11 Razones Para Tomar Limón Y Miel En Un Vaso De Agua Todos los Días

La miel y el limón suman por separado propiedades benéficas para la salud, entre ellas, cualidades terapéuticas. Estas se potencian al ser combinadas en un vaso de agua en las mañanas.

Instrucciones para preparar la bebida

Hervir una taza de agua y dejarla enfriar un poco. Disolver en ella una cucharadita de miel natural y luego exprimir medio limón. Revolver.

El preparado se beberá recién elaborado y preferiblemente en ayunas para ganar todos sus beneficios. Recalentar la miel la hace tóxica, según los principios de la medicina ayurvédica.

Una teoría científica sobre no recalentar la miel consiste en que las enzimas digestivas de la abeja y otros elementos importantes de la sustancia, comienzan a desintegrarse al superar una temperatura específica.

Repasemos las 11 razones para tomar agua con limón y miel por las mañanas.

1. Mejor que el té o el café

Muchas personas toman café en las mañanas para comenzar el día con energía y aunque la cafeína actúa en los centros de placer del cerebro dándole un impulso, este es temporal, pues muchos sufren una merma de potencia a media mañana.

Aunque no tanto como el café, el té suma cafeína y otros estimulantes como la teofilina, teobromina y la L-teanina, que en combinación con la cafeína favorecen a la concentración, entre otros beneficios.

El té y el café además contienen muchos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres.

Pese a todos los beneficios, consumir ambas sustancias por la mañana y en ayunas pudiera ser más contraproducente.

El café aumenta la acidez del estómago y favorece a complicaciones del proceso digestivo en personas con gastritis o una condición similar. También sube el ritmo cardíaco y eleva los niveles de glucosa en la sangre.

Combinar limón con miel aporta la cantidad adecuada de calorías con enzimas, aminoácidos, vitaminas y minerales. Aunque en cantidades relativamente pequeñas, el estómago vacío las aprovecha al máximo.

Es una bebida que no tiene más de 30 calorías y no es ni muy ácida ni muy dulce. Es perfecta.

2. Favorece la digestión

Una mejor digestión será uno de los primeros efectos de acostumbrar beber agua con miel y limón.

La combinación promueve la segregación de bilis en el estómago que facilita la desintegración de la comida y la absorción de los nutrientes.

Los restos de comida que no han sido completamente procesados en el tracto digestivo, provocan inflamación y gases por la acción de las bacterias intestinales. Su rápida eliminación también es valiosa en el mantenimiento de la salud digestiva.

3. Efecto diurético

La retención de líquidos en el cuerpo causa hinchazón, padecimiento que acompaña con frecuencia a la hipertensión y al edema.

Los diuréticos son sustancias que estimulan la producción de orina, permitiendo al cuerpo eliminar los líquidos que sobran. Por ello estas sustancias son parte del tratamiento de quienes retienen líquidos.

Beber agua con miel y limón por la mañana es una excelente medida para superar el problema.

Lee nuestra guía sobre los diuréticos naturales

4. Desintoxica el cuerpo

La combinación de jugo de limón con miel es un desintoxicante suave pero efectivo, que junto al efecto diurético aporta buenos resultados si es ingerido a diario.

Pesticidas y conservadores ingresan al cuerpo todos los días a través de la comida y más si se acostumbra comer alimentos procesados.

La piel y el sistema respiratorio también pueden absorber contaminantes ambientales que se acumulan en los tejidos, especialmente en el hígado y riñones, interfiriendo con sus adecuados funcionamientos.

Por ello, el jugo de limón con miel no se subestimará más.

5. Derrite la grasa acumulada

Está comprobado que beber jugo de limón en agua tibia o caliente en ayunas, es una forma efectiva y rápida de comenzar a perder peso.

El jugo de limón estimula las secreciones del cuerpo mejorando el movimiento linfático y sanguíneo, que favorece a eliminar toxinas, una de las principales causas de obesidad porque el cuerpo las atrapa en el tejido adiposo.

La combinación de miel con jugo de limón acelera el metabolismo, lo que hace a esta junta un buen quemador de grasa natural.

6. Combate el acné

El jugo de limón tiene un efecto antigrasa que actúa sobre la producción de sebo de la piel. Su ácido cítrico promueve que esta se deshaga de las células y el tejido muerto que tapan el poro.

Los antioxidantes y propiedades antibacterianas de la miel también favorecen a que la piel elimine el acné progresivamente.

Lee nuestra guía definitiva sobre los 3 mejores tratamientos de acné

7. Protege el sistema inmunológico

La concentración de vitamina C del limón aporta un efecto inmunomodulador que protege de enfermedades estacionales y alergias

La tos y la gripe serán menos frecuentes al beber agua, limón y miel, todas las mañanas.

La miel actúa como una “vacuna” para las alergias al polen.

8. Remedio para infecciones respiratorias y de garganta

Beber miel con limón provee alivio instantáneo al dolor y a la picazón de una inflamación de garganta.

Los peróxidos de la miel actúan como desinfectantes tópicos, por ello muchas personas la aplican en heridas y rasguños.

El limón mata las bacterias alojadas en el tejido afectado y reduce la inflamación.

9. Alivia la tos y la congestión del pecho

Miel con limón es un remedio natural frecuentemente recetado por médicos por ser en ocasiones más efectivo que el fármaco convencional, para los síntomas del resfriado.

La miel disminuye la producción de moco en el cuerpo y descongestiona el tracto respiratorio. El limón acidifica, adelgaza el moco y hace que sea más fácil expulsarlo a través de la tos.

10. Alivia el estreñimiento

Los líquidos calientes por la mañana estimulan los movimientos digestivos.

El limón promueve que el moco del intestino tenga la consistencia adecuada para que la digestión sea regular, efecto que será uno de los primeros a notar al comenzar a beber la combinación a primeras horas del día. La persona se sentirá mucho menos inflamada del estómago.

Lee nuestra guía sobre los 30 mejores alimentos para aliviar el estreñimiento

11. Combate infecciones urinarias y piedras en riñones

Los efectos diuréticos de tomar agua con limón y miel por las mañanas, promueven que el sistema excretor se deshaga de las toxinas y los patógenos que potencialmente causarán infecciones en el tracto urogenital.

La alta acidez y la orina muy concentrada son causas principales de las piedras en los riñones y del ardor al orinar. Esta acidez puede combatirse con citrato de sodio, que es exactamente en lo que el cuerpo convierte el ácido cítrico del jugo de limón.

Aunque suene contra intuitivo, beber jugo de limón puede ayudar a alcalinizar la orina.

Contraindicaciones

El limón ni la miel causan efectos secundarios.

Las personas alérgicas a sustancias derivadas de las abejas evitarán tomar el preparado.

Los pacientes con gastritis o úlceras gástricas consultarán primero con el médico si pueden ingerir bebidas ácidas por la mañana o a cualquier otra hora del día.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos conozcan las 11 razones para tomar agua con miel y limón en las mañanas.

 

Ver También: