Ejercicio Aeróbico Y Anaeróbico: Ejemplos Y Beneficios Para Tu Salud

Imagínate que estás haciendo ejercicio: sientes cómo entras en calor, empiezas a sudar, se acelera tu respiración y tu corazón empieza a bombear más sangre para llevar oxígeno a tus músculos.

Si mantienes esa actividad al mismo ritmo durante varios minutos. Estás haciendo ejercicio aeróbico.

El ejercicio aeróbico no sólo mejora tu condición física, también produce otros beneficios para la salud, reduciendo la posibilidad de desarrollar:

  1. Algunos tipos de cáncer.
  2. Diabetes.
  3. Depresión.
  4. Enfermedades cardiovasculares.
  5. Osteoporosis.

Los expertos recomiendan que un programa de ejercicio aeróbico sea sencillo, práctico y realista. Puedes utilizar aparatos de cardio, pero no es realmente necesario.

Sigue leyendo, aquí te explicaremos todo lo relacionado con el ejercicio aeróbico y cómo puedes obtener sus beneficios.

Lee nuestra guía sobre la depresión: síntomas, tratamientos y signos de alarma

¿Qué Es El Ejercicio Aeróbico?

Es el tipo de ejercicio que conocemos como cardio y requiere que el corazón bombee sangre oxigenada a los músculos que están trabajando.

Estimula el aumento del ritmo cardiaco y respiratorio de manera que puedan sostenerse durante toda la sesión de entrenamiento.

Algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos son:

  • Spinning.
  • Natación.
  • Kick-boxing.
  • Aparatos de cardio.
  • Correr.
  • Caminar.
  • Bailar.

Lee nuestra guía sobre qué es el ejercicio anaeróbicos y por qué hacerlo

¿Qué Tan Aeróbicamente Aptos Podemos Ser?

El consumo de oxígeno de un adulto sedentario promedio es de unos 35ml/kg/minuto, durante una prueba máxima en una caminadora, donde se pide caminar lo más vigorosamente posible.

Es decir, consumes 35 mililitros de oxígeno por cada kilogramo de peso corporal por minuto, lo cual te ayudará a moverte a lo largo del día en tus labores cotidianas.

Los atletas de élite pueden registrar valores tan altos como ¡90 ml/kg/minuto!

Seguro te preguntas cómo lo hacen y, entre las respuestas, hay dos muy claras:

  1. Su genética.
  2. Entrenan muy duro, llevando a su organismo a adaptarse a este esfuerzo.

La buena noticia para ti, y para todos los mortales, es que podemos adaptarnos al entrenamiento y aquí te diremos cómo.

 

¿Cuáles Son Los Beneficios Del Ejercicio Aeróbico Para Tu Condición Física?

Al hacer ejercicio aeróbico de manera regular:

1.Tu corazón se hará más fuerte y bombeará más sangre en cada latido. Esto es el volumen sistólico, que es la cantidad de sangre que el corazón bombea hacia la aorta cuando se contrae.

Por eso los atletas de élite pueden tener más del doble de volumen sistólico que las personas promedio.

Además, un corazón entrenado posee mayor diámetro y masa, ya que es un músculo y se agranda cuando entrenas.

Esto lo hace bombear de manera tan eficiente, lo cual permite un mayor tiempo de llenado, donde mayor cantidad de sangre llena las cámaras del corazón y así bombea más en cada latido.

2. Un mayor volumen sistólico significa que el corazón no tiene que bombear tan rápido para cumplir con las exigencias del ejercicio. Menos latidos y más volumen sistólico significan mayor eficiencia.

Imagínate una bomba que vacía el agua de un cuarto inundado. La bomba funcionará mejor y durará más si es capaz de bombear grandes volúmenes de agua en cada ciclo.

De otra manera, para eliminar el agua tendría que bombear más rápido y con mayor esfuerzo.

El alto volumen sistólico es el motivo por el que los corazones de los atletas no bombean tan rápido durante el ejercicio como los demás.

