Derrame Ocular: Causas, Síntomas Y Tratamiento

¿Qué es un derrame ocular?

Los derrames oculares son una acumulación de sangre debajo de la conjuntiva, tejido transparente que cubre a los ojos.

Aunque la también conocida como hemorragia subconjuntival es dramática por la mancha sanguínea que cubre todo el blanco del ojo o por llorar lágrimas de sangre, por lo general no es motivo de alarma ni preocupación.

La conjuntiva y el espacio que la separa de la esclerótica o blanco del ojo, están surcados por muchos y pequeños vasos sanguíneos.

La conjuntiva cubre la esclerótica y el interior de los párpados. Suma también numerosas y diminutas glándulas que producen el líquido que lubrica y protege al ojo.

Uno de los vasos sanguíneos puede explotar ocasionalmente derramando y extendiendo una pequeña cantidad de sangre, que no afecta a la córnea, parte central del ojo.

Esta membrana transparente no es responsable de la visión, por lo que los derrames oculares no afectan la visibilidad, no causan incomodidad y no son una condición peligrosa.

Las lágrimas sanguinolentas ocurren raras veces. Se manifiestan porque la sangre del derrame exuda a través de la conjuntiva y la secreción lacrimosa adopta una coloración rosada o roja.

Las hemorragias subconjuntivales no requieren tratamiento y tienden a desvanecerse en 1 o 2 semanas.

Si la sangre proviene de otra fuente sí debes preocuparte.

Lee nuestra guía sobre las causas y tratamiento de los ojos rojos

¿Cuáles son las causas del derrame ocular?

No siempre es posible determinar qué causó el derrame ocular. La mayoría de las veces son espontáneos e indoloros. No se descarta que ocurra durante el descanso.

Entre sus causas frecuentes se incluyen traumatismos que provocan la rotura de vasos sanguíneos en los ojos, tos, estornudos y risas fuertes, sobreesfuerzos en los intestinos en casos de estreñimiento y presión arterial alta, incluyendo un aumento repentino como al levantar pesas.

Las siguientes son otras causas también comunes:

  • Parásitos
  • Trastornos hemorrágicos
  • Deficiencia de vitamina C o K
  • Levantamiento de objetos pesados
  • Frotamiento de los ojos y fatiga visual
  • Infecciones oculares como conjuntivitis
  • Diabetes y el lupus eritematoso sistémico
  • Extracción y colocación de lentes de contacto
  • Infecciones con fiebre como malaria e influenza
  • Uso de medicamentos como aspirina y Warfarina
  • Cirugías oculares como LASIK (cirugía refractiva láser) y la de cataratas

Aunque es poco probable no se descarta que los bebés sufran derrames oculares durante el parto.

¿Cuáles son los síntomas del derrame ocular?

El derrame no está asociado a cambios en la visión, dolor o descargas oculares. Casi siempre el único síntoma es una ligera irritación y enrojecimiento de un área del ojo afectado.

Probablemente se formará un pequeño parche color rojo brillante, mientras el resto del ojo mantiene una apariencia normal.

Esta pequeña coloración ganará más tamaño con los días, sobre todo hacia abajo del ojo por la gravedad. Una o dos semanas después, la sangre será reabsorbida y desaparecerá la mancha o hematoma.

Debes buscar asistencia médica cuanto antes si el sangrado ocurre después de una lesión cerebral. Esta podría provenir del cerebro y no de un derrame ocular.

¿Quiénes presentan mayores riesgos de derrames oculares?

Esta es una condición común a cualquier edad. Aunque aumenta con el envejecimiento, se cree que la incidencia no depende del sexo ni de la raza.

Los trastornos hemorrágicos y el uso de medicamentos para diluir la sangre, aumentan ligeramente el riesgo de derrames oculares.

¿Cuándo hay que ir al médico en casos de derrames oculares?

Asistirás al médico, oftalmólogo o al servicio de urgencias de un hospital, con los siguientes síntomas o condiciones.

  • Dolor en el ojo
  • Herida en el ojo
  • Historial de alta presión arterial
  • Historial de trastornos hemorrágicos
  • Alteraciones de la visión, por ejemplo, ver borroso o doble

También buscarás atención médica si el derrame ocular no desaparece en el tiempo estimado, si ocurren 2 o más en pocos días y si se manifiestan otros síntomas como sangramiento de encías, hematomas faciales y orina o heces sanguinolentas.

Estas situaciones podrían ser un trastorno de coagulación o de una hemorragia, lo que demandará atención especializada.

¿Qué preguntar al doctor en caso de un derrame ocular?

Algunas preguntas que probablemente querrás hacer al doctor serán:

  • ¿Hay signos de daños en el ojo?
  • ¿Cuál ha sido la causa del derrame ocular?
  • ¿Existen riesgos para la visión por esa causa?
  • ¿Cómo prevenir otros derrames oculares?

¿Cómo se diagnostica un derrame ocular?

El diagnóstico no pasará de una observación con una lámpara oftalmológica. No demanda exámenes.

El doctor evaluará la condición del ojo, te tomará la presión arterial y preguntará sobre posibles lesiones, hematomas o ingreso de cuerpos extraños en este, que pudieran haber causado la hemorragia subconjuntival.

Posiblemente solicite un examen de sangre para saber si la causa de los derrames repetidos, hemorragias o manifestación de hematomas extraños, es consecuencia de un trastorno hemorrágico.

¿Cómo se tratan los derrames oculares?

Normalmente no demandan tratamientos.

El médico sugerirá lágrimas artificiales varias veces al día en casos de molestias por irritación. Estas son un producto farmacológico que cumple funciones similares a las naturales.

Aunque las lágrimas lubrican el ojo y calman las molestias, no reparan la rotura de los vasos sanguíneos.

No uses las gotas para aliviar el enrojecimiento ocular no relacionado con derrames, porque podrían causar resequedad y dilatación de los vasos sanguíneos.

El doctor también podría sugerir que dejes de tomar aspirina y Warfarina, medicamentos que incrementan el riesgo de sangrado.

Los antihipertensivos serán recetados cuando la causa del derrame sea la presión alta.

¿Cómo se previenen los derrames oculares?

Aunque las hemorragias subconjuntivales no siempre pueden prevenirse, se conocen medidas para evitarlas. Conozcámoslas.

  • No levantes cargas pesadas
  • No te restriegues o frotes los ojos
  • Usa gafas en ambientes polvorientos y contaminados
  • Ten una dieta que evite el estreñimiento. Come más fibra soluble
  • Evita los medicamentos que incrementen los riesgos de sangrado
  • No saques agentes extraños con los dedos. Enjuaga el ojo con lágrimas naturales o artificiales

¿Cuál es la perspectiva con el derrame ocular?

Un derrame ocular espontáneo no asociado a enfermedades o lesiones se cura en 1 o 2 semanas, sin dejar marcas ni secuelas.

Es posible que la apariencia del ojo afectado cambie en la medida que progrese la sanación del derrame. El área perjudicada también podría adoptar una coloración rosada o amarillenta.

Estos cambios son normales. Eventualmente el ojo recobrará su aspecto habitual.

¿Todos los enrojecimientos oculares son benignos?

Sí, siempre que sean por derrame ocular, pues el enrojecimiento de los ojos puede ser signo de otro problema potencialmente grave.

El enrojecimiento acompañado de secreciones oculares posiblemente sea síntoma de un proceso infeccioso ocasionado por una bacteria o virus. En estos casos debes visitar al oftalmólogo.

Un enrojecimiento persistente e inusual acompañado de dolor, cambios repentinos en la visión o sensibilidad a las luces fuertes, podría ser una repentina manifestación de glaucoma o de otra afección ocular, que demandará atención médica inmediata.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también conozcan qué son las hemorragias subconjuntivales y la manera de atenderlas.

 

Ver También: