Como eliminar los hongos en las uñas de los pies

 

Los hongos en las uñas de los pies son muy frecuentes, sobretodo en hombres mayores de 50 años. Por supuesto que también se ven en las mujeres y a otras edades, pero la frecuencia en ese grupo es realmente alta. Los hongos en las uñas de los pies, que en realidad se llama onicomicosis, son bastante antiestéticos, y en alguna forma es importante resolverlos, ya que también son una infección. Sin embargo, la frecuencia de este problema en las uñas de las manos es claramente menor. Un hecho curioso es que si bien se pueden trasmitir los hongos de una uña a otra en el mismo pie, o de un pie al otro; lo mismo con las manos, de una mano a otra, la trasmisión del pie a la mano (o de la mano al pie) es muy frecuente.

Hongos en las uñas de los piesLos hongos en las uñas de los pies se pueden detectar en primera instancia como un cambio en la coloración de la uña. Se torna más oscura y opaca, con tonos claramente amarronados. Con el tiempo es notorio como la uña se va engrosando cada vez más, al tiempo que se torna más blanda. En los límites de la uña esto es muy notorio. La uña crece con más lentitud y se puede llegar a caer. En esos casos, la piel que queda por debajo se ve roja e inflamada.

Ver también:

Cuál es el peligro de tener hongos en los pies

5 remedios caseros para hongos en los pies

Hongos en los pies. Causas y como tratarlos

Cuando los hongos se encuentran en las uñas de las manos, no es tan probable ver ese engrosamiento, pero si lo cambios de color. Las uñas infectadas cambian de color y se tornan blandas, hasta caerse.

Como en todos los casos, lo ideal es prevenir antes que curar. Veamos entonces como podemos hacer para prevenir este desagradable problema.

Como prevenir los hongos en las uñas de los pies

1. Mantener las uñas limpias y secas.
2. Usar el calzado adecuado. Los zapatos no deben ser ni demasiado amplios para lastimar, pero tampoco demasiado ajustados. De ser posible se deben evitar los zapatos de materiales sintéticos cerrados completamente. Para los hongos, nada mejor que un ambiente oscuro y estrecho, donde se puede acumular el normal sudor del pie.
3. Usar las medias o calcetines adecuados. Nada mejor que los materiales naturales para ser utilizados como medias o calcetines. Siempre debemos optar por 100 % algodón.
4. No caminar descalzos en piscinas y duchas de clubes. La probabilidad de contagiarse hongos en esos casos es bastante alta. Lo que se debe hacer es utilizar siempre calzado adecuado para ese tipo de situaciones.
5. No compartir toallas con otras personas. Estas son una excelente vía de contagio.
6. No compartir elementos que se utilicen para recortar las uñas o para su estética. Esto aplica en el hogar, pero especialmente para los lugares donde se brinda ese servicio. En esos casos el material que se usa debe estar convenientemente esterilizado.
7. Las personas que tienen diabetes deben redoblar los cuidados, ya que tienen mayor probabilidad de desarrollar este problema.
8. Solo por mencionarlos, los hongos de las uñas de las manos también se pueden prevenir. En ese sentido se recomienda siempre usar guantes cuando se hacen tareas que implican mojar las manos, no compartir toallas ni material de higiene o belleza para las manos.

Como tratar los hongos de las uñas de los pies

Existen varios tratamientos tópicos (locales) con antimicóticos. El problema es que la eficiencia a pesar de lo prolongado del tratamiento, no es muy buena.

También existen tratamientos vía oral. Son más eficientes que los tratamientos locales, pero tampoco garantizan una cura. No son pocos los casos en los que se produce una mejora que parece completa, pero luego hay una recaída luego de un tiempo.

Tratamientos caseros para los hongos en las uñas de los piesuñas

Los tratamientos caseros para los hongos de las uñas de los pies son bastante simples, son efectivos, pero exigen tener perseverancia ya que en muchos casos requieren de tiempo. Si pensamos la importancia de erradicar este problema, un mínimo de perseverancia no es tan imposible. Veamos cuales son las mejores opciones.

  • Aceite de oliva y árbol de té. Este es un tratamiento muy fácil de hacer. Vamos a mezclar en un recipiente adecuado, una cucharada de aceite de oliva con 5 gotas de aceite de árbol de te. Durante tres semanas, en noches alternadas, vamos a aplicar sobre la uña que tiene el problema. Simplemente no hay que olvidarse que día es de tratamiento y cual es de descanso. Si anotamos, es más fácil.
  • Aceite de oliva y orégano. En este caso vamos a mezclar una cucharada de aceite de oliva con 5 gotas de aceite esencial de orégano. Mezclamos bien siempre antes de aplicar, sobre la uña que tiene el problema. Al igual que en el caso anterior, se aplica por tres semanas, pero la diferencia es que no es necesario alternar un día si y uno no.
  • Limón. Podemos usar jugo de limón para remojar la uña que tiene hongos, o masajear directamente con el limón. Hay que tener cuidado de no contaminar las demás uñas. Si pasamos limón por la uña que tiene problema no debemos pasar ese limón en forma preventiva por otra uña. Se aplica cada noche durante un mes.
  • Esmalte especial. Vamos a preparar este remedio con un esmalte sin color, 5 gotas de iodo blanco, 7 gotas de jugo de limón y un diente de ajo picado fino. Lo que haremos es mezclar todos los ingredientes y dejar macerar una semana. Al finalizar las misma, aplicamos el esmalte sobre la uña con problema. Mucho cuidado de no usar el propio pincel del esmalte, tocar la uña y volver a introducir en el esmalte. En lugar de eso lo vamos a aplicar con un poco de algodón o hisopo, de modo de no contaminar el esmalte que hemos preparado. Lo aplicamos cada noche y dejamos actuar. A la mañana siguiente lo retiramos con quita esmalte y a la noche lo aplicamos de nuevo. Este tratamiento se aplica por dos semanas.
  • Vinagre de manzana. El vinagre de manzana es un elemento que debemos tener siempre en casa. Nos sirve tanto para hacer un remedio casero, como para utilizarlo como limpiador,. En este caso es muy simple, porque solo vamos a remojar la uña que tiene hongos, en un recipiente con vinagre de manzana puro. Dejamos actuar 20 minutos y no retiramos, sino que directamente pasamos a secar muy bien, con secador de cabellos, a temperatura moderada. Es importante que la uña quede bien seca. Se repite todas las noches durante un mes.
  • Bicarbonato de sodio. Al igual que el vinagre y el limón, siempre debemos tener en casa bicarbonato ya que tiene todo tipo de usos. Fabricar nuestro limpiadores o tratamientos caseros, es una buena costumbre, y el bicarbonato es sumamente útil. Vamos a preparar una pasta con el bicarbonato, y unas gotas de agua, que iremos agregando de una en una para no pasarnos. Con un algodón aplicamos sobre la uña que tiene el problema, tratando de que penetre lo más posible, no solo sobre la superficie de la misma, dejamos actuar y retiramos. Repetimos el tratamiento por tres semanas todas las noches.
  • Té de ajo. Este es un remedio muy simple, muy barato y muy efectivo. Vamos a hervir una taza de agua y le agregamos 6 dientes de ajo grandes. Dejamos macerar un poco. Cuando la temperatura lo permite (por favor no exagerar con las altas temperaturas) vamos a sumergir la uña en esta infusión. Dejamos actuar media hora y luego lavamos muy bien. En lugar de secar con toalla, vamos a hacer como en el caso anterior y vamos a usar secador de cabello a temperatura moderada hasta que quede bien seca. Lo único malo de este tratamiento es que se debe aplicar todos los días durante un mes y medio, al menos.
  • Té de tomillo. Vamos a preparar un te de tomillo bien cargado. Para eso vamos a hervir una taza de agua con un buen ramo de tomillo. Dejamos enfriar antes de aplicar. Para eso vamos a usar un algodón, que mojamos en el té y luego aplicamos en la uña. No volvemos a sumergir el mismo algodón en el té, porque de ese modo vamos a contaminar el mismo, y como no se consume todo en una aplicación, se puede guardar. Se aplica todas las noches, se deja media hora y luego se seca muy bien, sin lavar, con secador de cabello a temperatura moderada.

Es importante siempre consultar con el médico, ya que se trata de una infección, que si bien es menor, tiene relevancia. En el caso de los pacientes mayores, especialmente si son diabéticos, la consulta debe ser inmediata ya que el cuidado de los pies es fundamental. El médico va a indicar el tratamiento adecuado a cada caso, va a autorizar el tratamiento casero si corresponde, o puede optar por retirar la uña si no existe otra opción.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here