Y por eso tienen un ritmo cardiaco de descanso muy bajo, tan bajo como 40 latidos por minuto, mientras que el promedio es de 60-80 latidos por minuto.

3. Cuando haces ejercicio aeróbico de manera regular tus músculos se vuelven más eficientes en el consumo de oxígeno. Consumir oxígeno significa que los músculos están sacando el oxígeno de la sangre.

Esto sucede debido a un aumento en la actividad y la cantidad de enzimas que transportan el oxígeno del torrente sanguíneo al músculo.

Imagina 100 moléculas de oxígeno circulando por tu músculo. Esto quiere decir que tienes dos veces mejor condición física, si el músculo puede consumir las 100 moléculas que si sólo consume 50.

Otra manera de decirlo es que tienes el doble de condición física que otra persona. Si tu VO2 máx (cantidad de oxígeno que tu organismo puede consumir) es de 60 ml/kg/min y el del otro es de 30 ml/ kg/min.

En este ejemplo, tendrás más resistencia porque tus músculos no se quedarán sin oxígeno tan rápido.

4. Las mitocondrias dentro del músculo aumentan en número y actividad. Éstas son las centrales de energía de tus células.

Hacen todo el trabajo pesado para mantenerte en movimiento. Usan el oxígeno para quemar la grasa y los carbohidratos que te hacen estar activo.

La buena noticia es que aumentan en número y actividad en cuestión de días o semanas como respuesta al ejercicio aeróbico regular en adultos de todas las edades.

 

¿Cuál Es La Diferencia Entre El Ejercicio Aeróbico Y El Anaeróbico?

La palabra aeróbico significa con oxígeno, mientras que la palabra anaeróbico significa sin oxígeno.

El ejercicio aeróbico es cualquier actividad que aumenta tu ritmo cardiaco y respiración, pero no tanto que no puedas sostener la actividad por más de unos minutos.

En el ejercicio anaeróbico te quedas sin aliento en unos cuantos segundos, como cuando subes un largo tramo de escaleras, haces un sprint o levantas mucho peso súbitamente. 

Intenta andar en bicicleta en las montañas y en cuestión de minutos sabrás lo que significa hacer ejercicio anaeróbico.

Andar en bicicleta a una velocidad de 12 a 15 km/h a la orilla del mar es lo mismo, pero a una intensidad mucho menor, a un ritmo cardiaco más bajo y menor consumo de oxígeno. En este caso es ejercicio aeróbico.

En suma, la intensidad con la que realizas una actividad determina si es aeróbica o anaeróbica.

 

¿Qué Beneficios Tiene Para La Salud Hacer Ejercicio Aeróbico?

Existe una enorme cantidad de evidencia que comprueba que el ejercicio aeróbico mejora tu salud de muchas maneras:

Depresión

El ejercicio puede elevar tu estado de ánimo. Existen muchos estudios sobre los efectos que tiene en la depresión.

En uno de ellos se demostró que de 3 a 5 días por semana, durante 12 semanas, usando la caminadora 30 minutos por sesión, reducía las puntuaciones en un cuestionario de depresión en un 47%.

Esto no sustituye la terapia o los medicamentos en una depresión profunda, pero para formas más leves de depresión, la evidencia se inclina a que es útil (1).

Diabetes

Ningún estudio ha sido más concluyente sobre el papel de los cambios en el estilo de vida en la prevención de la diabetes que el Programa de Prevención de la Diabetes realizado en Estados Unidos.

Fue estudio de más de 3,000 personas en alto riesgo de padecer esta enfermedad, que caminaron 150 minutos por semana (caminatas de 30 minutos al día) durante tres años.

Redujeron su riesgo de diabetes en un 58%. Esto es significativo porque cada año se diagnostican 1 millón de casos nuevos de diabetes.

El ejercicio aeróbico también puede mejorar la resistencia a la insulina, una afección en la que el cuerpo no usa esta hormona de manera adecuada, lo cual le puede ocurrir a cualquiera.

