Infecciones en la piel: tipos, causas, síntomas y tratamientos

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el más expuesto a sufrir daños por agentes externos.

Uno de los principales problemas a ese nivel son las infecciones en la piel, las cuales pueden tener diferente grado de severidad, pero que  requieren tratamiento específico de acuerdo a su causa.

Tipos de infección en la piel

Existen 4 tipos básicos de infecciones en la piel: fúngica o micótica, viral, bacteriana y parasitaria, según sea provocada por hongos, virus, bacterias o parásitos, respectivamente.

Infección por hongos (fúngica o micótica)

Infecciones en la piel

La infecciones en la piel por hongos pueden estar ubicadas en cualquier parte del cuerpo. Rara vez son infecciones complicadas o muy severas, tienden a estar localizadas. (Referencia)

Ejemplos de infección fúngica:

Infecciones virales

Causadas por un virus. Cuando están circunscritas a la piel suelen tener un curso bastante benigno. (Referencia)

Ejemplos de infección viral:

Infecciones bacterianas

Pequeñas protuberancias rojas en la piel que poco a poco aumentan de tamaño. Algunas infecciones bacterianas leves serán tratadas con antibióticos tópicos, pero otras demandarán antibióticos orales por su severidad. (Referencia)

Ejemplos de infección bacteriana:

  • Celulitis
  • Impétigo.
  • Foliculitis.
  • Furunculosis.
  • Pioderma.
  • Sindrome de la piel escaldada (S aureus).
  • Hidradenitis supurativa.
  • Erisipela.

Infecciones parasitarias

Causada por parásitos. Suelen generar muchos síntomas, particularmente prurito o picazón y están muy vinculadas con las malas condiciones  nutricionales y malos hábitos higiénicos. (Referencia)

Ejemplos de infección parasitaria:

Fotos de Infecciones en la Piel

Para ver fotos de las infecciones haz click abajo (Atención: son imágenes fuertes)

[slideshare id=78792522&doc=infeccionesdepielporbacteriasyvirus1-170812193750]

 ¿Cuáles son los síntomas de una infección en la piel?

Suelen ser erupciones y enrojecimiento de la piel acompañadas de dolor, picazón y sensibilidad. Los síntomas variarán según el tipo de infección.

Se asistirá al médico bajo toda circunstancia y se debe evitar la automedicación. Además el uso de cremas inapropiadas puede empeorar el cuadro clínico o modificar las lesiones que llevaría a hacer más difícil el diagnóstico.

Se conocen infecciones que se esparcen por todo el cuerpo tras alcanzar el torrente sanguíneo, generalmente bacterianas. Estas pueden ser mortales.

Las señales de una infección severa son piel oscura de aspecto necrótico, descamación y ampollas con pus.

¿Cuáles son las causas y riesgos de padecer una infección en la piel?

Las infecciones de piel causadas por bacterias, hongos y virus son muy frecuentes.

Infección fúngica o micótica

El estilo de vida junto a la composición química corporal podría aumentar el riesgo de tener una infección por hongos. Hay cierta predisposición individual a este tipo de infecciones.

El pie de atleta, por ejemplo, es habitual en deportistas y otras personas que sudan mucho, porque los hongos crecen en lugares cálidos y húmedos. La ropa mojada o sudada también influye en su desarrollo. En general, la humedad aumenta el riesgo. Hay que evitar caminar descalzo particularmente en duchas, piscinas o áreas comunes de gran humedad.

Infección viral

Los virus que normalmente atacan la piel pertenecen a los grupos poxvirus, virus del herpes y del papiloma humano. El contagio es directo de una persona a otra.

Infección bacteriana

Ocurren cuando las bacterias ingresan al cuerpo por piel abierta por un arañazo o cortada. Pueden estar asociadas a un punto de entrada o defecto o herida de la piel donde logran las bacterias multiplicarse y diseminarse.

Un sistema inmune débil aumentará el riesgo de desarrollar una infección bacteriana, debilidad que puede ser provocada por enfermedades o por el efecto secundario de medicamentos.

Infección parasitaria

Causadas por parásitos o pequeños insectos u organismos que se alojan debajo de la piel, que al poner sus huevos provocan la infección. Muchas veces están asociadas a malos hábitos higiénicos o en sitios de hacinamiento.

¿Cómo diagnosticar una infección en la piel?

Con una revisión médica bastará. El médico identificará el tipo de infección con base en su apariencia, lugar y síntomas. Examinará cualquier lesión, protuberancia o sarpullido y no se descarta que requiera una muestra de las células de la piel, para confirmar el tipo de infección.

Infecciones en piel en niños

Las infecciones de piel en niños más frecuentes son: impétigo, verrugas virales, molusco contagioso, impétigo buloso, el impétigo contagioso y la tiña capitis (cuero cabelludo). (Referencia)

Tratamiento de las infecciones en la piel

¿Qué antibiótico es bueno para las infecciones en la piel? es una pregunta común que nos hacemos, pero dada la multiplicidad de las causas, es mejor evitar auto-medicarse.  Muy importante es evitar aquellas cremas que poseen algún tipo de esteroides, las cuales son muy comunes.

Los tratamientos dependerán de la causa y gravedad de la infección. La mayoría de las virales suelen desaparecer por sí solas en días o semanas.

Las infecciones bacterianas son tratadas con antibióticos tópicos aplicados directamente en la piel o con antibióticos orales en casos severos.

Los aerosoles o cremas antimicóticas halladas en farmacias y sin receta médica, servirán para tratar las infecciones fúngicas. Si la condición no mejora, se asistirá al doctor. Evitar la humedad y la limpieza adecuada del calzado, ropas y áreas de duchas donde se tienden a acumular los hongos es muy importante para evitar una re-infección.

Los medicamentos tópicos también sirven para tratar infecciones parasitarias. En muchos casos además del tratamiento tópico se puede requerir antiparasitarios vía oral, que se extiende a la familia o personas que vivan con el paciente.

Tratamientos alternativos

Remedios caseros y medicamentos favorecen a reducir los síntomas de una infección en la piel. Algunos de ellos son:

  • Antihistamínicos o antialérgicos, sin receta médica para aplacar la picazón
  • Cremas y ungüentos tópicos que reducen la comezón e incomodidad, sin esteroides.
  • Compresas de agua fría en la piel varias veces al día para calmar la picazón e inflamación.

Lo ideal será consultar con el médico antes de emplear cualquiera de estas medidas no convencionales.

¿Cómo prevenir una infección en la piel?

Al lavarse las manos frecuentemente durante el día, al consumir nutrientes saludables para el sistema inmunológico, al no compartir artículos de higiene personal como, por ejemplo, sandalias, toallas, artículos de limpieza y mantener un óptimo aseo de los pies.

Aunque hay bacterias resistentes, muchas de las infecciones de la piel se podrán curar con medicamentos. Lo más responsable será asistir al médico antes de tomar cualquier fármaco u optar por métodos alternativos.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también aprenda qué tipo de infecciones en la piel existen, cómo se detectan y cuál es su tratamiento.

Referencias:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here