Aperitivos fríos

Recibir familia y amigos en casa siempre es un motivo de alegría. Claro que cuando nosotros mismos preparamos lo que vamos a comer, hay una ventaja extra, que es el cariño que se pone en la tarea. Tal vez no sea perfecto lo que preparemos, pero si le ponemos un poco de inspiración seguro que algo divertido y sabroso saldrá de eso. Saber preparar unos buenos aperitivos fríos es un muy buen primer paso. Veremos algunos muy tradicionales y clásicos, infaltables en toda fiesta o reunión y otros un poco más originales.

Aperitivos fríos

Aperitivos fríos clásicos:

  • Huevos rellenos. Solo debemos preparar los huevos bien cocinados, los pelamos y partimos en dos mitades. Retiramos la yema y la mezclamos con mayonesa. Volvemos a colocar en su sitio y decoramos con aceitunas o alcaparras. También se puede poner en la mezcla, en lugar paté si es de nuestro gusto.
  • Rollitos de queso y jamón. Solo debemos rellenar nuestro jamón con un poco de queso crema, y cerramos el rollo. Para agregar color y vista podemos saborizar ese queso con alguna hierba que nos guste mucho. Por ejemplo, albahaca bien picada, lo que dará color a estos atractivo rollitos y lograremos unos aperitivos fríos riquísimos.
  • Pinchos de queso y cerezas. Solo debemos presentar nuestros pinchos de modo más original para que se destaque este clásico aperitivo. Si los presentamos todos sobre una calabaza, por ejemplo, será algo bien colorido y con sensación de abundancia.
  • Pinchos de queso y aceitunas. Igual que en el caso anterior, hay que presentarlos bien. Los podemos alternar con los de cerezas, por supuesto. En ambos casos, agregar una hoja de albahaca en algunos de los pinchos es un detalle interesante.

Aperitivos fríos originales:

  • Tomates con gambas y queso. Solo debemos lavar muy bien los tomates y cortarlos en gajos. Retiramos todas las pepas o semillas de su interior. Sobre cada gajo de tomate colocamos un queso cremoso (el que más nos guste) y sobre él, una gamba, por supuesto que cocida. Corregimos si es necesario la sal, y decoramos con un poco de perejil para dar color.
  • Pinchos de calabacín y queso. Con muy simples de hacer y quedan muy bien. Lavamos los calabacines, los cortamos en láminas y los cocinamos a la plancha o sartén bien caliente. Damos vuelta y salamos. Cada una de esos láminas se rellenan con queso, el que más nos guste. El contraste de sabor y color es excelente.
  • Rollos de salmón, queso y nueces. Disponemos sobre la mesa de trabajo lonjas o fetas de salmón ahumado. Por otra parte mezclamos un buen queso crema con nueces bien picadas. Colocamos la preparación sobre cada una de las lonjas o fetas de salmón, formamos el rollo y lo cerramos.
  • Copitas de gambas. Este es un aperitivo muy simple de hacer. Vamos a necesitar huevos cocidos, de los que separamos las claras de las yemas. Por otra parte, cortamos no tan pequeñas las gambas. Mezclamos las yemas cocidas con mayonesa y gambas. Colocamos en la base de la copa. Mezclamos las claras con mayonesa y gambas y las disponemos en una siguiente capa de la misma copa. Así las vamos alternando de modo que los colores contrasten. Servir bien frio.

Imagen: cdkitchen

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here