eres diabético, debes tratar cualquier mal olor del pie tan rápido como te des cuenta. Este mal olor podría ser un signo de un problema más grave que puede empeorar rápidamente. (9)

Lee nuestra guía sobre los 5 remedios caseros para el sudor de pies

El impacto del mal olor en los pies

El mal olor de los pies puede afectar tu vida cotidiana, provocando incluso que evites el contacto social. Especialmente en actividades al aire libre o cualquier otra situación que requiera que te quites los zapatos.

Un estudio realizado por la Fundación del Cuidado y la Piel, en Australia, demostró que los pies sudorosos regularmente vienen acompañados de un olor desagradable, conocido como bromhidrosis.

Esta afección normalmente empieza durante la infancia o adolescencia y puede tener un impacto negativo en el desarrollo social, educación y decisiones de carrera futuras. (1)

 

Consejos para eliminar el mal olor de los pies

La sudoración excesiva de los pies se diagnostica a través de los síntomas y un examen físico de los pies.

Un podiatra puede confirmar el diagnóstico de sudoración excesiva en los pies a través de una prueba del yodo, en la cual se aplica una solución de yodo en las plantas de tus pies. Una vez que la solución se haya secado, se rocían con almidón de maíz.

Cuando el área tratada se vuelve azul oscuro, es indicación de que cuentas con una sudoración excesiva.

Por suerte, hay muchas cosas que puedes hacer en casa hoy mismo para corregir el problema y darte un alivio casi de inmediato.

 

Usa un exfoliante o polvo para los pies hecho en casa

El bicarbonato de soda, polvo de arrurruz, o el almidón de maíz pueden absorber la humedad provocada por la sudoración excesiva de los pies. Antes de aplicarlos, debes limpiar y secar tus pies cuidadosamente.

Un polvo antifúngico para pies es una excelente opción que se puede preparar en casa con sólo pocos ingredientes.  

Ésta se prepara con:

  • media cucharada de arcilla bentonita
  • media cucharada de polvo de cayena
  • dos gotas de aceite de incienso
  • dos gotas de aceite de canela
  • dos gotas de aceite de clavo
  • una botellita de vidrio.

También puedes agregarles aceites esenciales, como el aceite de árbol de té, para mejorar sus cualidades antifúngicas. (2)

 

Conserva buenos hábitos de higiene

Al adoptar buenos hábitos de limpieza diarios, como lavarse los pies con un jabón antibacterial, podrás desacerté del mal olor de los pies. (3)

El lavado diario de éstos es importante, pero más aún secarlos completamente. En especial las zonas entre los dedos de tus pies.

Después de secarlos, puedes frotar los dedos con un algodón humedecido con hamamelis o vinagre de sidra de manzana.

Los pies con sudoración excesiva pueden tratarse con un exfoliante antibacterial especial, pero evítalos si cuentas con piel reseca o eccema.

No olvides mantener las uñas de tus pies recortadas y limpias, ya que de esta forma previenes el desarrollo de hongos en tus pies. Retira también cualquier callo o piel dura, ya que esta piel puede ser un hogar ideal para las bacterias y hongos.

Lee nuestra guía sobre la higiene personal para adultos

Remoja tus pies

Los baños de sal, de té o de vinagre de sidra de manzana son efectivos. En conjunto con buenos hábitos de limpieza, el mal olor desaparecerá en un par de semanas.

Puedes preparar un baño para tus pies con una parte de vinagre de sidra de manzana y dos de agua tibia. El poder antimicótico del vinagre de sidra de manzana ayuda a reducir el nivel de bacterias causantes de malos olores. (4)

Para preparar un baño de té, simplemente remoja cuatro o cinco bolsitas de té en un litro de agua caliente. Luego, deja que los sobrecitos se enfríen y colócalos sobre tus pies durante unos 20 minutos al día. Puedes usar los tés de manzanilla o de menta.

Los baños de sal se preparan con sólo media taza de sal kosher o un cuarto de taza de sal de Epson en cuatro tazas de agua tibia. Déjala remojar durante 10 o 15 minutos.

Los baños de sal, además de eliminar hongos, te ayudan a mejorar la salud de tu piel y prevenir enfermedades de la piel como el mal olor. (5)

No olvides secar bien tus pies y dedos después de cada baño.

