Cómo Aliviar Los Pies Hinchados En El Embarazo

Los pies hinchados durante el embarazo pueden ser una verdadera pesadilla: no hay calzado que entre, pero además la pesadez y la dificultad del movimiento aumentan la incomodidad.

El edema es una reacción normal que se produce durante el embarazo. En esta etapa, el volumen sanguíneo se incrementa en un 50% debido a los fluidos corporales. Este exceso de líquido sirve de reserva para asegurar que el bebé tenga lo necesario para cubrir sus requerimientos fisiológicos, pero termina almacenándose en los miembros inferiores. Aparte de los pies, la inflamación puede extenderse a tobillos, pantorrillas, manos y rostro.

Los riñones sirven para regular la cantidad de líquidos y sales en el organismo, controlando su flujo a través de su absorción, secreción y reabsorción. Si la temperatura corporal está muy elevada o existe deshidratación, los riñones reaccionan comunicando al cuerpo, a través de distintos mensajeros químicos, que almacene el líquido existente, por si acaso es requerido. Además, los riñones se encargan de procesar el líquido disponible, repartiéndolo hacia las partes que lo necesitan.

La tensión excesiva en el útero por el peso adicional hace que la circulación de retorno de las extremidades inferiores se vuelva insuficiente, causando la acumulación de líquidos (1, 2).

Lee nuestra guía de 9 recomendaciones para tener pies bonitos

12 Opciones para disminuir o controlar el edema de miembros inferiores

Existen opciones de dieta y estilo de vida que pueden ser grandes aliadas para aliviar los pies hinchados durante el embarazo.

1. No permanezcas sentada ni parada durante mucho tiempo

Esta  medida puede ser especialmente complicada si se realizan trabajos de oficina, pero el cambiar posiciones a menudo, ayuda bastante. Un escritorio con ruedas puede ser una gran solución, pero si no puedes conseguir uno así, te servirá un escritorio que te permita mover las piernas con cierta comodidad.

2. Utiliza la gravedad como aliada

Elevar las extremidades inferiores sobre el nivel del corazón es de gran utilidad, ya que la gravedad facilita el retorno o drenado del líquido acumulado en los tejidos hacia la circulación sistémica.

3. Bebe más agua

El hecho de beber más agua ayuda a disminuir el edema, pues dar al organismo la cantidad de líquidos que necesita le indicará a tus riñones que pueden eliminar el exceso.

4. Bebe menos cafeína

La cafeína tiene un gran poder diurético, aumentando la cantidad de líquido que eliminas a través de la orina. Sin embargo, también provoca deshidratación, haciendo que los riñones tiendan a acumular exceso de líquido y el consiguiente edema.

Por tanto, trata de reducir la cantidad de cafeína ingerida. Además, cuando bebas café u otra bebida con cafeína, asegúrate de ingerir bastante agua también, para compensar el efecto deshidratador.

5. Equilibra tus niveles de electrolitos

La sal es muy importante para mantenerte hidratado. La mejor es la sal marina (o sal de roca). Es mejor evitar el consumo de alimentos procesados, ya que contienen una enorme cantidad de sal común.

Además de la sal (cloruro de sodio), hay otros 3 electrolitos principales (potasio, magnesio y calcio), cuya equilibrada concentración es necesaria para mantener el organismo con un nivel adecuado de hidratación. Por ejemplo, el cloruro de sodio en exceso, pero sin suficiente concentración de potasio puede causar problemas cardiacos.

6. Practica ejercicio regular

El ejercicio puede causar un mínimo grado de edema, pero sus beneficios son mucho mayores, ya que optimiza el funcionamiento del aparato cardiovascular.

Lee nuestra guía de los 10 mejores ejercicios

7. Optimiza la dieta

Además de una dieta saludable durante el embarazo, el edema puede disminuir con base en una dieta rica en proteínas y alta en sal, conocida como la dieta de Brewer.

La proteína en la sangre actúa como un medio para mantener el líquido dentro de los vasos sanguíneos, así que cuando ésta no es suficiente el líquido tiende a salir de los vasos sanguíneos hacia el tejido. Y como la sal también es importante para el mantenimiento de líquido en la sangre, la combinación de ambas es una excelente manera de manejar el edema en el embarazo.

Si bien el Dr. Brewer tuvo excelentes resultados con el uso de esta dieta en pacientes afectadas por edema, toxemia y preeclampsia, siempre es conveniente que consultes antes con tu médico.

Lee nuestra guía sobre 31 comidas saludables para hacer en 10 minutos

8. Vinagre de sidra de manzana

Bebe dos veces al día una mezcla de una cucharada de vinagre de sidra de manzana con una o dos tazas de agua, ya que es un producto rico en potasio y regula la cantidad de sales en tu organismo.

9. Aceite de magnesio o baño de sal

Rocía tus brazos y piernas con un aceite de magnesio en aerosol, según las instrucciones de la etiqueta, previa consulta con tu médico. También puedes poner una taza de sales de magnesio en el agua del baño, ya que este mineral presenta una buena absorción cutánea.

10. Utiliza un cepillo para la piel

Un cepillado suave de la piel ayuda al sistema en casos de edema leve. Comienza por los pies hacia arriba, en dirección al corazón. Conviene hacer este procedimiento dos veces al día.

11. Practica natación

El agua te ayuda a aliviar la atracción de la gravedad en los fluidos del cuerpo, moviliza los músculos y activa el sistema circulatorio.

12. Toma bebidas con electrolitos

Puedes probar una bebida con electrolitos o una mezcla de agua de coco con una pizca de sal marina.

¿Debo preocuparme por la hinchazón de los pies durante el embarazo?

Aunque el edema en el embarazo es normal y muy común, también puede ser un signo de preeclampsia. Otros signos de advertencia de la preeclampsia son:

  • Hinchazón que aparece de manera abrupta.
  • Excesivo edema facial.
  • Aspecto ceniciento de la piel.
  • Hundimiento de la piel que no se recupera con rapidez.
  • Tensión arterial elevada.
  • Dolores de cabeza muy intensos.
  • Alteraciones en la visión.
  • Dolor abdominal de la zona superior, generalmente bajo la parrilla costal del lado derecho.
  • Náuseas o vómitos.
  • Producción de orina disminuida (3, 4, 5, 6).

Si ya tienes preeclampsia, los remedios naturales que mencionamos anteriormente son buenos para tratarla, ya que la hinchazón es sólo un síntoma que necesitas manejar. Aunque como ya dijimos, si bien el edema es bastante común en el embarazo, especialmente en las últimas semanas, mantente alerta ante la aparición de signos relacionados con la preeclampsia y consulta constantemente a tu médico.

Otras Guías Para Prevenir y Tratar Los Pies Hinchados 

 


Agrega un cometario