La insulina ayuda a las células del cuerpo a convertir la glucosa (azúcar) en energía. Muchos estudios han demostrado los efectos positivos del ejercicio en la resistencia a la insulina.

En un estudio, 28 mujeres posmenopáusicas y obesas con diabetes tipo 2 hicieron ejercicio aeróbico durante 16 semanas, tres veces por semana, durante 45-60 minutos, y su sensibilidad a la insulina mejoró un 20%.

Lee nuestra guía sobre los 10 síntomas de diabetes

Enfermedades Cardiovasculares

La lista de estudios que muestran que el ejercicio aeróbico previene o reduce la aparición de enfermedades cardiovasculares es muy larga. 

Uno de ellos demostró que los individuos con la peor condición física tenían tasas de enfermedades cardiovasculares, mucho más altas que quienes estaban en forma, con un riesgo de hasta el doble.

El ejercicio aeróbico funciona de muchas maneras para prevenir las enfermedades cardiacas. Dos de los más importantes son reducir la presión arterial y permitir que los vasos sanguíneos sean más elásticos.

Esto quiere decir que se vuelven menos rígidos y es menos probable que la grasa se acumule en ellos y los obstruya.

Resultados como estos han sido probados una y otra vez.

Función Cognitiva

Los científicos muestran cada vez más interés en los efectos del ejercicio aeróbico en la función cognitiva.

Se ha demostrado en ratas que el uso de una rueda de correr todos los días, estimula el crecimiento de nuevas células cerebrales en solamente 12 días.

Se ha demostrado que las tasas de demencia y Alzheimer son más bajas en personas que hacen ejercicio, tres o más veces por semana, que en quienes hacen ejercicio menos de 3 veces por semana. En algunos casos, el riesgo es un 62% menor.

Se está acumulando evidencia de que los individuos activos se desempeñan mejor en las pruebas de función cognitiva, como memoria y relaciones espaciales, que las personas sedentarias (2).

Obesidad Y Control De Peso

Muchos científicos creen que el ejercicio aeróbico es la mejor manera de predecir si te mantendrás en tu peso o no.

Claro que puedes perder peso sin hacer ejercicio, reduciendo tu consumo de calorías lo suficiente para quemar más de las que consumes. Pero necesitas una dosis regular de ejercicio para mantener tu peso, sobre todo cuando empieces a tener mayor edad.

¿Cuánto ejercicio necesitas? No es algo exacto, pero más o menos entre 30 y 40 minutos de ejercicio vigoroso varias veces por semana, o de 45 a 75 minutos de ejercicio moderado, 5 o más días por semana.

El Colegio Americano de Medicina del Deporte recomienda que las personas con sobrepeso y obesas aumenten progresivamente a un mínimo de 150 minutos de actividad física moderada por semana.

Pero para la pérdida de peso a largo plazo, los adultos con sobrepeso y obesos deben hacer 200 a 300 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada.

Lee nuestra guía sobre los tipos de enfermedades ocasionados por la obesidad

Osteoporosis

Esta enfermedad se caracteriza por una baja densidad ósea, que puede conducir a un mayor riesgo de fracturas. La buena noticia es que el ejercicio puede aumentar la densidad ósea, tanto en hombres como en mujeres.

Es posible que no funcione para todos, y se desconoce la cantidad precisa y el tipo de ejercicio para acumular beneficios, pero hay evidencia de que puede ayudar.

Para los niños también hay buenas noticias. Parece que los niños activos tienen una mayor densidad ósea que los niños sedentarios y esto puede ayudar a evitar fracturas (3).

Prevención Del Cáncer

Veamos cómo el ejercicio aeróbico funciona en cada tipo específico de esta enfermedad.

Cáncer De Colon

Los hombres y las mujeres físicamente activos tienen alrededor de un 30 a 40% de reducción en el riesgo de desarrollar cáncer de colon en comparación con los individuos inactivos.

Se necesitan 30-60 minutos al día de actividad física de intensidad moderada a vigorosa para disminuir el riesgo, y hay una relación dosis-respuesta: el riesgo disminuye cuanto más activo eres.

Cáncer De Mama

Existe una evidencia clara de que las mujeres físicamente activas tienen una mayor reducción del riesgo de padecer este cáncer en comparación con las mujeres inactivas.

Se necesitan de 75 a 150 minutos al día de actividad física de intensidad moderada a vigorosa para disminuir el riesgo, y quizá también exista una relación dosis-respuesta.

Cáncer De Próstata

La investigación es inconsistente con respecto a si la actividad física juega algún papel en su prevención.

Cáncer De Pulmón

Existen relativamente pocos estudios sobre actividad física y prevención del cáncer de pulmón, pero los datos disponibles sugieren que las personas físicamente activas tienen un menor riesgo de cáncer de pulmón (4).

Tratamiento Para El Cáncer

Hay buenas noticias para las personas que se someten a tratamiento contra el cáncer.

En un estudio, el ejercicio aeróbico realizado cinco días a la semana durante 30-35 minutos durante seis semanas, al 80% de la frecuencia cardiaca máxima, redujo la fatiga en mujeres sometidas a tratamiento.

En otro estudio, 10 semanas de ejercicio aeróbico al 60% de la frecuencia cardiaca máxima durante 30-40 minutos, cuatro días a la semana, redujeron la depresión y la ansiedad en mujeres con cáncer.

El ejercicio aeróbico no es una panacea cuando se trata de cáncer, pero la evidencia sugiere que puede ayudar.

 

¿Cuánto Ejercicio Aeróbico Necesitas Para Obtener Beneficios?

Te recomendamos dos pautas de actividad física a seguir:

  1. La primera es el Informe del Cirujano General sobre Actividad Física y Salud, como recomendación de estilo de vida.

Puedes modificarlo para que se ajuste a tus actividades diarias.La recomendación es que todos los adultos deben acumular 30 minutos de actividad de intensidad moderada en la mayoría o en todos los días de la semana.

Acumular significa que puedes hacer de 10 a 15 minutos una vez y repetir esto un par de veces a lo largo del día. Por ejemplo, 10 minutos en la mañana, 10 minutos al mediodía y 10 minutos en la tarde.

La intensidad moderada equivale a entrar en calor y quedarte ligeramente sin aliento.

  1. La segunda pauta es del American College of Sports Medicine o ACSM, que recomienda 20-60 minutos de actividad aeróbica continua de 3 a 5 veces por semana, al 60-90% de la frecuencia cardiaca máxima y 2 a 3 días de entrenamiento de resistencia

Esta es una recomendación más formal de entrenamiento, aunque también puedes acumular el ejercicio al dividirlo en series de 10-15 minutos durante todo el día.

Lo que te podemos asegurar es que si sigues estas recomendaciones, tu condición física y tu salud mejorarán. Elige la que tu prefieras

Otra buena idea es hacer ejercicio aeróbico regular y estar más activo diariamente, como subir más escaleras, cortar el césped a mano y caminar en lugar de usar el coche.

 

¿Cómo Empezar Un Programa De Ejercicio Aeróbico?

Mentalízate

Haz lo que sea más simple, práctico, cómodo y realista, y no intentes volverte un atleta en una semana, compensando tus años de sedentarismo.

Elige la actividad y la cantidad de tiempo que te ayuden a alcanzar tus metas para que la probabilidad de cumplir con tu programa sea alta.

Tal vez no te encante caminar, pero puedes hacerlo al salir de tu casa, sin ningún tipo de equipo especial.

Sé Específico

Establece claramente tu plan de ejercicio. La planificación es útil para el cambio de comportamiento.

Establece metas semanales, anotando qué días harás ejercicio, a qué hora, durante cuántos minutos, qué actividad realizarás y dónde.

Sé Realista

Recuerda que en un comienzo lo importante no es cuánto ejercicio haces, sino que lo haces, ya que el inicio suele ser la parte más difícil.

Un plan de ejercicios no tiene que ser complicado, puede ser muy simple, por ejemplo:

  • Lunes. Caminar rápidamente 20 minutos a las 7 a.m. alrededor de la manzana.
  • Martes. Lo mismo que el lunes.
  • Miércoles. Caminar 20 minutos a las 6:30 p.m. antes de cenar cerca de casa.
  • Jueves. Día libre.
  • Viernes. Caminar 20 minutos a las 7 a.m.
  • Sábado. Caminar con la familia 45 minutos en el parque a las 10 a.m.
  • Domingo. Andar en bici con la familia 60 minutos en el parque al mediodía.

Otro plan muy bueno es el que se llama cinco minutos de ida y cinco minutos de vuelta. Tal como se oye, caminas durante cinco minutos desde tu punto de partida, das media vuelta y caminas de regreso.

¿Por qué es útil? Porque constituye un cambio en tu comportamiento relacionado con tu nivel de actividad, a pesar de que no es mucho, y puedes aumentarlo a medida que te acostumbres.

De 5 minutos podrías pasar a 7.5 minutos de ida y 7.5 minutos de regreso, para un total de 15 minutos y así sucesivamente, hasta llegar a 15 minutos de ida y 15 minutos de vuelta.

Con esto vas a cumplir con la recomendación de 30 minutos. Si eres ambicioso, puedes agregar algunos abdominales y lagartijas una vez que regreses.

Si no puedes hacer una lagartija típica en el piso, modifícala apoyándote contra una pared, en una mesa o de rodillas en el piso. Cuanto más bajes, más difícil será.

Te recomendamos empezar con dos o tres series de abdominales y lagartijas, de 12 a 15 repeticiones, de tres a cuatro días a la semana.

A medida que se vuelvan más fáciles, puedes aumentar la intensidad de los abdominales al hacerlos más despacio o al poner las piernas en el aire con las rodillas dobladas.

A medida que las lagartijas se vuelvan más fáciles, puedes ir al siguiente nivel inferior. Por ejemplo, de la pared a la mesa o de las rodillas al piso.

Una buena idea es hacer un registro de tu progreso semanal, anotando lo que sucede, o poniendo una marca para saber que sí hiciste la actividad que habías planeado.

Luego establece tu plan semanal durante tres meses. A los tres meses, puedes evaluar tu progreso y ver si es necesario realizar algún cambio.

¿Cómo saber si estás listo para dejar de establecer metas semanales? Pregúntate si crees que harás ejercicio de manera regular en el transcurso de seis meses.

Si la respuesta es no estoy seguro o no, entonces debes continuar estableciendo metas semanales.

Si tu respuesta es , ya no necesitas establecer metas semanales, pero a la primera señal de que estás engañándote, debes volver a hacerlas.

 

¿Cómo Calcular Tu Meta De Frecuencia Cardiaca?

Durante el ejercicio aeróbico, tu frecuencia cardiaca aumenta desde 70 lpm (latidos por minuto) en reposo hasta 170 lpm o más.

Esto dependerá de la intensidad del entrenamiento, condición física, edad y otros factores.

Para muchos es suficiente monitorear cómo se sienten al ejercitarse. Si entras en calor y te quedas ligeramente sin aliento, entonces tu actividad es aeróbica.

Si te gusta saber las cosas con más precisión, mide la frecuencia cardiaca durante el ejercicio y usa una zona de frecuencia cardiaca objetivo.

Las zonas de frecuencia cardiaca objetivo oscilan entre el 50 y el 100% de tu frecuencia cardiaca máxima (basada en tu edad).

El ejercicio aeróbico está en algo menos del 85%, mientras que el ejercicio anaeróbico está en cualquier nivel arriba.

Un buen punto de partida para una persona sedentaria está en un nivel de 50 a 65% y de 65 a 85% para las personas con mejor condición física.

Para calcular tu frecuencia cardiaca objetivo, te recomendamos el método de frecuencia cardiaca de reserva.

  1. 220 – edad = FC Máx.
  2. Sustrae la FC Rep de la FC Máx = FC Res (frecuencia cardiaca de reserva).
  3. Multiplica FC Res por el porcentaje al que quieres entrenar.
  4. Suma la FC Res.

Si tienes 30 años, una FC Rep de 70 lpm y un nivel de entrenamiento del 70%, entonces:

  1. 220 – 27 = 190.
  2. 190 – 70 = 120.
  3. 120 x .70% = 84.
  4. 84 + 70 = 154.

Debes de entrenar a 154 lpm y mantenerte en esa zona.

 

¿Cuáles Son Algunos Ejemplos De Entrenamientos Y Rutinas?

Vamos a usar la caminata como ejemplo, mientras vemos algunos de los métodos de entrenamiento.

Entrenamiento Aeróbico Simple

El método más simple para comenzar es determinar la cantidad de minutos que deseas caminar (digamos 20 minutos).

Recuerda que para que sea ejercicio aeróbico, tienes que caminar a un ritmo que te haga entrar en calor y te quedes ligeramente sin aliento, y mantenerlo durante el tiempo que planeaste.

Si comienzas demasiado rápido, te vas a cansar muy pronto. No es importante qué tan rápido lo hagas, sino que intentes completar el tiempo. Si 20 minutos fueron demasiado para ti, haz menos.

Entrenamiento De Intervalos

Es una forma muy efectiva de aumentar tu nivel de condición física, pero es difícil, así que mejor espera hasta que llegues a hacer entre 20 y 30 minutos de ejercicio aeróbico.

La idea es que establezcas la proporción entre esfuerzo y descanso activo y, a medida que estés más en forma, disminuyas el intervalo de descanso activo y aumentes el intervalo de esfuerzo.

El intervalo de esfuerzo se hace a una velocidad más rápida de lo normal y el intervalo de descanso activo es tu velocidad habitual.

Comienzas a tu velocidad habitual de 5 a 8 minutos, luego aumentas la velocidad de 1 a 3 minutos.

Después bajas a tu velocidad habitual durante unos minutos para recuperar el aliento (la actividad del intervalo de descanso) y finalmente repites el ciclo por la duración de tu entrenamiento.

En el transcurso de las semanas, puedes aumentar hasta cambiar la relación de 1: 3 a 3: 1 (esfuerzo-descanso activo).

El spinning es entrenamiento de intervalos. Se realiza en gimnasios donde un instructor grita las órdenes para aumentar la intensidad y luego disminuir la velocidad para recuperar el aliento.

Mucha gente dice que es adictivo. Antes de probarlo, ya debes estar haciendo ejercicio aeróbico y tener una condición física razonable, pero es muy recomendable si estás buscando un entrenamiento más intenso.

Entrenamiento De Frecuencia Cardiaca

Para ser más específico con tu entrenamiento de intervalos, mide tu frecuencia cardiaca, ya que es una excelente indicación de lo duro que estás trabajando.

Si trotas en una caminadora y tu ritmo cardiaco está al 70% de tu máximo previsto cuando trotas a 9 km/h, comienza a esa velocidad y auméntala para que tu ritmo cardiaco llegue al 85 o 90% en un minuto.

Luego vuelve a tu velocidad normal de trote durante 3 minutos para obtener una frecuencia cardiaca del 70%.

Comienza con una relación de 1: 3 (esfuerzo: descanso activo).

A medida que aumentes los intervalos de esfuerzo y disminuyas los de descanso activo, notarás que tu ritmo cardiaco será más bajo a velocidades más altas.

Es una buena idea planear tus intervalos con anticipación. Anótalos para que no tengas que recordarlos mientras te ejercitas.