 

Usa diferentes zapatos durante la semana

Usar el mismo par de zapatos por largos periodos da cabida al desarrollo de bacterias y hongos causantes del mal olor.

Usa de dos a tres pares de zapatos diferentes durante la semana para darles tiempo de secarse correctamente antes de usarlos nuevamente.

Al rotar el uso de tus zapatos también previenes la queratólisis, un trastorno de la piel caracterizado por lesiones cutáneas en forma de puntos y grietas. (6)

Evita los materiales, como la tela, que no permiten un flujo correcto de aire dentro de tus zapatos. Usa sandalias de punta abierta o chanclas cada vez que te sea posible.

Los zapatos hechos de cuero son perfectos ya que además de permitir el flujo de aire no absorben tanto el sudor.

Trata de estar descalzo cuando estés en casa para permitirle a tus pies respirar.

Lee nuestra guía sobre los 26 remedios caseros para el sudor de pies y manos

Siempre usa calcetines y cámbialos frecuentemente

Nunca uses tus zapatos o tenis sin calcetines ya que esto permite el desarrollo de bacterias en tus pies. Usa calcetines de lana o algodón ya que éstos absorben mejor la humedad.

Algunos calcetines deportivos incluso cuentan con orificios de ventilación para ayudarte mantener tus pies secos. (7)

 

Cuida tu dieta

Las dietas altas en carbohidratos refinados sirven como alimento para las bacterias y hongos en el cuerpo. El cuerpo expulsa estas bacterias y hongos a través de la transpiración para deshacerse de ellas.

Cuando estas bacterias se acumulan en la piel de tus pies y luego se encierran con tus zapatos, se crea el ambiente perfecto para que se multipliquen, provocando ese mal olor característico.

Por eso debes reducir el consumo de carbohidratos refinados y equilibrar tu dieta con grasas saludables, proteínas y carbohidratos complejos.

Eliminar el consumo de alcohol o tabaco también puede ayudarte.

Usa un antitranspirante

El mismo tipo de antitranspirante que usas para tus axilas puede ayudarte a disminuir el mal olor de tus pies.

Aplícalo en tus pies durante la noche antes de ir a dormir, después de lavar y secar bien tus pies. Recuerda separar un antitranspirante de uso exclusivo para tus pies para evitar cualquier contaminación.

Un antitranspirante actuará como un tapón de gel bloqueando los poros de tu piel una vez que entre en contacto con los electrolitos del sudor.

Con esto, mantendrás tus pies secos y frescos durante el siguiente día. No lo hagas durante el día ya que no te gustará la sensación de unos pies resbaladisos y pegajosos.

Bicarbonato de sodio con jugo de limón

En un balde con dos litros de agua agrega un cuarto de taza de bicarbonato de sodio con el jugo de dos limones. Verás como el bicarbonato empieza a crear burbujas.

Sumerje tus pies durante 15 minutos al menos dos veces por semana. Esta mezcla balanceara el pH de tu piel, evitando que sudes demasiado.

 

 

Últimos consejos

No uses tus calcetines como sandalias para caminar por tu casa. Los calcetines pueden atrapar muchas bacterias que luego se multiplicarán muy fácilmente una vez que te pongas de nuevo los zapatos.

Asegúrate de consumir suficiente zinc durante el día. La deficiencia de zinc puede provocar mal olor corporal así como mal aliento. Puedes valerte de un multivitaminico para esta tarea.

Si no puedes lavar tus pies al menos una vez al día, puedes limpiar tus pies con toallitas humedas con alcohol para eliminar la mayor cantidad de bacterias.

 

Conclusión

Los pies sudorosos son por lo regular el predecesor del mal olor de los pies, conocido también como bromhidrosis.

Esta afección generalmente inicia durante la infancia o adolescencia y puede impactar negativamente la autoestima y el desarrollo social de la persona.

Entre los remedios caseros más comunes están el uso de polvos o exfoliantes para los pies, baños de pies con sales o aceites esenciales y el uso de diferentes pares de zapatos durante la semana.

En general se debe tener una buena higiene del pie como el uso y cambio frecuente de calcetines en combinación de una dieta balanceada baja en carbohidratos refinados.

Al compartir este artículo podrás ayudar a mucha gente a combatir este problema. También te invitamos a que nos dejes tus comentarios.

 

Ver También: