Piedras En La Vesícula: Causas, Peligros, Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento

¿Sabías que una persona con piedras en la vesícula biliar rara vez sentirá algún síntoma? Por desgracia, los síntomas se presentan cuando las piedras alcanzan cierto tamaño o son tantas que llegan a obstruir los conductos biliares.

El exceso de colesterol, bilirrubina o sales biliares pueden ocasionar la formación de piedras en la vesícula, también conocidas como cálculos biliares, y la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar (colecistectomía) es la forma más común de eliminar las piedras atoradas ahí.

Pero hay varias cosas que debes saber de esta afección que, si bien puede requerir de un procedimiento quirúrgico sencillo para su curación, también puede complicarse si no se atiende oportunamente. 

Lee nuestra guía sobre qué es y que función cumple la vesícula billar

¿Qué son?

Las piedras en la vesícula son depósitos pequeños y duros dentro de la vesícula biliar que se forman cuando la bilis almacenada se cristaliza. Suelen ser milimétricas, pero algunas pueden llegar a medir 3 o 5 cm de diámetro.

La mayor parte de las piedras en la vesícula están compuestas principalmente de colesterol. El resto, conocidas como piedras de pigmento, están hechas de sales de calcio y bilirrubina, un producto de la descomposición de los glóbulos rojos.

¿Cuáles son los diferentes tipos de piedras en la vesícula biliar?

La apariencia de los cálculos está relacionada con su contenido y hay varios tipos de acuerdo a su composición:

• Cálculos de colesterol: Piedras de colesterol o cálculos de colesterol, son de color verde, amarillo o blanco. Tienen más de un 70% de contenido de colesterol. Pueden ser:

– Cálculos de colesterol puro

– Cálculos combinados

– Cálculos mixtos

• Cálculos de pigmento: Piedras de pigmentos biliares, son pequeñas, oscuras, se  componen de bilirrubina y sales de calcio y tienen menos de una 20% de colesterol. Ellos pueden ser:

– Cálculos de bilirrubinato de calcio

– Cálculos negros

piedras-en-la-vesicula

Causas

No se sabe exactamente qué causa la formación de piedras en la vesícula, aunque hay algunas hipótesis, que son:

Demasiado colesterol en la bilis. Esto puede provocar piedras amarillas de colesterol. Estas piedras duras pueden desarrollarse si tu hígado produce más colesterol de lo que la bilis puede disolver.

Demasiada bilirrubina en la bilis. La bilirrubina es un químico que se produce cuando el hígado destruye los glóbulos rojos viejos. Algunas afecciones, como el daño hepático y ciertos trastornos sanguíneos, hacen que el hígado produzca más bilirrubina de lo debido. 

Por ejemplo, las piedras en la vesícula de pigmento se forman cuando la vesícula biliar no puede descomponer el exceso de bilirrubina. Estas piedras duras a menudo son de color marrón oscuro o negro.

Bilis concentrada debido a una vesícula biliar llena. Tu vesícula biliar necesita vaciar su bilis para estar saludable y funcionar correctamente. De lo contrario, la bilis se concentra en exceso y esto hace que se formen piedras.

Síntomas

Es posible que tu dolor comience en la vesícula biliar cuando comes alimentos ricos en grasas (por ejemplo, fritangas); generalmente no dura más de unas pocas horas.

También puedes experimentar:

  • Náusea
  • Dolor de estómago
  • Indigestión
  • Eructos
  • Vómitos
  • Orina oscura
  • Heces de color arcilla
  • Diarrea

Estos síntomas forman parte de lo que se conoce como cólico biliar, un dolor en el área media superior derecha del abdomen.

Ocurre cuando una piedra bloquea el conducto biliar, el tubo que normalmente drena la bilis desde la vesícula biliar hasta el intestino delgado. El dolor desaparece si la piedra pasa al intestino delgado y desbloquea el conducto.

El dolor algunas veces puede ser agudo, otras veces se asemeja a un calambre o también puede sentirse como un dolor sordo constante. A menudo ocurre por la noche, especialmente después de comer una comida pesada. Algunas personas lo sienten después de acostarse.

El peor dolor del cólico biliar suele durar de 30 minutos a una hora, pero puede continuar a una intensidad más baja durante varias horas más.

Piedras asintomáticas. Las piedras en la vesícula no causan dolor en sí, más bien éste se produce cuando las piedras bloquean el movimiento de la bilis desde la vesícula biliar.

De acuerdo con los expertos, el 80 por ciento de las personas tienen “cálculos biliares silenciosos”. Esto significa que no experimentan dolor ni tienen síntomas.

En estos casos, tu médico puede descubrir las piedras en la vesícula por medio de rayos X o durante una cirugía del abdomen.

Lee nuestra guía sobre los 9 síntomas de la vesícula billar y cómo tratarla

Complicaciones de las piedras en la vesícula

Colecistitis aguda. Cuando una piedra bloquea el conducto por donde la bilis se mueve desde la vesícula biliar, puede causar inflamación e infección en este órgano. Esto se conoce como colecistitis aguda y es una emergencia médica.

El riesgo de desarrollar colecistitis aguda es de 1 a 3 por ciento.

Los síntomas asociados con la colecistitis aguda incluyen:

  • Dolor intenso en la parte superior del estómago o en la parte media de la espalda del lado derecho
  • Fiebre
  • Resfriado
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos

Consulta a un médico de inmediato si estos síntomas duran más de 1 a 2 horas, o si tienes fiebre.

Otras complicaciones producidas por los cálculos biliares no tratados pueden ser:

  • Ictericia, un tinte amarillento en la piel o los ojos.
  • Colangitis, una infección del conducto biliar.
  • Sepsis, una infección de la sangre.
  • Inflamación del páncreas.
  • Cáncer de vesícula biliar.

Factores de riesgo para piedras en la vesícula

Muchos de los factores de riesgo para el desarrollo de piedras en la vesícula se relacionan con la dieta, mientras que algunos factores son incontrolables, por ejemplo la edad o la genética, que no pueden modificarse.

A continuación te especificamos los tipos de factores con más detalle.

Factores de riesgo de estilo de vida

  • Sobrepeso u obesidad
  • Dieta alta en grasa y colesterol y/o baja en fibra
  • Bajar de peso de manera pronunciada en un corto periodo de tiempo.
  • Padecer diabetes mellitus.

Factores de riesgo incontrolables

  • Sexo femenino.
  • Tener ascendencia de cualquiera de los pueblos indígenas del continente americano (1).
  • Historia familiar de piedras en la vesícula.
  • Tener 60 años o más.

Factores de riesgo médicos

  • Padecer cirrosis.
  • Estar embarazada.
  • Tomar ciertos medicamentos para bajar el colesterol.
  • Tomar medicinas con alto contenido de estrógeno.

Aunque los medicamentos pueden incrementar el riesgo de padecer piedras en la vesícula, no dejes de tomarlos hasta que lo hayas hablado con tu médico y te dé su aprobación.

Cómo se diagnostican las piedras en la vesícula

Tu médico realizará un examen físico que incluye revisar los ojos y la piel para detectar cambios visibles en el color. Un tinte amarillento puede ser un signo de ictericia, el resultado de demasiada bilirrubina en tu organismo.

El examen puede incluir pruebas de diagnóstico que permitan al médico ver dentro de tu cuerpo. Estas pruebas incluyen:

Análisis de sangre: es posible que tu médico quiera medir la cantidad de bilirrubina en sangre. Las pruebas también ayudan a determinar qué tan bien está funcionando tu hígado.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): es un procedimiento que utiliza una cámara y rayos X para detectar problemas en la bilis y los conductos pancreáticos. Ayuda al médico a buscar cálculos biliares atrapados en tu conducto biliar.

Escaneo de radionúclidos de la vesícula biliar: este importante escaneo tarda aproximadamente una hora en completarse. Un especialista inyecta una sustancia radioactiva en tus venas, que viaja a través de la sangre al hígado y la vesícula biliar. Puede revelar evidencia de infección u obstrucción de los conductos biliares debido a las piedras.

Tomografía computarizada abdominal: esta prueba toma imágenes de tu hígado y región abdominal, que posteriormente tu médico analizará.

Ultrasonido: produce imágenes de tu abdomen. Es una excelente forma de confirmar que tienes piedras en la vesícula. También puede mostrar anomalías asociadas con la colecistitis aguda.

¿Cómo se tratan las piedras en la vesícula?

La mayoría de las veces no necesitarás tratamiento para las piedras en la vesícula a menos que te provoquen dolor. En ocasiones puedes pasarlas sin siquiera darte cuenta.

Si sientes dolor, es probable que tu médico te recomiende una cirugía. En casos raros, te puede prescribir medicinas.

Es posible que tu médico deba realizar una eliminación laparoscópica de la vesícula biliar, una cirugía común que requiere anestesia general. El cirujano hará 3 o 4 incisiones en tu abdomen y a través de una de ellas insertará un dispositivo pequeño con luz para extraer con cuidado tu vesícula biliar.

Por lo general, te irás a casa el día del procedimiento o al día siguiente si no hay complicaciones.

Si tienes otras afecciones que puedan complicar la cirugía, se puede colocar un tubo de drenaje en la vesícula biliar a través de la piel. La cirugía puede posponerse hasta que el riesgo disminuya al tratar tus otros problemas de salud.

Tratamientos no quirúrgicos

Tomar medicinas ya no es un tratamiento común porque las técnicas laparoscópicas y robóticas hacen que la cirugía sea mucho menos arriesgada de lo que solía ser.

Sin embargo, si no puedes someterte a una cirugía, puedes tomar ursodiol para disolver las piedras en la vesícula ocasionadas por el colesterol.

Tendrás que tomar esta medicina de 2 a 4 veces al día. Puede llevar varios años eliminar las piedras en la vesícula y éstas pueden volver a formarse si suspendes el tratamiento (2).

Otra opción es la litotricia con ondas de choque. Un litotriptor es una máquina que genera ondas de choque que pasan a través de una persona y pueden romper las piedras en pedazos más pequeños. No obstante, esta opción tiene sus limitaciones (3).

Lee nuestra guía sobre la operación de vesícula por laparoscopia

Cambios de estilo de vida

Si tienes piedras en la vesícula pero no presentas síntomas, puedes hacer lo siguiente para evitar futuras complicaciones:

  • Mantén un peso saludable.
  • Evita la pérdida rápida de peso.
  • Come una dieta antiinflamatoria.
  • Haz ejercicio de manera regular.
  • Toma suplementos, pero que primero lo apruebe tu médico.

Algunos suplementos nutricionales que puedes tomar incluyen vitamina C, hierro y lecitina. Un estudio encontró que la vitamina C y la lecitina pueden disminuir el riesgo de padecer piedras en la vesícula. Habla con tu médico sobre la dosis adecuada de estos suplementos (4).

Cuidado: algunas personas recomiendan un “lavado” casero de la vesícula biliar, que consiste en ayunar y luego tomar aceite de oliva con jugo de limón para ayudar a pasar los cálculos biliares. No hay evidencia de que esto funcione y puede incluso provocar que las piedras queden atrapadas en el conducto biliar.

Alimentos que debes evitar

Para mejorar tu afección y reducir el riesgo de tener piedras en la vesícula, prueba estos consejos:

  • Reduce tu ingesta de grasas, eligiendo alimentos bajos en grasa siempre que sea posible. Evita los alimentos altos en grasa y fritos.
  • Agrega fibra a tu dieta para hacer que tus evacuaciones sean más sólidas. Intenta añadir una pequeña porción de fibra a la vez para evitar el gas que se puede producir al comer el exceso de fibra.
  • Evita los alimentos y las bebidas que causan diarrea, incluidas las bebidas con cafeína, productos lácteos con alto contenido de grasa y alimentos muy dulces.
  • Come varias comidas pequeñas al día. Éstas son más fáciles de digerir.
  • Bebe agua en cantidad suficiente, de 6 a 8 vasos al día.
  • Si planeas perder peso, hazlo lentamente. Trata de no perder más de 1 kg por semana. La pérdida rápida de peso puede aumentar tu riesgo de tener piedras en la vesícula y otros problemas de salud.

¿Qué puedes esperar a largo plazo?

Si necesitas cirugía para extirpar tu vesícula biliar o cualquier piedra (cálculo) en ella, la perspectiva es positiva. En la mayoría de los casos de eliminación de piedras, estas no vuelven.

Pero si no te sometes a cirugía, las piedras pueden regresar. Esto es cierto incluso cuando hayas tomado medicamentos para disolverlas.

No necesitarás tratamiento si tus piedras en la vesícula no causan síntomas. Aun así, te beneficiará hacer cambios en tu estilo de vida para evitar que se agranden y te ocasionen dolorosos problemas.

¿Se pueden evitar las piedras en la vesícula?

Las piedras en la vesícula no se pueden evitar, pero todos los organismos especializados afirman que la dieta y el ejercicio propician una mejor salud de tu vesícula.

Por lo general las piedras en la vesícula se presentan más frecuentemente después de los 40 años, con sobrepeso,  en mujeres  y en edad fértil. En inglés se dice que es la enfermedad de las cuatro F o sea fatty, female, forty y fertility.

Otros factores asociados a la mayor incidencia de piedras en la vesícula son los embarazos, la administración de estrógenos,  así como antecedentes familiares de esta afección.

También las enfermedades como la diabetes, la cirrosis y la Enfermedad de Crohn condicionan la mayor incidencia de piedras en la vesícula. Además de las causas anteriores el consumo de medicamentos y anticonceptivos, así como el sedentarismo son factores que influyen en la mayor frecuencia de aparición de las piedras en la vesícula.

 

¿La dieta y el ejercicio pueden evitar las piedras en la vesícula?

Varios organismos especializados coinciden en que las piedras en la vesícula no se pueden prevenir, pero aconsejan que si se tienes factores de riesgo como los anteriormente señalados la alimentación y el ejercicio resultan claves para la salud biliar.

Por una parte mantener tu peso ideal y por otra evitar la ingestión excesiva de alimentos de una sola vez, eliminar o reducir al mínimo las comidas muy grasas, picantes y sazonadas, no ingerir alimentos bajo estrés y la práctica sistemática de alguna actividad física como caminatas de 20 a 30 minutos diarias o al menos 5 veces por semana.

Debes mantener un consumo de líquidos frecuente, alrededor de dos litros de agua por día y evitarse las dietas muy bajas en calorías o sea inferiores a las 1000 calorías.

Hay alimentos que NO debes  comer como:

–      Carne de cerdo con excepción del lomo

–      Leche y productos lácteos con leche entera

–      Carnes rojas

–      Alimentos fritos o rebosados

–      Azúcares refinados, endulzantes artificiales

–      Harinas blancas

–      Frutas congeladas o enlatadas

–      Alimentos precocinados o pre elaborados

–      Comidas con un contenido de grasa muy elevado

–      Huevos

–      Cebollas

–      Alcohol

–      Grasas saturadas

–      Aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados

Alimentos que SI debes comer como:

–      Frutas frescas y ricas en fibras como: aguacates, uvas, berries de todo tipo, guayabas, y naranjas. Todos ellos son ricos en fibras y Vitamina C

–      Las frutas ricas en pectina como manzanas, fresas y cítricos pueden ayudar.

–      Vegetales  frescos como alcachofas,  pepino, remolacha, brócoli y ajíes

–      Carnes magras, pescado y pollo

–      Granos enteros

–      Leche y derivados lácteos bajos en grasas

–      Consumo moderado de café no más de dos tazas al día

–      Ajos

–      Raíces de jengibre

Aunque en muchos casos las piedras en la vesícula no se pueden evitar, llevar un estilo de vida y una alimentación saludable, abundante en frutas y verduras, baja en grasas y rica en fibras repercutirá en tu salud biliar y en tu calidad de vida.

Ver También:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here