Te sugerimos no hacer intervalos más de una o dos veces por semana, porque son ejercicios duros y necesitarás algo de tiempo para recuperarte.

Está bien hacer actividad aeróbica en los días que no haces intervalos, pero dale a tu cuerpo la oportunidad de recuperarse de los intervalos antes de hacerlos de nuevo.

Aumento De La Duración Y La Intensidad

La regla general para aumentar la actividad aeróbica es 10% por semana. No hay evidencia que sugiera que un aumento del 10% sea la cantidad de tiempo más segura y efectiva, pero esa es la regla de oro y parece funcionar bastante bien.

Por lo tanto, si caminas 20 minutos, el próximo aumento debería ser de dos minutos la semana siguiente. Escucha a tu cuerpo. Si crees que aumentar un 10% es muy fácil, prueba un poco más.

Pero si te das cuenta de que estás cansado durante horas después de tu sesión de ejercicios, o que estás adolorido, entonces debes bajar al 10%.

 

¿Qué Equipo Puedo Usar Para Hacer Ejercicio Aeróbico?

Caminadoras, bicicletas y remadoras son aparatos efectivos. La actividad que elijas es una cuestión personal, por lo que debes experimentar hasta que encuentres lo que te funciona mejor.

Algunas personas prefieren ir al gimnasio, mientras a otras les gusta ejercitarse en su casa mientras ven la tele, escuchan música o audiolibros, lo cual hace que el tiempo pase rápidamente.

Encontrar algo que te distraiga puede hacer tu entrenamiento más ameno y disfrutable, ya que son 30 minutos del día que te dedicas a ti.

Los videos de ejercicios aeróbicos también ayudan mucho, si prefieres hacer ejercicio en casa en lugar de tomar una clase en un gimnasio.

Te sugiero consultar Collage Video, donde hay videos para todo tipo de actividad: pesas, tai-chi, zumba, etc. Toma en cuenta todas las posibilidades para agregar flexibilidad y fuerza a tu entrenamiento de cardio.

 

¿Qué Tipos De Clases De Aeróbicos Existen?

Step, funk-fusion, hip-hop, jazz, kick boxing, boot camp, cardio box. Hay muchísimas clases a elegir. Duran entre 30 y 60 minutos y varían en intensidad. Aquí hay algunos consejos para elegir:

  • Las clases se clasifican en principiante, intermedio y avanzado. Elige el nivel que se adapte a tu condición física.
  • Las clases de bajo impacto significan que un pie siempre permanece en el suelo. Son menos intensas que las de alto impacto y pueden ser más adecuadas si eres principiante.
  • Algunas clases ahora se llaman alto-bajo o impacto mixto, pues combinan movimientos de bajo y alto impacto. Habla con el instructor para que resuelva tus dudas.
  • El alto impacto significa que ambos pies abandonan el suelo, por lo que habrá movimientos de salto y equilibrio.

Si te preocupa el impacto a tu cuerpo, porque tienes problemas de espalda, dolor de rodilla u otras lesiones articulares, mejor elige clases de baile de menor impacto, más suaves y rítmicas.

Las clases son geniales si te gusta ejercitarte con otros, bailar, la música y el ritmo. La motivación y energía extra que brinda un instructor, con la estructura y el horario de una clase regular.

Si estás limitado por una lesión u otras afecciones, entonces los entrenamientos aeróbicos de silla pueden ser tu opción. En ellos un instructor te guía a lo largo del entrenamiento. ¡Y también hay videos! 

En resumen, si al hacer ejercicio tu ritmo cardiaco aumenta y se mantiene ahí, entonces es ejercicio aeróbico y es asombroso: fortalece tu corazón, aumenta tu resistencia y energía, mejora tu estado de ánimo y te hace más saludable.

Y por solo 30 minutos de tu día, te llevas una recompensa enorme, así que date la oportunidad. Ganarás en salud, ¡y lo vales!

Nos vemos.

Ver También:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here